Crónica y fotos del Igualada Rock City - C/ Doctor Joan Mercader, 1 (delante del Museu de la Pell) (Igualada), 24 de agosto de 2019

IRC – Igualada Rock City: noche de saltos en un festival espectacular

Datos del Concierto

Igualada Rock City

Bandas:
Hamlet + Blowfuse + Imperial Jade + The Capaces
 
Fecha: 24 de agosto de 2019
Lugar: C/ Doctor Joan Mercader, 1 (delante del Museu de la Pell) (Igualada)
Promotora: Associació Rock City / Ajuntament d'Igualada
Asistencia aproximada: 2.000 personas

Fotos

Fotos por Joan Moya

Nuestra Previa

La previa de Science of Noise: IGUALADA ROCK CITY 2019

La séptima edición del Igualada Rock City ya está aquí. El festival por excelencia celebrado en Igualada, y dentro de la fiesta mayor de la misma, es todo un referente para todo rockero/metalero/alternativo/punk. Quién le iba a decir a mi

0 comentarios

Blowfuse – Daily Ritual

Si hubiera una guerra nuclear, solo quedarían estas ruedas – Extracto, más o menos textual, de la gran película Thrashin’ (1986) ¿Qué se puede decir de este cuarteto barcelonés con cuerpo en Barna pero de alma californiana? Que si te

0 comentarios

Hamlet – Berlín

Después de casi un año en Science Of Noise, cae en mis manos para reseñar un disco de una de las bandas del panorama estatal que más he escuchado en mi vida, más he seguido y admirado. Sí, querid@ lector@, estoy

0 comentarios

Entrevista a Ricard Fuster, director del Igualada Rock City: ‘No creo que haya más seguidores de rock y metal en Igualada que en otras ciudades del mismo perfil’

Llega la sexta edición del festival IRC – Igualada Rock City englobado dentro de la Festa Major de la ciudad de Igualada y, como persona que vive en ella, me pongo en contacto con Ricard Fuster Valls, uno de los

0 comentarios

Increíble la fiesta celebrada en el Igualada Rock City. Festival que nació gracias al ímpetu e ilusión de nuestro amigo Ricky Rockett, junto con el apoyo del Ayuntamiento de Igualada, nos obsequió ya con, nada más y nada menos, su séptima edición. Encima como es un festival integrado en la Festa Major d’Igualada conlleva encontrarte a mucha gente, por este tipo de celebraciones, que casi nunca ves, y muchos de ellos son colegas con los que te has pegado unas noches inolvidables, brutales, caóticas o más controladas, sumando todo esto el espectacular elenco de grupos, hace que el nivel de excitación previo te deje con unas ansias endemoniadas de celebrar tal evento.

Dicho evento comenzó a tomar forma a las 22:00 del sábado, día 24. Previamente había pasado la tarde con la familia, en la típica feria de atracciones, nos gastamos el pastón pertinente, que ya con dos críos, te comienzas a replantear acortar las vacaciones de años venideros para hacer frente a tal gasto de dos o tres días yendo a pasar calor, llenarte de tierra y vaciarte los bolsillos. A lo que iba, una vez llegados a casa, cambiarse y coger el coche ya para el Rec, la zona de Igualada donde se celebraba el Igualada Rock City. Como digo, eran las 22:00 cuando me presenté allí. Mi primera tarea consistía en quedar con Ricky Rockett para que me diera el pase para el fotógrafo, que en este caso tenía el honor nuestro compañero y igualadí como nosotros, Joan Moya. Este año tenían un detalle, todas las acreditaciones eran personales, cada uno con su nombre, gesto que gustó a los allí presentes. Hablé un momento con Ricky y en nada comenzaron a llegar algunos de los fotógrafos que venían a cubrir el evento, con los que estuvimos charlando un rato. Me percaté que este año vinieron bastantes más que el año anterior. Conté como 10, cuyo resultado significaba casi el doble que la edición del 2018.

