Slope – Freak Dreams

Nuestra Nota


9.25 / 10

Ficha técnica

Publicado el 2 de febrero de 2024
Discográfica: Century Media Records
 
Componentes:
Simon - Voz
Fabio - Voz
Jizzy - Guitarra
Joschua - Bajo
Patrick - Batería

Temas

1. Talk Big (4:06)
2. It's Tickin' (3:04)
3. Chasing Highs (2:09)
4. Nosedive (3:24)
5. Hectic Life (1:55)
6. It's Always You (0:23)
7. True Blue (2:53)
8. NBQ (2:10)
9. WHY SAD (3:37)
10. Ain't Easy (3:08)
11. Freak Dreams (3:30)
12. Out Of the Blue Into the Black (4:48)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Slope – Freak Dreams
Todos los discos de Slope en Amazon


El mundo de la música a menudo nos sorprende con fusiones inesperadas y colaboraciones poco convencionales que desafían las expectativas y amplían los límites de los géneros establecidos. En este contexto, resulta relativamente sorprendente que una discográfica con un catálogo tan arraigado en el metal como la todopoderosa Century Media Records haya apostado por la publicación de un álbum de funk metal en pleno siglo XXI.

La major germana, conocida por su compromiso con el metal en (casi) todas sus formas y su historial de firmar a algunas de las bandas más influyentes en la escena, ha demostrado una vez más su audacia al expandir sus horizontes musicales y abrazar la diversidad en su catálogo. Recordemos que estamos hablando de la discográfica que ha firmado a algunas de las bandas más influyentes en la escena, incluyendo a grupos como Aborted, At the GatesDark Tranquillity, Deicide, Napalm Death, y muchas otras. El éxito y la influencia de estas bandas han contribuido significativamente a la reputación de Century Media Records.

El funk metal, un género que fusiona elementos del funk con el poder y la energía del metal, puede parecer una elección inusual para una discográfica tan arraigada en el mundo del metal más o menos extremo. Sin embargo, esta decisión puede interpretarse como un testimonio del espíritu innovador y la voluntad de explorar nuevos territorios musicales que caracteriza a Century Media Records. Al apostar por un álbum de funk metal, no solo demuestra su apertura a la experimentación y la diversidad, sino que también reconoce la riqueza y la vitalidad de la música en todas sus formas. Este movimiento desafía las convenciones y prejuicios dentro de la industria musical, alentando la colaboración entre géneros aparentemente dispares y fomentando un ambiente de creatividad y exploración. Bueno, quizá el hecho de que la discográfica tenga su sede principal en Dortmund y que nuestros protagonistas también sean alemanes, haya influido algo… pero poco.

Pues bien, en medio de la discusión sobre la diversidad musical y la fusión de géneros, surge un ejemplo notable que desafía aún más las expectativas: Slope y su último trabajo titulado Freak Dreams (2024). Esta obra es una fusión intrépida entre el hip-hop y el metal, dos géneros que, a primera vista, podrían parecer diametralmente opuestos en términos de estilos y audiencias. Y hablando de audiencias, hace poco tiempo, cuando se publicó el álbum, la discográfica publicó un post en su perfil oficial de Facebook. En cuestión de minutos, los típicos individuos de mente obtusa se precipitaron hacia la sección de comentarios. Hablo de seres que parecen incapaces de apreciar cualquier cosa que se desvíe mínimamente de su limitado campo de visión musical; en la revista tenemos algun@ así. Sus comentarios dejaban entrever una visión peligrosamente estrecha y obtusa de lo que el metal debería ser. En lugar de valorar la diversidad y la innovación, estos individuos parecen aferrarse obstinadamente a una idea rígida y restrictiva de lo que constituye la auténtica música metal. Es lamentable ver cómo algun@s no pueden abrir sus mentes a nuevas experiencias y perspectivas dentro de un género tan amplio y diverso como este que tanto amamos.

