Desmontando al monstruo: Machine Head – Supercharger

Ficha técnica

Publicado el 2 de octubre de 2001
Discográfica: Roadrunner Records
 
Componentes:
Robb Flynn – Voz, guitarra
Ahrue Luster – Guitarra
Adam Duce – Bajo
Dave McClain – Batería

Temas

1. Declaration (1:11)
2. Bulldozer (4:35)
3. White-Knuckle Blackout! (3:15)
4. Crashing Around You (3:14)
5. Kick You When You're Down (4:01)
6. Only the Names (6:08)
7. All in Your Head (4:06)
8. American High (3:48)
9. Brown Acid (0:59)
10. Nausea (4:24)
11. Blank Generation (6:38)
12. Trephination (4:59)
13. Deafening Silence (5:33)
14. Supercharger (3:48)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Desmontando al monstruo: Machine Head – Supercharger
Todos los discos de Desmontando al monstruo: Machine Head en Amazon


Supercharger, el cuarto trabajo de estudio de Machine Head, fue lanzado en 2001, y representa un punto crucial en la carrera de la banda. Después del criticado y dudoso The Burning Red (1999), decidieron seguir explorando nuevos sonidos y jugársela con elementos del rap y del nu metal. La recepción crítica y comercial del álbum fue mixta, pero a lo largo de los años, Supercharger ha ganado un culto de leales seguidores que consideran que es uno de los mejores álbumes de la banda. ¿Eres tú un@ de ell@s…?

Cuando este álbum vio la luz, el panorama musical del metal había experimentado cambios significativos. El thrash metal, el subgénero en el que se formó Machine Head, había perdido gran parte de su popularidad en la década de los 90, siendo reemplazado por otros subgéneros como el nu metal y el metal alternativo. El nu metal, en particular, estaba en pleno apogeo cuando la banda lanzó al mercado Supercharger, con bandas como Slipknot, Linkin Park y Limp Bizkit liderando las listas de éxitos. El metal alternativo también estaba en auge, con bandas como Deftones, System of a Down y Tool ganando más y más  popularidad.

En este contexto, Supercharger se enfrentó a un mercado musical muy diferente al de sus predecesores, con nuevos estilos y subgéneros emergentes. El álbum es una mezcla de influencias de thrash metal, groove metal y… sí, nu metal, y aunque algun@s fans y críticos consideraron que era un alejamiento del sonido de la banda, otr@s lo vieron como un experimento valiente y necesario para mantenerse vivos en el panorama musical en constante cambio del metal.

El álbum comienza con una introducción corta y poderosa, «Declaration», que prepara el terreno para lo que vendrá a continuación que es, nada más y nada menos que «Bulldozer», una pista rápida y enérgica que combina riffs de guitarra pesados con una excelente sección rítmica y voces agresivas. Es una canción que refleja la naturaleza imponente y poderosa de la banda, y es un excelente comienzo para el álbum.

La siguiente canción, «White-Knuckle Blackout!», es una de las pistas más interesantes del álbum. Comienza con una introducción atmosférica que da paso a una sección de guitarra rítmica y una línea vocal de lo más pegajosas. A medida que la canción avanza, la banda introduce elementos de rap y nu metal, con una sección de rap vocalizada en el puente y un solo de guitarra con bastante distorsión. Puede gustar más o menos, pero su experimentación con diferentes géneros es una señal de que Machine Head están dispuestos a correr riesgos y explorar nuevos territorios. A destacar ese sublime puente:

«Adrenaline is my fuel when I’ve obstacle to climb
Adrenaline is the lubrication, focusing my mind
Adrenaline is telling me when someone’s thinking they’re too cool
To raise my middle fingers up and say ‘fuck you’.»

«Crashing Around You» es una de las pistas más conocidas y populares del álbum, y fue el único single que se extrajo. La canción, pesada y melódica, se basa en un riff de guitarra de lo más hímnico. La letra trata sobre el impacto emocional de las tragedias mundiales, y la voz emocional y poderosa de Robb Flynn transmite perfectamente el mensaje. El tema, que vio la luz pocas semanas después de los atentados del 11-S, es un himno emocional que conecta con much@s fans de la banda.

