Entrevista a Nick D’Virgilio, vocalista y batería de Spock’s Beard, Big Big Train y Troika: ‘Me encantaría hacer un disco con Matt Bellamy de Muse’

Puede que el nombre de Nick D’Virgilio no sea especialmente famoso si no estás metido dentro de la escena progresiva, pero se me brindaba la oportunidad de entrevistar a uno de los componentes que han sacado Troika a la luz. También podía haber pedido a Neal Morse o a Ross Jennings de Haken, pero… para mí no había color: Don Nick era el hombre.

Es un baterista de primer nivel que (ojo), sustituyó a Phil Collins en Genesis cuando este pasaba a ser frontman. Ha estado en Tears for Fears, con Eric Burdon de The Animals y fue el vocalista principal de Spock’s Beard cuando Neal Morse emprendió su carrera en solitario tras ese pelotazo que fue Snow.

Vocalista y baterista, un músico total que siempre es demandado para tocar con los grandes. Aprovechamos la ocasión para hablar de su disco con la colorista agrupación de prog Big Big Train y disfrutamos con la charla. Nick es una leyenda y desde Science of Noise le hacemos este tributo. Un auténtico placer.

Hola Nick saludos desde Barcelona. Gracias por tu tiempo y felicidades por vuestro nuevo disco Troika. He disfrutado mucho el disco, que es principalmente acústico, tiene buenas canciones y posee un sentimiento positivista, perfecto para estos días duros de pandemia. ¿Estás de acuerdo con mi resumen rápido?

Sí, estoy de acuerdo… Simplemente buscábamos el hecho de poder estar los tres juntos y añadirle ese poquito de cada uno, nuestras influencias y nuestra forma de componer. Intentamos hacer un disco divertido, aunque nunca hemos estado juntos en una misma sala de una forma física.

¿Por qué elegisteis el nombre “Troika” para este proyecto? En la Unión Soviética, la Troika eran los tres grandes de la nación, así que… Creo que es un buen nombre para esta banda.

Honestamente tengo que decirte que no sabía el significado de la palabra la primera vez que la oí (risas). Juraría que fue cosa de Neal Morse o alguno de sus amigos. Es que la primera idea era poco original: “Trio”, pero buscábamos algo que fuera un poco más interesante. Y “Troika” contiene el número 3 en su significado. Somos tres así que encajaba perfectamente con el proyecto.

Una de mis canciones favoritas es la primera del disco: “Everything I Am” porque me hace feliz… Me encanta empezar el día con esta canción en mi coche, y a mi hijo de 5 años también le encanta este tema. ¿Qué me podrías decir sobre esta composición?

Es una canción escrita por Neal, y es una de las que tenemos que habla de amor, concretamente hacia su mujer. Pero también en el grupo tocamos otros muchos temas, a pesar de que el amor es algo siempre muy importante y presente. Es una composición melosa y encaja muy bien en lo que es el disco completo.

¿Tuvisteis claro que iba a ser single? Lo digo porque los dos singles que ya han visto la luz de Troika son la primera y la segunda del álbum: “Everything I Am” y “Julia”.

Sí, y el tercero ve la luz la semana que viene.

¿Y quién escoge los singles? ¿La discográfica? ¿Vosotros tres?

Cada uno de nosotros. Ross, Neal y yo hemos compuesto tres canciones para el disco. Así que hemos elegido una de cada uno. Y para elegir los singles también se involucra más lo que es la discográfica.

En la canción “Another Trip around the Sun” hay un hermoso canon polifónico (los tres integrantes cantan diferentes melodías al mismo tiempo). Esto es típico de Neal Morse. ¿Tengo razón?

Sí, la verdad es que lo ha hecho mucho a lo largo de su carrera, tanto en Spock’s Beard como en sus discos en solitario, pero… esta es una canción de Ross Jennings. Es algo con lo que Ross vino bajo el brazo, aunque muy posiblemente está influenciado por Neal y por la música que hicimos Neal y yo en el pasado. Pero ya te digo que la canción es suya, y traía todas las partes del tema terminadas.

Otras canciones que me encantan son «A Change Is Gonna Come» y «What You Leave Behind» porque me recordaron el disco Harvest (1972) de Neil Young. Por otro lado, mis primeras impresiones, fueron que algunas de las canciones se acercaban más a Crosby, Stills y Nash. ¿Fueron Crosby, Stills, Nash y Young una inspiración importante para este disco?

