Deftones – White Pony: 20 años del disco que cambió el panorama alternativo

Ficha técnica

Publicado el 20 de junio de 2000
Discográfica: Maverick Records
 
Componentes:
Chino Moreno - Voz, guitarra
Stephen Carpenter - Guitarra
Chi Cheng - Bajo
Abe Cunningham - Batería
Frank Delgado - Teclados, mesa de mezclas

Temas

1. Feticeira (3:10)
2. Digital Bath (4:15)
3. Elite (4:02)
4. Rx Queen (4:28)
5. Street Carp (2:42)
6. Teenager (3:21)
7. Knife Party (4:49)
8. Korea (3:24)
9. Passenger (6:09)
10. Change (In the House of Flies) (5:00)
11. Pink Maggit (7:33)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Deftones – White Pony: 20 años del disco que cambió el panorama alternativo
Todos los discos de Deftones en Amazon


Hoy celebramos el cumpleaños de uno de los álbumes que cambiaron por completo el panorama del metal alternativo de inicios de la década 2000, reseñando el que fue el tercer disco de estudio de los californianos Deftones, y es que White Pony (2000) cumple nada más y nada menos que 20 años.

Año 2000, comienza una nueva década, y en aquel entonces había un movimiento en auge. En Norteamérica, desde varios años atrás había emergido una corriente que en lo musical había surgido de la evolución de bandas de rap/funk metal como Rage Against the Machine o Faith No More, a su vez cargada de elementos industriales e incluso con algunos toques del grunge de inicios de la pasada década, lo cual se etiquetó como nu metal. A mí, personalmente, que por aquel año 2000 empezaba a tener uso de razón en lo musical, me pilló de lleno esta tendencia, y más allá de las primeras bandas de rock y heavy que había escuchado (Deep Purple, Led Zeppelin, Black Sabbath, Iron Maiden, etc.) empecé a descubrir bandas que tocaban metal y que eran actuales en aquel momento, por lo que soy de una generación totalmente marcada por el nu metal.

Es necesario recordar que por aquel entonces no era habitual tener internet en casa, y mucho menos youtube, por lo que para escuchar música muchos tirábamos de canales de música como VH1 o MTV, donde frecuentaban los videoclips de bandas como Limp Bizkit, Linkin Park, System of a Down, Slipknot, Korn y un largo etcétera, en los que abundaban pantalones anchos y caídos, chándales Adidas, gorras de baseball, skateboard y camisas de cuadros con únicamente el primer botón abrochado. Dentro de este movimiento, aparte de todas las bandas citadas antes y de muchas otras, había una que siempre tuvo algo diferente, desde sus inicios, pero no fue hasta publicar su tercer álbum de estudio cuando realmente todo cambió. Sí, hablamos de Deftones y de la publicación de White Pony.

El concepto de “white pony” tiene diversos significados y referencias. El más común y evidente se refiere a las drogas, tema recurrente en las letras de Deftones, como una forma de llamar a la cocaína. En el caso que aquí nos aplica, también hay quien cree que fue una manera que tuvieron los de Sacramento de hacer una metáfora sobre su posición por encima del resto de bandas calificadas nu metal en aquel entonces, cosa que su líder Chino Moreno nunca aceptó del todo (a pesar de estar considerados creadores del género); algo así como que Deftones monta sobre un pony blanco por encima de los demás. Que cada uno le dé el significado que quiera, pero cierto es que White Pony lo cambió todo en lo que hoy llamamos metal alternativo.

Aunque para mí sigue teniendo un trasfondo muy nu, White Pony está cargado de cambios con respecto a sus dos predecesores. En cuanto a las vocales, Chino abandona en gran medida los gritos y el rap, y se centra más en las voces suaves (y no tanto) cargadas de dolor que tanto representan el sonido Deftones. Por otro lado, es el primer álbum en el que Chino toma la guitarra rítmica, dando mucha más versatilidad a su sonido y liberando a Steph Carpenter para dar muchos más matices a su sonido. Otro de los cambios significativos fue el fichaje de Frank Delgado en los teclados y la mesa de mezclas como miembro fijo de la banda, el cual hasta la fecha sólo había participado en algunas giras. Esto dio a la banda un toque electrónico sutil pero sublime, y una infinidad de nuevos horizontes y texturas totalmente detectables en el sonido de White Pony, de principio a fin. Y así, Deftones dejó de ser una banda más de nu metal y pasó a convertirse en una banda única, con un sonido único y un alma única. Y es que en él podemos encontrar destellos de trip hop, dream pop, rap, electrónica y por supuesto metal, con el prefijo que le quieras poner, pero mucho metal.

