Crónica y fotos del concierto de Blind Guardian + Dawn of Extinction - Sala Razzmatazz (Barcelona), 26 de noviembre de 2023

Lo de Blind Guardian en Barcelona fue como comerse la magdalena de Proust

Datos del Concierto

Bandas:
Blind Guardian + Dawn of Extinction
 
Fecha: 26 de noviembre de 2023
Lugar: Sala Razzmatazz (Barcelona)
Promotora: Madness Live!
Asistencia aproximada: 2.100 personas

Fotos

Fotos por Marta Carreras

Marcel Proust fue un autor reconocido, especialmente, por la obra En busca del tiempo perdido, un tocho que muchos califican como de lectura indigerible. En él, el protagonista se comía una magdalena que le hacía rememorar tiempos pasados que fueron mejores. Pues algo así era el concierto que los bardos iban a dar en la Ciudad Condal.

Blind Guardian fue un grupo clave en mi juventud. Hasta el Nightfall in Middle-Earth (1998) tienen una discografía que me acompañó a diario durante años, pero a partir del mencionado, su música se me hizo cansina. ¿Por ellos? ¿Porque mis gustos habían cambiado? No lo sé, pero está claro que los de Hansi pasaron de encabezar mis listas de reproducciones a caer casi en el olvido. Así que un concierto de los alemanes era dar un mordisco a la magdalena mencionada en el primer párrafo. Era volver a tener 20 años y estar maravillado por todo lo que oliese a fantasía. Era volver a sentirse lleno de vida y ganas de estar en primeras filas en los conciertos. Ahora me pongo en última fila, junto a las mesas de mezclas. Joder, cómo cambian las cosas…

Pero bueno, vamos al grano, que supongo que es lo que os interesa. Pude entrar de los primeros y ocupar la plaza mencionada desde el principio, así que ver como la sala se iba llenando (no llegamos hasta los topes hasta la hora clave, la de los alemanes). Pude fijarme bien en los trabajos técnicos y desesperarme por los precios del merch (¿80€ por una sudadera? ¿Estamos locos?). A la hora prevista, unos señores salieron al escenario.

Dawn of Extinction

Esos señores eran Dawn of Extinction, del litoral español, que llevan abriendo para los alemanes toda la gira europea. Los cuatro miembros sonaron potentes y agresivos, como su música híbrida entre melodeath, hardcore y alguna cosa modernilla más.

Aún no había demasiada gente en la sala, pero los que estuvimos pudimos presenciar una buena descarga de canciones, de entre las que destaco «Motherfucker», dedicados a todos esos «hijos de puta» (sic) que maltratan a las mujeres. Si bien es cierto que su estilo no es mi predilecto, creo que cumplieron con su función de forma sobrada y exitosa, con un setlist de nueve canciones (largo para unos teloneros).

Quizá con otros headliners más acorde a su estilo hubiesen tenido mayor éxito, pero creo que los presentes quedamos satisfechos con su show.

Setlist Dawn of Extinction:

Underrated
Rise From Oblivion
This World Remains
When the Sun Disappears
Lost Paradise
Motherfucker
The Heresy
From Tears to Vengeance
Apocalypse

Blind Guardian

Pero estaba más que claro qué quería la gente. Así lo decían las camisetas y la media de edad. Así se notaba en el ambiente y así se hizo saber cuando, en el telón que tapaba el escenario, se reflejaron el logo de los bardos y los dragones de la época del Imaginations, cuando las luces bajaron.

Una intro algo misteriosa y las primeras notas de «Imaginations From the Other Side», uno de los temas muy destacados de su discografía, pero algo extraña para abrir un bolo. De fondo, el dibujo de su último lanzamiento, The God Machine (2022). Eran seis en el escenario, los cuatro bardos y un bajista y un teclista invitados. Viendo a los protagonistas uno no puede más que acordarse de la magdalena del principio. Si bien es cierto que parece que para André no pase el tiempo, la cabellera blanca de Marcus recuerda que el tema de apertura tiene casi 30 años. ¿Y qué? La gente replicó como se merece un clásico de nuestra música, de forma alegre y con mucho jolgorio. No tanto con el segundo tema, «Blood of the Elves», de ese último lanzamiento. Quedó muy claro: a la gente les gusta (más) los Blind Guardian clásicos, los que acaban con el Nightfall in Middle-Earth. No es una opinión (que también), fue la respuesta de los asistentes a lo largo de toda la velada. Una «Nightfall» tremendamente coreada así lo volvió a constatar.

