Crónica y fotos del concierto de Saratoga - Sala Salamandra (L'Hospitalet de Llobregat), 6 de abril de 2024

Saratoga muestra músculo ante una entregada Salamandra

Datos del Concierto

Bandas:
Saratoga
 
Fecha: 6 de abril de 2024
Lugar: Sala Salamandra (L'Hospitalet de Llobregat)
Promotora: Duque Producciones
Asistencia aproximada: 700 personas

Fotos

Fotos por Marta Carreras

Poco conscientes eran los que se preparaban para una cursa nocturna popular en los alrededores de la sala Salamandra de la gran noche de poderoso Heavy Metal (en mayúsculas) que se estaba a punto de producir, tras el paso de una de las bandas más queridas de nuestro metal. Acercándonos a la sala viendo el espectáculo de fuego y pirotécnia de los grupos de diables, recibimos una inconsciente bienvenida a l@s numeros@as asistentes que se congregaron a las puertas de la sala con antelación a la apertura.

Puntualmente entramos comprobando rápidamente que la asistencia sería excelente, llenazo según la organización, pero que en ningún momento llegamos a notar sensación de agobio e incomodidad.

Durante la espera, dimos cuenta que Jero se encontraba hablando cerca nuestro y atendiendo amablemente a comentarios y fotografías.

A las 21:00, con extrema puntualidad, se apagaron las luces para dar comienzo la intro que acompañaría la entrada de los músicos al escenario, siendo Arnau, el último miembro en incorporarse a la batería de la banda madrileña, el que entrara primero al escenario.

Sin compasión, tras finalizar la intro, fueron a matar más que “A morir” , temazo escogido para iniciar la noche y en la que Tete entró arrasando con su imponente presencia y una gorra horrible de la que afortunadamente se desprendió al inicio de “Mi ciudad”. El sonido, impecable, algo habitual en esta sala, pero que se podría decir que lo de esta noche es de lo mejorcito que he visto en tiempo.

Si alguien pensaba que los contínuos cambios a la batería mermaría el potencial de la banda, se equivocó estrepitosamente. Es una puta bestia. Hubo momentos en los que pensé que partiría la caja. Además, el solo que se cascó el amigo tras una gratamente recuperada “Ángel de barro” nos dejó a más de un@ con la boca abierta.

Un público entregadísimo no dejó de corear ni una de las canciones de la extensa discografía de la banda, algo que se notó en las contínuas interacciones de los músicos con los apretados fans en las primeras filas, así como el hecho de que Tete dejara cantar al público en gran parte de algunas canciones. En algún momento incluso me pareció excesivo, pues de lo que tenía ganas era de escuchar la magnífica voz del musculado frontman que alterna como pocos unos guturales bien metidos con unos agudos que harían temblar las copas del local.

Si hay una canción complicada desde el inicio y que funciona como pocas es «Maldito corazón» que llegó fusionada con el típico juego de hacer corear a la sala por partes, calentando las gargantas de tod@s l@s asistentes. Precisa y contundente, aumentó la temperatura del local. Clásico imprescindible.

Llegó uno de los momentos íntimos de la noche, la balada “Lejos de tí” en la que Tete se mostró como lo que es, uno de los mejores cantantes de este país sin lugar a dudas. Limpio y medido cuando toca o subiendo a unos niveles imposibles para la mayoría. Más evidente fue en el momento de su solo, llegando incluso a cantar sin micro. Afortunadamente, aquellos que continuaban hablando alto sin música de fondo callaron para disfrutar de tremendo espectáculo. ¿Qué sentido tiene acudir a un concierto y no parar de hablar? Seguramente sea yo el maniático, pero nunca he entendido ni soportado ese rumor de fondo mientras la música suena.

Encaramos la mitad del concierto con una coreada “Heavy Metal” y “Resurrección” con la sorpresa de ver a Tete salir del escenario para subirse a la barra de la sala y entregarse.

Tras el subidón de adrenalina caimos en la mayor intimidad con “Si amaneciera”. Este momento lo viví en la más absoluta soledad, a pesar de la mejor compañía que podía tener a mi lado y el público que arrebataba la sala. ¿Conocéis esa sensación de interiorizar tanto una canción que tienes la impresión que cantan solo para tí? Pues así la sentí hasta el punto de emocionarme.

Jero y Niko me sacaron del trance con sus respectivos solos, siendo el del veterano bajista mucho más extenso sacando humo a las cuatro cuerdas, para dar lugar al breve descanso que encararía la artillería guardada para los bises.

Tete, que se cambió en varias ocasiones de camiseta durante el concierto, en esta ocasión salió ataviado con un chaleco de cuero con su logo personal a la espalda. “Como el viento”, “Mi venganza”, una siempre espectacular “Vientos de guerra” con sus guturales bien insertados y agudos imposibles o la final “Perro traidor” fueron el broche final, arropado por un coreado «Fear of the Dark» retumbando en los altavoces, en una mayúscula noche de Heavy Metal donde Saratoga demostró, una vez más, que son una máquina perfectamente engrasada manteniéndose en una insultante forma a pesar de las adversidades.

Si todo va bien, volveremos a disfrutarlos de nuevo en el Leyendas. Hasta entonces, seguiremos viéndonos por las salas.

Setlist Saratoga:

Intro
A morir
Mi ciudad
El vuelo del halcón
Maldito corazón
No sufriré jamás por tí
Ángel de barro
(Solo de batería – Arnau)
Lejos de tí
Las puertas del cielo
(Solo Tete)
Heavy Metal
Resurrección
Si amaneciera
(Solo de guitarra – Jero)
(Solo de bajo – Niko)
Como el viento
Mi venganza
Vientos de guerra
Perro traidor

Abel Marín
Sobre Abel Marín 195 Artículos
Amante del metal en su variedad de estilos. Vivo con la esperanza de poder llegar a viejo acudiendo a salas de conciertos y festivales. Si los rockeros van al infierno, que me guarden sitio y una cervecita. Salud y Heavy Metal.