Crónica y fotos del concierto de Moonloop + Stormhaven + Face the Maybe - Centre Cultural Boca Nord (Barcelona), 16 de marzo de 2018

La calidad y el mojo de Moonloop, Stormhaven y Face The Maybe avasallan en Boca Nord

Datos del Concierto

Bandas:
Moonloop + Stormhaven + Face the Maybe
 
Fecha: 16 de marzo de 2018
Lugar: Centre Cultural Boca Nord (Barcelona)
Promotora: Chroma Nation
Asistencia aproximada: 140 personas

Fotos

Fotos por Fanny Dudognon

Nuestra Previa

La previa de Science of Noise: MOONLOOP + STORMHAVEN + FACE THE MAYBE

Es probable que a la mayor parte de barceloneses a los que les gusta el metal les hables de Moonloop o Face the Maybe y no te sean capaces de ubicarlos en absoluto. Es indudable que estamos hablando de bandas aún

Face The Maybe Vs. Animals As Leaders

Dentro de unas semanas tendrá lugar uno de los eventos prog más atractivos de la temporada, y Science of Noise estaremos allí para contaros todo, absolutamente todo lo que Moonloop, Stormhaven y Face The Maybe nos quieran contar. Estamos muy

Enorme e infravalorada demostración de poder y sensibilidad de Moonloop en la sala Rocksound

Pasado casi medio año desde la publicación de Devocean y cuatro meses después de su último concierto en la Sala Bóveda, los barceloneses Moonloop estan empezando a engrasar la maquinaria para embarcarse en la presentación de su segundo álbum fuera

Entrevista a Eric Baulenas de Moonloop (II): ‘Ir a buscar fósiles es mi meditación’

Nuestra charla con Eric Baulenas continúa en un plano algo más personal. Después de que en la primera parte de esta entrevista nos centráramos sobretodo en su trabajo en Moonloop y en la publicación de «Devocean», aquí acabamos de cerrar

Entrevista a Eric Baulenas de Moonloop (I): ‘Hoy en día, las bandas estamos acostumbradas a hacer de todo’

Aprovechamos una soleada tarde agosto para quedar con Eric Baulenas, vocalista y guitarrista del grupo de death metal progresivo Moonloop y también de otras bandas como Eric Baule o Bauluna. Una pequeña institución del metal barcelonés y, sobretodo, un tío

Los amantes del metal progresivo hacía semanas que teníamos el día de hoy marcado en rojo en nuestras agendas. Las bandas que íbamos a ver no mueven masas ni tienen un gran nombre a nivel internacional, pero la calidad de sus canciones y sus directos, así como su absurda proficiencia como instrumentistas no tienen nada que envidiarle a nadie, ni de aquí ni de fuera.

Aunque en ocasiones tendemos a quejarnos y a victimizar un poco, la gente acaba por tener más criterio del que muchas veces pensamos, y por ello esta noche se congregaron casi 150 personas en una sala tan poco habitual para estos menesteres como es el Centre Cultural Boca Nord, situado en el barri de El Carmel y parapetada justo encima de la entada del Túnel de la Rovira. Moonloop ya había hecho uso de esta sala en varias ocasiones con anterioridad, pero no es un lugar en el que abunden los eventos metaleros y, personalmente, nunca había tenido la oportunidad de venir por aquí.

Por un precio prácticamente simbólico de 5 euros teníamos la oportunidad de degustar un cartel de auténtico lujo. Como representantes locales, tanto Moonloop como Face The Maybe necesitan pocas presentaciones para aquellos que habéis seguido su carrera mínimamente: la calidad de sus discos y la solidez y potencia de sus directos está fuera de toda duda. Los franceses Stormhaven, en cambio, eran aún un grupo bastante más desconocido para la mayoría, aunque el excepcional Exodus, su disco de debut publicado en verano del año pasado, es una carta de presentación suficientemente potente como para que no lo fueran.

