Rage Against the Machine – Rage Against the Machine: 30 años de Revolución

Ficha técnica

Publicado el 3 de noviembre 1992
Discográfica: Epic Records
 
Componentes:
Zack de la Rocha - Voz
Tom Morello - Guitarra
Tim Commerford - Bajo
Brad Wilk - Batería

Temas

1. Bombtrack (4:04)
2. Killing in the Name (5:14)
3. Take the Power Back (5:37)
4. Settle for Nothing (4:48)
5. Bullet in the Head (5:10)
6. Know Your Enemy (4:55)
7. Wake Up (6:05)
8. Fistful of Steel (5:31)
9. Township Rebellion (5:24)
10. Freedom (6:07)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Rage Against the Machine – Rage Against the Machine: 30 años de Revolución
Todos los discos de Rage Against the Machine en Amazon


1992. El mundo en proceso de globalización. Bonito nombre para imponer el neoliberalismo salvaje de la mano de los de siempre y con especial protagonismo del neoconservadurismo de origen anglosajón. Barcelona Olímpica. Fukuyama y el fin de la historia. Caída del Telón de Acero. El Fin de la Guerra Fría. Guerra en los Balcanes. Pueblos en lucha. Deuda Externa. Ejército Zapatista de Liberación Nacional en Chiapas. Violencia racial. Rodney King. Revolución en marcha. Juventud rebelde. Juventud agria. Juventud enfadada.

La depresión e introspección personal del grunge estaba encauzando a esa juventud. Cada acción necesita su reacción. Cada opresión tiene su revolución. El descontento se expresa desde hace algunos años de forma inofensiva (o no) de manera cultural. La música como herramienta de desfogue de gente como tú y como yo.

En este contexto convulso aparece por sorpresa el disco debut de una de las bandas más importantes de los últimos lustros y décadas. La fusión perfecta de metal, rap y funk para denunciar la injusticia del capitalismo y su salvaje evolución. Sin el equilibrio del bloque del este, el capitalismo avaricioso, ambicioso y sin fronteras de la globalización capitaneada por Bush padre y los tories ingleses, con la connivencia de una Unión Europea más pendiente de lo que iba a pasar con la reunificación alemana y la guerra que estaba pasando a escasos kilómetros de sus fronteras. Zack, Tom, Tim y Brad aparecieron para poner en la palestra toda esta mierda.

Pero la eclosión de Rage Against the Machine no estaría exenta de polémica. Porqué estos jóvenes antisistema se cobijan en un sello mainstream, multinacional, propiedad de Sony. ¿Por qué esa contradicción? Yo te doy me respuesta, cuanto más grande es el altavoz, más puedes hacer llegar tu mensaje, así de claro y de fácil. Bienvenidas las contradicciones, si son para magnificar el mensaje contracultural.

Uno de los productores más prolíficos de la escena alternativa estadounidense se encargaría de la producción, Gggarth Richardson, conocido por haber trabajado en el Mother’s Milk de Red Hot Chili Peppers, Houdini de Melvins o Hungry for Stink de L7. Súmale que el encargado de la mezcla es Andy Wallace, el dedos de oro del metal de los 90. En resumen, una garantía para que todo fluyera y sonara como suena. Una mezcla de hardcore, punk, metal, rap y funk enérgico, rabioso a la par que cristalino ejecutado por unos músicos en estado de gracia. El disco es una maravilla, suena de puta de madre y en el momento en el que salió nada sonaba así. Bueno miento, hubo aquel crossover entre Anthrax y Public Enemy, estaban Fishbone o Urban Dance Squad, pero ninguno de estos proyectos sonaba así de contundentes.

La portada ya es una declaración Las líneas de bajo de la inicial “Bombtrack” con esa guitarra que acompaña hasta el riff principal. Qué te voy a contar de “Killing in the Name” que no hayas vivido, sentido o botado ya. Un crescendo con una base rítmica sin igual, Morello con esa particular manera de tocar la guitarra, Zack subiendo el tono a medida que transcurre la canción. Un hitazo basado en la paliza injustificada de la policía a Rodney King. La línea de bajo funk de Tim marca el paso en “Take the Power Back”, los versos como aguijones al bienestar de clase media de Zack te sacuden, Tom no falla con sus riffs y un solo que solo él puede hacer y la batería de Brad es un puto metrónomo infalible.

“Bullet in the Head” es una auténtica obra maestra, mi canción preferida del álbum (y mira que es difícil elegir una) lenta, fluida hasta la explosión final. Me encanta esa explosión que ya intuyes en el minuto 1 pero que no ocurre hasta el minuto 4:30. Carne de gallina, amigui. “Know Your Enemy” tiene un inicio groovie de desarrollo más tradicional en la que participan unos colegas, un tal Maynard James Kennan, a las voces y un tal Stephen Perkins a la percusión.

El inicio a lo “Kashmir” de Led Zeppelin de “Wake Up” roba el corazón de cualquier amante del rock clásico con esa deriva más moderna y lectura hip hopera posterior. El wah-wah de fondo de Morello está ahí durante todo el tema, que le da ese flow tan particular que solo se evaporará cuando retoman el riff principal Zeppeliano. “Fistful of Steel” es otra exhibición de riffs de guitarra, consistencia rítmica y versos punzantes de De la Rocha. Sigue con el prodigio técnico de guitarra de “Township Rebellion”. Cierra el álbum la enérgica y rabiosa “Freedom” que te deja con ganas de ir a quemar algo y luchar por ti y los tuyos por un futuro mejor.

Rage Against the Machine es el mejor álbum del grupo que jamás volvieron a igualar. Evil Empire, The Battle of Los Angeles o incluso Renegades siendo discos buenísimos nunca llegarían a las cotas de espontaneidad, rabia y pegada de este primer disco. Un antes y un después para toda una generación (de boomers ahora) de jóvenxs que se sentían cómodxs con un mensaje contestatario y un sonido entre el rap y el metal que generaría todo un movimiento posterior.

RATM_1992

Joan Calderon
Sobre Joan Calderon 159 Artículos

Sant Boi-Barcelona-Arenys de Mar. Padre y Metalhead. Desbordado por tanta música que escuchar y poco tiempo para disfrutarla. En el Universo solo hay dos cosas claras: In vino veritas y Metallica es la banda más grande de todos los tiempos (quizás solo una sea cierta, y no tenga que ver con la verdad). Death, black, doom, sludge, hardcore, thrash… a menudo: pop, rock, indie, electrónica, hip hop...  en resumen, la música es mi pasión