Crónica y fotos del Mad Cool Festival - Valdedebas (Madrid), 11 de julio de 2019

Mad Cool (I): Iggy Pop y Vampire Weekend, inesperados héroes de la primera jornada

Datos del Concierto

Mad Cool Festival

Bandas:
Gentleman Clef, Pierce Brothers, Sheafs, Tash Sultana, La Dispute, Ms.Lauryn Hill, Iggy Pop, Bon Iver, Perry Farrell, Noel Gallagher, Vampire Weekend, The Hives, The Chemical Brothers
 
Fecha: 11 de julio de 2019
Lugar: Valdedebas (Madrid)
Promotora: Mad Cool Festival
Asistencia aproximada: 40.000 personas

Fotos

Fotos por Fotos oficiales IG Mad Cool Festival

Nuestra Previa

Vampire Weekend – Father of the Bride

Por lo visto no soy el único que ha necesitado más tiempo del normal en entender el esperado nuevo disco de Vampire Veekend. En una era en la que la inmediatez es primordial, la capacidad de degustar con calma y

0 comentarios

Mad Cool (IV): Seguiremos confiando en Mad Cool. Aciertos y errores de 2019.

Antes de nada que quede claro que estas son las impresiones y opiniones personales de un simple individuo. Un servidor que tiene la potestad para comparar la edición de 2018 con la de este año y que tiene suficiente experiencia

0 comentarios

Mad Cool (III): Bienvenidos al mundo de Greta Van Fleet

Arrancaba la tercera y última cita en Valdedebas, el sol relucía tras muchas horas escondido tras una espesa capa de nubes que amenazaban con tormenta desde primera hora de la mañana. Esperábamos para hoy mucha más gente arrastrada por el

0 comentarios

Mad Cool (II): Música de calidad para todos los gustos

Tras una jornada enorme, el viernes presentaba varios grupos marcados en rojo en los horarios, por un lado el doble cabeza de cartel llegaría con dos propuestas muy diferentes entre sí, por un lado teníamos a The National y más

0 comentarios

Mad Cool (I): Iggy Pop y Vampire Weekend, inesperados héroes de la primera jornada

Por segundo año consecutivo visitamos Madrid con la excusa de asistir al Mad Cool Festival. Si es verdad que el nivel del cartel ha decaído este 2019 (imposible competir contra el cartel del año pasado) muchas bandas enormes pisarían estos

0 comentarios

Por segundo año consecutivo visitamos Madrid con la excusa de asistir al Mad Cool Festival. Si es verdad que el nivel del cartel ha decaído este 2019 (imposible competir contra el cartel del año pasado) muchas bandas enormes pisarían estos cuatro días el recinto de Valdedebas. Un par de dudas e inquietudes sobrevolaron los meses previos a la celebración del festival, ¿habrá aprendido la organización de los “desastres” de los dos últimos años? Y, por otro lado, ¿cuántas entradas se han vendido?

La ola de calor que azota media Europa este último mes y que ya nos hizo tambalear hace dos semanas en el Download Festival de Madrid volvía este fin de semana com lo que la organización distribuyó algunos puntos de refresco (pocos a decir verdad) y permitió que la gente accediera con una botella de agua de 50cl sin tapón (mal, muy mal).

Por lo demás, Mad Cool recortaba el cartel y quitaba un escenario, ampliaba el recinto sin, a priori, ampliar el aforo. Distribuía mejor varios puestos de comida y tiendas por dentro el recinto pero pecaba de los mismos errores que en 2018. La primera toma de contacto con los bares fue triste, en el primero no funcionaba el datáfono, en el segundo no nos atendían pese a ser los únicos que queríamos consumir y en el tercero no tenían cambio. Empezamos bien. Ah, y poner de nombre “Mini de Mahou” al tanque grande de cerveza es un poco de risa. Y mejor no hablaremos de la Welcome Party y todo el follón que despertó…

A las 18:00 puntual arrancaría oficialmente el festival con Gentleman Clef en el escenario cubierto y no muy caluroso de Mondo Sonoro. La banda local, vencedora del concurso previo Mahou Talent ofreció un delicado y trabajado concierto de indie con tintes folks. El calor y no solapar con ninguna banda logró que la asistencia a su concierto fuese realmente buena, a eso le sumamos que la calidad de su música influyó en que la gente no abandonara la sombra hasta bien acabado el show. El momento más esperado fue cuando, ukelele en mano, interpretaron “Imagination Rules” y “Better Place”. Treinta agradables minutos de una banda muy capaz y agradecida con la oportunidad de estar frente a nosotros, los privilegiados.

