Entrevista a David Peret, director de HFMN Crew: ‘Aunque algunos lo quieran intentar, yo no veo un concierto de rock ‘n’ roll con la gente a dos metros la una de la otra’

Fieles a nuestra cita anual, nos volvemos a encontrar (esta vez, desgraciadamente, por teléfono) con el siempre elocuente director de HFMN Crew David Peret para repasar como les ha ido este último año y cómo pintan las cosas de cara al futuro. En esta ocasión, por supuesto, el monotema coronavírico les ha tirado todos los planes por los aires, algo que han aprovechado para montar una edición en streaming de su exitoso Fem d’Aquí con Crim, La Inquisición y Deadyard que tendrá lugar este mismo sábado 23 de mayo en su propia casa, el Estraperlo Club del Ritme de Badalona. De eso, del propio Estraperlo, de la gira pospuesta de Bad Religion, del Barna N Roll, del Gasteiz Calling, de las metidas de pata de la gente en las redes, de como saldremos todos de este fregado y de mil cosas más hemos hablado durante una hora larga que ha dado para mucho. Vamos allá, que tenéis para un buen rato.

¡Buenas tardes!

¿Qué pasa, señor, cómo vamos?

Bien, aquí estamos. Aburrido…

Aburrido, dice (risas). Suerte que tienes, porque yo tengo más curro que nunca. Al menos a nivel de horas.

Yo tengo curro, ¿pero sabes qué pasa? Que yo estoy acostumbrado a tener mucho curro pero a estar a la vez de gira y a hacer mil cosas a la vez. Así que sí que tengo curro de ir moviendo giras, de lo del streaming y cosas así, pero claro, comparado con mi vida normal, que consiste en estar todo el día fuera de casa y currar mientras estoy haciendo un concierto a la misma hora, pues eso no es nada (risas). A parte, el volumen de emails que tengo es mucho más bajo. No sé si cada día me solían llegar 200 emails y ahora me llegan treinta o cuarenta. Está muy tranquilo todo, la verdad. Pero qué le vamos a hacer, no sé. A ver cómo acabamos.

A ver cómo acabamos, tú lo has dicho. Te intentaré preguntar un poco sobre todo, y si tienes algo más que decir, adelante. Tengo como 25, como siempre… así que tenemos para rato….

¡Alaaaa, vengaaa! Pero si ya lo expliqué todo la otra vez, ya no queda casi nada para explicar (risas).

¡La de cosas que se le ocurren a uno cuando se pone a pensar! (risas)

Ayer también hice un streaming en Instagram con el cantante de Anal Hard. Estuvimos como una hora y cuarto y no acabamos haciendo ninguna de las preguntas que quería hacerme. (risas)

Es verdad, vi que estaba anunciado pero no pude pasarme al final. ¿Cómo fue?

Bien, divertido. Quizás había como noventa o cien colegas mirándolo y diciendo «Explica lo que pasó ese día». Así que acabamos explicando borracheras e idas de olla. Él siempre hace eso de «una banda de los ochenta«, «una banda de los noventa», pero no llegó a preguntar nada. Nada de nada, porque estaban todos con la super caraja. Increíble.

¿Pero tú eras como el entrevistador y él el entrevistado?

No, no, no. Él era el que entrevistaba.

Ah, él te entrevisto a ti? ¡Ostia!

Sí, sí. Él hace la entrevista. Cada miércoles entrevista a alguien. Lo hizo una vez con Iván Pérez de True Mountains, luego con Montoro de La Inquisición, la semana pasada creo que estuvo Fernando de Proudz. A mí ya llevaba dos o tres semanas pidiéndomelo y yo le iba dando largas, pero al final hemos caído (risas).

Vale, vale. ¡Mola! Bueno, vamos allá, que ya empezamos a irnos por las ramas. Otras veces nos encontramos en un bar y ahora tenemos que hacerlo por teléfono, lo que es un poco una mierda. ¿Cómo estáis viviendo en HFMN estos tiempos extraños?

Pues en casa y confinados, como todo el mundo. Desde hace dos o tres semanas empezamos a salir ya un poco al Estraperlo para ir preparando cosas sobre el streaming y vernos un poco en la oficina. Mayoritariamente podemos trabajar en teletrabajo pero también hay cosas para las que debemos vernos, así que a lo mejor vamos un par de días a la semana a vernos un poco las caras y a encarar un poco el futuro incierto que se nos presenta (risas)

Ya lo puedes decir, ya. ¿Cómo afecta todo esto a una empresa más o menos multidisciplinar como es HFMN? Entiendo que el hecho de no tener todos los huevos en la misma cesta es algo positivo, pero la putada supongo que es que no hay muchos huevos en ninguna cesta hoy en día. ¿Habéis notado por ejemplo un incremento en las ventas de discos, o bandas que quieren grabar más?

Bueno, en nuestro caso nos ha cogido ya con las bandas con los deberes un poco hechos. Talco grabó el disco en febrero, al igual que La Inquisición. Crim está actualmente grabándolo, y ya tenían el estudio guardado. The Baboon Show ya grabó también a principio de año dos temas y tenía que empezar ahora a grabar, pero como son suecos no tienen problemas para salir y entrar. Lion’s Law ya lo tenía también grabado, lo hizo en enero y lo sacó hace dos semanas. De los otros grupos, Blowfuse sacó el año pasado y Deadyard ha sido el más afectado, ya que su último disco salió en enero y les ha cogido en medio de la gira de presentación. Aunque bueno, Lion’s Law ni la ha empezado y directamente se ha quedado en casa. O sea que a nivel de grabación nadie ha querido hacer nada distinto a lo previsto originalmente porque ya estaban todos los deberes hechos. Lo que ahora nos estamos planteando es cambiar las fechas de salida de los discos para adaptarnos un poco a la situación, porque hacer la salida de un disco si el grupo no puede tocar…. Sí que se están vendiendo más discos, y por ejemplo el disco de Lion’s Law, con el que se ha hecho muy buena promo tanto a nivel estatal como en Europa. El disco, como bien has escuchado tú, es diferente y ha gustado mucho.

Muy guapo, y tanto.

En ese sentido creo que sí que se ha notado que la gente está encerrada en casa. Te puedo poner un ejemplo que a mí me sorprendió mucho, y de hecho tampoco es una cosa que me guste demasiado pero es como se está volviendo la gente actualmente. Recibí la liquidación de nuestro distribuidor físico de discos de este mes de abril, y las ventas eran como tres veces superiores a las de un mes normal. ¿Pero cómo puede ser, si están las tiendas cerradas? Pues la mayoría de discos vendidos por Lion’s Law fueron a través de Amazon. Así que, realmente, sí se está consumiendo mucha más música en casa, aunque supongo que ahora va a empezar a bajar porque entre que la gente no está cobrando los ERTE’s o no está trabajando, la capacidad económica no va a ser la misma. Pero durante estos dos primeros meses, al no gastar saliendo de fiesta ni yendo a conciertos, la gente está gastando más en comprar música para escuchar en casa. Eso sí que se ha notado fuertemente, pero creo que tiene fecha de caducidad porque, como he dicho, la situación económica que se prevé en el futuro no es muy boyante.

No lo es, no, pero al menos para vosotros el no tener todo puesto en el directo os ha ido bien en esta ocasión.

Sí, la verdad es que tener tanta diversificación, con la música por un lado, los directos por otro, la Sala Estraperlo… y después con la campaña ésta que estamos haciendo de las camisetas, que es algo que no preparamos específicamente para el Covid sino que es una camiseta que íbamos a sacar igualmente porque nunca habíamos hecho ninguna. Y al coincidir la situación, increíblemente la gente se ha volcado y la inyección económica de las camisetas también nos ha ayudado mucho a nivel del Estraperlo, porque justamente teníamos tres conciertos fuertes en abril y los tres se fueron al garete, claro (risas).

En el Estraperlo, por ejemplo, ¿no tenéis ningún tipo de rebaja en el alquiler o alguna otra ayuda estos días?

Bueno, es que es muy curioso como tenemos el alquiler en el Estraperlo, ya que como quien dice ya lo tenemos pagado. Es una cosa rara, porque a principios de año llegamos a un acuerdo con el del alquiler que le pagábamos el año por adelantado. ¿Qué hacemos? Te lo explico con todo detalle para que la gente lo entienda. Cogemos el dinero de las entradas del festival que hacemos en verano, el Beach, Beer and Chaos, que es un evento que se vende en una semana, y lo utilizamos para pagar los alquileres por adelantado. ¿Pero ahora qué pasará? Que este festival este año en agosto no se va a poder hacer. Y eso quiere decir que el dinero no vamos a poder recuperarlo, así que en enero del año que viene no vamos a poder pagar el alquiler porque el festival no se ha hecho.