Después de charlar un buen rato con varios de los fotógrafos, y en concreto de cómo había ido la noche anterior en el Ripollet Rock, los dejé un momento para dirigirme hacía la barra oficial del evento, la del Rec on Fire, quienes conocen el nombre sabrán que se trata de una sala de conciertos de Igualada. Para esta ocasión, como se había cambiado el lugar de los conciertos, donde años anteriores se había celebrado en la Plaça de la Creu, por ende era el que tenía la barra oficial y la única. En cambio este año la ubicación del evento era delante del Museu de la Pell, en donde por la Festa Major d’Igualada hace años que se ponen diferentes barras de venda de bebida, las cuales están formadas por asociaciones, clubs o incluso en su momento por locales particulares; dicha zona es conocida por el espacio “Barrraques” (lugar bastante típico en muchas fiestas mayores de otras localidades). Pues bien, me dirigí hacia la barra del Rec on Fire (donde vendían merch vario del Igualada Rock City) para hablar con el encargado de dicho lugar de varios temas que tenemos entre manos, alguno de los cuales a nivel de Science of Noise, nos afectan bastante…los que nos seguís con ahínco ya sabéis, día 28 de septiembre hacemos una fiesta Noiser en dicha sala, con grupos potentes (Valkiria, Forja, Herddeath y Violblast) y regalos, o sea que no os la podéis perder!

En fin, iba haciendo tiempo, encontrándome gente conocida, charlando, bebiendo mis primeras birras y esperando que vinieran con los amigos que había quedado, me volví otra vez delante del escenario con los fotógrafos, justo en el momento que los avisaban y les explicaban donde podían moverse libremente y poder “afotar” (espero que la RAE no me quiera enchironar por este vocablo, pero me hacía gracia ponerlo). Aproximadamente pasaba un cuarto de hora de las once de la noche, hora inicial del grupo que salía a continuación.

The Capaces

Alucinado quedé con la gran actuación de este grupo, que con perdón, tiene los cojones pelados encima del escenario. Hacía años que no disfrutaba tanto de un hard rock de estas características, tocan como tiene que ser. Con su toque punk rock, le da más salvajismo irreverente, demostrando la esencia de este estilo de música. Todo el grupo es perfecto, desde los dos guitarras, Cleve Carter y Oscar Jawa, intercambiando riffs y solos, pasando por Sergi el bajista, muy móvil en todo el concierto y dejando su estilo, o del fantástico baterista Saul, y que aún pienso en esos cambios de ritmo tan bien ejecutados que se marcó. Pero también está su frontwoman, fantástica Martillo Fontana, su voz te deja embobado con ese punto quebrado, vozarrón vamos. Es muy gracioso como se deja la piel en el escenario, totalmente desatada, con el punto cañero que tiene que tener todo vocalista rocker, pero en cambio entre canción y canción cuando se dirige al público hablando “tímidamente”, casi susurrando y como pareciéndose esconderse. Todo esto le da un punto de teatralidad, a la par que más cercanía.

El concierto empezó de manera esplendorosa, con la punki “Black Dahlias», rápida y agresiva, Siguieron con “See Me”, la melódica a la par que afilada “Light the Fuse”, “Roots”, era un sin parar, canciones directas que te hacían disfrutar. No en cada tema pero casi, Martillo nos hacía reír y disfrutar con sus comentarios, tipo: «Esta canción es muy para darse besos, para quererse unos con los otros», te cascaban un tema rabioso para rockanrolear y al terminarlo te saltaba: «Qué, ¿os habéis dado besos o no?», todo esto con su voz como ida.

Iban cayendo “Ready to lose” con su estilo más hard rock, o “Posion”, “Survive”, y así hasta terminar con la frenética “Stay Punk”. The Capaces se despidió de su público, el cual disfrutamos con su magnífico concierto. Entrega absoluta por su parte y lo tenemos que agradecer, de los pocos que éramos al inicio, hasta los centenares de los allí presentes que se habían acercado en el último tema.