Solo teníamos que darnos la vuelta al acabar, pues es delantero (o trasero según se mire) escenario Consequence of Sound iba a arrancar con los australianos Pierce Brothers.

El duo de Melbourne disponían de 40 minutos y lo supieron aprovechar. Enérgicos y simpáticos se mostraron en todo momento. La pareja ofrece una propuesta de rock alternativo con bases folk inspiradas en la música tradicional australiana. Armados solo con una guitarra acústica y un juego de percusión variado (un plato, un tambor de pie y un tambor tipo étnico). La banda se encuentra girando por Europa acompañando a Tash Sultana, quien tocaría en un rato en el escenario principal Mad Cool.

“Overdose” y “The records were ours” se llevaron el máximo de aplausos, dos temas enormes. Pese a ser solo dos, la multitud de recursos e instrumentos que tocaron fue alucinante, desde instrumentos tradicionales australianos a armónica. Todo ello acercó la banda al público que gozaba y mucho.

Pierce Brothers lo pasaron en grande sobre el escenario a base de sudar y buen rock, el público que era numeroso lo pasó genial mientras aguardaba en la sombra a que el calor empezase a amainar… aunque eso fue más complicado. Incluso bajaron entre el público guitarra en mano para tocar los primeros acordes del tema que cerró su concierto.

Pierce Brothers

Sin querer abandonar la codiciada sombra decidimos regresar a Mondo Sonoro Stage en la que los británicos Sheafs iban a ofrecer un eléctrico concierto de rock revival. Los de Sheffield son algo desconocidos por aquí pero gozan de una notable popularidad en los países de habla inglesa.

Rock and roll duro, enérgico, de ese que siempre apetece. Buena propuesta la suya y de calidad, que les ha llevado a girar con Greta Van Fleet y con The Amazons. Pese a el buen concierto, la carpa no relucía llena, pues en Mad Cool stage iba a arrancar el esperado concierto de Tash Sultana, uno de los artistas emergentes más potentes de los últimos años.

Y allí fuimos, al menos un rato, pues a las 19:55 teníamos claro que estaríamos en el escenario Comunidad de Madrid para ver al fin a La Dispute. La primera vez de la icónica banda de post hardcore en España sería en Mad Cool.

Pese a el importante detalle mencionado, poca gente se aglutinó frente al escenario. Pero, a decir verdad, pese a ser ya una hora importante, poca gente se veía en el recinto del festival. Con el calor ya empezando a disminuir arrancó el ansiado concierto de los norteamericanos.

Presentando su nuevo discazo titulado Panorama, disco que ya reseñamos hace unos meses, la banda de Jordan Dreyer siempre asegura un buen espectáculo y esta vez tampoco falló. Jordan toma el micro con fuerza y arrastra a la banda y al público a un éxtasis colectivo tan largo como él desee.

A lo largo de su hora de espectáculo repasaron temas de sus cuatro discos, no faltaron sus icónicos temas “a Desparture” o “You and I in Unison” de Wildlife, su obra magna. De Panorama interpretaron los bombazos “Fulton Street I” y “Fulton Street II” y de Rooms of the House no podía fallar “First Reactions After Falling Through the Ice”.

Un concierto enorme en el que la gente disfrutó mucho, se notó a lo largo de la hora que tuvimos el placer de verles encima del escenario. Jordan estubo impecable y entregado, pero no quedaron atrás todos sus colegas de banda, quienes acabaron sudando como nunca bajo el ya tardío solazo de la meseta.

La Dispute

Llegó la hora de Mrs. Lauryn Hill en Madrid te Abraza stage, uno de los grandes nombres del día y uno de los puntos fuertes de todo el festival. Sus cada vez menos frecuentes giras hacían de esta noche algo especial. Una hora y media en la que se esperaban con ganas los temazos de su icónico disco The misseducation of Lauryn Hill.

Y la decepción fue tan gigante como su leyenda. La norteamericana llegó tan tarde que la gente ya ni la quiso ver. Imagino que no tenía ganas de cantar y mandó a una DJ que se dedicó a pinchar en un lateral del escenario, hablando de vez en cuando con el público que residía sorprendido respirando esa fragancia tan peculiar, la fragancia de la decepción.

La gente aguantó poco, unos se fueron a cenar, otros a reposar y muchos se acercaron al escenario Comunidad de Madrid para recibir con todos los honores a otra leyenda, al irrepetible Iggy Pop.

