Himnos del Rock: «Bring the Noise» de Anthrax & Public Enemy

En una era en la que los fans de la música tienen acceso a sonidos más variados que nunca, es fácil dar por sentada la fusión del metal y el hip hop. Sin embargo, en el verano de 1991, tal combinación de géneros era prácticamente desconocida.

Casi una década antes del apogeo comercial del nu metal, y un año antes del asalto del funk metal de Rage Against the Machine, las raíces del rap metal las estaban sembrando dos bandas nacidas y criadas en las calles de Nueva York, a partir de escenarios que, a priori, no podrían ser más diferentes.

Si bien Run-DMC y Aerosmith pudieron haber puesto en marcha el rap rock cinco años antes con la genial «Walk This Way», fue en el momento en que los jefes del thrash metal, Anthrax, se juntaron con los pioneros y putos amos del hip hop, Public Enemy, cuando realmente se hizo historia. Produciendo una nueva versión del single de 1988 de Public Enemy «Bring the Noise», la colaboración generó un sencillo de éxito, una gira y un sonido que cambiaría la música pesada… para siempre.

Pero para llegar a esa conclusión, antes hay que echar la vista atrás…

It Takes a Nation of Millions to Hold Us Back: La versión original de Public Enemy

«Bring the Noise» es el segundo corte de It Takes a Nation of Millions to Hold Us Back, el segundo álbum de Public Enemy, lanzado el 28 de junio de 1988 a través de Def Jam Recordings y Columbia Records. Si bien su debut fue un paso adelante para la música hip hop, este segundo LP fue donde demostraron ser una fuerza permanente para el cambio en la música rock. La forma en la que los contundentes decretos de Chuck D sobre cómo vivir la propia vida se mezclaban con el caos controlado de los samples y la producción de The Bomb Squad, era realmente nueva para el mundo de la música, y eso era solo una parte de su genialidad.

Si bien canciones como «Bring the Noise», «Party for Your Right to Fight» (en claro homenaje al clásico de los Beastie Boys de 1986 «(You Gotta) Fight for Your Right (To Party!)», «Fight for Your Right» para l@s amig@s) y «Louder Than a Bomb» combinan estribillos pegadizos con letras significativas, no sonarían tan bien si no fuera por el contrapunto «cómico» de Flavor Flav, quien realmente destaca en su propia canción «Cold Lampin’ With the Flavor». Y esto es lo que hace que Public Enemy brille más que cualquier otro grupo de rap de su tiempo, ya que la banda tenía muy clara la diferencia entre lo que la gente quería escuchar con lo que la gente necesitaba escuchar. Pocas bandas han logrado tal síntesis.

La mezcla de samples de actuaciones en vivo con el comienzo o el final de las canciones también es muy efectiva, ya que las dota de un sentido de urgencia que de otro modo no existiría, además de hacer que el álbum fluya mucho mejor. Los cuatro fragmentos de canciones más cortos -llamémosle interludios- son bienvenidos, ya que «Countdown to Armageddon» y «Security of the First World» se suman al ambiente general del disco. Sin embargo, «Show ‘Em Whatcha Got» dura casi dos minutos y podría haber sido recortada un poco ya que es muy repetitiva. Por esos mismos derroteros discurre «Caught, Can I Get a Witness?», que es fácilmente la canción más floja del disco.

Pero cualquier problema menor se ve eclipsado por las increíbles melodías del «Angel of Death» de Slayer sampleadas en «She Watch Channel Zero?!» (por cierto, menuda versionaca se cascaron miembros de Slaves on Dope, Faith No More, Beastie Boys, 311, 3rd Bass, Sepultura, Cypress Hill, H2O y Ron English hace año y pico, durante la pandemia), su manifiesto sobre la lucha contra las drogas que responde al título de «Night of the Living Baseheads», y lo más parecido que tiene el álbum a una power balad, «Black Steel in the Hour of Chaos»; menudos tres temazos, uno detrás del otro. «Prophets of Rage» (ahora ya sabéis de dónde sacaron el nombre el supergrupo de rap rock formado en 2016 por miembros de Rage Against the Machine, Audioslave, Public EnemyCypress Hill), «Don’t Believe the Hype» y «Terminator X to the Edge of Panic» son tres declaraciones poderosas que critican una cultura que valora los premios y las ceremonias por encima de la sustancia real, mientras que «Party for Your Right to Fight», «Rebel Without a Pause» y «Louder Than a Bomb» son temas que podrían haber compartido espacio con las canciones incluidas en su debut de 1987 Yo! Bum Rush the Show.