El plástico abre con “Feticeira”, que empieza con una intro muy industrial con una guitarra muy distorsionada sobre la que entra muy potente la batería, para que después pase la voz de Moreno, pausada, sin gritos, ni rap, con algunos de sus característicos susurros tras el primer estribillo. Tema con un corte bastante nu, que por momentos recuerda un poco a los primeros Incubus.

El segundo tema es también uno de los singles del disco, y también uno de mis preferidos tanto del disco, como de la discografía de Deftones, a pesar de la turbiedad de su letra. “Digital Bath” entra con un ritmo muy pausado de batería con un bombo súper marcado, sobre la que posteriormente entra una guitarra muy reverberada que con sólo dos acordes que se repiten ya pone los pelos de punta. Por detrás de todo esto, Delgado pone un toque electrónico que da una atmósfera más oscura y triste si cabe a una intro trip hop sublime. También destacar el sonido envolvente del bajo de Cheng durante toda la intro. En el estribillo se repiten los mismos acordes, pero cargados de distorsión sobre los que Moreno hace lo que mejor sabe. Tema perfecto de principio a fin.

En “Elite” volvemos a escuchar a los Deftones de Adrenaline (1995) y Around the Fur (1997). Intro potentísima con un riff de guitarra parecido al de su hit “My Own Summer (Shove it)”, y Moreno desgañitándose la garganta durante todo el corte. Destacar que con este tema ganaron el Grammy a la mejor actuación de metal en 2001.

“Rx Queen” tiene una intro que parece más un tema de Korn que de Deftones. Considerados los primeros como otros posibles creadores del género nu metal, no entiendo que a Chino le moleste tanto esta etiqueta, ya que para mí este tema no puede etiquetarse en otro sitio. Destaco en él la arritmia de la batería con una caja tirando más a un sonido electrónico durante el verse, y los coros durante el estribillo, que me recuerdan mucho al sonido del MTV Unplugged (2007) de Korn, y que resulta que están grabados en estudio por el que fuera vocalista de Stone Temple Pilots, Scott Weiland, que en paz descanse.

El primer acorde de guitarra de “Street Carp” parece que va a ser un tema de punk pop, hasta que Moreno parece decir “basta” con un alarido y entran ya las guitarras más Deftones, con un riff que podría ser de alguno de sus primeros álbumes, pero con una voz calmada de Moreno durante casi todo el transcurso de la canción, que sintiéndolo mucho por mi querido Chino, vuelve a ser nu metal puro y duro, y yo encantado.

En “Teenager” bajan drásticamente las pulsaciones, dejando el único tema acústico del álbum. Chino canta con una voz muy sosegada y algunos falsetes sobre una base cargada de electrónica y unos arpegios de guitarra acústica, en otro tema que aporta elementos trip y down tempo, dejando claro que los Deftones que conocíamos ya eran historia, aunque creo que fue para bien.

“Knife Party” es otra de las joyas de la corona de la discografía de los americanos. De principio a fin me pone los pelos como escarpias. Desde esa intro con la guitarra ligeramente distorsionada con tan sólo dos acordes, sobre la que irrumpe una agresivísima batería a la vez que la distorsión se intensifica, para luego volver a relajarse dejando paso a la voz de Chino, y un estribillo que también entra potentísimo con la frase “go get your knife”, que se ve que puede hacer referencia a la heroína, cosa que mi yo de diez años obviamente no sabía. Pero espera, porque lo mejor del tema todavía estaría por llegar, y es que después del segundo estribillo, una voz femenina estremecedora y cargada de dolor irrumpe en esa fiesta de cuchillos, sobre sutiles acordes distorsionados y el hi hat de la batería, para dar paso a una caja súper seca, y posteriormente a la voz de Chino, que tras los gritos de la mujer recitan parte del bridge de la canción, dando lugar a un último estribillo y a un impresionante fin de fiesta. Descubrí ahora durante esta reseña que la voz femenina pertenece a Rodleen Getsic, quien al parecer compartía estudio con la banda, dando lugar a la segunda colaboración estelar de White Pony en las vocales. Aún quedaría otra mejor.

“Korea” tiene un perfil súper industrial y su intro podría ser perfectamente un tema de Rammstein. Mucha distorsión en las guitarras, y Moreno alterna voces suaves en los versos con gritos en el estribillo. Una vez arrancado el tema tiene de nuevo aires muy Korn y un bridge de cuatro acordes muy distorsionados con un toque de scratching por detrás. Dicen que es uno de los primeros temas que se escribieron para White Pony, aunque personalmente no es ni de lejos el que más me gusta.