72 años son los que tiene ya James Newell Osterberg, pero sigue dando más guerra que nadie sobre un escenario. Luciendo Su indumentaria habitual: sin camiseta, pelo rubio impoluto, vaqueros oscuros… y saliendo en tromba a comerse no solo su escenario sino al resto de artistas del día. Su mirada de odio ya no infringe temor, aunque quizás debería. La iguana hoy decidió no tener rival.

Con “I wanna be your dog” arrancó su multitudinario concierto bajo un sol que se resistía a abandonarnos por completo. El bochorno era intenso e Iggy nos hizo sudar aún más. Imposible resistirse a él, a su banda y al despliegue de temazos. “The Passanger” seguida de “Lust for Life” fueron cantadas por miles de personas que no se creían aún que un septuagenario diera más caña que otras bandas jóvenes que presumían de su rock salvaje en otros escenarios.

Hiperactivo como no podía ser de otra manera, Iggy bajó varias veces a cantar apoyado en la barrera que separaba público de escenario, la gente le quiere y él ama a su público. Pese que su edad no le perdona, Iggy sigue en buena forma. Sus músculos convertidos en algo afectado al peso de la gravedad, él luce su torso sin camisa como si un adolescente aún residiera en él. Iggy no falla. Ya nadie se acordaba de Lauryn Hill, no se merece sino el mismo desprecio con el que se cree impune a aplicarnos. “No fun” motherfuckers proclamó el de Michigan.

Show impecable rozando lo épico. Inesperado y abrumador. Iggy se corona como el Rey en la primera noche de festival. “I love you” y tiró el micro al suelo. Adiós Iggy, siempre podremos decir que le vimos en Mad Cool devorando las masas.

Iggy Pop

Con mucha menos gente de la esperada arrancó el que teóricamente debía servir de imán del día, Bon Iver, o Justin Vernon. El artista norteamericano es un valor en alza estos últimos años y su apuesta como cabeza de cartel era clara aunque levantó ciertas ampollas. Su propuesta puede no gustar pero nadie puede discutir que tiene un directo elegante, preciso, intenso.

Tras un repaso a su último disco, los temas menos rockeros de Bon Iver fueron sucediéndose con suma precisión. Con “Perth” llegó el primer clásico – temazo del concierto, tras media hora deambulando con temas de su último disco, arrancaba un concierto completamente diferente en el que la guitarra y la batería recuperaban su importancia.

Tras una aclamada “Skinny Love” que levantó hasta los que estaban sentados de palique, llegó un emotivo momento en el que Justin presentaba en directo el nuevo tema “Hey, Ma”, tema dedicado a su madre. Muy bonito y emotivo que nos acerca al Bon Iver de sus primeros discos, simple pero con guitarra en detrimento de los arreglos electrónicos de los que abusa un poco estos últimos años. Tras este tema, la versión más rockera del combo con la doble batería tocando sin piedad el tema  “Creature Fear”.

Otro momento emotivo llegó de la mano de “Holocene” del sobresaliente disco Bon Iver. Sin duda esta segunda mitad de concierto si estaba a la altura de un cabeza de cartel. «33 GOD» marcó la recta final del concierto y  “22 (Over Soon)” rozó lo épico, su belleza no tiene comparación alguna y sonó delicada, inmensa. Quedaban 15’ de actuación y Justin Vernon lograba el clímax, la plena comunión con un público que le quiere. Tras un amago de fin de concierto, bis con el tema “For Emma” y despedida del cabeza de cartel de la primera jornada del festival.

Bon Iver

En Comunidad de Madrid stage recibíamos al excéntrico Perry Farrel con la Kind Heaven Orchestra. El que fuese fundador de Jane’s Addiction, una de las bandas icónicas del rock alternativo se rodea actualmente de una banda con ilustres componentes. La batería corre a cargo de Matt Chamberlain de Soundgarden, junto a él encontramos a dos Jane’s Addiction más: Matt Rohde en los teclados y Chris Chaney en el bajo. Etty Lau Farrel, su esposa, le acompaña en el papel de voces secundarias.

Un barroco escenario lleno de músicos se abría frente a nosotros y con él un demacrado Perry Farrel. El artista acaba de publicar un notable disco en solitario, sorprendente pero cierto. Sin yo ser muy fan de Jane’s Addiction puedo afirmar que me gusta más su disco en solitario que su carrera con la banda madre. Media hora estuvimos viendo su directo, algo monótono y con un Perry en baja forma. Pudimos gozar de “More than I Could Bear”, “(red, white and blue) Cheerfulness”, “Pirate Punk Politican” y “Machine Girl”, momentos para el recuerdo de su anterior banda con “Pets” de Porno for Pyros. Los temas de su nuevo disco fueron sucediéndose y finalmente decidimos ir al Madrid te abraza stage para ver a Noel Gallagher.

