Skid Row – The Gang’s All Here

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 14 de octubre de 2022
Discográfica: earMUSIC
 
Componentes:
Erik Grönwall – Voz
Dave “Snake” Sabo – Guitarra
Rachel Bolan – Bajo
Scotti Hill – Guitarra
Rob Hammersmith – Batería

Temas

1. Hell or High Water (4:41)
2. The Gang’s All Here (3:38)
3. Not Dead Yet (2:49)
4. Time Bomb (4:15)
5. Resurrected (3:25)
6. Nowhere Fast (3:45)
7. When the Lights Come On (3:54)
8. Tear It Down (3:57)
9. October’s Song (7:07)
10. World’s on Fire (3:38)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Skid Row – The Gang’s All Here
Todos los discos de Skid Row – The Gang’s All Here en Amazon


¿Vuelven Skid Row? ¿Realmente vuelven? Pues… viendo los resultados de este The Gang’s All Here, pinta que la cosa promete y que, si más no, han recuperado la credibilidad, las ganas y la fuerza. La gran novedad de Skid Row esta vez es que después de tantas décadas han conseguido el cantante perfecto para la formación: Erik Grönwall, ex vocalista de H.E.A.T y campeón de uno de esos insufribles programas de televisión tipo La Voz.

Cuando escuché las canciones que habían compuesto por vez primera tuve esa sensación de que eran los Skid Row de los que me enamoré, los de la vieja escuela. Estoy encantado con el disco, ha sido un auténtico placer el hecho de grabarlo.” (Erik Grönwall)

El malogrado Johnny Solinger, Tony Harnell y ZP Theart fueron los vocalistas que fueron entrando en la banda, todos ellos grandes, pero para nada indicados para ese puesto. Mientras el mundo sigue añorando a Sebastian Bach, Sabo, Hill y Bolan saben que eso es absolutamente imposible y que necesitaban a un fuera de serie capaz de cantar todo ese material clásico y de aportar juventud. Y de verdad que no hay nadie mejor que Erik para este puesto.

Cuando escuchas la inicial “Hell or High Water” de verdad que piensas que estás ante la continuación lógica de lo que debería haber sido el siguiente paso discográfico tras el Slave to the Grind (1991). Erik esta apoteósico, pero gran parte del mérito es de Rachel y Sabo en tareas de composición. Atención a trallazos de sleazy rock contundente como el tema título puesto que tiene todo el ángel necesario y suena 100% a lo que tiene que sonar. De verdad que por momentos puedes emocionarte y soñar en que esta vuelta va en serio.

La hímnica “Time Bomb” reposa sobre el bajo de Bolan y le da un aire más pausado a un disco que empezaba como una exhalación, directo y a la yugular. Cortes como este te demuestran que el grupo está de vuelta, pues van más allá de lo obvio y predecible, y hay en él un muy buen tema capaz de ser tocado en directo y en el que Grönwall no pierde comba para lucir agudos. Más directa y certera es “Resurrected”, que viene con uno de esos riffs marca de la casa recordándote que esta gente en sus inicios llegó a plantarle cara a Guns N’ Roses incluso.

De entre lo más especial y diferente está la extensa “October’s Song” en la que el vocalista toma inspiración del “Child in Time” de Deep Purple. Es un tema oscuro y ambiental, necesario para dar variedad a la obra y seguir mostrando su cara menos previsible. “Not Dead Yet” tiene un título que deja patente la sensación actual del grupo y te avisa de que no les puedes dar por muertos. Ese mismo jugo con el título sucede en “Resurrected”, otra de las más inspiradas. De verdad que reviven el sonido clásico y te devuelven a esa magia que en su día emanaron. Gran puente + estribillo.

Hay un tramo del disco especialmente logrado y es el que incluye ese gran single potencial que es “When the Lights Come On” en la que tienen un deje muy Mötley Crüe y en la que puedes apreciar la gran pegada de Rob Hammersmith y la sabia producción de todo un Nick Raskulinecz, ya uno de los grandes nombres del negocio. Tenían muy claro los Row que era el hombre indicado para esta nueva y esperanzadora etapa. “Tear It Down” es otra gran muestra de que el retorno es completo. Un corte que rezuma directo, adictivo y con gran pegada. Podrá coexistir junto a los grandes clásicos sobre las tablas de un escenario.

“World on Fire” es un trallazo en toda regla que termina de rubricar un disco completo en el que la premisa única era la de volver a sus dorados inicios. Completa esa píldora acelerada de marcado riff titulada “Nowhere Fast”. Definitivamente la obra es tremendamente adictiva y la clase y los años de experiencia del combo son ventajas que salen a relucir. Da la sensación de que el grupo estaba esperando a que llegara Erik para que todo se potenciara en su justa medida.

Ha pasado mucho tiempo desde los grandes días en los que Skid Row apuntaban a la dominación mundial y ahora que dan en el clavo y cuentan con todo un Erik Grönwall te da la sensación de que el grupo ha perdido mucho tiempo y esfuerzos. Recordemos que han llegado a tocar en salas muy pequeñas y habían quedado como una banda clásica y el recuerdo de una época.

Con este ilusionante fichaje y este disco parece que vuelven a la actualidad y que su caché vuelve a subir. Los festivales de verano les ofrecerán horarios de lujo pues realmente la cosa promete de verdad. Tras décadas de espera podemos decir que Skid Row han vuelto. Olvidémonos de Bach y disfrutemos de Erik, un tío que cuando cante “Youth Gone Wild” esté más cerca de los tiempos de instituto que del asilo.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1053 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.