Ese es el gran problema. El alquiler del Estraperlo no es algo que en estos momentos nos urja pagar, ya que ya nos hemos adelantado, pero en enero del año que viene nos tocará pagarlo y al no haber hecho el festival de verano no tendremos liquidez para hacerlo. Está claro que la luz y los gastos los tenemos que pagar, porque al final la oficina de HFMN la tenemos ahí también y hay gastos que siguen corriendo. Por eso también nos hemos adelantado un poco a los hechos y decidimos empezar ya una campaña ahora, porque cuando antes mejor.

He leído que ya habíais vendido casi 1.000 de esas camisetas, ¿no? Y ahí está el Unclu enviando paquetes como un loco todo el día. Y además he mirado justo ahora y veo que ya habéis acumulado más de 6.000 € en donaciones en el GoFundMe. ¿Cómo valoras toda esta respuesta? ¿Crees que esta situación puede haber ayudado a que mucha gente se identifique más con este tipo de proyectos como el Estraperlo, el Rocksound (que ha hecho algo parecido con camisetas), o incluso el Actitud Fest, que ha cancelado hoy y la gente no quiere que le devuelvan la entrada?

Creo que la cercanía de una sala como la nuestra o Rocksound comparada con otras salas de Barcelona o de cualquier sitio es muy diferente. Creo que la gente que pueda ir a una sala como Apolo o Razzmatazz, salas de las que no puedo decir nada en contra porque trabajo mucho con ellas como HFMN, no le pone cara a la sala. En cambio al Estraperlo todo el mundo le pone las tres caras a quién estamos detrás, al igual que al Rocksound le ponen las dos caras de Antonio y de Sandro porque tanto ellos como nosotros estamos al pie del cañón trabajando ahí. Los tres socios de Estraperlo o los dos socios de Rocksound están trabajando en el día a día de la sala, mientras que en las otras salas también lo están haciendo, pero desde dentro de una oficina, así que por eso no hay la misma empatía. Luego está la manera de hacer y el tipo de música que programamos ambas salas que supongo que ha hecho que la gente se vuelque de verdad.

Y no podemos estar más que agradecidos. Estamos ya casi cerca de las mil camisetas, que es una cifra que nunca hubiésemos pensado, y las donaciones también van muy bien. La verdad es que lo del GoFundMe sí que lo abrimos para donaciones pero es un poco más para lo que va a empezar ahora, para la taquilla de los streamings. Vamos a empezar a hacer streamings de grupos en Facebook y la idea es hacer uno al mes programado por el Estraperlo, porque pensamos que nadie iba a querer estar viendo cada fin de semana un concierto de punk rock en streaming en su casa. Ya lo veremos, pero hacer la gracia una vez al mes creo que puede funcionar, así que aprovecharemos el mismo GoFundMe para que la gente pueda hacer sus aportaciones y así ayudar a los tres grupos que tocarán cada vez que hagamos un concierto. Algunos de ellos viven de la música y en estos momentos se les ha parado todo, mientras que otros siguen teniendo sus gastos habituales como grupo.

Por otro lado, una de las cosas de las que estoy más orgulloso es que siete técnicos de grupos y los del mismo Estraperlo van a tener trabajo porque vamos a poder hacer conciertos. Van a haber cámaras y vamos a tener un par de técnicos de sonido y de vídeo, y eso es una manera de ayudarles también, ya que estos sí que son los que lo han pasado peor. Porque mira, los músicos más o menos tienen el merchandise y más o menos ingresos de los discos, pero los técnicos se han quedado de golpe sin nada y con un futuro muy muy incierto. Y ésta es una manera de poder ayudar a estas siete personas que van a llevar el peso de la producción del streaming, además de al Estraperlo, tal y como hemos dicho, en lo referente a los alquileres anuales, que ascienden casi a 30.000 euros o así, que más la luz, el agua, los impuestos y todo lo demás hace que los gastos que tenga la sala a lo largo de un año sean muchos. Y por eso hemos tenido que reaccionar, así que vamos a ver la vía ésta de los streamings a ver como funciona y a ver si a la gente le gusta la idea.

Tampoco ninguno de la sala ve con buenos ojos abrir con el 50% del aforo o con la distancia social. Un concierto de hardcore con la gente a dos metros no lo entiende absolutamente nadie, así que a lo mejor preferimos explotar una cosa completamente diferente como es un streaming, haciéndolo un poco interactivo de manera que la gente pueda entrevistar al grupo haciendo preguntas desde el Facebook. En ningún momento estamos intentando emular un concierto en directo o intentar que se parezca. Esto es una cosa totalmente diferente, es un directo en streaming y es una experiencia muy distinta que no se puede comparar con ir a una sala, sudar, cantar (bueno, cantar sí que puedes cantar en casa) y relacionarte con la gente. Será diferente, está claro.

Entonces, esta primera edición se va a llevar a cabo el día 23 de este mismo mes de mayo, ¿verdad?

En teoría es el 23, esperamos que sí. Estamos todos ahora pendientes de la televisión y eso de la fase 0,5 o no sé qué tonterías estaban diciendo hoy, pero supongo que sí porque proyectos audiovisuales creo que sí que se pueden realizar, y este es uno de ellos. Está claro que vamos a dar a todo el mundo de alta porque a esa hora estarán trabajando, al igual que ofreceremos equipos de protección individual a todos. Vamos a hacerlo todo como se tiene que hacer cuando la gente va a trabajar. Lo único que nos hace temer un poco es el nivel de ensayo de los grupos (risas), así que a ver si podemos hacer un ensayo la semana que viene. Como he comentado, Crim están grabando su disco nuevo y no tendrán mucho problema, pero por otro lado La Inquisición o Deadyard no se han visto en persona ni han cogido un instrumento desde el último concierto que fue creo que a finales de febrero.

Sí, el de Granollers supongo que fue, ¿verdad?

Sí, exacto. Pero bueno, ellos lo llevan dentro y supongo que estarán ensayando en casa, y si el día antes o el mismo día del concierto por la mañana mientras hacemos las pruebas de sonido les dejamos una horita a cada uno, eso es como ir en bicicleta, que se lleva dentro (risas).

En este concierto van a estar Crim, La Inquisición y Deadyard. ¿Me explicas un poco como va a funcionar? Va a ser un Live en Facebook y la gente va a poder preguntar cosas, ¿eso quiere decir que entre grupo y grupo va a haber como entrevistas? ¿Cómo va a funcionar esa interacción?

La idea es que va a ser como un concierto normal, como el Fem d’Aquí que hemos hecho en varios sitios. El concierto lo vamos a emitir a través de Facebook, pero con la novedad que no va a ser solo a través del Facebook del Estraperlo o del grupo dónde la gente puede ir a verlos. Vamos a hacer como un crossposting y van a haber como cincuenta perfiles de Facebook de sellos, festivales, agencias de comunicación o los grupos que se hacen en Euskadi al cabo de dos semanas. Y también el de Science of Noise, claro. Es como si cogieras todos los Facebook dentro de la comunidad punk, desde la revista Rockzone al Festival Kalikenyo o el Pintor Rock. También el Barna N Roll o el Gasteiz Calling, por supuesto, porque está claro que todas las marcas que cuelgan de HFMN van a estar ahí.

Incluso los grupos de HFMN como Lion’s Law o The Baboon Show van a conectar desde su Facebook, de manera que haya un poco esa sensación de comunidad. Y la novedad es que en lugar de lanzar el concierto para los diez mil fans que tiene Crim en Facebook, si sumamos todos los Facebook en estos momentos nos vamos al millón de likes. Así que si a tanta gente le llega el aviso de que Crim está haciendo un stream live es una manera de que podemos llegar a mucho más público. Esa es un poco la novedad de lo que vamos a hacer. Vamos a conectar muchas páginas de Facebook a la vez, y estamos trabajando ahora con sellos americanos como Pirate Press, que es el sello de Crim, o alemanes como Contra, que es el sello de Crim y de La Inquisición, que también estarán.

Me gustaría intentar llegar a ese millón de potenciales perfiles y a ver qué pasa y cuánta gente lo ve. Si lo van a ver los cien de siempre o va a ser eso una ventana tan grande que a lo mejor habrá quince mil personas viendo un concierto. No lo sé, nadie ha hecho hasta este momento esto de conectar 50 páginas de Facebook a la vez. A ver qué pasa (risas). A lo mejor peta todo y se nos cae el sistema.

O se cae Facebook (risas)…

Eso, a lo mejor se cae Facebook y nos viene el Zuckerberg preguntando que qué estamos haciendo en Badalona. ¿Queréis ir al bar y dejar de hacer tonterías en mi red social? (risas)

Y entonces, a través del Facebook de cada grupo se podrán lanzar preguntas y en mitad de cada concierto se responderán. Cada concierto tendrá dos partes, aunque en algunos casos tendrá tres porque Crim va a parar el concierto en uno de los momentos y va a presentar su nuevo videoclip en directo. Yo qué sé, te pongo un ejemplo: tocas veinte minutos, paramos un momento, leemos unas cuantas preguntas del público y el grupo las responde ahí mismo desde el escenario en directo. Supongo que el señor Unclu Garrot va a ser el encargado de las preguntas y el presentador de gala. Después seguirán con el concierto, y entre grupo y grupo pondremos videoclips, cosas que nos parezcan o las gracias a los colaboradores para rellenar esos diez minutos que tienen los grupos de cambio en un concierto habitual, ya que va a ser en riguroso directo y no es que lo vayamos a grabar hoy y ponerlo en Facebook Live de aquí dos semanas. No, no, el mismo día 23 estaremos ahí en carne y hueso todos, y ya está.