Setlist The Capaces:

Black Dahlias
See Me
In the Rough
Shining Soul
Light the Fuse
Roots
Ready to Loose
Out of the Past
Bad Taste
Poison
Rockin’ Hell
ScarWoman
Survive
For Good
Hell
Stay Punk

Después de la exitosa e “impertinente” gran actuación de The Capaces, me dirigí otra vez a saquear los tiradores de la barra que tenía el Rec on Fire, que destaca precisamente por cuidar de los paladares más exigentes, como el mío, y tenían un par de barriles de cerveza artesana (IPA, para ser más exactos). O sea que podéis imaginar… lo bueno que es tener una cerveza de verdad, con su cuerpo y encima si sube unos grados de temperatura, gana en sabor, ¿qué más se puede pedir? Mientras hacía todo esto ya comenzaban a venir algunos colegas míos como algunos que coincidimos en párvulos y seguimos siendo amigos del alma, otro que nos conocemos hace 25 años y podríamos decir que es mi B.F. (oh que bonito, por Darrell) y así nos juntamos y ya sabéis qué pasa, más cerveza… charlamos sobre lo bien que lo había hecho The Capaces y que la sensación era general por lo que se oía y se comentaba.

Pero alto que también había llegado para “trabajar”, aparte de intentar tener una parte del cerebro sobria, llevaba un roll-up de nuestra querida revista Science of Noise, que coloqué en la zona de merch, en las que había HCXHC (Hardcore Hits Cancer) y también la de los propios grupos, para hacer un poco de promo, o al menos ya que éramos colaboradores del evento del sábado, pues que se nos viera, ¿no?. Y funcionó, las pocas veces que me pasé por allí, pues me preguntaron unas cuantas personas sobre la revista (y lo que molábamos) y un guitarrista preguntando que hacer para promocionarse un poco con su grupo, que acababa de comenzar. ¡Haciendo de asesor y todo! Y yo encantado de ayudar. Mientras pasaba todo esto, comenzó el siguiente grupo.

Imperial Jade

Cuando se inició el bolo de estos jovencísimos chicos que tocan música de una década que ni han llegado a oler (de hecho ni yo) apareció toda la panda de colegas que me faltaba, miembros bastante más jóvenes que yo, con los que vamos normalmente de conciertos. Justo para escuchar su primer tema, que fue es su actual hit “You Ain’t Seen Nothing Yet” de su último disco On the Rise (2018), canción con toque más sureño y psicodélica. Siguieron con “The Call” y su inició que hace mover constantemente la cabeza al ritmo del bajo y batería para continuar con un tema de los psicotrópicos, para entrar en trance vamos. Y justo en ese momento y después de bastantes intentos de poder vernos, se presentaba un primo mío con su pareja que hacía ¡casi 10 años que nos veíamos! Sí ya en las circunstancias normales de fiesta mayor y festival de metal, tienes las hormonas a tope, pues poder verte con una persona que hay un feeling importante, pues estaba como Johan Hegg en el Valhalla, no os engañaré.

Como he dicho, cuando empezaron Imperial Jade su bolo, me encontraba en ese preciso momento por la zona de barracas. Mientras escuchábamos la música y hablábamos de tal o cual, no voy a decir que no lo viviera de lejos, pero vamos, “ese” lejos es relativo, la zona de barracas estaba cerca del escenario, comparado con disfrutar y “ver” un grupo de música en un estadio, allí sí que no ves una mierda, a no ser que te gastes la pasta. A lo que iba, cambiaron de registro y volvieron a su primer álbum con el tema “High on You” pero retornaron a su estilo más sureño con “Sad for No Reason”. La verdad que su música y vestimenta ayuda a ponerte en situación, 50 años atrás, casi nada. Y tanto la voz tan peculiar (y de la época) Arnau Ventura, los dos guitarras, Alex Pañero y Hugo Nubiola haciendo guiños constantes a muchísimos grupos de antaño, pero con personalidad propia, Ricarda Turró al bajo, pero el bajo de esos que tienen un papel muy destacado y no de marcar un simple ritmo. Y el baterista Francesc López Lorente, perfecto en todas sus ejecuciones. Fue un buen concierto, pero quizá el setlist no fue el adecuado (por lo que hablé durante la noche el sentir de la gente era el mismo), presentando más temas de los sureños y de chill out, esto último lo digo sin ofender, lo digo por lo de psicodelia, canciones buenas para entrar en trance, pero que a nivel general, se notó que los ánimos caldeados por The Capaces se habían rebajado un poco. Por eso se podía ver tanto público disfrutando del concierto, como mucha más hablando con los suyos, pero con una oreja puesta en la música, eso sí. Dejando de lado si gustó más para escuchar de fondo que para disfrutarla desde la primera fila, Imperial Jade demostraron porqué están aquí en ni siquiera cinco años.

