Transatlantic – The Absolute Universe

Nuestra Nota


8.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 5 de febrero de 2021
Discográfica: Inside Out Music
 
Componentes:
Mike Portnoy – Voz, batería, percusión
Roine Stolt – Guitarra, Voz
Pete Trawavas – Voz, bajo
Neal Morse – Teclados, Voz

Temas

CD 1:
1. Overture (8:11)
2. Heart Like a Whirlwind (5:11)
3. Higher Than the Morning (5:29)
4. The Darkness in the Light (5:43)
5. Swing High, Swing Low (3:48)
6. Bully (2:11)
7. Rainbow Sky (3:19)
8. Looking for the Light (3:59)
9. The World We Used to Know (9:21)

CD 2:
10. The Sun Comes Up Today (5:38)
11. Love Made a Way (Prelude) (1:25)
12. Owl Howl (7:05)
13. Solitude (5:41)
14. Belong (2:49)
15. Lonesome Rebel (2:53)
16. Looking for the Light (reprise) (5:12)
17. The Greatest Story Never Ends (4:17)
18. Love Made a Way (8:02)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Transatlantic – The Absolute Universe
Todos los discos de Transatlantic – The Absolute Universe en Amazon


Nadie va a poder sentirse defraudado ante la nueva entrega de Transatlantic, nombre majestuoso que implica siempre cosas épicas y grandes logros al alcance de muy pocos. Otra vez lo han vuelto a hacer y se han marcado un doble disco con el añadido de otro más con las canciones reimaginadas y reescritas. También habrá una versión en 5.1 en la que le ha dedicado mucho tiempo y ganas Mike Portnoy. Neal Morse bromeaba en la entrevista que simplemente sucedió, que era como un terremoto, que al gran cuarteto All Stars del prog se les vino encima su habitual caudal de inspiración y que fueron grabando y completando, viendo lo que pasaba en el mundo. Esto es Transatlantic y aquí todo se hace a lo grande.

De lo único que peca el disco es que el estilo está ya muy instalado y que un poco suena como ya venía sonando en todo lo anterior. Tampoco es nada malo, en absoluto, pues aquí uno encuentra uno lo que anhela. Ambos discos tienen mucho a escuchar, saborear y dedicarle tiempo. A pesar de la ingente cantidad de música la genialidad sobresale una y otra vez y hay composiciones y momentos de absoluta brillantez.

Disco: Forevermore (La versión de 90 minutos)

Si te gustó especialmente Whirlwind creo que es el disco que más se asemeja a este: una canción que cubre ambos discos y que han ido troceando en pequeños fragmentos en su reconocible estilo. Ya el inicio con “Overture” nos vamos a los mas de ocho minutos con desarrollo instrumental rotundo lleno de mil matices, pero sin recargar de lucimientos individuales a pesar de que se van sumando los detalles formando una amalgama prog de bonitos coros en un tema suave, comandado por el teclado de Neal Morse y la guitarra de Roine Stolt. Transiciones orgánicas hacia otros temas entroncando con la belleza de “Heart Like a Whirlwind”, evocadora, con ecos de Beatles en los coros y de estructuras puramente Genesis, con un punto teatral. Mike Portnoy luce aquí junto al presente bajo de Pete Trewavas en un corte con mucho de single, plenamente definitorio de lo que es Transatlantic.

Personalmente me quedo con la cadencia oscura de “Looking for the Light” y en sus 4 minutos en los que el verso brilla por la teatralidad. Luego entran sus habituales capas de coros, esa combinación fundida de guitarra y teclados y aquí con juegos en la bordonera de Portnoy. Precioso es el inicio de “Higher tan the Morning” con un excepcional Neal Morse a las voces y con un original verso que avanza hasta un mejor estribillo, arropado otra vez por teclados y coros majestuosos. Delicadeza y tributo a los grandes del prog en “Swing High, Swing Low” y sus poco más de tres minutos de duración.

Genesis y Beatles se dan la mano en “Rainbow Skies”. Calidad a mansalva con la melodía en primera línea y unas guitarras muy Brian May. Pero es “The World We Used to Know” una de las piezas básicas del compacto con sus casi diez minutos de duración. Belleza, complejidad y en sus manos todo parece fácil y orgánico.

En el segundo disco Pete canta su tema “Solitude”, una canción que en gran parte es el núcleo de todo y de la idea que nos quieren transmitir. Hay aquí el mensaje positivista y vital de Morse. El inicio sin embargo viene a cargo de “The Sun Comes Up Today” que un poco da inicio a una segunda parte esperanzadora, entre neblinas y acariciada por los rayos del sol en forma de múltiples voces y una preciosa guitarra acústica que sirve para enlazar con la bonita “Love Made A Way”.

Dramatismo y toques muy a lo Dream Theater en esa especie de caos auditivo controlado que llega a ser “Owl Howl”. Riqueza percusiva y juegos con el Moog en uno de los temas más oscuros e inquietantes grabados por el cuarteto hasta la fecha. Los juegos de reengancharse con melodías anteriores dando cohesión y unidad a todo están presentes en “Belong” y en el reprise de “Looking for the Light” para rematar con los cánones polifónicos de “The Greatest Story Never Ends”. Terminan con la versión extensa de “Love Made a Way” con ese mensaje optimista. Rotunda y muy bonito, como esperamos de ellos. Grand finale con todas las de la ley.

Disco: The Breath of Life (Abridged Version)

La versión The Breath of Life sintetiza perfectamente el anterior disco buscando los momentos álgidos y evitando en la medida de lo posible esos habituales juegos de sutiles repeticiones de fragmentos anteriores, evocaciones a temas del inicio y yendo más al avance, pero… Si esperas versiones acortadas de los temas y un importante trabajo de síntesis y resumen… vas a encontrarte que eso no es así y que el grupo ha variado (sorprendentemente) bastante las composiciones. En algunos momentos parece un disco totalmente diferente, y eso es genial puesto que solamente pueden ellos hacer algo así.

Aquí hay letras cambiadas, voces de otros miembros añadidas o sustituidas por otras, instrumentos diferentes… The Breath of Life es un disco bastante más asequible de entrada, más para el que no es fan mientras que el doble es un festín familiar en el que no te lo acabas. El tiempo lo dirá, pero me parece a mi que la versión doble es la que va a quedar como el disco “auténtico” de Transatlantic mientras que la versión corta será más complementaria.

La verdad es que Transatlantic no decepcionan y que aquí tienes material para una temporada larga. Hay mucho para degustar y encontrar matices durante semanas. Las canciones que más te gustaban en las primeras escuchas a medida que las repites al oído son substituidas por otras. Es la gracia de este grupo: que parece que podría entregar un óctuple disco y no te cansarías. Quizá sólo me quejaría de que hay un punto de previsible pero también forma parte del juego de su estilo propio. Sus referentes están claros pero sus juegos técnicos y las gestiones de las melodías son de una calidad impoluta. Se turnan en lo vocal y hay un mensaje bello y optimista de fondo en estos tiempos oscuros. Ahora sólo les pedimos que vengan a tocarlo en directo, y luego una horita más de clásicos.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 742 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.