Un poco es eso, luego si la gente que está en casa y se graba con un hashtag y hace una story, pues a lo mejor las podemos sacar también por la pantalla, o se podrá ver en pequeño a un lado en algunos momentos. Estamos mirando un poco cómo podemos hacerlo, porque como te decía antes no va a ser como un concierto al uso, así que estamos mirando de qué manera podemos interactuar para llevar lo del Estraperlo a las casas y lo de las casas al Estraperlo. Esa es un poco la idea que tenemos.

Me parece muy interesante, la verdad, y me gusta que queráis explorar algunos detalles que aún no se han intentado. Y entonces, el día 6 de junio hacéis otro streaming parecido con L’Arcada Social, Brigade Loco y The Guilty Brigade, pero ese no es en el Estraperlo, ¿no?

No, ese va a ser en la Sala Jimmy Jazz de Vitoria, que son mis socios de cara al Gasteiz Calling y al final dijimos que para dar la sensación de que nos ponemos todos de acuerdo (bueno, y en realidad es así, ¿eh?) lo haríamos también allí. Ellos tenían también un festival con un grupo, y dijimos de coordinarlo y dar esta imagen de que la escena de Catalunya y la escena de Euskal Herria se unen y aúnan fuerzas para crear un festival en streaming en el que haya seis bandas tocando, unas en un sitio y otras en el otro mientras un montón de gente emite el concierto en sus redes sociales.

La idea es hacer cositas diferentes, porque después de dos meses y medio, no sé tú, pero mi opinión es que cada vez que veo a alguien con una guitarra acústica haciendo un streaming live en el Facebook ya me entra la alergia (risas). Porque claro, al principio tenía gracia, y lo digo porque me ha ocurrido con grupos míos incluso, ¿eh? Me acuerdo que hace un mes y medio cuando Talco se puso a grabar cada uno de ellos en su casa porque en Italia estaban super-confinados. Cada uno grabó su parte de una canción en acústico e hicieron un poco el montaje, y al principio tenía un poco de gracia, pero al cabo de seis o ocho semanas, todo el mundo está haciendo lo mismo…

Estaba pensando hacerlo hasta yo, con mi hija cantando una canción de Frozen, para no ser menos… (risas)

Joder, ¡ya solo faltaba eso! (risas) Hay un poco de saturación o, más que eso, de falta de ideas. Claro que también estamos muy limitados, estando en casa y una persona sola tampoco es fácil inventarse cosas que sean realmente atractivas para las redes sociales y que a la vez sean novedosas. Es difícil.

Justamente Crim han estado haciendo este concurso de versiones de sus temas en el que prohibió explícitamente que la gente enviara grabaciones con su guitarra acústica. Yo no los he visto todos, pero han salido cosas muy interesantes, ¿no?

(risas) Sí, sí. Ha habido cosas muy interesantes y frikadas muy tochas (risas)

Sí, eso también (risas)

Por un lado está María, que es la que hizo lo del cello y es bastante increíble, pero después ha habido algunas versiones rollo hip hop o cosas así que han sido bastante espatarrantes. Pero bueno, es lo que queríamos.

Claro, aquí está la gracia creo.

A ver qué tal. La verdad es que Crim, durante el año, acaban viendo muchas versiones de canciones suyas de las que decíamos, con la guitarra acústica (risas). Y no voy a decir que las odiamos porque no hablaré en nombre de ellos aunque sea parte del grupo, pero…. no las aprobamos del todo (risas)

(risas) Pero, ¿qué pasa, que a lo largo del año la gente va enviando vídeos del palo «mira qué ilusión me ha hecho?» y vosotros estáis hasta los cojones ya?

(risas) Sí, los envía, o etiqueta a la banda. Y qué quieres que te diga, en el ambiente este xirucaire tampoco queremos prodigarnos (risas). Pero oye, al final son gente que le gusta el grupo y máximo respeto a todos ellos, pero escuchar según qué canciones con la guitarrica no acaba de ser la idea. (risas)

(risas) Está bien, mola (risas). Pues mira, me guardaré la mía que me estaba sacando una, pero ahora ya no la subiré (risas)

¡No, por favor! (risas)

Bueno, ¿y a parte de estos conciertos tenéis otras iniciativas en mente? Me has hablado de un concierto al mes, quizás también algún otro tipo de cosas…

Sí, cómo te he dicho, por un lado y a nivel de Estraperlo queremos hacer uno al mes. Estamos pensando que el segundo podría ser por ejemplo con Againsters, que es el grupo del Unclu y aún no se han estrenado en directo y esa sería una manera, porque llegaron justamente los 500 vinilos y están encima del escenario del Estraperlo esperando ser venidos, pero como estamos en confinamiento el Jordi no ha venido ni a buscarlos (risas). Así era una manera también de decirle «Mira, hacemos esto en junio…»

¡Y así los recoges de una vez! (risas)

(risas) Sí, primero los recoges, y además de mandar camisetas manda singles de tu grupo, que están aquí un poco paredetes (risas). Habíamos pensado en esto y luego quizás una noche de grupos con chicas, que aún no he hablado con ellos pero había pensado en Capaces, por ejemplo. Y otro podría ser, volviendo a bandas de HFMN, es hacer una con Blowfuse, Anal Hard y alguien más. No sé, uno al mes queremos hacer. También dependemos de ver cómo funciona éste y de como han visto la idea todas estas páginas de Facebook que nos están ayudando, si han tenido mucha interacción. Porque claro, no sé si nos van a dejar ocupar sus redes sociales muy a menudo. Está claro que los que son míos o de HFMN o Estraperlo no hay problema en que vayan compartiendo siempre, pero pedirle cada semana o cada mes a Rockzone o Mondo Sonoro… Aunque supongo que sí, porque al final son contenidos bonitos, diferentes y de grupos de aquí que se les tiene que dar apoyo, ¿no?

La idea es ésta, pero por otro lado también es lo que te comentaba antes. Hemos adquirido una computadora y un ordenador especiales para poder hacer la realización, y entre Joan y Jon, que son los cabezas visibles del equipo, ya tienen todas las cámaras y todo, así que no descartamos que a grupos que no son habituales de Estraperlo les pueda gustar la idea y piensen que si van a estar seis o siete meses sin poder hacer conciertos como tal, ¿por qué no pueden venir al Estraperlo y grabar un directo en streaming para sus fans? Ya sea utilizando la misma plataforma esa de los Facebook o, si no, buscando una plataforma de pay per view pero utilizando nuestro equipo de técnicos de sonido, escenario y todo. Claro, nosotros les damos las facilidades de que está todo ahí. Técnicos, cámaras y de todo.

Si alguien tuviera que hacérselo por él mismo sería complicado, porque por un lado en un local de ensayo no tendrás mucho sitio, y a lo mejor según qué salas son demasiado grandes o tienen unos costes muy elevados como para que según que grupos puedan ir. También creo que hemos sido los primeros a nivel de Catalunya de ponernos a hacer streaming y tener un equipo ya completo de técnicos de sonido, de grabación y de todo para hacerlo. Yo creo que puede ser una plataforma para que durante este tiempo (que espero que acabe pronto, porque la verdad es que lo que quiero es ver conciertos con público y con la gente una encima de la otra) los grupos puedan aprovechar el hecho de que ya lo tenemos todo montado, es una oportunidad para dejarlos que vengan a hacer un directo aquí. La plataforma estará ahí, la sala está ahí, y hay que aprovecharlo, está claro.

Has comentado ahora que calculas seis o siete meses sin ver conciertos. Yo creo que las giras internacionales sí que es posible que tarden bastante a volver ya que hay muchas cosas implicadas, desde viajar a tener que cubrir unos costes muy elevados. ¿Pero quizás los conciertos locales sí que se podrán hacer antes?

Yo tengo giras programadas, y además la semana que viene vamos a anunciar alguna gira para noviembre. También es para ponerlo un poco a prueba y ver cómo reacciona la gente, así que será un poco el termómetro para ver si la gente cree que se van a poder hacer cosas o no. Aunque a la hora de la verdad eso tampoco importa mucho porque nadie sabe cuando podremos volver a hacer conciertos. Yo ahora mismo firmaría que en octubre o noviembre pudiesen abrir salas como Rocksound con aforos de 150-200 personas, que en diciembre, coincidiendo además con el aniversario del Estraperlo, pudiéramos hacer conciertos de 400-500 y que en enero los conciertos volviesen a su normalidad a nivel de tamaño. Pero eso es lo que yo firmaría ahora mismo, y lo que yo firme no tiene nada que ver con lo que pase en la realidad.