No sé qué pensáis vosotr@s, pero qué bien sienta cuando los discos clásicos -sean del género que sean- son tan buenos como la reputación que les precede. Qué difícil es sentirse decepcionado por el segundo álbum de Public Enemy, que todavía a día de hoy resuena con gran estruendo y poderío en mi nuevo estéreo.

El nacimiento de la colaboración

Mientras Anthrax estaban inmersos en la grabación de su quinto disco, Persistence of Time (1990), la banda ocasionalmente se desahogaba trabajando en una versión metal de «Bring the Noise», con Scott Ian asumiendo las funciones vocales. Con el tiempo se dieron cuenta de que realmente tenían algo cool entre manos y se dispusieron a desarrollarlo. Una vez que la pista estuvo casi finiquitada, enviaron una demo a Public Enemy, y Chuck D rápidamente pasó de la sorpresa al entusiasmo.

Scott Ian era (y es) un gran fan del hip hop, y por aquél entonces escuchaba a Run-DMC tanto como a Iron Maiden:

«Public Enemy cambiaron la música. Su LP de 1987 ‘It Takes a Nation of Millions to Hold Us Back’, lo comparo con el ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ de los Beatles, con con el ‘Appetite for Destruction’ de Guns N’ Roses o ‘IV’ de Led Zeppelin. Si haces una lista de álbumes que cambiaron el mundo, que cambiaron la forma en que escuchamos música, ese álbum tiene que estar en esa lista.»

Public Enemy se convirtió rápidamente en su banda favorita después de escucharles por primera vez en 1986 o 1987, así que tuvo la idea en mente de trabajar con ellos durante años. Por su parte, Chuck D, ojeando una copia de la revista Melody Maker en 1987 que hablaba sobre el Monsters of Rock de Donington Park, notó que en una fotografía aparecía Ian luciendo una camiseta de Public Enemy… y pensó que era cojonudísimo. A partir de ahí, todo fue muy orgánico, y nació la colaboración. Simplemente surgió por respeto mutuo después de que Public Enemy mencionaran a Anthrax en el tercer verso de la versión original del tema:

«Wax is for Anthrax, still it can rock bells.»

Todavía hoy resuenan campanillas en la cabeza del calvo guitarrista de los thrashers cada vez que lo escucha, pues no podía creer que su banda de rap favorita les mencionara en una canción. Este breve «saludo» a los héroes de culto del thrash metal llevó a una colaboración entre ambas bandas. Así de simple.

«La música metal tiene actitud y velocidad, y esas son dos cosas que me gustan. Los discos de metal brindan mucho más en términos de información e imágenes de portada. Es por eso que los grupos de metal se mantienen unidos a sus audiencias durante tanto tiempo. En el rap, los grupos son tratados como si fueran desechables, por lo que se vuelven desechables. Los grupos de heavy metal están involucrados en cómo se presenta, empaqueta y comercializa su música. Tienen el control de la comercialización y sus logotipos, mientras que la gran mayoría de los grupos de rap no tienen control en todos.» (Chuck D)

Eventualmente, los dos grupos se reunieron en los Conway Studios en Hollywood para tener una idea de si podrían trabajar juntos. Si bien Chuck D inicialmente intimidó a Anthrax (el propio Joey Belladonna dijo de él que «es uno de esos tipos a los que no querría molestar»), rápidamente rompieron el hielo con el señor del reloj gigante, Flavor Flav. Flav incluso tomó el tocado de nativo americano de Belladonna y apareció usándolo en el video que se rodaría días más tarde. De hecho, fue durante la filmación dicho videoclip, donde el director mandó dividir a los fans que aparecen de ambas bandas 50/50, y enseguida ambas audiencias tomaron la canción con entusiasmo, y lo que inicialmente era un experimento socio-musical, acabó por convertirse en algo que traería mucha cola… durante décadas.

Attack of the Killer B’s: La versión de Anthrax con Chuck D

Hace un rato que le llevo dándole vueltas a la cabeza y creo no recordar cuándo fue la primera vez que escuché este Attack of the Killer B’s (1991), pero esta colección de caras B, versiones y rarezas, en realidad, es una descripción sorprendentemente sólida del rango y la diversidad del material de Anthrax de una manera atractiva, amena y bastante entretenida. La lista de canciones es diversa y muestra cuán ecléctica era la banda en este punto de su carrera, tanto que el fan medio de Anthrax se mostraba escéptico y emocionado a partes iguales. Yo no me consideraba fan, lo que se dice «fan» de la banda en aquella época, pero después de escuchar el álbum un par de miles de veces, pensé que era genial. Recuerdo reírme muchísimo con la canción anti-PMRC (Parents Music Resource Center) «Startin’ Up a Posse»; ahí es cuando supe de todo el circo que se montó entre Tipper Gore y Dee Snider de Twister Sister. Si bien este trabajo no contiene ningún tema que sea puramente Anthrax, me encanta.

