Meshuggah – Chaosphere: 20 años de la creación del djent

Ficha técnica

Publicado el 10 de noviembre de 2018
Discográfica: Nuclear Blast
 
Componentes:
Jens Kidman - Voz
Fredrik Thordendal - Guitarra
Marten Hagström - Guitarra
Gustaf Hielm - Bajo
Tomas Haake - Batería

Temas

1. Concatenation (4:15)
2. New Millenium Cyanide Christ (5:36)
3. Corridor of Chameleons (5:03)
4. Neurotica (5:20)
5. The Mouth Licking What You've Bled (3:58)
6. Sane (3:49)
7. The Exquisite Machinery of Torture (3:56)
8. Elastic (15:30)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Meshuggah – Chaosphere: 20 años de la creación del djent
Todos los discos de Meshuggah en Amazon


Hoy en día sería un poco complicado comprender la evolución del metal extremo sobre todo desde la vertiente más “moderna” sin la aparición de este disco. Se trata del tercer disco de los suecos Meshuggah que tras dos buenos trabajos, en los que ya coqueteaban con sonidos y estructuras diferentes, sorprendieron a toda la comunidad metal. Sería un buen ejemplo para definir que es el caos: una esfera llena de pinchos que no deja de ser nuestro cerebro. Así de particular es la portada de dicho disco que en si mismo es una auténtica locura.

No es nada fácil entrar en el mundo de Meshuggah, para nada, ya que su complejidad rítmica no los hace muy apetecibles a los oídos de las personas no acostumbradas a este tipo de música. Los patrones y compases que usan se salen de lo habitual y requiere de una atención especial para no quedarte aturdido al poco tiempo de entrar en su mundo.

Empiezan a lo grande con “Concatenation”, una genial carta de presentación con su ritmo que se mete en tu cabeza para no abandonarte. Mucho más oscuros que en sus dos primeros discos, casi nada de ese thrash metal primitivo y sucio se aprecia en sus nuevas composiciones. Sin darse cuenta crearon un nuevo estilo, un nuevo género llamado djent a raíz de la imitación del sonido que se hace con la guitarra, marcando mucho más el ritmo que no la nota en si misma.

“New Millenium Cianide Christ” es de esas canciones que se te quedan enganchadas para toda la vida. Además, si haces uno de los vídeos más originales que he visto en mi vida con el grupo tocando en su furgoneta sin instrumentos es lo más. Una canción que se convirtió en un clásico indiscutible de sus actuaciones en directo, perfecta para no parar de mover las greñas al son de sus ritmos sincopados.

Cómo si de una batidora a todo trapo se tratara así es como suenan las guitarras machaconas de “Corridor of Chameleons”, una canción con influencias de metal industrial con una estructura algo monótona con agónicos riffs y ritmos al revés que hacen tambalear tus neuronas. Los solos, eso es un tema aparte, son un elemento de ellos que siempre me ha fascinado y claro, si están influenciados por el gran Alan Holdsworth pues no me extraña, esas influencias del jazz más infeccioso y sucio que ellos lo elevan a la enésima, son de otro mundo. Me hacen ver paisajes futuristas, viajar a mundos extraños, siendo una sensación que he tenido desde que los descubrí.

Continúan con “Neurotica”, una canción con una cadencia que te mantiene atrapado durante toda su duración. Su cantante Jens Kidman realiza un trabajo soberbio con unas líneas vocales de extrema dificultad y no solo en esta si no en todo el disco. Para mi es el que lo tiene más complicado. No tener casi referencias, como pueden tener sus compañeros, y al ser una música sumamente compleja en el aspecto de compases, tiempos y patrones pues le veo un extra de dificultad. Pero no veas como se desgañita con cada grito y con cada frase. Por internet hay un vídeo de él grabando voces y es alucinante.

“The Mouth Licking What You’ve Bled” es una canción muy industrial, una factoría metalúrgica de grandes dimensiones funcionando a toda máquina. Esta sensación me da cada vez que la escucho. Un solo de locura cósmica que te hace poner caras raras ya que no parece tener sentido, pero no amigo, aquí todo tiene mucho sentido, es el caos ordenado.

La canción “Sane” ya se pudo escuchar en su anterior EP The True Human Design (1997) y se trata de una pieza muy intensa con unos brutales riffs amenizados por unas cósmicas guitarras y cambios muy potentes. Aquí su cantante vuelve a hacer gala de sus registros y capacidad vocal. Su parte intermedia y su final son una locura.

Otra con cadencia rompe cuellos o lo que se te pueda romper si logras seguir bien el ritmo al que te somete es “The Exquisite Machinery of Torture”. En esta se presenta una voz hablada perpetrada por el bueno de Tomas Haake, algo que hace a menudo y que le da un rollo diferente. Vuelve a ser muy industrial, algo que luego siguieron teniendo pero en menor medida. Otro solo marca de la casa hecho por el gran señor Thordendal creando unos inquietantes pasajes.

Y llegamos a la última canción del disco con “Elastic”, un compendio de todo lo visto anteriormente pero desde otro prisma. Un sonido grueso, el mismo que nos ha estado apompañando durante todo el rato, guitarras graves con afinación baja pero no fue hasta el siguiente disco que Nothing (2002) que se pondrían de lleno con las ocho cuerdas. Pero sigamos con la canción. Se trata de una de las más experimentales de todo el trabajo y aunque al principio puede asustar su duración que supera los 15 minutos una vez adentrados en su particular mundo no podemos escapar. Tras los primeros cuatro minutos son Meshuggah para luego no parar de repetir un mismo patrón creando de nuevo un ordenado caos para luego envolverte con un sonido que te puede dejar medio aturdido, una clase de experimento bastante extraño. Tras todos esos sonidos vuelven al tema central pero como si hubiesen mezclado mal todas las pistas, unas superpuestas a las otras sin sentido alguno. Siempre han sido unos locos esta gente, vamos, que su nombre significa eso mismo en hebreo.

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica… La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 163 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.