Lo que sí que está claro es que hasta que no haya vacuna la cosa va a estar difícil, pero incluso aunque no la haya tenemos que mirar algún sistema que al igual que los restaurantes van a poder abrir con ciertas protecciones, las salas puedan hacerlo también. Repito en todo caso que lo que yo no veo es que se puedan hacer conciertos con la mitad del aforo, pero a lo mejor sí con un control exhaustivo en la entrada para minimizar el riesgo. Es muy difícil y está claro que la salud es lo primero, y no por querer ahora hacer conciertos tenemos que saltarnos todo a la torera. Esto es sagrado y primero es la salud de todo el mundo. Pero también tenemos que mirar a ver qué. Pero no sé que decir porque nadie sabe realmente nada, así que tendremos que esperar a que hacer conciertos sea seguro de nuevo.

Claro, es que una cosa es un teatro o algo así dónde puedes meter a alguien cada cuatro butacas, pero en una sala de rock aunque metas a un tercio de la gente (algo que a nivel económico supongo que es bastante suicida) supongo que estarán todos apelotonados delante. Meterlos a dos metros de distancia es muy difícil en un concierto….

Joder, es que imagínate un concierto de Gorilla Biscuits con la gente a dos metros de distancia (risas). Lo que salvaríamos de que nadie se infectaría no lo ganaríamos por las cabezas abiertas (risas)

(risas) Ya ves, ¡agarradme, que salto!

Con la gente tirándose por el escenario…. (risas) No, la verdad es que por mucho que haya gente que lo quiera intentar yo no veo un concierto de rock n roll con la gente a dos metros la una de la otra, eso está claro. Si al final se acaba haciendo se tendrá que mirar maneras de minimizar el riesgo de contagio, esperar a que salga algún medicamento o que haya la vacuna, pero yo no entiendo el rock n roll de otra manera. Otra cosa que también he comentado con mucha gente es que si hacemos las cosas deberíamos hacerlas coherentemente, porque si tu abres un Rocksound con 150 personas esas van a ser las mismas durante ocho horas, y yo creo que la mayoría que van al Rocksound o al Estraperlo están ya inmunes a muchas cosas (risas). Pero claro, si después abres un centro comercial como las Glòries o La Maquinista.. ¿cuánta gente pasará al día por allí? ¿cuánta gente habrá que toque toda la ropa cuando entre en una tienda? ¿Sabes lo que te quiero decir? ¿Cuál puede ser un foco más grande de contagios, esos 150 que están todo el rato encima los unos de los otros o los cincuenta mil que pasan cada sábado en un centro comercial?

Es que es muy difícil, así que tampoco pretendo que se encuentre una solución en un momento porque esto es nuevo para todo el mundo. Ni científicos, ni profesionales ni políticos saben cómo va a evolucionar nada, así que ahora aún es muy pronto para hablar de una solución. Está claro que tenemos que ir poco a poco, y solo tienes que ver la televisión, dónde un día te dicen que los guantes bien, al cabo de dos días te dicen que guantes no, un día te dicen que la máscara sí y al siguiente que no…. Hay demasiados inputs y es una cosa totalmente nueva, así que tendremos que dejar que los que realmente entiendan, que son los científicos y sanitarios, nos acaben aconsejando cuando terminen de entenderlo. Pero ellos mismos están aprendiendo mucho y cada día les aparece algo nuevo. Así que eso, no nos queda otra que lo que te he dicho antes. Esperar que sea seguro hacerlo todo y de momento buscar otras ideas y otras fórmulas.

En el caso que en 2021 podamos volver a la normalidad, otro de los peligros de los que se habla es que muchas de las giras que se tenían que hacer este año se están trasladando al año que viene, con lo que se van a solapar con las bandas que tenían previsto girar entonces. De hecho ya hay festivales diciendo que van a hacer el doble de días. ¿Tú crees que se va a dar algún tipo de sobresaturación en ese sentido?

A ver, mucha gente está diciendo que habrá mucha saturación el año que viene y que las giras de este año van a competir con las del año que viene, pero eso tampoco es 100% cierto porque nadie va a construir otro Razzmatazz u otro Apolo, y al final la semana tiene siete días y las salas son las que son, así que no creo que se solape porque no creo que se construyan salas, más bien creo que algunas salas van a cerrar. Así que al final quizás hay incluso menos conciertos porque ya veremos cuántas salas van a poder resistir tanto tiempo cerradas. Una cosa es el Estraperlo, que sí que tenemos el alquiler pero que no tenemos sueldo ni nada y nuestros costes son realmente bajos y se limitan a eso, alquiler, tasas, luz, agua y otros suministros… pero después el día que uno va a trabajar cobra por esas horas exactamente, con lo que estamos un poco a salvo. Pero claro, luego están las salas grandes, que no sé exactamente qué tipos de alquiler tienen y vamos a ver como resisten.

¿Que parece que vaya a haber mucha competencia? Pues sí y no, porque las salas son las que son, hay siete días a la semana y las salas programan un concierto al día, así que tampoco se puede hacer mucho más. A lo mejor sí que si antes una sala hacía cuatro días a la semana ahora acabe haciendo seis porque tendrá esto, pero no creo que haya tampoco tanta tanta saturación, la verdad.

Más allá de vosotros en concreto y del entorno que tú más o menos manejas, ¿cómo crees que esta situación afectará a la industria de la música en general y a todos los actores implicados? ¿Quién crees que saldrá más reforzado (si es que lo hace alguien) y más perjudicado de todo esto? Antes comentabas por ejemplo el tema de los técnicos y de otros profesionales que realmente viven al 100% de esto cuando la mayoría de los músicos no lo hacen….

Sí, como he dicho antes, los más perjudicados yo creo que en estos momentos son los técnicos, porque de golpe han perdido su fuente de ingresos total. Los grupos también, pero se supone que los grupos tenemos los derechos de autor, la venta de merchandise, la venta de discos… Vale que no es mucho porque el ingreso máximo o mayoritario de los grupos en estos momentos y desde que la industria musical cambió al formato digital y los discos se venden menos, es tocando en directo y vendiendo merchandise en los conciertos. Pero ahí pueden aún seguir teniendo alguna pequeña fuente de ingresos. Así que los más afectados ahora mismo son claramente los técnicos, aunque también es cierto que cuando todo vuelva ellos también van a ser los primeros en recuperar, ya que ese mismo día empezarán a trabajar.

Dependerá mucho de cuánto se alargue esto. Si estamos en marcha en septiembre u octubre, habrá sido un parón duro pero podrá ser aguantable, pero si nos vamos ya a un año o así va a ser un cambio brutal. Muchas salas van a cerrar, y dependiendo de cómo les haya cogido con los pagos avanzados a los grupos y las devoluciones, muchas promotoras se pueden encontrar con serios aprietos de cash. No sé, la verdad, pero lo que está claro es que si el virus está para quedarse y vamos a tener que hacer ciertas cosas manteniendo la distancia y todo eso, los festivales se van a ir todos a la mierda. Porque si realmente no encontramos la solución para este virus es impensable meter cincuenta mil personas juntas. Pero eso ni en un festival ni en el fútbol, porque al final es todo lo que se va a ver afectado.

Es complicado y es muy temprano aún para decirlo. Tenemos que ver dónde acaba esto. Es muy difícil saber qué puede pasar. Veremos cuánto se alarga la situación y qué solución se le encuentra, porque si la solución a partir de ahora es hacer conciertos con la mitad de aforo en una sala grande y con distancia de seguridad, el rock ‘n’ roll pasará a ser otra cosa a partir de ahora, porque eso no es lo que hemos visto nosotros. Al contrario, eso de ir a un concierto y estar unos encima de los otros es exactamente lo que nos gusta. Si se tienen que mantener ciertas normas porque el virus va a convivir con nosotros a partir de ahora, el rock n roll va a cambiar para siempre, eso está claro. No en lo musical estrictamente, pero sí en lo que es el directo. Así que ya veremos hacia dónde nos lleva, pero esperemos que no muy lejos volvamos a la situación de siempre.

También está claro que nos va a aportar nuevas ideas, ojo, como todo eso del streaming. Porque el streaming tampoco se tiene que ir cuando vuelva el directo, sino que puede ser de las dos maneras. El otro día comentaba con cierta gente que tal y como Crim puede estar presentando un disco en el Apolo, ¿por qué a parte de hacerlo en el Apolo no haces como lo hacemos nosotros ahora y coges varias páginas de Facebook retransmitiéndolo en directo? Así tienes mil personas o las que quepan dentro del Apolo y tienes diez mil más viéndolo por internet. De esta manera haces la presentación a nivel mundial, así que hay cosas que se pueden combinar y quedarse. Eso lo tengo clarísimo, porque son dos cosas completamente diferentes, y el hecho de hacer un streaming no quiere decir que no puedas tener público y viceversa. Yo creo que la situación nos va a dar que pensar un poco y estrujarnos la cabeza con nuevas ideas que pueden ser aportadas en el futuro.