Recuerdo que la pieza que más disfruté, junto con la protagonista de este artículo, es la versión renovada de su clásico «I’m the Man». El cambio en las letras, junto con una mejor producción, me gusta mucho. El tema es tremendo, como también lo es, obviamente, «Bring the Noise», que nos presenta a un Scott Ian rapeando y defendiéndose junto al genio de Chuck D. Si hay algo que provoque que este trabajo sea polarizante, es este tema. Es curioso que un tema que puede echar para atrás al jebi más rudo del barrio sea, a su vez, una canción destinada a hermanar dos comunidades.

La mezcla de música en Attack of the Killer B’s es (casi) perfecta. El hecho de que una versión de Discharge («Protest and Survive») y «Pipeline», canción de la banda de surf rock The Chantays, puedan estar en el mismo disco y que la cosa funcione, es poco menos que genial. Sin embargo, ninguna de estas canciones es mi versión favorita, pues yo me quedo con la versión que hacen del clásico de de Kiss «Parasite». Me encanta la forma en que Charlie Benante toca la parte de batería. El tema parece más frenético en comparación con el original, pero eso es lo que me pirra de Anthrax, que siempre le dan su toque a todo lo que tocan. Belladonna y compañía realmente sabían lo que estaban haciendo.

Pero no todo son unicornios y gominolas, pues hay cosas que me chirrían un poco, como «Belly of the Beast». De acuerdo que se trata de una versión en directo, pero me da que la grabación en vivo no fue muy buena. El sonido general está como descolorido y turbio. «Keep It in the Family», que al igual que la anterior pertenece a Persistence of Time, tampoco me acaba de convencer del todo. Si estas dos canciones hubieran sido eliminadas, la cosa ganaría varios enteros, pero… ¿qué más da? La producción de Attack of the Killer B’s, en su conjunto, es difícil de calificar, principalmente porque cada canción es muy diferente al resto. Sin embargo, la mayoría de los temas tienen una calidad de producción decente y el tono de cada instrumento es nítido y claro, especialmente el sonido del bajo del gran Frank Bello.

Este álbum fue una especie de álbum de transición y se nota; Anthrax estaban evolucionando musicalmente. A diferencia de sus discos anteriores como Among the Living (1987), State of Euphoria (1988) y, especialmente, Spreading the Disease (1985), aquí la banda parece estar levantando el pie del acelerador, y suena como algo que se ha ensamblado poco a poco y a fuego lento durante varios años. Attack of the Killer B’s es, resumiendo, la culminación del talento de Anthrax y merece ser escuchado una y mil veces.

La letra

«Bass! How low can you go?Death row, what a brother knowsOnce again, back is the incredibleThe rhyme animalThe uncannable D, Public Enemy Number OneFive-O said, «Freeze!» and I got numbCan I tell ‘em that I never really had a gun?But it’s the wax that the Terminator X spunNow they got me in a cell cause my records, they sell‘Cause a brother like me said, «WellFarrakhan’s a prophet and I think you ought to listen toWhat he can say to you, what you wanna do is follow for now»Power of the people, say«Make a miracle, D, pump the lyrical»Black is back, all in, we’re gonna winCheck it out, yeah y’all, here we go again.

Turn it up! Bring the noise!Turn it up! Bring the noise!

Never badder than bad cause the brother is madder than madAt the fact that’s corrupt as a senatorSoul on a roll, but you treat it like soap on a ropeCause the beats and the lines are so dopeListen for lessons I’m saying insideMusic that the critics are blasting me forThey’ll never care for the brothers and sistersMow, cause the country has us up for the warWe got to demonstrate, come on now, they’re gonna have to waitTill we get it rightRadio stations I question their blacknessThey call themselves black, but we’ll see if they’ll play this.

Turn it up! Bring the noise!Turn it up! Bring the noise!

Get from in front of me, the crowd runs to meMy deejay is warm, he’s X, I call him Norm, ya knowHe can cut a record from side to sideSo what, the ride, the glide should be much safer than a suicideSoul control, beat is the father of your rock ‘n’ rollMusic for whatcha, for whichin’, you call a band, manMaking a music, abuse it, but you can’t do it, ya knowYou call ‘em demos, but we ride limos, tooWhatcha gonna do? Rap is not afraid of youBeat is for Sonny Bono, beat is for Yoko OnoRun-DMC first said a deejay could be a bandStand on its feet, get you out your seatBeat is for Eric B. and LL as well, hellWax is for Anthrax, still it can rock bellsEver forever, universal, it will sellTime for me to exit, Terminator X-it.

