Lo mejor de 2020 según… Xavi Prat

Año extraño (rodolí), este 2020. Creo que no lo olvidaremos en mucho tiempo por la sacudida que ha implicado en tantos sentidos. La música y, en general, el arte, tampoco se escapa. Nos hemos visto encerrados en casa y a pasear con mascarilla. A lo segundo uno se acostumbra (especialmente si no llevas gafas), lo primero puede ser una bendición, una putada o un mix, dependiendo de la realidad de cada uno. En mi caso, una de las putadas más grandes ha sido la de estar bastante desconectado de Science of Noise y de la música en general, pues un torbellino de tres años requería prácticamente toda mi atención. Ha sido difícil tener que sacar algunos de los tops, otros no los he podido hacer (no he asistido a ningún concierto durante este 2020) y, para rematarlo, cambiamos el formato. Pero bueno, vamos a ello, aquí mis tops de 2020.

Mejor Disco Internacional

Como decía, pocas novedades he escuchado este año, pero sí las suficientes como para crearme problemas y tener que jugar el Tetris para escoger los mejores cinco discos internacionales de 2020. El de H.E.A.T lo tuve claro nada más escucharlo. No sólo que estaría en esta lista, sino la posición que ocuparía, y es que los escandinavos se han cascado el que, para mí, es el mejor disco de su carrera con mucha diferencia, y el único que está a la altura de sus conciertos, al menos hasta ahora. Una de las sorpresas más gratas que me he llevado, por no mencionar la mejor, ha sido el disco debut de Her Chariot Awaits. Cuando Frontiers me lo pasó, antes de darle al play me esperaba algo muy tranquilo, y madre del amor hermoso, que trallazo de disco. Menos sorpresa por ser fan declarado de la banda fue el primer disco que reseñé este año, la enciclopedia (porque engloba todos los elementos de su carrera) de Rage. Aunque con cierta trayectoria pero desconocidos para mí, se cuelan en el top Unleash the Archers con su estupendo Abyss, y cierran el top Gotthard con su mejor disco desde 2005. En el camino, pero luchando por entrar aquí, se han quedado discazos como el A Christmas Carol de Majestica, lo nuevo de Dynazty, One Desire o los casi desconocidos Isle of the Cross y Kult of the Skull God. ¡Enhorabuena todos ellos!

H.E.A.T II

Her Chariot AwaitsHer Chariot Awaits

RageWings of Rage

Unleash the Archers Abyss

Gotthard #13


Mejor Canción Internacional

Empezamos el que, para mí, es el top más complicado de todos. Desde que empezamos con la revista, cada final de año tenemos discusión de si es un top necesario o no. Yo creo que sí, y que casi podría ser el Oscar a la mejor película de la música. La cantidad de buenas canciones hace que eliminar algunos temas sea harto complicado. Yo siempre me impongo una norma: escoger solamente un tema por grupo, y no sé si está bien o no. A ver, seguramente podría hacer un top 5 del año con canciones de un solo disco (me viene a la cabeza, como no, H.E.A.T), pero creo que en la variedad está el gusto. Ahora bien, ¿cómo escoges la mejor canción de ese disco? ¿O del de Rage? Fácilmente me salen tres temas dignos de estar aquí. En fin, que ha sido peor que un dolor de muelas.

Una de las que más he escuchado es del lado blando/melódico de los nóridcos, y en dura pugna con «One by One» y «Dangerous Ground», «Come Clean» se cuela en el top. Tres cuartas partes de lo mismo pasa con «True» de Rage, que deja por el camino a temazos como «Wings of Rage» y «Let Them Rest in Peace» (se nota el tipo de Rage que me mola, ¿eh?). «Faster than Light», en su disco, no tuvo competencia, casi como «Heartless Madness» de Dynazty, que solamente luchó con «Presence of Mind». Finalmente «Every Time I Die» se cuela en dura pugna con su hermana «Missteria». Por el camino han quedado, por ejemplo, «Angels Cried» de FM… estoy escibiendo esto en tiempo real y veo que no he metido «Misery» de Her Chariot Awaits. ¿Qué hago? ¿Por quien la meto? Joer…

H.E.A.T –  «Come Clean»

Rage«True»

Unleash the Archers – «Faster Than Light»

Dynazty – «Heartless Madness»

Gotthard – «Every Time I Die»


Mejor Disco Nacional

Pocos han sido los discos de producción española que han pasado por mis manos en este 2020, y no sé exactamente por qué, ya que no suelo hacer distinción entre nacionalidades musicalmente hablando. De la misma forma que el año pasado la cosa estuvo bastante clara, este año la cosa ha estado tan de capa caída que hasta hay discos en este top que, a la hora de hacerlo, no hemos reseñado.