Y es lo que dices, si esto realmente se alargara y se tuvieran que tomar medidas permanentes estaríamos ante un cambio decisivo en el mundo de la música en directo, pero también ante un cambio social brutal a todos los niveles. Vamos, el cambio más bestia ya no solo que hemos visto nosotros, sino que se ha visto en muchísimos decenios.

Ya ves, es que esto nos afecta a muchísimos de nosotros. Hablamos de la música, pero imagínate un campo de fútbol con un sillón cada cuatro.

O una fiesta popular en cualquier pueblo o ciudad…

¡O Port Aventura sin gente! (risas) No habría colas y no tendrías que coger la pulsera para que el niño vaya rápido (risas)

¡No hay mal que por bien no venga! (risas)

Es que el cambio es super radical. Es lo que decimos, imagínate que en un centro comercial de estos que el sábado se pone hasta los topes tiene que haber solo quinientas personas a la vez. Es que para todo.

Claro, y entonces a esas tiendas y esas empresas que están ahí no les va a salir jamás a cuenta ni abrir. Si he leído hoy que en no sé qué barrio de Barcelona está previsto que cierre un 30% de las tiendas… y eso es ahora, con solo dos meses, así que imagínate si llega a alargarse demasiado a lo bestia…

Sí, sí, está claro que los más pequeños y los que iban más al día a día son los que van a sufrir más. Al cabrón de Inditex tampoco creo que nada de esto le preocupe mucho. Lo que pierde por un lado seguro que lo sacará por otro.

Ya ves, es rara la cosa. Bueno, vamos a cambiar un poco de tema por fin. La última vez que hablamos fue hace un año, justo antes del Punk in Drublic. Si corremos un tupido velo encima de estos dos últimos meses, ¿qué es lo mejor y lo peor que le ha pasado tanto a HFMN como a David Peret desde entonces?

Desde el Punk in Drublic hasta el corona? Buuuff, déjame pensar, porque muchas veces no me acuerdo de lo que he hecho el fin de semana y me estás preguntando un año atrás. Hicimos el Punk in Drublic y salimos vivos.

Bueno, vivos y bien vivos, que fue muy bien, ¿no?

Sí, salimos vivos y victoriosos, aunque como bien recuerdas en Barcelona estuvo dando lluvia toda la semana y luego nos llovió un rato. La gira fue muy bien, está claro, y hay muchas ganas de repetirla. En teoría íbamos a hacerla el año que viene, pero como se mueve todo un año supongo que volveremos a 2022… ¿Qué más ha pasado? A nivel de salidas de discos creo que solo hemos sacado Deadyard durante este tiempo, ya que fue en enero. Qué más, qué más, qué más… Pues nada, giras, conciertos… empezamos la gira del Fem d’Aquí, que esto que vamos a hacer ahora en el streaming es una gira que teníamos en marcha desde noviembre del año pasado y ahora justamente teníamos que ir a tocar a Madrid, Valencia y Euskal Herria pero se canceló. Y creo que nada más. Todos los grupos han estado grabando, Talco celebró el quince aniversario en diciembre con conciertos en Berlín, Hamburgo, Pamplona e Italia. No sé, como te he comentado antes muchos grupos han estado grabando antes de que empezase todo esto porque vamos a lanzar cuando podamos, si la situación nos deja.

Este año supongo que un poco el lugar del Punk in Drublic lo iba a ocupar la gira de 40 aniversario de Bad Religion, tanto por recintos como a nivel de apuesta, con siete conciertos y un cartel realmente potente. Esta gira ha sido pospuesta a mayo del año que viene y, en gran parte, mantiene el cartel de lo que iba a ser este año. ¿Fue fácil mantenerlo? ¿Se está quedando las entradas la gente de un año para otro?

A ver, cuando empezó toda esta situación del coronavirus a principio de marzo, hablando con el agente de Bad Religion dijimos que a lo mejor teníamos que buscar un plan B. De primeras nos pusimos en contacto con el corazón de la gira, que era Bad Religion, Suicidal Tendencies y Millencolin y les planteamos una posible fecha en julio y otras en septiembre. La verdad es que desde el principio hubo mucha predisposición porque son grupos con los que es muy fácil contactar y que siempre han respondido muy bien y muy rápido. No es eso que te tienes que esperar una semana ni nada de eso, sino que es casi contacto a diario.

Ellos se pusieron muy de cara, pero después estuvimos pensando que a lo mejor toda esta historia se alargaría hasta verano, con lo que ya nos íbamos casi a noviembre. La verdad es que teníamos cuatro periodos de tiempo muy claros posibles y en los que la mayoría de las bandas podían, pero cuando después Alemania cerró todo hasta el 31 de agosto se produjo una reacción en cadena, porque al grupo deja de salirle a cuenta venir a Europa solo para girar en uno o dos países, así que acaba cancelando todo lo demás. Y como al final muchas veces los países acaban copiando lo que hace el primer país , pues ya se sabe. Si uno cierra hasta agosto el otro cierra hasta septiembre…

Entre eso y que empezaron a filtrar alguna noticia de que los bares y los hoteles en la península no iban a abrir hasta diciembre (aunque al final se ha visto que no), empezó ya a pintar que no se podía hacer de ninguna manera, así que pensamos que no valía la pena arriesgar y tenerlo que mover dos veces. Tampoco queríamos poner a la gente en un compromiso, primero porque puede ser peligroso, y segunda porque hay gente que a lo mejor va sin máscara y otros que van a tener un poco más de reparo a ir un sitio con mucha gente, así que al final tiramos para un año vista porque va a ser más seguro para todos y esperamos que para entonces ya haya una solución. Y si no la hay, pues lo tendremos que volver a posponer. Pero bueno, todos los que nos gusta la música y estamos en el negocio esperamos que podamos activarnos pronto.

La verdad es que fue muy fácil. Después está el tema de los retornos, que si estás metido en la música habrás visto que muchos de los promotores de los festivales están intentando llegar a acuerdos con el gobierno para que el retorno del dinero sea más flexible. En nuestro caso hemos tenido una pérdida mínima porque sabemos que el producto que ofrecemos es bueno y se trata de una gira muy única, pero por otro lado creemos que todo el mundo tiene derecho a que le devuelvan la entrada cuando le dé la gana. Si alguien no quiere venir, quiere que le devolvamos la entrada y necesita el dinero porque la situación económica es la que es le hemos de dar la opción a devolver. Esto lo teníamos claro, porque mucha gente al principio parece que no quería hacerlo, y nosotros sí. Nosotros teníamos muy claro que hemos de dar la opción a devolver.

Lo que pensamos es que podríamos hacer el efecto inverso y premiar a quién no la devuelva, así que se nos ocurrió lo de los concursos. Llamamos al Punk Rock Bowling de Las Vegas y les pareció genial ofrecer una entrada. Claro que luego los billetes de avión y el hotel lo pagamos de nuestro bolsillo, pero al final vas a hacer un sorteo chulo para que la gente vea que estos van para adelante y que es una buena idea apoyarlos quedándome la entrada un año. Y la verdad es que nos ha salido bien, porque no estamos llegando ni al 10% de devoluciones. A lo mejor estamos en un 8% y el plazo se acaba el domingo, pero la verdad es que muchas gracias de nuevo a la gente porque no sé si es también por la proximidad de HFMN pero ha ido genial. En Barcelona es el sitio donde ha habido menos devoluciones de momento, que no estamos ni a un 6%.

Yo estaba pensando que si hacíamos un 15% estaría contento, y que incluso un 20 sería aceptable, porque mucha gente está en un 25 o incluso un 30%, y nosotros no llegar al 10% está muy bien. Y tenemos un año para volver a vender ese 10% y las que nos faltaban, o sea que en este sentido la situación está bien porque los grupos se pusieron muy de cara y la gente ha reaccionado muy bien. Pero no porque sean Bad Religion eh, ojo, que las otras giras también ha ido parecido. Con las que se movieron más cerca, hacia septiembre o así, sí que hubo un poco más recelo porque quizás la gente pensó que tampoco se iba a hacer igualmente, pero la que movimos de The Exploited a abril del año que viene supongo que la gente también piensa, como nosotros, que en abril ya estará todo en marcha normal, con lo que ha habido también bastantes pocas devoluciones, la verdad.

Supongo que la gente en general, si sabe como funciona un poco el mundo de la promoción, en parte también es consciente que si devuelves todo en masa vas a hundir a la promotora. Imagínate que un festival del tamaño del Rock Fest o del Resurrection tienen que devolver todas las entradas anticipadas de golpe… el impacto sería brutal. En parte supongo que esta situación también ha servido para hacer algo de pedagogía para que la gente sepa esto.

