Crónica y fotos del Primavera Sound 2022 - Parc del Fòrum (Barcelona), 3 de junio de 2022

Primavera Sound 2022 (III): Oda al rock con unos superlativos The National y Fontaines D.C.

Datos del Concierto

Primavera Sound 2022

Bandas:
Beach Bunny + Manel + Fontaines D.C. + Shellac + Amaia + Beck + The National + Caribou + King Gizzard and the Lizard Wizzard
 
Fecha: 3 de junio de 2022
Lugar: Parc del Fòrum (Barcelona)
Promotora: Primavera Sound
Asistencia aproximada: 75.000 personas

Fotos

Fotos por Primavera Sound

Nuestra Previa

Entrevista a Paula Rego, batería de Agoraphobia: ‘Nos estamos parando mucho en encontrar la evolución de sonido que tenemos en nuestra cabeza’

Ya va siendo habitual que de vez en cuando nos sentemos con alguna de las artistazas que forman Agoraphobia. Siempre encontramos una excusa para charlar con ellas. Esta vez la premisa ha sido su inminente actuación en el Primavera Sound

The Smile – A Light for Attracting Attention

Me ha costado unos días procesar el disco ¿debut? de The Smile. Mi idea era separarme de mi faceta de fanboy para poder ofrecer una visión real y sin alteraciones del disco. Pero estas buenas intenciones no siempre son aplicables

Primavera Sound 2022: Lo mejor del 10 de junio

Lo más rockero del 10 de junio: The Strokes Cabezas indiscutibles de cartel, The Strokes son uno de los grandes nombres del macro festival. La banda encabezada por Julian Casablancas vuelven a un Primavera Sound tras siete años y con

Abbath – Dread Reaver

A medida que avanza el tiempo más claro queda que Abbath solo hay uno. Parece algo tópico, ¿verdad? Pero aquí la frase cobra más sentido que nunca. Nacido tras la dolorosa ruptura de Immortal, el proyecto en solitario de Abbath

Primavera Sound 2022: Lo mejor del 9 de junio

Lo más rockero del 9 de junio: Interpol Cabezas de cartel indiscutibles, Interpol se han dejado caer muchas veces por el festival, pero eso no nos molesta. Celebrando los 20 años de su imponente debut Turn on the Bright Lights

Con cierto miedo iniciábamos la segunda jornada del Primavera Sound. No sin antes leer varios comunicados de la organización destinados a tranquilizar el ambiente. Nuevas fuentes de agua, más seguridad y más gestión de zonas calientes de aforo. Noticias esperanzadoras de cara a este nuevo día, el día que será recordado como el día que The Strokes no tocaron en Barcelona. Aunque el resultado final del día fue tan superlativo que, ¿para qué necesitamos a The Strokes?

Mucha menos gente o, mejor dicho, mejor repartida. Creo que uno de los problemas básicos de esta edición es que no se ha calculado bien el índice de reclamo de varias bandas. Y en el segundo día se pudieron ver escenarios sobrepasados que, ni fans ni organización supieron calcular. Lo que pasó en Dinosaur Jr. se repitió en esta segunda jornada en los conciertos de King Gizzard and the Lizard Wizard o Weyes Blood por ejemplo, bandas que atrajeron muchos más asistentes de lo esperado.

Nosotros iniciamos la tarde en el escenario principal con los catalanes, reyes del indie autóctono, Manel. Es evidente que Manel ha evolucionado hacia mejor a lo largo de los años y saben cómo ganarse el público incluso de un Primavera Sound. Cantando en catalán, sus himnos generacionales como “Teresa Rampell”, “Jo competeixo”, “Al mar!” y “Benvolgut” adornaron una auténtica fiesta ideada para abrir lo que sería una noche enorme de rock.

Capitaneados por un frontman “a la catalana” como lo es Guillem Gisbert, ¡menudo showman!, los de Barcelona se mostraron tan agradecidos como excelsos en su papeleta compleja de tocar frente a mucha gente venida de todos los rincones del mundo. Se ganaron a todo asistente con un muy buen rock.

