Deftones – Deftones: 20 años del trabajo al que le tocó lidiar con la fama del pony blanco

Ficha técnica

Publicado el 20 de mayo de 2003
Discográfica: Maverick Recording Company
 
Componentes:
Chino Moreno – Voz, guitarra
Stephen Carpenter – Guitarra, batería en "Anniversary of an Uninteresting Event", bajo en "Needles and Pins"
Chi Cheng – Bajo, coros
Abe Cunningham – Batería
Frank Delgado –Teclados

Temas

1. Hexagram (4:09)
2. Needles and Pins (3:23)
3. Minerva (4:17)
4. Good Morning Beautiful (3:28)
5. Deathblow (5:28)
6. When Girls Telephone Boys (4:36)
7. Battle-Axe (5:01)
8. Lucky You (feat. Rey Osburn) (4:10)
9. Bloody Cape (3:38)
10. Anniversary of an Uninteresting Event (3:57)
11. Moana (5:02)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Deftones – Deftones: 20 años del trabajo al que le tocó lidiar con la fama del pony blanco
Todos los discos de Deftones en Amazon


«Estaba un poco ido de la olla, por culpa de las drogas o de lo que fuera, en un lugar oscuro. Ese disco es realmente pesado en ese sentido. Es probablemente uno de nuestros únicos discos que cuando lo escucho, tengo una sensación extraña. Algunas de las cosas que contiene no me resultan cómodas de escuchar.» (Chino Moreno)

White Pony (2000), el que para much@s es la obra maestra de los de Sacramento, fue un trabajo difícil de seguir. Incluso los fans más acérrimos de Deftones admitirían que estaban tan nerviosos como ansiosos por escuchar hacia dónde llevaría la banda su sonido. Su álbum homónimo, el cuarto de una serie de trabajos hasta aquél momento más que respetables, fue recibido con mucha confusión.

Deftones (2003) es el primero de los discos de la banda en romper por completo con el rollo más o menos nu metal con el que Deftones fueron injustamente asociados. Aun así, el disco es notablemente pesado. El guitarrista Stephen Carpenter escribió muchas de las canciones aquí contenidas, y su amor por el metal, especialmente por los pioneros suecos del djent Meshuggah, realmente se manifiesta. A pesar de lo atractivo del headbanging, los oyentes se sintieron molestos por la simplicidad de las estructuras de las canciones y la composición aparentemente facilona. Sin embargo, en Deftones hay (mucho) más de lo que parece…

Sónicamente, es lo suficientemente grande como para iniciar un terremoto y un claro ejemplo de ello es la colosal canción de apertura «Hexagram», una de mis favoritas dentro de toda sus discografía, o la siniestra «Battle-Axe» que cuenta con algunos de los riffs más pesados ​​jamás paridos por el terraplanista-lasvacunastienenmicrochips de Carpenter. Sí, en este trabajo hay pasajes sonoros que pueden atravesar tabiques. La pieza central «Deathblow» se toma su tiempo antes de que su coro se revele tan hermoso como brutal. Y «Minerva», una de las vacas más sagradas de Deftones y, probablemente, la canción más masiva de la historia de la banda, hace que el oyente despegue hacia el espacio. Qué grandes músicos que son estos cinco tipos. Su sólida maestría musical y la habilidad del productor Terry Date (SoundgardenPantera, White Zombie, Limp Bizkit) para la mezcla, hacen que Deftones sea un álbum inmenso. Cada uno de los cortes más pesados, a excepción de la final y sin vida «Moana», ruge absolutamente.

Pero no es solo el metal lo que los impulsa. Chino Moreno, cuya admiración por bandas como The Smiths y My Bloody Valentine lo convierte en una parte sorprendentemente compleja de la banda, es igual de importante. Su característica voz torturada tiene suficiente fuerza para embellecer el colchón sonoro eminentemente metal tejido por el resto de sus compañeros. La combinación de ambos aspectos dan como resultado el sensual y tan característico sonido de Deftones. La magnífica «Anniversary of an Uninteresting Event», un canto fúnebre a base de piano con claras reminiscencias de una banda como The Cure, nos muestra a un Chino en toda su estremecedora vulnerabilidad. En «Deathblow», suena como si cantara con la urgencia de un hombre que está a punto de ser tragado por la inmensidad del océano. La pasión y el dramatismo de su voz, así como la sorprendente poesía de sus letras, son el mejor activo de la banda.

Aún así, no todos sus sutiles experimentos funcionan. «Lucky You», la canción número ocho en la que colabora el vocalista de otra banda de Sacramento, Tinfed, es bastante aburrida y parece no encajar del todo en el álbum. «Needles and Pins» comienza con fuerza, especialmente la batería del gran Abe Cunningham, pero se pierde a medio camino. Pero estos puntos débiles solo le restan un valor mínimo a un álbum que es mucho más profundo de lo que la mayoría de la gente cree. Rabia y belleza a partes iguales, Deftones es un disco difícil de categorizar manufacturado por una banda con innumerables influencias y una creatividad sin igual. Las estructuras simples de algunos pasajes son fácilmente perdonables cuando hay tanta sutileza a su alrededor… que enamora.

No es que quiera llevarle la contraria al bueno de Chino Moreno, pero yo me siento bastante cómodo escuchando este Deftones a lo largo de los casi 50 minutos que dura. ¿Superar a White Pony? No, imposible, y menos aún cuando la banda estaba lidiando con desacuerdos personales, divorcios y un aumento en el consumo de drogas. ¿Que todo ello ayudó en la elaboración y posterior parto de Deftones? Sí, por supuesto, pues ante tamaña agitación, no es de extrañar un resultado así: elegante, abrasador, experimental… Deftones en estado puro.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 528 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.