Moonloop

Moonloop actuaban como anfitriones y organizadores de este evento, pero aún y así decidieron abrir ellos mismos una velada en el que las tres bandas tuvieron un protagonismo parecido. Supongo que la idea, bien pensada, era que asumiendo que la práctica totalidad de la gente iba a venir a verlos a ellos o a Face The Maybe, dejando a Stormhaven en el medio se aseguraban de que hubiera gente en su concierto. Este pequeño sacrificio les salió bastante bien, ya que desde un primer momento se congregó un público bastante numeroso delante del amplio escenario del Boca Nord.

Aunque el sonido no acabó de acompañar ni arriba ni abajo del escenario (ni punto de comparación con el bolazo maravilloso que se marcaron hace unos meses en la Sala Rocksound ante la mitad de personas), Eric Baulenas y los suyos desgranaron hasta siete temas pertenecientes a sus dos discos, con un protagonismo prácticamente total para las canciones de su último y celebrado Devocean (2017). Abrieron con «Zeal» y pasaron por «Nightmare Gallery» y «Megalodon» antes de llegar a «Oceans», que me parece su canción cumbre, mezclando como ninguna la tralla y la sensibilidad que caracteriza la música de esta magnífica banda.

Así como otras veces Eric había demostrado bastante labia entre tema y tema, en esta ocasión fueron bastante al grano, y después de tocar «Strombus», su primer gran hit y única concesión a su primer disco Deeply From The Earth (2012), acabaron el concierto con «Medusa», protagonista del único vídeo que la banda ha grabado para este último disco, cerrando un muy buen concierto lastrado por un sonido algo disperso que no permitió que acabáramos de implicarnos del todo.

Parece que este año es el elegido por Moonloop para ponerse las pilas y lanzarse al asalto de los escenarios españoles e internacionales, algo que celebramos. Después de visitar Francia hace pocas semanas, precisamente bajo el cobijo de Stormhaven, en breve van a hacer una incursión por Escandinavia, tocando en Dinamarca y en Suecia. Veremos si, después de quince años de trayectoria, el talento y la honestidad de esta banda consigue, con una obra tan convincente como Devocean (2017) bajo el brazo, empezar a hacerse un nombre de verdad por las europas.

Setlist Moonloop:

Zeal
Nightmare Gallery
Megalodon
Oceans
Interglacial
Strombus
Medusa

Stormhaven

A pesar del éxito de la estrategia de colocarlos en ese sandwich entre Moonloop y Face The Maybe, los franceses Stormhaven, procedentes de la ciudad de Toulouse, descargaron su death metal progresivo ante una cantidad de público sensiblemente inferior a la que había con los primeros y, sobretodo, a la que habría con los segundos. La configuración de la sala, con el bar situado en un espacio contiguo, hizo que muchos de aquellos asistentes atraídos por ambas bandas locales se quedaran tomando algo y viendo (o no) el concierto de los franceses desde una pantalla gigante. Ellos se lo perdieron, ya que aunque una vez más el sonido no fue perfecto, los chicos liderados por Zachary Nadal a la guitarra y a la voz demostraron tener una propuesta con mucho que ofrecer.

Lo primero que me sorprendió (quizás ya tendría que haberlo sabido, pero el hecho es que no lo sabía) es que Stormhaven llevan únicamente una guitarra, algo inesperado teniendo en cuenta la de cosas que se hacen con ella. Así que Zach está bastante ocupado durante todo el concierto con riffs y punteos de una calidad técnica envidiable. A sus lados, el bajo de Jonathan de Freitas y el gran teclado de Régis Royer, componente imprescindible del sonido del grupo tanto con su instrumento como con sus efectos y con su voz, que se alterna constantemente con la de Zach para ofrecer una miríada de registros guturales y rasgados que aportan múltiples texturas a sus canciones.

Los cinco largos temas que tocaron se repartieron entre tres de su magnífico Exodus, el disco de debut publicado en 2017, y dos de su próximo trabajo, ya grabado y a publicar después de verano. Más allá de las dos partes de la suite «Exodus», el gran punto álgido de su descarga fue la tremendamente épica «Eclipse», un temón de dieciséis minutos que viaja por todas las sensibilidades que componen la música de esta banda, desde su vertiente más Opeth hasta el jazz más experimental.