Sí que lo fueron, pero no de forma definitiva… aunque fueron una influencia importante como inspiración. Teníamos muy claro que queríamos armonizar nuestras tres voces al estilo de Crosby, Stills & Nash, pero tampoco queríamos que eso sonara totalmente igual a lo que hacían ellos. Tomamos esa influencia, la de los Beatles y la de otras bandas que tienen armonizadas tres voces, y luego las juntamos todas.

Y ese momento en el que estáis los tres juntos y empezáis a cantar las harmonías tuvo que ser brutal…

¡No! Eso todavía no ha sucedido (risas). Es una locura… pero es que con la pandemia no hemos podido viajar. Ross estaba en Inglaterra, Neal en Nashville y yo en mi ciudad que se llama Fort Wayne en Indiana. Así que no nos hemos podido reunir todavía. La primera vez que nos escuchamos juntos, y no recuerdo qué canción exacta era… pero juraría que fue “Everything I Am”. Allí nos escuchamos a los tres por vez primera. Vimos que la cosa funcionaba bien, empastamos… y de verdad que nos gustó.

¿Crees que esta música podría salir a la carretera? ¿Será posible ver estas canciones en un escenario de Europa o en Estados Unidos?

Estoy seguro de que sí y espero que suceda y creo que será un show muy divertido. Creo que puede ser una velada de música fantástica. Yo un poco estoy empujando para que pueda ser posible. No sé cuando será posible ni puedo darte fechas, pero estoy mirando muy seriamente lo de poder salir a la carretera juntos y tocar algunas canciones. Sería genial.

Ahora Neal le toca girar con su banda en solitario en Estados Unidos. Juraría que ya empieza la semana que viene. Hay varias cosas en marcha y tenemos que esperar a que terminen. Primero eso, luego ya nos pondremos a mirar qué podemos hacer. Pero… yo ya he dejado clara mi opinión al respecto (risas): “Deberíamos salir de gira”.

No sé exactamente cómo andan las cosas por Estados Unidos, pero en España está muy complicado eso de que te visiten bandas internacionales.

Oh… ¿Todavía? Aquí tenemos conciertos, pero cada estado pone sus restricciones. En la mayoría hay que llevar la mascarilla, pero afortunadamente tenemos a muchas bandas de gira.

Tocaste en el Calling All the Stations (1997) de Genesis. Tenías un gran reto enorme porque Phil Collins comenzó como líder y pasaba a cantar, por lo que la banda necesitaba un baterista, y sustituirle a él… ¡es un puesto legendario! Supongo que fue un momento increíble en tu carrera…

Enorme… Fue uno de mis más grandes momentos en toda mi carrera. Y lo fue especialmente porque Genesis es una de las bandas favoritas de mi vida. Eran la banda de mi infancia. Tocaba sus discos cada día para practicar y aprender a tocar la batería. El poder grabar un disco con ellos fue algo increíble para mí.

Venga… Ya que estamos: ¿Cuál es tu disco favorito de Genesis?

Ohhhh, ¡no me hagas esto! Es imposible responder a esta pregunta (risas). El primero que escuche fue el Selling England by the Pound, y allí pude descubrir su música. Debería tener unos ocho años. Me hice fan al momento. Pero me gustan muchos discos de Genesis.

He leído incluso muchas opiniones de fans en Internet, pero te diría que soy absolutamente enamorado del disco …And then there Were Three (1978), y me gusta especialmente porque es la cara más rockera de los Genesis. Era el primer disco en que se quedaban como un trío, pero claro, es que me encantan todos los primeros discos, por lo que se me hace muy difícil escoger uno solo.

Bien… volvamos a tu actualidad más reciente porque has editado un álbum realmente interesante con la Big Big Train titulado Welcome to the Planet (2022). ¿Estás contento con las reacciones de la prensa y los fans?

¡Sí! Estamos teniendo muy buenas críticas y opiniones, y lo curioso del caso es que este disco no estaba planeado en absoluto. Nos reunimos poniendo ideas en común el pasado julio. Teníamos un excedente de canciones, por lo que pensábamos en sacar un EP, para nada un disco completo. Pero Greg (Spawton), que lidera la formación, nos dijo que podíamos grabar algo más, y eso empezó a crecer. No tenía por qué ser el plan original.

Empezamos a escuchar y a trabajar con las canciones que teníamos hasta que nos dimos cuenta de que allí había un disco completo. ¿Así que por qué no? Estuve encantado de que pasásemos de un EP a un disco como tal y las críticas son muy buenas, además de los comentarios de la gente en redes. Parece que la gente lo está disfrutando, y eso es genial.

¿Cómo podrías definir el sonido del proyecto Big Big Train para la gente que no conoce el proyecto? porque yo creo que estamos ante una banda muy especial.