Claro, el problema es que si un festival devolviese todas las entradas de golpe y los grupos que tienen pagos avanzados no los devuelven, se encontrarían en una situación de serios problemas de cash ante los que probablemente no podrían devolver las entradas ya que hay unas inversiones y unos pagos avanzados a los grupos. Y al final todo el mundo está relacionado. Tienes que tener el tiempo para que el grupo te devuelva y tu puedas volver a tener liquidez. Pero lo que también está claro es que a parte de las anticipadas cualquier empresa tiene que tener su propio dinero o un crédito o algo para poder hacerse cargo, porque si no hiciera falta el dinero todo el mundo también sería promotor. Aún así, sí que hace falta un poco de pedagogía y que la gente entienda que no es tan fácil devolver todas las entradas hoy. Hay unos cash flows que determinan un poco cómo tenemos que hacer las cosas, pero al final también todos los grupos quieren tocar y acaban pasando las giras al año siguiente.

De todas maneras, creo que en la mayoría de festivales o giras va a haber pocas devoluciones porque la gente quiere ver al grupo, y si ya se ha gastado el dinero en la entrada, lo más normal es que se la quede. Claro que habrá gente que habrá perdido el trabajo o estará en una situación económica difícil y por eso se da la opción de devolver, pero creo que la gran mayoría piensa que ojalá lo podamos ver el año que viene, no devuelvo la entrada y vamos adelante.

No sé si a un festival grande le va a resultar más complicado mantener el cartel al completo, pero claro, en el caso de vuestras giras, por ejemplo, el mismo interés habrá en ver a Bad Religion junto a Suicidal Tendencies y Millencolin o a The Exploited ahora que dentro de un año.

Los festivales al final creo que tampoco va a ser tan difícil. A ver, supongo que depende de qué festival, yo voy a hablar por aquellos en los que estoy un poco metido o que tengo bandas, pero al final lo que muchos festivales están haciendo es intentar mantener los carteles de 2020. En muchos casos, con que cambien el día y el año en el cartel va a valer igual, porque todo el mundo está copiando y pegando el cartel de un año a otro, porque al final todos los festivales se coordinan entre sí y puedes ver que el mismo cabeza de cartel en la Península va a ser también el que hay en el Hellfest o en el Graspop. Al final lo que están haciendo muchas bandas es llamar a los festivales, decir que ya sabemos que este año no se hace, así que dime que día lo vas a hacer y allí estaremos. Creo que muchos van a conservar todo el line up, y al menos los que conozco lo van a hacer en un 90 o 95% por ciento, o esa va a ser por lo menos la intención. Aquellos en los que yo tengo algún grupo o algo están copiando y pegando, así que la gente en lugar de esperar medio año para un festival va a tener que esperar un año y medio (risas). Es una cosa curiosa y supongo que se va a coger con más ganas.

Y en el Barna N Roll, que lo cancelasteis hace poco, vais a intentar mantener el cartel entero también, ¿supongo? ¿Cómo pintaba este año, que quizás no había un cabeza de cartel de esos seis grandes de los que hablábamos el año pasado? ¿Crees que es un cartel en conjunto menos grande que otras veces? He visto que vais a hacer un comunicado el día 1 de junio, ¿puedes avanzar ya más o menos lo que vais a decir?

A ver, el Barna N Roll en estos momentos oficialmente aún no lo hemos cancelado.

¿Ah, no? Creí haberlo visto en Facebook…

No, a ver, te cuento (risas). Lo del Facebook es porque Strike Anywhere cancelaron sus eventos porque el año que viene tampoco podían hacerlos, pero no se dieron cuenta que estaban cancelando también los eventos de los festivales (risas). Así que han creado un problema en toda Europa que alucinas, porque hay festivales como el Punk Rock Holiday o el Groezrock creo que es, que cogieron el mismo evento del 2020 y le cambiaron la fecha para mantener a toda la gente que tenía apuntada. Y Strike Anywhere, sin querer, ha cancelado todos los eventos. Vamos, que nos ha metido un gol a todos que se han quedado a gusto (risas). Un día me levanto por la mañana y me llama Joan Rubiralta, nuestro community manager, y me dice «David, tío, ¿tú has cancelado el evento del Barna N Roll?». Nos quedamos flipando un rato hasta que nos dimos cuenta que Strike Anywhere canceló todos los festivales.

Según el estado de alarma y todo eso, en teoría nosotros podríamos hacer el festival, porque nadie ha dicho las condiciones para hacer un concierto en agosto. Hasta ahora sabemos sólo lo que ocurrirá hasta la Fase 3 y no sabemos cómo serán la 4 o la 5 (risas). Pero bueno, está claro que ni el Barna N Roll ni ningún otro festival se van a hacer este verano. Circle Jerks ya fue el primer grupo que movimos para el año que viene, estamos hablando ahora con Sum 41 y Floggin’ Molly y sí que a lo mejor habrá un ligerito cambio como te digo porque creo que Strike Anywhere no podrá estar…

Y aunque pudieran les vais a castigar por haberla liado (risas)

No, no, yo creo que ahora ya no pueden volver en cinco años (risas).

No les va a contratar nadie más.

Sí, ahora les contratarán con la condición que no toquen nada en redes sociales (risas). Pero realmente vamos a intentar copiarlo todo, hasta el punto incluso que este año íbamos a hacer un warm up en Razzmatazz con Lagwagon. Y aunque no está seguro y no quiero adelantar hechos, pero sí que está encima de la mesa hacer dos días.

Ah, ostras, perfecto. Eso estaría muy bien.

Pero lo que decíamos, tenemos que tener los cabezas de cartel adecuados. Pero a lo mejor aprovechamos que hay grupos en el Tsunami para bajarlos aquí y a lo mejor hacemos algo de dos días, no lo sé. Está encima de la mesa, pero lo que sí que está claro es que el sábado vaya a ser el mismo line up que teníamos anunciado para 2020, con Sum 41, Floggin’ Molly, Circle Jerks, Sham 69 y Deadyward. Luego tendríamos que meter a alguien porque ya te digo que Strike Anywhere a lo mejor cambia.

A nivel de entradas, el año anterior se empezó a disparar todo a partir de abril, cuando hicimos la campaña de promoción coincidiendo con el 25 aniversario del Smash. En ese momento es cuando se dispararon las ventas y al final acabamos con sold out. Este año sí que a lo mejor podríamos decir que íbamos un poquito ligeritos por debajo, pero claro, es que lo del corona ya estaba ahí. A mitad de febrero ya estaban llegando noticias de China y después de Italia. Incluso cuando anunciamos el warm up fue quince días antes del confinamiento, así que tampoco podemos saber si iba a ir tan bien como el año anterior que fue sold out o no. Y bueno, curiosamente, el año que viene es el 20 aniversario de disco más famoso de Sum 41, el All Killer No Filler, así que quizás podemos basar la campaña otra vez en eso. Creo que es en mayo, así que nos viene perfecto para volver a explotar una efeméride (risas).

¿Ves que bien? (risas) Cambiando de festi, el año pasado me expresabas tus miedos de cara al Gasteiz Calling, con el que tenías muchos problemas para encontrar cabezas potentes. Al final el festival se acabó celebrando con un formato un poco inusual, con dos mini festivales con un cartel casi idéntico en el Estraperlo y en el Jimmy Jazz. Aunque quizás fuera una solución un poco para salir del paso, ¿cómo valoras el resultado?

Lo más importante es que les salvamos las giras a los grupos. Por otro lado, y también muy importante, es que la gente se lo pasó muy bien y fue una manera de poder mantener un poco la marca porque los conciertos fueron realmente bien. Económicamente supongo que algo se perdió porque no es lo mismo hacerlo en un festival que en dos salas tan pequeñas, y nosotros les conservamos a la mayoría de los grupos los cachés que tenían. Pero bueno, eso es lo de menos. Lo importante es que pudimos mantener la marca, fueron conciertazos, la gente lo pasó en grande y a la hora de la verdad no sirvió de nada mantener la marca porque este año no lo vamos a hacer (risas).

Podéis hacer un Gasteiz Calling streaming edition!

No sé lo que vamos a hacer. La verdad es que queríamos gastar una broma y preparar un cartel con bandas del rollo Rancid y Misfits y acabar diciendo «¡Mecagoendios, puto coronavirus! ¡Este año que lo íbamos a partir!!» (risas) «¡Mirad el cartel con el que estábamos trabajando!» Y que la gente dijera «La ostia!!! ¡Qué putada!«. Teníamos esa idea como broma para el 1 de abril, que es April’s Fool, pero al final pensamos que ya estaba cayendo un chaparrón suficientemente tocho como para jugar con los sentimientos de la gente (risas)

Habría sido la troleada del siglo (risas)

Sí que hubiese estado muy curioso, sí. ¡Este año que volvíamos con más fuerza que nunca y se nos ha ido todo al garete! (risas)

Pues es buena idea, eh. Es una pena que no lo hicierais (risas)

Bueno, las comparticiones hubiesen sido la ostia. Pones un cartel con Misfits, Dropkick Murphys, Rancid,… un cartelón que lo flipas. Y luego pones «CANCELADO». ¡No lo habíamos anunciado pero estábamos en ello! (risas)

Coñas a parte, ¿la intención es continuar con el formato grande a partir del año que viene?