Setlist Imperial Jade:

You Ain’t Seen Nothing Yet
The Call
High on You
Sad for No Reason
Fire burning Sound
Heat Wave
Satyr

Cuando acabó el concierto nos dispusimos a recargar pilas e intentar ir hacia la zona delante del escenario. Digo intentar porque a esa hora había muchísima gente, y cada dos por tres te encontrabas con algún gancho, ya sea el colega que hace cinco años que no ves, el típico que os encontráis allí cada año o bien algún músico que lo está petando, como Juli, vocalista de los Crisix. Después de mucho padecer (si eres de fuera todo esto anterior no te pasa) conseguimos llegar donde queríamos.

Blowfuse

Muchos de nosotros estábamos a la expectativa con este grupo que se mueve tan bien en el metal de los noventa. Su inició fue demoledor con “Dreams”, un tema que podría pasar por cualquier de los grupos de la época dorada del punk rock o skate punk, como Green Day, NOFX o The Offspring. En el primer tema se pusieron el público en el bolsillo, una descarga de adrenalina bestial que ya con “Behind the Wall” se convirtió en bailes y movimientos corporales al son de este tema que invita a tararearlo. Continuaron con “Bad Thoughts” y su skate punk, mientras os cuento todo esto Oscar el vocalista no paraba de moverse ni un momento, y con un aire noventero total. Y que saltos, no paró en todo el concierto, me duelen las rodillas solo de pensarlo. Sergi el guitarrista hizo como unas 30.000 rotaciones de cabeza, como un poseso estuvo. El ritmo a la batería lo llevaba Ricard a un ritmo constante y trotante, mientras Victor da más alma al grupo con sus golpes de bajo.

Mientras Oscar era un sin parar de darlo todo, yo estaría totalmente muerto y destrozado, él se movía como un ser poseído. Tocaron “Grand Golden Boy” que podríamos decir que es un compendio de lo que representa este grupo, un sonido surgido a mediados de los años 90. La compenetración entre este cuarteto es excelente y se notaba que se lo estaban pasando genial y más viendo como el público allí presente, estaba exultante disfrutando de ellos. Son un espectáculo en vivo. Tenía muchas ganas de verlo y no defraudaron en absoluto. Acabaron el concierto con “Outta My Head” con su ritmo mucho más funky y alternativo.

Y llegó el momento que todos esperaban, Oscar saltando hacía la muchedumbre para que lo cogieran en bolandas. Pero esta vez se disculpó argumentando que estaba cascado de la espalda y no haría dicho salto. Así que solicitó algún sonado entre el público para que saliera en su lugar. Salió de entre el barullo de gente un chavalín que cuando vio lo que tenía que saltar seguramente se lamentó de dicho acto de “heroicidad”. Entre Oscar y Victor, alentaron al chico para que lanzara al vacío. Lo que sucedió después lo podéis ver en la página oficial de Blowfuse, llegar si que llegó, pero medio cuerpo. Lo alzaron deprisa sí, pero no quiero ni pensar como estaban sus costillas la mañana siguiente. Menudo talegazo se pegó, en su momento desde mi posición no lo pude ver, pero si intuir, tanto por los gritos de cachondeo del público como de los mismos componentes del grupo echándose las manos a la cabeza. Ipso facto, salieron 4 o 5 personas más a hacer el salto del halcón, incluso el último en subir fue el del costillazo. Terminaron de manera perfecta, el concierto perfecto que se habían cascado con la también perfecta “Radioland”. Bolazo de los Blowfuse, a todo bicho viviente nos dejó mudos.

Setlist Blowfuse:

Dreams
Behind the Wall
Bad Thoughts
Not Enough
Ripping Out
Grand Golden Boy
Smiling Proudy
Angry John
Outta my Head
Radioland

Terminado lo que acabábamos de presenciar nos dirigimos otra vez a la zona de barracas para aprovisionarnos, pero… todo iba bien hasta que mi primo segundo nos invitó a un shot de jager… Por Darrell ese momento nos destrozó a todos, y yo ya comencé a ir de cola-colas, sabiendo que me puede salir un glaucoma, prefería no salir mal de esa noche para recordar. Así que nos volvimos delante muchísimo más contentos que al ir a aprovisionarnos. Como el primer grupo, The Capaces había salido un poco con retraso, hizo que Hamlet empezara justo media hora más tarde de lo previsto.