 Estoy totalmente de acuerdo contigo y siento lo mismo que tú. Es una de las mejores bandas en las que nunca haya tocado. En los primeros años yo la llamaba como un grupo que “no necesitaba disculparse ante nada”: un grupo de progresivo inglés de la vieja escuela. Hay muchos artistas en el mundo que dicen que no quieren que se les encasille en la etiqueta del progresivo ya que eso les limita, pero para Big Big Train… eso es lo que hacemos: rock progresivo.

Somos una banda de este estilo y estamos totalmente orgullosos de serlo. Y lo que creo que es genial para el grupo es que el tiempo pasa y vamos progresando en el sonido de la banda, como hacen muchas otras agrupaciones. Es el hecho de estar juntos durante 15 o 20 años… Pero a medida que van pasando los años vamos derivando hacia un sonido más rockero en determinadas parcelas de nuestra música. Pero a la vez, se mantiene la vieja escuela del rock progresivo británico. Es un gran grupo y sigue creciendo, por lo que no puedo estar más contento de lo conseguido hasta la fecha.

 Trágicamente, el vocalista David Longdon falleció. ¿Cómo puedes definir a David?

Oh… Él era el alma del grupo. Fue la voz de la banda durante muchísimos años y su voz era parte de nuestro sonido. Cuando escuchas a Big Big Train su voz era parte del todo. Poseía un gran feeling, era un gran artista y un enorme compositor a la vez que un ser humano muy cool. Es una pérdida enorme para todos y especialmente para mí, pero sobre todo para el grupo.

Hay un músico en Big Big Train que me encanta y se llama Rikard Sjöblom. ¿Es un músico y compañero especial para ti?

Absolutamente… Te diré que es uno de los más grandes músicos con los que he tenido la oportunidad de trabajar. Es cariñoso, un amor de persona y posee un talento alucinante. Rikard es increíble porque es capaz de hacerlo todo. Puede tocar la guitarra tan bien como los teclados, es un gran compositor, es súper-creativo, canta muy bien y… es alucinante. Me encanta: es un killer total.

¿Qué podrías decirme sobre Spock’s Beard? ¿Hay planes para un nuevo álbum o algunos conciertos pronto?

No… Yo ya no estoy en el grupo, pero soy buen amigo de todos. Pero ya no estoy con ellos desde hace algún tiempo. Y es que ya no vivo donde ellos viven. Ellos continúan, siguen en la brecha, y juraría que tienen algunos conciertos en Europa este año. No sé más, pero sé que somos muy buenos amigos y he estado cantando y tocando la batería para el disco en solitario de Ryo Okumoto. Un disco que va a salir en algún momento del presente año. El tema es que seguimos todos en contacto, pero como te digo, ya no estoy en la banda.

Yo tengo la sensación de que los Spock’s Beard es una gran familia muy bien avenida.

Es así, totalmente.

Mi álbum favorito de Spock’s Beard es Snow (2002). Me encanta… ¿Crees que fue un álbum especial para ti y para la banda?

Es un disco muy especial. De entrada, es el último disco que Neal Morse hizo con nosotros. Significó un gran proyecto, y en el modo en el que lo grabamos fue sumamente profesional. Primero grabamos en analógico, y bueno, la tecnología de 2002 no es la de ahora, no todo iba por el ordenador como ahora. El sonido de la grabación es muy bueno, indaga en las canciones que tocamos.

Estábamos en el pico de la ola como banda ya que habíamos realizado una gran gira presentando un gran disco como era V. Llevábamos una trayectoria muy buena en aquel entonces y estábamos muy ilusionados en cómo nos marchaban las cosas. Y justo eso es lo que creo que se puede percibir en Snow.

Empezaste a tocar ollas y sartenes, así que tus padres te compraron una batería y luego tomaste clases en una escuela de música. Y he leído que empezaste a tocar todos los discos que tenía tu hermano y replicabas lo que escuchabas, principalmente rock. ¿Cuáles son las bandas con las que empezaste a tocar? Led Zeppelin, King Crimson, Genesis…

Sí, aunque los King Crimson ya fueron algo más posterior. Mi hermano tiene ocho años más que yo, así que toda la música que él escuchaba también la escuchaba yo. Era mi hermano mayor, así que era mi modelo en todo. Led Zeppelin fueron los primeros de todos.

Luego me hizo descubrir a Genesis, él es quien me regaló el Selling England by the Pound. Fue entonces cuando los escuché por vez primera. Luego empecé con todo el material de los Beatles, también Jethro Tull, Black Sabbath y todo el rock de los 70. Bandas europeas, americanas y por supuesto las inglesas: The Who, David Bowie y todos aquellos grupos.