Slope está aquí para callar unas cuantas bocazas paletas para demostrarle al prójimo que estas aparentes discrepancias pueden ser trascendidas con maestría creativa. En Freak Dreams, el quinteto ha logrado unir estos dos mundos de una manera sorprendentemente cohesiva y emocionante. La banda ha tejido hábilmente elementos de funk, hip-hop, metal y otros géneros para crear un sonido único y cautivador que desafía las expectativas y cautiva a l@s oyentes.

A través de este álbum, Slope no solo desafía las convenciones musicales, sino que también desafía las percepciones preestablecidas sobre lo que es posible en el mundo de la música. Demuestra que la diversidad musical es una fuerza poderosa que puede enriquecer y revitalizar el paisaje musical, y que las barreras entre los géneros son más permeables de lo que podríamos imaginar.

Cuando nos topamos con la publicación de Freak Dreams, la emoción inundó nuestras mentes. La idea inicial era clara: íbamos a realizar una reseña entre tres personas, quizás los únicos tres individuos dentro del seno de Science of Noise capaces de comprender la grandeza de lo que teníamos entre manos. Recordamos con nostalgia el momento en que nos unimos para analizar el último trabajo de estudio de Deftones, Ohms (2020). Aquella experiencia compartida nos dejó una profunda impresión y nos mostró el poder de la colaboración para desentrañar la complejidad musical.

Esta vez, nos preparábamos para una nueva travesía a través de las capas sonoras de Freak Dreams. Íbamos a sumergirnos juntos (de nuevo) en sus matices, a desenterrar sus secretos y a compartir nuestras impresiones. Sin embargo, el destino parecía tener otros planes. Por razones desconocidas (bueno, las conozco…), quizás caprichos de la vida o del destino, me encontré siendo el único encargado de encender la mecha de este trabajo. En este momento de soledad, me veo impulsado por el deseo de transmitir la profundidad y la belleza de Freak Dreams al mundo. Así que, con la antorcha en la mano, me dispongo a iniciar este viaje en solitario hacia lo… ¿desconocido? Para nada, pues como vulgarmente suele decirse, tengo los huevos pelaos de escuchar funk metal. De hecho, he crecido con éste.

Slope, en la creación de Freak Dreams, bebe de fuentes tan variadas como influyentes. Como lo atestigua la etiqueta que acompaña al vinilo, la banda se sumerge en los sonidos característicos de los primeros y emocionantes Red Hot Chili Peppers, aquellos que marcaron una época con su fusión única de funk, rock y punk; ya sabéis: The Red Hot Chili Peppers (1984), Freaky Styley (1985), The Uplift Mofo Party Plan (1987)… ¡Mother’s Milk (1989)! También se puede percibir la influencia de Rage Against the Machine, con su energía explosiva que desafía los límites del género. Además, se nota la huella de los Beastie Boys, pioneros del hip-hop y el rap-rock, que combinaban letras ingeniosas con ritmos frenéticos y actitud desenfadada. Pero aquí también hay pequeñas dosis de Mordred, Scatterbrain, Infectious Grooves, Fishbone, Mr. Bungle, Mind Funk… Con estas influencias como guía, Slope ha creado un álbum que fusiona elementos de distintos géneros para ofrecer una experiencia auditiva única y cautivadora.

Originarios de Duisburg, Alemania, la banda irrumpió con fuerza en la escena hace ahora una década, ganando elogios y comparaciones favorables con la ya citada y célebre banda angelina. A lo largo de la siguiente década, la banda ha explorado una amplia gama de influencias, desde el rock hasta el rap, mientras refinaban su sonido en una amalgama compactamente agresiva. Su segundo álbum, Freak Dreams, continúa el legado de su debut y promete llevarle de la mano hasta escenarios más grandes, como ya sucediera hace unos añitos con otra banda europea: Urban Dance Squad.