Si te digo la verdad, tengo ya alguna banda para el año que viene. Es una banda que hace muchos años que no viene por aquí y que la gente tiene ganas de ver. No voy a decir el nombre, como bien te puedes imaginar, pero sí que he empezado ya a mover alguna ficha para volver a hacerlo a lo grande, pero como la situación es tan rara ahora y la gente está moviendo todo para arriba y para abajo, a lo mejor muchos agentes aún no están respondiendo. Pero quizás gracias a que se han movido algunas podríamos disponer de algún grupo que sería interesante. Aunque vuelvo a lo mismo que nos pasó el año pasado: si no tenemos los gordos-gordos mal vamos.

Pero si en noviembre es el festival, normalmente empezamos a trabajar en diciembre de año anterior, a 11 meses vista, y este año estamos ya en ello, lo que es a dicisiete meses vista. A ver si podemos hacer algo bonito y volver al Iradier Arena y hacer el festival como era antes. Por otro lado, todo esto nos da un poco de ventaja porque aunque como bien sabes no queremos repetir grupos, sí que grupos que hayan venido hace poco a lo mejor hará más tiempo que no han venido y la gente tendrá más ganas de verlos. O alguno aparecerá con disco nuevo o algo.

Ahora mismo no estamos al 100% en este proyecto porque estamos moviendo giras y todo, pero sí que estamos trabajando para que haya un gran Gasteiz Calling en 2021, eso está claro.

Para acabar un poco con este, y tal y como ya has comentado antes, la última gran novedad de este pasado año en el campamento de HFMN ha sido la de arrancar con el formato «Fem d’Aquí», cuya versión en streaming será justamente lo que podremos disfrutar la semana que viene en el Estraperlo. En estos conciertos han participado normalmente cuatro de vuestras bandas bandera como son Crim, Blowfuse, La Inquisición y Deadyard, y aunque la idea empezó con un solo concierto que creo que fue en Vic, rápidamente habéis repetido el cartel en varias ciudades catalanas. ¿Cómo empezó todo y qué os llevó a exportarla a otras fechas e incluso, a llevar la gira a otros sitios de España? ¿Qué recorrido crees que tiene esa idea y hasta qué punto está cerrada a estas bandas en concreto?

Está claro que se trata de cuatro bandas con las que trabajamos en HFMN, así que el poner las cuatro juntas simplifica un poco la faena, ya que en vez de tener que ir a buscar cuatro conciertos para cuatro grupos solo tienes que buscar uno (risas). Hay un componente de vagancia (risas). Yo creo que es un poco todo, ya que llegas ahí y ves que Crim ha hecho su recorrido en todas las salas de Catalunya, así que si quieres hace una segunda vuelta a lo mejor tienes que hacerlo con un formato o un pack diferente. Y aunque la mayoría de esos conciertos siempre solían ser igualmente Crim y dos bandas catalanas más, hemos querido buscar otra fórmula.

Por otro lado creo que La Inquisición está subiendo muy fuerte, así que la gente tiene ganas de ver este pack de Crim y La Inquisición, que ya era uno de los combos que mejor estaban funcionando. Estábamos mirando también como darles la visibilidad a otros grupos como Blowfuse, una banda que a lo mejor nivel nacional la gente les tiene mucho aprecio, pero que no acaban tocando nunca en fiestas mayores. Al final las fiestas mayores se las está llevando todas Crim y algunas La Inquisición, así que aprovechando el tirón de que todo el mundo va a ver a Crim, tanto las salas como los promotores como el público pueden ver que hay vida más allá también. Ahora parece que con el Fem d’Aquí y otras cosas ha cambiado ya un poco, pero la diferencia entre Crim y el resto de bandas catalanas es muy muy bestia a nivel de asistencia.

Así que con todo eso pensamos que quizás sí que sería buena idea mezclarlos todos juntos, primero porque musicalmente será una buena noche y segundo porque se ayudan los unos a los otros a nivel de público. Así empezó todo. El concierto de Vic fue muy bien, el de Lleida fue también bastante bien por ser la época que era a finales de enero, y después el de Granollers también fue bien. Así que como empezaba a funcionar pensamos que quizás podíamos llevarlo también fuera y que la gente vea que esto es lo que se está haciendo ahora en Catalunya. Así que nos lo llevamos a la Península y la verdad es que la venta de entradas estaba funcionando bastante bien.

A la gente le gustó, aunque también hay que decir que cuando Crim ha ido a Euskal Herria o a Madrid siempre ha funcionado. La Inquisición creo que es una banda que al cabo de un año de sacar el disco ha ido creciendo aún más, ya que ha sido un disco con un desarrollo largo. A Blowfuse sí que les tuvimos que quitar porque iban a hacer la gira con Bad Religion y tampoco tenía sentido ir a las mismas ciudades. Y Deadyard creo que es una banda buenísima pero si van a tocar solos a cualquier sitio van a ir los que van a ir, asi que les plantee irse primero a hacer la gira con ellos y que la gente vea el nombre de la banda ahi fuera, y después ya se irán solos. Aprenden a conducir con papá y después ya os dejaremos el coche (risas).

Correcto (risas). Oye, Deadyard la verdad es que muy bien, ¿eh? Yo no les había visto nunca hasta este Fem d’Aquí en Granollers y ostia, la verdad es que me encantaron. No es exactamente lo mismo, pero encajan muy bien en el espíritu y el perfil de vuestras bandas.

Sí, está claro que a lo mejor Crim y la Inquisición son los grupos que se parecen más musicalmente del pack, porque vienen todos de dónde vienen. Blowfuse es un rollo más melódico y fresco pero que también encaja, mientras que Deadyard es diferente. Quizás tienen un aire más rockero escandinavo, pero creo que la noche en su conjunto es la hostia. Son cuatro grupos con los que la gente lo pasaba bien. Luego teníamos también uno en Manresa en el que cambiamos a Blowfuse por Baboon Show y a nivel de entradas iba de la ostia. Lo movimos a julio pero supongo que lo vamos a tener que volver a mover. Éste sabe mal, la verdad, porque iba a ser un sold out sonado y ya había vendidas seis cientas y pico entradas.

Además este tenía que ser vuestra celebración, ¿no? Lo vendíais como HFMN Fest o algo así…

Sí, porque yo soy de Manresa y teníamos que hacer una fecha en sala de Baboon porque iban a tocar en el festival Iruña Rock, así que aprovechamos que a parte era el cumpleaños de un colega, el Eduard Clua y le dije, mira «te voy a hacer un concierto para tu cumpleaños» (risas). Él es uno de los originales de la cuadrilla HFMN, y medio en coña medio en serio acabamos montando el concierto que coincidía con su cumpleaños. Le pusimos lo de HFMN Fest porque las cuatro bandas son del sello o de la agencia, y la verdad es que era un conciertazo. Me sabe muy mal que en una sala como la Stroika, que suena cañón y que hubiese sido un sold out como la copa de un pino no hayamos podido disfrutarlo por una semana, porque creo que era el día 20 de marzo y nos encerramos el 13. Y aún me estoy peleando para que me devuelvan el dinero de los vuelos de Baboon.

Deadyard ha sido la última gran incorporación de HFMN que sigue un poco vuestro perfil habitual de sacar disco y meterlo en muchos conciertos con una respuesta magnífica. ¿Hay alguna otra banda de aquí que tengáis en cartera y que creas que va a ser la próxima en entrar en vuestro circulo?

No, y básicamente porque me hice la autopromesa de no pasar de ocho bandas a la vez. Ahora por ejemplo hemos fichado a una banda inglesa de ska pop que se llama Buster Shuffle, también porque cuando voy a fichar bandas de fuera me gusta coger una de cada país para así aprender un poco cómo funcionan a nivel de la música, los promotores, las salas, etc… Eso me da una visión muy buena, y ahora tengo una banda francesa que es Lion’s Law, unos italianos como Talco, unos suecos (Baboon Show) y me faltaba una inglesa. Buster Shuffle me lo pidió, me gustan y nos llevamos muy bien, así que he empezado con ellos. Pero a nivel de aquí sí que no estoy buscando nada. A ver, que a lo mejor un día voy a un concierto y veo una banda que digo: ¡Ostia, esos!«, pero quiero centrarme en solo ocho bandas porque si no es demasiado. Y ahora actualmente diría que tengo nueve pero como Bad Co. Project están sin tocar y no sé cuándo van a volver a empezar, pues considero que sigo teniendo ocho (risas).

Sí que voy a sacar el disco de Anal Hard y les voy a ayudar, porque Anal Hard fue la primera banda a la que le pagué un disco hace quince años, en 2005, así que voy a sacar el disco con ellos y les voy a echar un cable con su gira de veinte años. Pero más es demasiado, ya que si quieres hacer un buen trabajo tienes que centrarte. Si te dijera todas las bandas que me han pedido trabajar con nosotros, ya sea para sacar un disco como sello o para que hagamos el management / booking, la lista a lo mejor llega a las 25 o 30. Y primero ha de ser algo que la música me guste, segundo que sean unos juergas (risas) o al menos que hables el mismo idioma del rock and roll, y tercera que tengan algo especial. Yo tampoco quiero fichar a un clon de Crim o a los nuevos Baboon Show, porque ya los tengo a los Baboon Show, no sé si me explico (risas).

