Haken – Fauna

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 3 de marzo de 2023
Discográfica: Inside Out Music
 
Componentes:
Ross Jennings - Voz
Richard Henshall - Guitarra, teclados
Charlie Griffiths - Guitarra
Conner Green - Bajo
Ray Hearne - Batería
Pete Jones - Teclados

Temas

1. Taurus (4:49)
2. Nightingale (7:25)
3. The Alphabet of Me (5:34)
4. Sempiternal Beings (8:24)
5. Beneath the White Rainbow (6:45)
6. Island in the Clouds (5:46)
7. Lovebite (3:49)
8. Elephants Never Forget (11:07)
9. Eyes of Ebony (8:32)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Haken – Fauna
Todos los discos de Haken – Fauna en Amazon


Cada vez parece más que Haken están dispuestos a recoger el testigo de Dream Theater en este siglo. Si te gustaron Vector (2018) y Virus (2020), esto es otra “animalada”. Parece que no haya límites para el grupo inglés y que desde hace más de una década sólo sean capaces de ofrecer material realmente brillante. Este lo es, pero digamos que los singles se comen a un resto de material que mantiene el tipo y que técnicamente sigue siendo brillante a todas luces.

Quizá soy yo, pero me parece que el grupo está tomando un sendero algo similar al de Leprous, no en estilo, claro, sí en ideas y en lo de acercarse a un progresivo más emocional que en la rotundidad instrumental. Esta vez van hacia lo conceptual y cada animal tiene su presencia en cada canción. Curiosamente es algo similar a lo que hicieron Long Distance Calling, aunque los alemanes se circunscribieron en cuadrúpedos en peligro de extinción. La gran noticia del disco es la vuelta del teclista Peter Jones tras 14 años de ausencia, que no hace echar de menos a Diego Tejada para nada.

Ya en “Taurus” ves que su estilo metálico y fresco sigue dando temas memorables y a la altura de lo que esperas de ellos y de que lo que pretenden. Quizá haya en este disco momentos más relajados, combinados con otros más contundentes, y Ross Jennings canta con un nivel impresionante. Estribillo pegadizo y devaneos prog con mucha clase y estilo y un riff muy grave y profundo. Va para clásica en sus directos…

De entre lo más comercial y pegadizo, a la vez que logrado, está el “Lovebites”, siendo tremendamente accesible con una base pop evidente y con un feeling feliz que se verá eclosionado por el luminoso estribillo. “Nightingale” empieza con una línea vocal desnuda de instrumentos y con esa métrica loca y alocada de muchas bandas clásicas prog de los 70. Termina con una eclosión de metal progresivo en toda regla, a la altura de Dream Theater, y luego dramatismo profundo con atonalidades…

“The Alphabet of Me” es enrevesada como les podemos pedir, dotada de grandes coros y una trompeta que repunta los momentos clave. Un tema realmente logrado que ha sido single por algo. Hay programación de fondo y es un tema muy logrado que a buen seguro estará presente en sus próximos directos. Las guitarras de Charlie Griffiths y Richard Henshall también dejan patente sus lucimientos, y Ross se acerca al modo de cantar de Einar de Leprous aquí.

“Sempieternal Beigns” tiene un inicio evocador y melancólico. Es otra gran demostración de bandaza y despliegue de medios, pero volveré a ser pesado y me voy a repetir: ese final me recuerda horrores al “The Sky Is Red” de Leprous… y no es algo malo, en absoluto, porque tienen su estilo y esencia, pero es como si se hubieran acercado a los noruegos con muy buenas maneras…

“Beneath the White Rainbow” posee alma oscura y avanza potente, aunque repitiendo patrones e ideas. Aquí los teclados de Pete Jones mandan y comandan una canción muy definitoria de sus posibilidades instrumentales. Incluyen voces distorsionadas y momentos agónicos. Luego tenemos un “Island in the Clouds” que funciona un poco a piloto automático de lo que nos tienen acostumbrados (y que es algo siempre muy bueno).

Servidor desea centrarse en una de las monumentales piezas del disco como es “Elephants Never Forget”. 11 minutos de marcianada al alcance de muy pocos. Un divertimento largo en el que los coros salpican la canción y con momentos cercanos a Transatlantic. Realmente aúnan todo lo mejor de sus coetáneos, las raíces de los clásicos y le imprimen su sello a todo. “Eyes of Ebony” es otro corte largo de inicio templado para evolucionar luego con mucha presencia del bajo de Conner Green y unos patrones complejos de bombo y caja por parte de Ray Hearne. No sería de lo más brillante de la obra, pero luce igual…

Fauna es un disco de amistad, es conceptual y es un perfecto ejemplo del nivel tremendo que tiene el grupo a día de hoy. Me quedo con Virus y con Vector, pero Fauna no va a decepcionar tampoco a los fans del grupo y prometen que en su próxima gira hay material fresco que puede lucir por mucho que entre todos estos animales me siga quedando con la “cucaracha” (sus fans lo van a entender…). Muy buen disco a pesar de que los singles están muy por encima del resto.

Fotografía: Max Taylor Grant
Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1367 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.