Hamlet

Debo reconocer que tenía ganas de ver este grupo, gran grupo. No son mi estilo, pero joder son muy buenos, todo un referente a nivel estatal. No son solo el tema “J.F.” y que Molly su vocalista, sea el ex de Pilar Rubio. Aunque con Hamlet me pasa como con Slipknot, un si pero no. Me encanta su base groove metal totalmente acojonante, pero su toque alternativo e incluso industrial. El bolo empezó con, justamente groovie a la vez que alternativa “Persiste”, continuando con “Eclipse” con un toque melancólico por parte de Molly con unas partes con voz limpia. “Vivir es una Ilusión” fue un jolgorio con su ritmo constante y machacantemente espectacular.

Por su parte Molly se mostraba en cierta manera próximo, alentando a los allí presentes, que éramos mil personas largas, y seguramente en toda la noche pasaron más dos mil. Con “Denuncio a Dios” continuaron con ritmo más alternativos, aunque como sabemos con la base groove, por Darrell, como me pone el groove, encima con el estado que llevaba encima, de bajada eso sí, entré en trance totalmente. “Imperfección” me destrozó los tímpanos, igual que “Mi Religión”, no sé si fue en esta donde Molly se pegó unos buenos steps en un altavoz de suelo, mientras iba cantando. Vamos que yo ya estaría en el suelo agonizando y pidiendo por favor que me mataran. ¡Como está el cincuentañero! Bueno Molly y todos sus componentes, como chavales de veintitantos.

Hicieron un kit kat con tanta tralla con el tema de medio tiempo y tranquilo “Antes y Después” y “Tu Medicina”, esta más alternativa y rapera. Se acercaba el final del evento y evidentemente todo el mundo esperaba la famosa, “J.F.” tema celebrado por todos, y que Hamlet le dio algunos cambios sutiles durante la canción. Como digo, será el tema estrella, al menos lo era en su momento, pero es que tiene tal cantidad de temas buenísimos que hace empequeñecer a “J.F.”. Después de este tema, Hamlet se despidió de su primera visita en Igualada, por todo lo alto con “Egoísmo” y tocando una hora y veinte minutos aproximadamente.

Repito, aunque hay algo que hace que no me acaben de convencer, subjetivamente hablando, escribiendo estas letras, me ha hecho recordar lo mucho que viví las tantas canciones con mucho groove, donde mi cuerpo se desató. La escenografía de Hamlet fue exquisita, de nivel de banda top. Con un mono que podía recordar a Slipknot, pero en negro, unos tíos incansables, con Molly a la cabeza, también como Oscar de Blowfuse, dando saltos sin parar en todo el concierto. Paco Sánchez como una roca a la batería, los riffs pesados y potentes por parte Luis Tárraga y Ken HC, terminando por el bajista Álvaro Tenorio ayudando a dar una base más grave a todo el grupo.

Terminado el concierto, era hora de despedirse de la gente, de mis jóvenes padawans, de mi B.F. (qué bonito queda!) y al final me quedé un rato más con mi primo y su pareja. No os voy a taladrar más sobre mi noche tranquilos. Solo puedo decir que el Igualada Rock City de este año, no defraudó para nada y nos obsequió con una edición, como cada año, mejor que la anterior, en progreso constante, paso a paso, pero constante. Un diez a la organización, al civismo del público, los técnicos de luces, a los de sonido, que aunque con Hamlet el sonido no fue del todo perfecto ya que le faltaba un punto de nitidez, aunque esto también lo he visto en Razz o en cualquier concierto de estadio, o sea que no hay porque alarmase. Pero incluso así, el sonido en general fue sublime. En fin que como cada año que termina una edición del Igualada Rock City, estoy ansioso con la siguiente, pensando con que grupos nos deleitará Ricky Rockett.

Setlist Hamlet:

Persiste
Eclipse
Vivir es una Ilusión
Denuncio a Dios
Libertad
Imperfección
Mi Religión
Limítate
Antes y Después
No Sé Decir Adiós
Tu Medicina
Irracional
J.F.
Egoísmo

Dídac Olivé
Sobre Dídac Olivé 91 Artículos
Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.