Entre tema y tema, el bueno de Hansi dejó claro que como compositor y cantante es un auténtico crack, y que tiene un no-sé-qué-que-qué-sé-yo que lo hace magnético, pero que como frontman no es el mejor del mundo. Lo llevamos viendo desde que dejó el bajo. Le cuesta soltarse, tanto a nivel físico (aunque en un par de temas dio sus buenos saltitos) como dirigiéndose al público. De hecho siempre se ha tachado al grupo de parecer una orquesta por lo poco que se mueven en el escenario, y la verdad es que sí hay algo de cierto en esa afirmación.

Todo el párrafo anterior se pudo ver muy claro durante todo el directo, pero creo que en el primer tema en que quedó claramente visible fue en «The Script for My Requiem», un cañonazo de canción, también de las destacadas de su carrera, en la que ese estar tan parado la frenó, o esa sensación tuve yo. En un tema tan rápido, tan cañero, quedarse estático tiene contraindicaciones. Pero sonar, sonó de cojones, como el gran tema que es. Algo parecido, pero sin la mística y calidad de este pasó con «Violent Shadows», también de su último álbum. Y llegamos al primer parón del concierto. No dudo de que «Skalds and Shadows» sea un buen tema, pero meterla en directo entre salvajada y salvajada, con los dos guitarras con su acústica, frena el show. Desconozco si es por voluntad o porque los músicos empiezan a tener una edad y necesitan recuperarse, pero aunque sonó muy bien, quedó un poco extraña.

La cosa se normalizó con «Born in a Mourning Hall». Hansi seguía paseándose arriba y abajo y hablando con el público en un inglés que, desde mi posición, se entendía poco, pero a la gente le daba igual. La gente quería música, quería caña, y los alemanes nos la daban a raudales, como en «Secrets of the American Gods», que sirvió para un cambio de telón de fondo. La respuesta volvió a ser menor que en otros temas, pero ya iremos a eso luego.

Era hora de la segunda acúsitca de la noche. «The Bard’s Song» fue coreada por toda la sala, dando cierto descanso a Hansi. Las hay que nunca fallan, y esta suele ser una de ellas, pero también iremos a esto después, ya que «Majesty» y «Traveler in Time» pusieron la Razz y nuestras añoranzas por todo lo alto. La madre que me parió, como sonaron, qué bestialidad, qué dos temazos y qué respuesta más abrumadora por el casi sold out de la sala. Tanto que tocó descanso.

Los bises empezaron con «Sacred Worlds», y casi puedo poner lo mismo que en cualquier canción no clásica: sí, sonó bien. Sí, fue disfrutable, pero no son los Blind Guardian que el gran público reclama. Con «Lord of the Rings» llegó el tercer frenazo de la noche, aunque esta vez sin guitarras acústicas. La gente se dejó la garganta, igual que con otro bombazo de la noche. «Valhalla» está escrita para el directo, sin más. Ya nos lo dijo el propio Kürsch y se volvió a evidenciar. La gente se volvía loca, saltaba, hicieron un pogo y se quitaron muchos años de encima, igual que con una sorpresa inesperada. «Welcome to Dying» no estaba en el setlist (lo sé porque desde mi posición veía el papelito que tenían en la mesa de mezclas), pero decidieron in situ y en el momento que nos merecíamos ese premio y nos deleitaron. Enloquecimos.

Acabamos como no puede ser de otra forma. «Mirror Mirror» se ha convertido por derecho propio en el tema insignia del grupo y en la canción perfecta para cerrar una gran noche, como la del jueves.

Fue un gran concierto que nos llevó a épocas mejores. Le puedo poner algunas pegas, sí, como por ejemplo tocar tres canciones lentas que cortan el ritmo del show, o esa poca energía que muestran los integrantes de la banda en contraposición de su música, pero fue un gran concierto con un gran setlist que nos dejó con ganas de un revival de sus cinco primeros discos.

Fue como morder la magdalena de Proust. Como pasa el tiempo, joder…

Setlist Blind Guardian

Imaginations From the Other Side
Blood of the Elves
Nightfall
The Script for My Requiem
Violent Shadows
Skalds and Shadows
Born in a Mourning Hall
Secrets of the American Gods
The Bard’s Song – In the Forest
Majesty
Traveler in Time
—-
Sacred Worlds
Lord of the Rings
Valhalla
Welcome to Dying
Mirror Mirror

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 391 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.