Desde el primer acorde de «Talk Big», el tema de apertura, se desata una inventiva que evoca los días de gloria de los pioneros Funkadelic, pero con una frescura y vigencia propias de 2024. En muchos aspectos, Slope puede considerarse los sucesores naturales de los de Plainfield, New Jersey, avanzando con un fervor revolucionario similar. Este álbum es una mezcla embriagadora de ritmos contagiosos, líneas de bajo funky y riffs monstruosos, entregados con la velocidad de una ametralladora. Con cambios de tiempo insanos y pasajes poco ortodoxos, canciones como «It’s Tickin'» y su todopoderoso riff de guitarra desafían la percepción del tiempo, apuntando en múltiples direcciones a la vez. Qué gran sección media, por favor. ¿Tema favorito del álbum…? Esperad, que todavía quedan 10…

Las letras de Slope se sumergen en luchas internas y opiniones sobre la adversidad externa, creando un vehículo perfecto para explorar estos temas con su sonido incendiario. La banda alcanza momentos mágicos cuando se sincronizan para ofrecer trallazos de guitarra impresionantes, generando una energía que es imposible ignorar. Temas como «Chasing Highs», de las más veloces, y la incendiaria y thrashy «Hectic Life» exigen ser escuchados mientras no puedes dejar de menear el cuerpo, demostrando por qué Slope se ha convertido en una de las bandas favoritas del circuito. Pero donde mejor se deja ver esta influencia thrash es en la final «Out of the Blue Into the Black», la pieza más dura de este trabajo que finaliza por convertirse en todo un homenaje a una banda que de momento no había mencionado, Primus, cuyo peculiar, excéntrico, experimental y virtuoso estilo musical salpica aquí y allá a lo largo de los 35 minutos que dura este disco. Al igual que la banda liderada por Les Claypool, ambos combos comparten ciertas similitudes en su enfoque hacia la música. Al igual que Primus, Slope muestra una inclinación hacia la experimentación y la creatividad en su música.

Para el final me guardo la canción que da título a este trabajo «Freak Dreams», que si no voy errado es el primer single, me cautivó desde el primer segundo. Esta canción, que se ha convertido en mi banda sonora y que seguro que ocupará un puesto más que privilegiado en mi top anual, lo tiene todo. Cuenta con ese inicio tan, de nuevo, Primus, ese dulce juego de voces y un puente sublime que desemboca en un estribillo quebranta cervicales que me muero de ganas de escuchar en vivo. Las comparaciones son odiosas, pero yo solo digo que este verano tendremos a Turnstile en Barcelona y que todavía no se han anunciado los teloneros…

«In Freak Dreams
Boy we never stop
This is for real»

De la esencia de Slope emana un sentimiento de enfado y cabreo a través de sus letras y música, pero también transmiten un mensaje de unidad y esperanza. Desde sus primeros días como seguidores de Red Hot Chili Peppers, la evolución de Slope en su segundo álbum es un testimonio de su originalidad y perseverancia. Su capacidad para fusionar elementos de diferentes géneros y su dedicación a explorar nuevos sonidos los convierte en una fuerza imparable en la escena musical actual. Que sigan trayendo su frescura y energía al mundo musical, inspirando a nuevos oyentes y cautivando a los seguidores de la vieja escuela por igual.

Freak Dreams es más que un simple álbum de música; es un viaje nostálgico que evoca la energía y la frescura de los años 90 mientras se sumerge en un sonido renovado y contemporáneo. A través de sus influencias, Slope logra capturar la esencia de una época pasada mientras infunde una nueva vitalidad a su música. Este álbum representa un puente entre el pasado y el presente, ofreciendo a los oyentes una experiencia única que mezcla la nostalgia con la emoción del descubrimiento. Aunque puede no estar dirigido específicamente a un público joven, Freak Dreams invita a todas las generaciones a sumergirse en su sonido envolvente y disfrutar de un viaje musical que trasciende el tiempo y el espacio.

Slope demuestra que la nostalgia puede ser un poderoso catalizador para la creatividad y la innovación, y Freak Dreams es un testimonio vibrante de este fenómeno que no hace más que dar más cuerda a la carrera de una banda que continúa su ascenso hacia la cima, desafiando expectativas y dejando su marca en la historia de la música contemporánea.

Fotografía: Geldbier
Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 528 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.