Con Stormhaven existe la excusa de que aún llevan una trayectoria muy corta y que por ello son bastante desconocidos entre el gran (y casi el pequeño) público. Pero ojo, si su nuevo disco confirma lo apuntado en Exodus estamos ante un candidato muy serio a convertirse en alternativa dentro de la escena progresiva extrema continental. Talento, calidad técnica y ambición no les falta.

Setlist Stormhaven:

Exodus pt. 1
Departure
Exodus pt. 3
Eclipse
Death

Face The Maybe

Aunque yo asumía (no sé por qué) que Moonloop iban a ser el principal reclamo de la noche de hoy, los grandes triunfadores en cuanto a número de espectadores y nivel de entrega y devoción del público fueron sin ninguna duda los también barceloneses Face The Maybe. Alargando el ciclo de conciertos de presentación de su magnífico The Wanderer (2016), el cuarteto demostró sobradamente el por qué de la expectación que generaron: su calidad encima de un escenario es para cagarse. Personalmente nunca había tenido la oportunidad de verlos en directo, y literalmente flipé con sus evoluciones sobre las tablas.

Mientras su batería Joan Carles Marí no se sacaba la sonrisa de la cara en ningun momento a pesar de aporrear ritmos y meter fills imposibles como quien fríe un huevo, su guitarrista Eimel Nisrain Trejo hacia volar los dedos de ambas manos arriba y abajo de su mástil con tappings constantes y riffs supersónicos de una forma sencillamente espectacular. Ante ese par de bestias del instrumento, tanto el vocalista Tomás Cuñat como el bajista Fredy no tuvieron más remedio que pasar un poco desapercibidos. Y no es que fuera culpa suya ni mucho menos, pero es que no teníamos suficientes ojos para todos.

Su propuesta musical difiere un pelín del death metal progresivo con el que podemos definir tanto a Moonloop como a Stormhaven. Lo suyo es un metal progresivo más moderno, más djent, tanto en sonido como en estructura de las canciones. Su apuesta vocal es muy melódica, lo que no es óbice para que, en momentos concretos metan una tralla bien seria. Bastante definitoria de lo que podemos esperar de ellos es la versión que escogen hacer, «CAFO», del trío americano Animals As Leaders, que para mi gusto no acabó de sonar del todo bien (¿quizás porque los de Tosin Abasi son dos guitarras sin bajo y aquí un bajo y una guitarra?). Antes de llegar a ella, en todo caso, tuvimos la ocasión de escuchar un temazo melódico y emotivo como es la inicial «All That I See» o la impresionante «Dagger», que a juicio de Frederic es el tema más representativo de la banda.

En medio de tanto virtuosismo, tanta intensidad y tanta información, se llegaron a agradecer los contrastes con momentos más melódicos y punteos épicos como en «The Swan». Hasta en dos ocasiones Tom intentó que la gente se animara con un wall of death, siendo la primera de ellas un sonorísimo fracaso. Inasequible al desaliento, volvió a chinchar a la gente de cara a la final «The Wanderer», y aunque la inmensa mayoría de los que estábamos allí no habíamos venido muy dispuestos a ello, esta vez sí que consiguió que alguno que otro se animara a un breve contacto físico.

Su concierto duró poco más de una hora, y la sensaciones que intercambié con otros asistentes al empezar a desfilar hacia el exterior es que estábamos todos totalmente exhaustos. Quizás no exhaustos de bailar ni de sacudir la cabeza con demasiada intensidad (ya sabéis que los progresivos tampoco son muy dados a eso), sino exhaustos de procesar la cantidad de información y de complejidad musical que nos ofrecieron estas tres bandas. Y es una alegría, sin duda, que grupos así, con una propuesta tan lejana de lo sencillo y de lo inmediato, fueran capaces de congregar a tal montón de gente en un sitio tan apartado de los círculos habituales. ¡Bravo!

Setlist Face The Maybe:

All That I See
The Island
Dagger
CAFO (Animals As Leaders cover)
Insight
Hall Of Shame
The Swan
The Wanderer

Avatar
Sobre Albert Vila 869 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.