Pocos minutos más tarde y ya con un recinto llenándose por minutos, los irlandeses Fontaines D.C. estaban destinando su particular Jubilee a comerse el festival. Hiperactivos y bajo la aparente influencia de substancias algo ilegales, los isleños dedicaron más de medio repertorio en presentar en sociedad su último y dantesco Skinty Fia, un disco destinado a hacerles crecer como la espuma. Himnos ya de este nuevo siglo como “Televised Mind”, “Sha Sha Sha” o “Boys in the Better Land” se entrelazaban con las nuevas y brutales “I Love You” o “Jackie Down the Line”.

Pelotas volando por entre el público, sudor, gritos, intentos de crowdsurfing y más de uno y dos pogos fueron el resultado de que la banda se entregara al 100% para arrasar. Grian Chatten es el anti héroe, el anti frontman. Pero sabe como pocos convertir su pasotismo en arte, brutal la forma en que escupe una mezcla de palabras y salivajos. Canción a canción, Fontaines D.C. demostró que el presente es suyo, el futuro ya se verá.

Beck se preparaba para saltar al colindante escenario minutos más tarde. Momento en que decidimos dar un paseo para visitar al mago del rock, Steve Albini, y sus Shellac. La banda que ha estado en todas las 20 ediciones del Primavera Sound actuaba en el escenario que hay bajo la placa solar. Con esa mezcla de post hardcore y noise, Shellac nunca serán una banda top pero tienen un plus de energía que te invita a no abandonarlos nunca.

Centradas las miradas en el bueno de Albini, los norteamericanos agradaron, como es habitual. Repasaron varios de sus discos haciendo énfasis en Dude Incredible (2014), su lejano pero último disco de estudio.

Dando por finiqutado nuestro lapso con Shellac, regresamos a mainstage para ver la mitad del concierto de Beck. Adorado por muchos, el co cabeza de cartel actuaba en Barcelona veintidós años más tarde de paso por la mítica Zeleste. Desde entonces, el californiano ha envejecido tanto como sus éxitos, todos ellos ya del siglo pasado.

Para un servidor, Beck es un artista sobrevalorado. Pero no voy a entrar en estas guerras. Mucha pose, rock de cajón y muestras de que tiempos pasados siempre fueron mejores entonando himnos como “E-Pro” o “Loser”.

The National estaban destinados a ser la banda de la noche. Recién iniciada su gira tras dos años y medio de parón, Matt Berninger y los hermanos Dessner y Devendorf emocionaron como nunca. Con un precioso decorado y un juego de luces excepcional, los de Cincinnati lo tenían todo de cara ya des de los primeros acordes de “Don’t Swallow the Cap”.

Haciendo un repertorio bastante musculoso tratándose de The National, canción a canción no dejaron de crecer. Teniendo momentos épicos como el combo “The System Only Dreams in Total Darkness” seguida de “I Need My Girl” o la emocionante “Day I Die”. También pudimos ver algunos llantos cuando interpretaron la preciosa “England”, algo residual desde 2014.

Otro momento genial fue cuando encadenaron “Graceless”, “Fake Empire” y “Mr. November”, momentos antes del cálido cierre con “Terrible Love” y “About Today” la gema del EP Cherry Tree.

The National son una de las mejores bandas de las últimas dos décadas y su papel como cabezas de cartel del festival no tiene que ser discutido por nadie. Matt Berninger es un artistazo, curvado sobre su micro, escupiendo palabras capaces de cortar el silencio como nadie. Y esta vez, se comportó como el señor que es.

Para acabar la fiesta iniciada horas antes con Manel, y para cubrir el hueco irremplazable de The Strokes, la organización del festival decidió mover a Caribou del Cupra al escenario principal. Y realmente fue un acierto enorme. El espectáculo de Caribou es digno de ser visto en un escenario grande y la fiesta que montó será recordada durante años. El canadiense Daniel Victor Snaith y su indietronica jugó con unas luces superlativas para regalarnos himnos de sus discos Swim (2010), Our Love (2014) y de su último Suddenly (2020).

Ya decidiendo que camino tomar para cerrar la noche, la idea era hacer parada en el Binance para ver a los hiperactivos King Gizzard and the Lizard Wizard. Pero el overbooking de aforo nos alejó por completo de la actuación y dimos por cerrada la segunda jornada del Primavera Sound con la sensación de que todo había mejorado y mucho.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 685 Artículos
Rock en todas sus extensiones