Y luego empezaste a abrir tu mente hacia otros tipos de música…

Sí, me hice mayor y mi hermano se fue a estudiar fuera, me quedé solo y empecé a investigar y a tener otros gustos. Uno va viviendo su propia vida y va probando cosas y esas fueron la música latina, el jazz latino y mucha fusión… especialmente este último estilo para la batería.

Pero ya te digo, todo tipo de música: rhythm & blues, soul, la Motown, música funk… Soy un gran fan de estos estilos de música. En esos días escuchaba todo tipo de música a la que podía acercarme.

Vale, sé cómo empezaste a tocar la batería, pero no sé cómo empezaste a cantar… ¿En qué momento ves que tu voz te da para ser vocalista principal en un grupo?

(Risas) ¡Muchas gracias! La verdad es que empecé a cantar antes que a tocar la batería. Ya cantaba desde que tenía dos o tres años, y un poco lo vas desarrollando a medida que vas creciendo. Pero desarrollé a la vez percusión y voz. Pero nunca empecé a cantar de una forma profesional, no hasta los 20 años. Fue a medida que crecía como baterista que no me di cuenta de que con la voz no estaba llegando al mismo nivel.

Me dedicaba a hacer coros y sabía que poseía una buena voz, pero no la desarrollé hasta que toqué mucho más en directo, y al tocar con diferentes bandas. Como cantante tardé más en desarrollarme. Es cuando llegué a los 30 y los 40 años cuando mi voz llegó al nivel para poder ser un vocalista solista, capaz de liderar un grupo. Y eso a pesar de que he cantado toda mi vida.

¿Cuál es el primer disco que compraste con tu propio dinero?

Ostras… pues no lo recuerdo. Juraría que fue un disco de Kiss. Muy posiblemente sería el Kiss Alive II. Echo la vista atrás y juraría que cuando lo compré tendría unos siete u ocho años. No recuerdo qué hice, pero sí sé que gané un poco de dinero extra. Me encantaban Kiss. A ver… a todos los chicos de esa edad nos encantaba Kiss. Sí, juraría que ese fue mi primer disco.

Pero lo doloroso para mí es que nunca les pude ver en directo en esa época. Les pude ver hará unos pocos años atrás. A día de hoy les he visto un par de veces ya. Pero estamos hablando de los últimos cinco años pues nunca les pude ver en los 70 ni en los 80. Les he podido ver mucho, mucho más tarde. Y tengo que decir que su show es alucinante.

Has tocado también con Tears for Fears. Algo que me encanta de Tears for Fears es que son una banda pop, pero tienen una batería muy fuerte.

Sí, son una banda genial y fueron unos grandes conciertos en los que participar. Yo ya les había escuchado mucho siendo más joven en los 80 cuando sacaron esos grandes hits, y conseguir el puesto para tocar con ellos fue una alegría. Y es que la batería del grupo es muy heavy a pesar de que sea una banda de pop. Además, hay muchos elementos progresivos en sus composiciones, o en muchas de ellas, si más no. Como batería fue una gran experiencia y había muchas canciones que me encantó tocar.

Alguna vez has tocado con Eric Burdon de The Animals, creo… ¿Cómo fue la experiencia de tocar con esa leyenda?

¡Sí! Fue todo muy loco. La razón por la que toqué con él fue por nuestro bajista de Spock’s Beard Dave Meros. Él estuvo tocando con Eric unos 20 años. Esa era su forma de ganar dinero durante muchos años. Incluso Neal Morse tocó con Burdon durante un tiempo. Eso fue antes de que se mudara a Nashville y empezara allí su nueva vida.

Yo entré a tocar con él para seis o siete conciertos. Su baterista no estaba disponible y David me recomendó. Fue una pasada… Definitivamente era todo un personaje. Y las fiestas que se pegaba eran realmente duras (risas).

Y aquí va la última… una de difícil: Si Nick D’Virgilio pudiera formar una nueva banda… ¿Con qué músicos le gustaría tocar?

Oh Dios mío… Es una pregunta muy difícil de contestar porque hay gente alucinante allí afuera, y especialmente en la actualidad. Me encantaría hacer un disco con Matt Bellamy ya que soy un gran fan de Muse. Te diría algún otro menos conocido: Jarle Bernhoft. Es noruego y toca funk y es como el Prince blanco.Tiene muy buenos discos y me parece alucinante porque lo hace todo él. Me encantaría hacer un disco con él. Luego te diría a Jacob Collier, un inglés. Un músico increíble… Pero es que te diría muchísimos nombres. Es una pregunta imposible de contestar. En el mundo actual hay muchos grandes músicos y compositores.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 940 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.