Perry Farrel

Y también acertamos, concierto de menos a más del hermanísimo de Manchester. La leyenda de Oasis es tan grande que si algún día deciden limar asperezas y fumar la pipa de la paz, Oasis sería más grande de lo que fuese antaño. Con un sobrio escenario en el que Noel se rodeó sus High Flying Birds en el que destacaba su ferviente devoción al fútbol inglés con una pancarta del Manchester City, curioso detalle.

Armado de su guitarra y su resquebrajada voz arrancó uno de los shows más multitudinarios de la noche. Tras repasar varios temas de su carrera en solitario, sobretodo temas de Who built the Moon?, lo la gente quería era Oasis y finalmente llegó Oasis. La mitad de su concierto se basó en temas de la banda madre, arrancando del suelo los que aprovechaban cualquier tregua para descansar. Cuando los primeros acordes de “The Importance of Being Idle” la gente empezó a gozar, con “Little by Little” ya poca gente quedaba distraída y cuando “Wonderwall” arrancó la locura tomó el recinto.

La sombra de Oasis es gigantesca, es difícil que tanto Noel como Liam puedan despegarse de lo que supuso su banda y siguen resignándose a tocar sus temas en directo. La gente quiere eso, quiere a Oasis.

“Don’t look back in Anger” superó el nivel de emotividad de “Wonderwall” y la versión final de “All you need is Love” de los Beatles trajo abrazos y besos entre los fans que veían con júbilo como Noel sigue siendo un artista enorme.

Noel Gallagher

Vampire Weekend y The Hives se solapaban en uno de los momentos de más difícil elección. Una hora para cada uno solapando concierto entero era una irresponsabilidad… con lo que decidimos ver a ambas bandas.

Los siete vampiros indies entraban en Mad Cool stage bajo una bola del mundo gigante, símil de la portada de su nuevo disco Father of the Bride. Con un sonido impecable arrancaron los de Nueva York que en pocos minutos tenían ganado al público reunido, poco a decir verdad, frente a ellos. Con “Unbelievers” llegó el primer momento de máxima entrega y comunión, el público enloqueció y espolinó a la banda a seguir despachando temazos como “ White Sky”. Lo que estaba claro que la apuesta por Vampire Weekend estaba siendo acertada, la banda se multiplica en directo y los siete músicos se entregan como nadie.

“This Live”, el que fuera el primer adelanto de su último disco sonó rotunda y arrojó al público a bailar, algo que no cesó mientras sonó “Horchata”. Tras un breve respiro llegó el temazo, “A-Punk” probó el cansancio de los fans que lo dieron todo. Durante “Walcott“ el último tema de su concierto lanzaron un globo terrestre gigante hinchable al publico, que lo pasó en grande intentando golpearlo sin mucha destreza. Al final, un inesperado excelente concierto rockero de unos Vampire Weekend que han logrado tener un nuevo fan en su lista.

Vampire Weekend

Mientras en Comunidad de Madrid stage los suecos The Hives intentaban superar a Iggy Pop y, evidentemente, no lo lograron. Si la semana pasada me quejaba tras ver Tool de su nula interacción con el público, de The Hives me voy a quejar de su exceso de interacción. No es necesario aplaudir cada 30” a todo, incluso al peinado de su frontman. Chapurreando por así decirlo largas oraciones en castellano, The Hives pasaron más rato hablando que tocando. Aún así, destacables sus momentos de lucidez tocando y arrastrando masas con himnos com “Tick tick boom”.

La última gran banda de la noche serían The Chemical Brothers que cerrarían la zona de los escenarios principales con su concierto programado de 2:55 a 4:25. Poca gente quedaba ya por aquí y más a estas horas tras aguantar un asfixiante día de calor en la capital. A esto le sumamos la regular entrada de este jueves… como resultado ¿25.000 almas? sino menos esperando para ver que nos ofrecían los míticos The Chemical Brothers.

The Chemical Brothers

La decepción de día: Ms.Lauryn Hill

Los temazos del día: <<Skinny Love>> de Bon Iver y <<Lust for life>> Iggy Pop y <<Don’t look back in Anger>> de Noel Gallagher

La sorpresa del día: Vampire Weekend

El grupo del día: Iggy Pop

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 224 Artículos
…metal en todas sus extensiones… lo demás es un decir