Vhäldemar – Straight to Hell

Nuestra Nota


7.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 6 de octubre 2020
Discográfica: Fighter Records
 
Componentes:
Carlos Escudero - Voz
Pedro J. Monge - Guitarra
Raúl Serrano - Bajo
Jonkol - Teclados
Jandro - Batería

Temas

1. Death to the Wizard! (3:26)
2. My Spirit (3:59)
3. Afterlife (3:49)
4. Straight to Hell (3:23)
5. Damnation`s Here (3:50)
6. Fear (5:33)
7. Hell Is on Fire (3:33)
8. Black Mamba (4:16)
9. When It`s All Over (4:27)
10. Old King`s Visions (Pt VI) (4:49)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: Vhäldemar – Straight to Hell
Todos los discos de Vhäldemar en Amazon


Mi primera y única aproximación a Vhäldemar fue con su debut, hace ya unos añicos, cuando en la calle Tallers de Barcelona teníamos la mítica tienda Arise. Escuché por encima un “quiero y no puedo” de Manowar, que se incrementó el titular de una entrevista que leí en el propio establecimiento. Decían algo así como  “esos que renuncian del verdadero metal son unos malditos traidores”. Ahora, tantos años después, declaraciones de este estilo me dan algo entre la lástima y la risa, pero en aquellos tiempos me cabreaban mucho, así que rápidamente les puse la cruz y pasé a otras cosas.

Por cosas de la vida y la falta de tiempo de un compañero me veo en pleno 2020 reseñando su último lanzamiento, este Straight to Hell (2020). La verdad, a priori, no sé qué esperar, pero por otra parte, leeréis la review de alguien virgen en el grupo.

Heavy metal crudo, con toques de los mencionados Manowar pero con personalidad propia. Eso es lo que la primera escucha me ha transmitido, principalmente por el sonido y la producción que tiene el disco, muy nítido.

Como el propio estilo, contiene un montón de estribillos épicos y coreables, mucho himno del metal, ganas de levantar el puño con poder y un buen puñado de melodías interesantes. Son diez canciones de, entendiendo el estilo, gran calidad, con apenas relleno y una ejecución muy buena. La voz de Carlos Escudero, si no la has escuchado antes, es muy suya, muy personal. A mi me cuesta hacerme a ella, pero sin duda es un punto diferencial con otras bandas.

Empezamos con “Death to the Wizard”, un buen trallazo muy ejemplarizante de lo que nos van a ofrecer. “My Spirit” sigue la estela y que, con “Afterlife” rezuman aroma de directo. Los teclados de esta tercera me han gustado especialmente.

La homónima al disco, “Straight to Hell”, es un himno absoluto, muy machacón para levantar el puño y llevar una muñequera de pinchos. Muy de sus maestros americanos. Ganamos con “Damnation’s here”, mucho más rápida y trallera, con algunos toques power, como a mí me gusta. Con “Fear” el tempo vuelve a bajar para construir otro himno muy del estilo. Si te gusta su propuesta, con este tema te vas a dejar las cervicales haciendo headbanging.

“Hell is on Fire” es de las que mas mé han gustado, y es que tiene un aroma a hard rock innegable y lleno de actitud. Fusión perfecta de heavy y hard rock y un estribillo que se pega más que la suciedad a los bajos del sofá. Con más potencia llega “Black Mamba”, que sin ser especialmente rápida, sí da la sensación de trallazo. La balada del disco llega con “When it’s All Over”, muy del estilo, con solo inicial que he escuchado mil veces. Hace 20 años, quizá, me hubiese gustado, hoy me deja bastante frío. Ponemos punto y final con otra de las destacadas, “Old King’s Visions (Pt. IV)”. Entiendo que es una saga de canciones con 3 anteriores. Bien, las anteriores no las he escuchado, pero esta me ha gustado, a pesar de ese regusto tan Manowar que tiene.

No soy fan del grupo, y tampoco lo seré. Hace ya muchos años que dedico mi tiempo a otros sub estilos, pero es indudable que si te gusta ese tipo de música, lo que han hecho los vascos es un gran álbum, lleno de muy buenos temas. La nota la pongo a mi criterio, que es nulo, así que os animo a escucharlo y decidir por vosotros mismos.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 277 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.