Lo bueno es que es hay bastante variedad. La vuelta del señor Romero a Lord of Black es siempre una buena notícia, tanto como para que se haga con el primer puesto. Con su power melódico, Zenobia se mete de lleno entre lo mejor del panorama nacional, y lo hace con todo merecimiento, al igual que los trues Vhäldemar. Nos pasamos al death melódico con un sorprendente disco de Death & Legacy, que aunque no es mi estilo predilecto, me divirtió mucho y me hizo conocer a Hynphernia. Por último, y cambiando radicalmente de registro, considero que Leather Boys lo han hecho lo suficientemente bien como para estar aquí.

Lords of Black Alchemy of Souls Pt. 1

Zenobia VI

VhäldemarStraight to Hell

Death & Legacy Inf3rno

Leather BoysBorn in the Seventies


Mejor Canción Nacional

Si el top anterior ya me ha costado, este no os quiero ni explicar. Variedad ha habido, pero desgranar el grano (valga la redundáncia) de la paja ha costado lo suyo. Tenía bastante claro que «la Danza del Diablo» iba en primera posición, pero no he podido poner sólo un tema de Zenobia, así que he colado otro tema de su VI. Variando un poco de estilo, se hace con el bronce «Insane», el que para mí es el mejor tema del lanzamiento de Death & Legacy. Lords of Black consiguen meter otro de sus temas, y acabamos con el más rockero de Straight to Hell, «Hell is on Fire».

Zenobia La Danza del Diablo

Lords of Black Into the Black

Death & Legacy Insane

ZenobiaEl Último Bastión

VhäldemarHell is on Fire


Decepciones del Año

Se llama «Decepciones del Año», pero podría llamarse «Por qué 2020 ha sido bastante mierdoso», y en vez de listar, aquí suelto párrafo. El año ha estado marcado, en todos los aspectos de la vida, por la pandemia mundial provocada por el Covid19. La escena musical no escapa a esto, y es una de de las razones de ese título alternativo. La cancelación de conciertos y festivales ha hecho que no haya visto ni un bolo (tampoco en streaming). Hacía mucho tiempo que no pasaba esto, y esperemos que no vuelva a repetirse.

Este año ha estado marcado, especialmente al principio, por un gran número de músicos fallecidos por diferentes causas. Seguramente Van Halen y Neil Peart se lleven las portadas, pero no olvidemos al resto. Que descansen en paz todos, también los no músicos que han perecido este año maldito.

Entrando en gustos personales, hace un par de meses saltó la notícia de que Erik dejaba H.E.A.T, tras su estupendo disco, y Kenny, el antiguo vocalista de la banda, volvía para ocupar su puesto. La voz de Kenny puede gustarme incluso más que la del rubiales, pero Erik era lo mejor de lo mejor del grupo: una auténtica bestia encima del escenario. La nueva versión «Rise» no está mal, pero me da que el grupo va a cojear un poco.

En la misma línea, me entristeció mucho la partida de Marcos Rodríguez de Rage. Había olvidado bastante al grupo, y los retomé tras verlos en un RockFest. El venezolano me enamoró, parecía el complemento perfecto para Peavy, y que de  la noche a la mañana decidiese dejar el grupo… en fin, espero que ambas partes sigan haciendo buena música, aunque echaré de menos al menudo guitarrista en Rage.

Finalmente, una de las cosas más sonrojantes y de vergüenza ajena que he visto este año ha sido eso llamado «El Cervezo», el nuevo single de Mägo de Oz. Todo lo que habían recuperado con Ira Dei (2019) lo han perdido en poco menos de cinco minutos. Qué bochorno, por Dios…

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 260 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.