«Kick You When You’re Down» es otra canción pesada y rápida que habla sobre la venganza y la ira. La sección rítmica es especialmente poderosa, y la guitarra de Flynn y los solos de Ahrue Luster son excelentes. La pieza contrasta con la que le sigue, «Only the Names», una pista atmosférica y melancólica que habla sobre la soledad y el aislamiento emocional. La guitarra acústica y la voz emotiva de Flynn hacen que estemos ante la que quizá sea una de las más destacadas del álbum.

«All in Your Head» marca el meridiano de Supercharger. De nuevo, una canción rápida y agresiva que, en esta ocasión, habla sobre la manipulación y la locura. La sección rítmica vuelve a rozar la excelencia, y la guitarra rítmica y los solos de guitarra son impresionantes.

Pero no todo son buenas noticias, pues el corte número ocho es, del largo, el peor de este trabajo. «American High» es una crónica de los días de Flynn en la escuela secundaria en Oakland, California, donde el abuso de drogas era muy común entre los estudiantes. La letra describe cómo el vocalista se involucró en el mundo de las drogas y cómo la adicción afectó su vida y su futuro. También aborda temas como la presión social para encajar y la sensación de aislamiento y desesperanza que a menudo acompaña a la adicción. Musicalmente, la canción cuenta con un ritmo fuerte y un riff de guitarra pesado que la impulsa hacia adelante pero que se queda a medio camino. El «Ahhha ahhha ahhhh» inicial es de traca.

Tras un pasaje (instrumental) tan omitible como «Brown Acid», llegamos a «Nausea», una canción que, por momentos, pugna con «American High» por alzarse con el título de mojón máximo de Supercharger. Pero no, es bastante más interesante, aunque solo sea porque aquí juegan a ser Korn.

«Blank Generation» es un claro ejemplo de que, para much@s, no había ninguna necesidad de querer acercarse al nu metal. Por momentos, está más cerca de Through the Ashes of Empires (2003) que del resto de Supercharger. Es la canción más larga del trabajo debido a ese pasaje rapeado que yo no hubiera incluido jamás. ¿Veis…? No todo van a ser florecitas.

A medida que se aproxima el final del álbum, un@ se da cuenta que quizá haya demasiado relleno y que, realmente, no son necesarias tantas canciones; Supercharger dura casi una hora. Pero, lejos de desechar la mitad de las pistas, creo que solo me cargaría «Trephination», quizá porque me da la sensación que podría haber funcionado mucho mejor si se hubieran trabajado un poco mejor los riffs. A «Deafening Silence» la veo como una continuación de la anterior, pero no la sacaría del álbum. Es lenta, emocional y, porqué no decirlo, sorprendente.

Con «Supercharger» llegamos al final del álbum. Sigue la misma línea que la inicial «Bulldozer», con ese ritmo tan crujiente y ese más que aceptable riff. Es una buena canción para cerrar este trabajo. Siempre está bien que una banda recuerde a sus fans que sin ell@s no serían nada. Gran canción para el directo… si alguna vez se dignaran a tocarla en directo.

A pesar de todos los errores que aquí encontramos, a Machine Head les salva eso, que son Machine Head. Todo este trabajo está impregnado por la época musical que lo vio nacer y por un definido sentido de la diversión, si bien ese sentido de la diversión no evita que el álbum sea incómodo a veces, pero evita que se convierta en un The Burning Red 2.0. Supercharger es un álbum que puedo escuchar de principio a fin. Es como ese amig@ estúpid@ que tod@s tenemos al que no mandamos a tomar por culo precisamente por eso, porque es tu colega. Criticadlo y rajadlo de arriba a abajo, os invito a hacerlo. No es el coqueteo de Supercharger con el nu metal lo que debería preocuparos. El nu metal se puede tocar bien y suena enérgico y antémico. En comparación, la cuarta entrega discográfica de los de Oakland ni siquiera juega con los puntos más fuertes del género. Supercharger es una bestia bastante diferente que creo que no estaba tan de moda como la gente opina.

En conclusión, si eres un gran fan de todo lo que Machine Head ha publicado hasta la fecha, incluyendo The Burning Red, seguramente estarás satisfech@ con lo que contiene este álbum, ya que en mi opinión, es una mejora importante de su predecesor. Supercharger es un álbum valiente que desafía las expectativas y ofrece una visión honesta y directa de la vida y la música, un trabajo que sigue siendo relevante para l@s fans de la banda hasta el día de hoy.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 528 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.