Turn it up! Bring the noise!Turn it up! Bring the noise!

From coast to coast, so you can stop being like a comatose«Stand, my man? The beat’s the same with a boast toast»Rock with some pizzazz, it will last. Why you ask?Roll with the rock stars, still never get accepted asWe got to plead the Fifth, we can investigateDon’t need to wait, get the record straightHey, posse’s in effect, got the Flavor, TerminatorX to sign checks, play to get paidWe got to check it out down on the avenueA magazine or two is dissing me and dissing youYeah, I’m telling you.»

Significado de la letra

La verdad es que la letra tiene tela, pues está repleta de auto-referencias a la propia banda (Public Enemy) y a la cultura popular norteamericana de la época. Podría analizar palabra por palabra, frase a frase, pero me centraré en lo más destacado de cada verso, por eso de no resultar cansino. 

Verso 1

«Death row, what a brother knows»

En referencia a que en los Estados Unidos, prácticamente la mitad de los reclusos que están en el corredor de la muerte son negros, cuando el porcentaje de negros o afroamericanos en el país apenas es del 13%.

«Five-O said, «Freeze!» and I got numbCan I tell ‘em that I never really had a gun?But it’s the wax that the Terminator X spun»

Chuck D es peligroso para los poderes establecidos por sus rimas y su música, no porque esté armado. También hacen referencia a que la canción «Miuzi Weighs a Ton», incluida en su álbum debut, era una metáfora sobre su mente, no un arma física. Sin embargo, la policía todavía les trataba como si fueran una organización criminal. El DJ de Public Enemy en ese momento era Norman «Terminator X» Rogers. «Wax» («cera») se refiere a los discos.

«‘Cause a brother like me said, ‘WellFarrakhan’s a prophet and I think you ought to listen toWhat he can say to you, what you wanna do is follow for now'»

Aquí, Chuck aboga por el polémico Louis Farrakhan, líder religioso estadounidense, supremacista negro, teórico de la conspiración contra los blancos y ex cantante que encabeza la Nation of Islam (NOI). Farrakhan, aunque es popular entre los negros, ha recibido críticas en algunos sectores por percibir antisemitismo.

Verso 2

«Listen for lessons I’m saying insideMusic that the critics are blasting me forThey’ll never care for the brothers and sistersMow, cause the country has us up for the war»

Chuck y compañía nunca fueron muy queridos por los medios. De hecho, Chuck estaba tan en contra de los medios de comunicación que el músico y colega de mismo nombre Chuck E. Weiss se sintió impulsado a afirmar que, basándose en el hecho de que «Chuck y Public Enemy… se quejan tanto de los críticos de rock y de las ondas» parecçian más una banda de punk rock que no un grupo de hip hop. Además, Chuck lamenta el hecho de que la gente está pasando por alto el contenido moral correcto y elevado de sus letras (que están dirigidas principalmente a los jóvenes negros, los sus «hermanos y hermanas») y simplemente está en desacuerdo con su tono, su posición y su forma de ser.

«Radio stations I question their blacknessThey call themselves black, but we’ll see if they’ll play this»

Dos álbumes más tarde, Public Enemy seguirían persiguiendo a la gente de la radio en su canción «How to Kill a Radio Consultant», ya que sentían que las estaciones de radio urbanas dedicaban más tiempo al R&B/Dance que al hip hop.

Verso 3

«Soul control, beat is the father of your rock ‘n’ roll»

Chuck señala que el rock ‘n’ roll, aunque popularmente considerado como música «blanca», tiene sus antecedentes y/o raíces en formas negras como el blues y el jazz, y los ritmos y formas africanos que subyacen a esos géneros.

«Whatcha gonna do? Rap is not afraid of youBeat is for Sonny Bono, beat is for Yoko Ono»

Los raperos y los fans del hip hop no tienen miedo de ser criticados por músicos de otros géneros que no entienden su forma de arte. Los ritmos utilizados para crear música son universales, utilizados por artistas de todo tipo. Es muy probable que también sea una referencia a «The Beat Goes On», tema incluido en el tercer álbum de Sonny & Cher.

«Run-DMC first said a deejay could be a band»

Run-DMC fue uno de los primeros grupos de rap, y le dio a su DJ Jason «Jam Master Jay» Mizell casi la misma facturación que sus dos raperos, Joseph «Run» Simmons y Darryl «D.M.C.» McDaniels. Este guiño a Run-DMC, cuyo álbum de 1985 se tituló King of Rock, es otra afirmación sutil de que el hip hop es una evolución legítima y una extensión de la música rock.