En “Passenger” nos encontramos con la sorpresa del disco, y es que la voz de prácticamente la totalidad del tema es cortesía de nada más y nada menos que Maynard James Keenan (Tool, A Perfect Circle, Puscifer). Reconozco que cuando escuchaba de adolescente Deftones nunca supe de esto, ya que la existencia de Tool la conocí algunos añitos más tarde, y se convirtió en una de mis bandas favoritas. La sorpresa no pudo ser más grata cuando en un arranque de nostalgia volvió a tomar el White Pony y dije, ¡joder, esta voz me suena! Yo siempre he dicho que Tool tiene muchos toques cercanos al nu metal sobre todo en los primeros discos, y aunque siempre los comparaba más con Incubus (debate abierto con quien quiera), esta colaboración con Deftones no hace más que reforzar mi comentario. Al parecer, no fue premeditado que Maynard cantara un tema del disco, sino que fue un poco de manera improvisada. La propia banda ha dicho que no saben cómo ocurrió, ya que la ética de trabajo de unos y otro no es que digamos muy similar, aunque el resultado no pareció salir mal.

Ya estamos en la recta final de este recorrido por White Pony, y por mi adolescencia, y mientras escribo estas líneas empieza a sonar la intro de “Change (In the House of flies)”, a la vez que mi piel se vuelve de gallina. Hablamos de otro de los elegidos como single del álbum, y es posiblemente el tema insignia de toda la discografía de Deftones. También, es el claro ejemplo del cambio de la banda en White Pony con respecto a sus predecesores. Sólo escuchar la intro de “Change”, es suficiente para saber que algo había cambiado y define perfectamente lo que nos depararía en la escucha de esta obra maestra. Otra vez son sólo dos acordes durante los versos, y otros dos durante el estribillo, pero Deftones tenían esto, el don de hacer sonar sublime la sencillez.

Para terminar, la elegida fue la controvertida “Pink Maggit”, con un inicio muy lento y atmosférico en el que sólo una guitarra muy distorsionada con unos arpegios oscuros y sugerentes y la calmada voz de Chino Moreno son protagonistas, hasta que hacia el tercer minuto entran el resto de instrumentos con fuerza, dejando una secuencia de acordes potentes cargados de distorsión que quizá a muchos les suenen de otra cosa. Y es que aproximadamente un año después de la publicación de White Pony, se lanzó una re-edición en la que se incluía como apertura del disco el single “Back to School (Mini Maggit)”, cuyo estribillo es el mismo que el de la canción que cierra el álbum, pero con un verse rapeado, que parece más un tema de Limp Bizkit que de Deftones. Para mí, como fan de los de Fred Durst, bienvenido sea, pero entiendo que no encajara con la idea de Moreno de alejarse de la etiqueta nu metal. Irónicamente, se hizo una de las más famosas, a pesar de que la banda, y en especial Chino, nunca estuvieron de acuerdo con hacerlo, y no la consideran parte de su White Pony. Una vez leí que finalmente, el propio Chino cedió ante la discográfica a grabar el tema, para demostrar que era capaz de grabar un tema comercia en treinta minutos y hacerlo un súper hit, y bueno, ¡ahí lo tienen!

Pues esto sería todo, aquí acaba mi pequeño homenaje a un discazo, que cambió no sólo el sonido de Deftones, sino como ya dije antes, cambió la escena del metal alternativo en general, llevando su sonido a un panorama mucho más electrónica y experimental, que les ha dado, para algunos, la etiqueta de los Radiohead del metal. Esto ya lo dejo a juicio de cada uno. Por nuestra parte, sólo nos queda esperar a ver qué hacen con la gira que tenían programada para este año, la cual tenía parada en Barcelona. Estaremos atentos a los próximos pasos de los californianos, que espero vuelvan pronto por aquí.

Pau Rosell
Sobre Pau Rosell 34 Artículos
Como rockero nacido en Canarias y en los 90 (¡El Nu Metal mola!), me pasé la infancia luchando en todos los recreos para poner mis discos; “…And Justice For All” siempre era uno de ellos. En esto del rock desde que escuché por casualidad Deep Purple, a lo que siguió Led Zeppelin y ya no hubo vuelta atrás. Pasión por la música desde niño, prácticamente todos los estilos que derivan del rock, aunque un poco hater con el Glam. Guitarrista amateur, batería frustrado, y con ganas de adentrarme en este mundo como algo más que un hobby.