Pero bueno, Deadyard tampoco era mi idea ficharlos hace un año pero fue verlos en directo y flipé, así que decidí que quería ayudarles. Y la verdad es que cumplen las tres condiciones (risas)

¿Sí, verdad? (risas) Sobre todo la segunda (risas)

(risas) Pero vamos a ver qué pasa. La verdad es que ahora no estoy buscando porque de lo contrario es mucho trabajo, y si tienes demasiadas bandas todo es muy complicado. Y eso ocurre muchas veces, porque hay muchas agencias europeas que quizás no se dedican al management como nosotros, que hacemos management y booking, sino que solo hacen booking, que tienen 300 bandas y ves lo mal que hacen el trabajo con todas ellas.

Claro, la atención que necesita una banda no la puede tener de esta manera.

Es imposible, es que es demasiado. Y claro, nosotros que a parte hacemos de sello, management, el booking de algunas… no podemos más. La intención era coger otra persona en la oficina porque ya el trabajo era mucho, lo que pasa es que nos ha pasado lo que ha pasado. Estaba en los planes intentar coger una persona en mayo por la salida de todos los discos de los grupos que teníamos preparados. Pero como se han cancelado todas las giras y se ha pospuesto la fecha de salida de los discos, no la vamos a coger aún. Aunque parezca que abarcamos muchísimo, y lo hacemos, a nivel de management quiero centrarme en las ocho bandas, porque al final no por coger otra se tienen que ver afectadas las otras ocho. Yo no lo veo así.

Y por ejemplo, ¿el hecho de llevar algunas bandas extranjeras te supone la misma cantidad de trabajo que las bandas de aquí? Quizás porque no conoces tanto las escenas o por lo que sea….

Bueno, al final el trabajo que supone una banda de aquí o de donde sea es más o menos el mismo, con la diferencia, claro, que una banda como Talco puede llegar a tocar en quince países diferentes, mientras que Crim va a estar sobre todo en Catalunya, en la Península puede ser un 20% y quizás una vez o dos al año salimos a Europa. Un grupo como Talco hay fines de semana que hacemos cuatro conciertos en cuatro países diferentes y cogiendo vuelos las cuatro veces. Y con The Baboon Show también hemos estado tocando aquí y luego hemos cogido un avión y nos hemos ido al otro lado. Está claro que como más internacional sea la banda, y sobre todo en verano, tienes que hacer un trabajo a nivel de producción y de logística mucho más bestia.

Pero a nivel de promocionar es lo mismo. Se trata de sacar el disco, preparar los videoclips, tener una buena agencia de promoción, preparar la gira de las salas…. todo eso es lo mismo. Pero a la que empiezan los festivales de verano, como sea una banda que tenga muchos países diferentes donde tocar me paso el día buscando vuelos. De hecho, una de las razones por las que quería coger a alguien en la oficina es para que me ayudase con eso, porque el tema de los vuelos de los grupos normalmente también acabo comprándolos yo y es un trabajo de chinos. Imagínate que un día tocas en Sevilla y el día después en la República Checa. A lo mejor en Sevilla tocas a las dos o a las tres de la mañana, y el día después como es un festival muy grande de ahí tocas de los primeros a las cuatro de la tarde. Y dices… ¿y cómo los hago llegar? (risas). A veces ha habido locuras, grupos sin dormir, acabar de tocar y correr para el aeropuerto… ha habido grandes esfuerzos de los grupos, de los técnicos y míos para hacerlos llegar también. Porque a veces parece que les putee, pero no les puteo. Los horarios son los que son y no somos Iron Maiden. No tenemos un avión privado, me sabe muy mal (risas).

Todo llegará. Te puedes pillar una avioneta y conduces a las bandas arriba y abajo (risas) Así acabas de completar el ciclo del todo ya.

Joder, eso sería ya lo próximo. HFMN Airlines. (risas)

Oye, que ahí hay futuro yo creo.

Buah, ya se pone nerviosa la gente cuando conduzco la furgoneta mientras contesto emails por el móvil, imagínate si conduzco una avioneta (risas). ¡A ver quién se sube! (risas)

Ya te digo (risas). Oyes, pues yo creo que ya lo tengo todo. Llevamos aquí una hora y cuarto, lo que ya nos vale porque todo esto lo tendré que transcribir, pero creo que ha quedado muy interesante como era de esperar. Muchas gracias por tu tiempo y te deseo lo mejor.

Nada, muchas gracias a vosotros. Seguid con el buen trabajo que hacéis en Science of Noise… ¡Por cierto! Tengo que preguntarte una cosa ahora que te tengo aquí (risas).

Por favor.

¿Cuál es la razón por la que en los últimos diez días habéis decidido publicar diez fotos del Barna N Roll cuando lo vamos a cancelar en nada? (risas)

¿Que hemos publicado qué del Barna N Roll?

En Science of Noise lleváis como diez días que cada día o cada dos días cae una foto de algún concierto que se ha hecho en el Barna N Roll.

¡Ostia! ¿En el Instagram? (risas)

En el Instagram, sí. Me estáis haciendo una promo del Barna N Roll que lo flipas cuándo lo voy a cancelar (risas). Le dije al Joan: «¿pero tú le has dicho algo?». «No, no, habrá salido de ellos». «¿Pero por qué están poniendo una foto cada día del Barna N Roll si lo vamos a cancelar? No lo entiendo.» (risas)

Te cuento lo que pasa (risas). En el Instagram antes lo único que solíamos poner era fotos de los conciertos a los que íbamos, pero claro, ahora que no vamos a ninguno vamos tirando de fondo de armario. Creo que el tío que lleva el Instagram ha programado como cincuenta días de fotos por adelantado, así que supongo que ha ido cogiendo… debió acabar ya con la cabeza como un bombo y pensó, mira, cojo unas cuantas de este festival así no tengo que mirar más artículos (risas).

(risas) Ya os vale.

Tienes razón, de hecho yo no miro casi nunca el Instagram pero el otro día lo hice y vi mucho Barna N Roll y mucho Rock Fest, que es justamente casi el único que no se ha cancelado aún. Así que parece que estamos haciendo un poco de promoción involuntariamente cabrona, sí (risas)

¿El Rock Fest ha anunciado ya la cancelación o no?

No, no. No la ha anunciado, pero la anunciará cuando pueda, supongo.

Sí, claro, supongo que sí. Como todos los festivales estará esperando a mover todo el line up para el año que viene. Y me imagino que ahora ya se habrá abierto la veda. Azkena ha anunciado, Primavera Sound ha anunciado, supongo que al Resu no debe tardar mucho tiempo en anunciar. No sé cuándo lo va a hacer pero creo que querían hacerlo esta semana. Y supongo que el resto ya irán todos detrás.

Sí, y el Metal Paradise igual….

Pero es curioso porque dije «¿y por qué estará poniendo fotos del Barna N Roll?». Ví una y digo bueno, otra y prrrfff. Pero es que esta mañana vuelvo a mirar y, coño, que ha puesto cuatro más (risas). No tengo bastante pena en tenerlo que cancelar que encima me está haciendo aquí una promo… estaba por llamarte y decírtelo. «¡Que se anula! ¡Que no se hace!» (risas).

(risas) Pero está bien visto eh. Se lo comentaré al chico que lleva nuestro Instagram, porque yo creo que va poniendo cosas y cuando llega a un artículo con muchas bandas dice «¡Calla, que aquí hay muchas!» y programa siete u ocho de ese, ¿sabes? Seguro que mañana cae otra (risas).

(risas) Bueno, muchas gracias y nada, que todo el mundo el día 23 de mayo se quede en casa que hay muchos virus en la calle. Y que mire el concierto. (risas)

¿A qué hora es el concierto? Lo tengo por aquí pero ahora no lo recuerdo.

Vamos a hacerlo por la tarde, de seis a nueve, también para el componente de que las familias puedan verlo con los críos y se aficionen ahora a esto (risas). La verdad es que cuando hicimos el concierto de Crim en la sala Apolo para los chicos fue muy bien recibido, así que pensamos que si a lo mejor podemos hacer que Crim toque no muy tarde, de ocho a nueve antes de que los niños cenen y se vayan a dormir, pues también puede estar interesante para que lo vea más gente. Así que lo vamos a hacer tempranito.

No sé los hijos de los otros como lo llevan, pero la mía con esto del confinamiento se va a dormir cada día a la una (risas). Pero lo veremos, y tanto que sí.

¡Perfecto! Pues muchas gracias y hasta pronto.

Venga, David. ¡Mucho éxito y nos vemos pronto!

Avatar
Sobre Albert Vila 842 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.