«Beat is for Eric B. and LL as well, hell»

Un saludo, un guiño a dos de los artistas contemporáneos a Public Enemy: el legendario dúo Eric B & Rakim y el entonces compañero de sello de Public Enemy, LL Cool J. Los tres actos fueron dirigidos en ese momento por Rush Artist Management de Russell Simmons, y los tres realizaron una gira conjunta en 1987, auspiciada por Def Jam.

«Wax is for Anthrax, still it can rock bells»

Ya lo adelantaba un poco más arriba. Este breve saludo a Anthrax desencadenó en esta colaboración que aquí se analiza. «Rock the Bells» es el nombre de una canción de LL Cool J.

Verso 4

«Roll with the rock stars, still never get accepted as»

Los raperos, a pesar de estar en los mismos círculos que las estrellas de rock, nunca serán aceptados como «músicos reales» por ellos, aunque algunas bandas de rock como Anthrax jamás ocultaron su admiración por Public Enemy. Más tarde, Public Enemy serían incluidos en el Rock and Roll Hall of Fame, una inducción bien merecida, pero criticada rotundamente por los fans más pacos e intolerantes.

«We got to check it out down on the avenueA magazine or two is dissing me and dissing youYeah, I’m telling you»

La canción «Bring the Noise» se escribió en respuesta a múltiples críticas y reacciones del público que creía que la música de Public Enemy era solo «ruido». En estas líneas, la línea «Una revista o dos me está insultando» era una referencia a las revistas que rajaban a gusto de la música de Public Enemy. Hay que recordar que «Bring the Noise» forma parte del álbum It Takes a Nation of Millions to Hold Us Back, un trabajo cuya temática general gira entorno a cómo hay millones de hijos de puta que les impiden obtener lo que necesitan. A este respecto, el propio Chuck D dijo en su día: «Si están llamando a mi música ‘ruido’, si dicen que realmente me estoy saliendo del personaje siendo una persona negra en Estados Unidos, entonces está bien, traeré más ruido».

Legado

Una de las cosas que funcionó a favor de la canción fue que la-por-aquél-entonces-no-infame MTV y las emisoras de radio no sabían muy bien dónde encajaba. No era metal (aunque lo era), no era hip hop (pero lo era) y, obviamente, no era pop. En medio de tal confusión, todas las emisoras le dieron una oportunidad a «Bring the Noise» y la MTV rápidamente se dio cuenta de que tod@s querían ver el video.

Las bandas se embarcaron en una gira de conciertos conjunta en la que se unirían en el escenario al final de cada noche para interpretar la canción juntos. La gira fue un gran éxito y, sin duda, fue el punto de partida para que miles de jóvenes fanáticos del metal empezaran a amar al hip hop y viceversa.

No pasó mucho tiempo hasta que bandas como Limp Bizkit tomaron las guitarras heavy metal de Anthrax y las rimas de Public Enemy para crear el nu metal, el sonido que se apoderó de las ondas durante gran parte de finales de los 90 y principios de los 2000.

A día de hoy, si te pones a escuchar cualquier emisora de rock o metal, no pasan ni diez minutos y escuchas a alguien rapear o al menos cantar de una manera fuertemente influenciada por el hip hop, y hay una línea directa desde allí hasta «Bring the Noise». Haced la prueba.

Del mismo modo, existe una nueva generación de «estrellas de rock del hip hop» que samplean clásicos del rock y del metal en sus temas, distorsionan sus voces y saltan desde el escenario al más puro estilo mosh, cuando hubo un tiempo en que dicha actividad se practicaba únicamente en espectáculos de metal.

Y aunque ninguna de las bandas inventó el rap rock o el rap metal (eso es cosa de Run-DMC), es esta colaboración la que podría decirse que tuvo la mayor influencia en la corriente principal durante los siguientes 20 años… y (mucho) más allá.

Anthrax XL

Hace unos meses, a mediados del pasado mes de julio, Anthrax lanzó XL, el concierto conmemorativo que la banda sacó en streaming en 2021 para celebrar su 40º Aniversario, y ese mismo día también lanzó la versión en directo de «Bring the Noise» (tercer adelanto tras «Aftershock» y «The Devil You Know»), con Chuck D de invitado especial. Tras escucharla/verla un@ no puede dejar de pensar que en ese escenario no hay ni una sola persona que haya perdido el mojo con el paso de los años. ¡Tremendísima versión! Los que tuvieron, retuvieron, y a estos tipos no hay quien les tosa.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 402 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.