Spirits of Fire – Embrace the Unknown

Nuestra Nota


7.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 18 de febrero de 2022
Discográfica: Frontiers Music s.r.l.
 
Componentes:
Fabio Lione - Voz
Chris Caffery - Guitarra
Steve Di Giorgio - Bajo
Mark Zonder - Batería

Temas

1. A Second Chance (4:54)
2. Resurrection (5:44)
3. Wildest Dreams (4:22)
4. Into the Mirror (4:41)
5. Embrace the Unknown (5:17)
6. My Confession (5:12)
7. Sea of Change (6:25)
8. Shapes of a Fragile Mind (4:54)
9. Hearts in the Sand (5:42)
10. House of Pain (6:01)
11. Remember My Name (4:30)
12. Out in the Rain (7:15)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Spirits of Fire – Embrace the Unknown
Todos los discos de Spirits of Fire en Amazon


Tenemos de vuelta uno de esos super proyectos que, por nombre, tira de espalda. Spirits of Fire está compuesto, nada más y nada menos, que por Chris Caffrey (Savatage, Trans Siberian Orchestra), Steve DiGiorgio (Death, Testament), Mark Zonder (Fates Warning, Ten) y, para mi desgracia, Fabio Lione (Angra, Rhapsody of Fire). Digo para mi desgracia porque, al pobre, le tengo tirria desde que substituyó a una de mis voces preferidas de uno de mis grupos de cabecera. Sí, me refiero a Edu Falaschi en Angra. Aquí sustituye a Tim Owens, así que lo suyo debe ser lo de ser un sustituto sempiterno… ¡qué maldad!

Si vamos a lo que vamos, un grupo con un line up como el que presenta Spirits of Fire tiene que llamar la atención por narices. Caffery es una puñetera bestia de las seis cuerdas, y aquí lo demuestra a cada instante, tanto en riffs como en solos a la altura de las bandas en las que ha estado. Pero es que mucho cuidado a lo que el señor DiGiorgio hace al bajo, estando mucho más presente que lo que el instrumento suele estar, y a cómo toca Zonder. Instrumentalmente, en ejecución y a nivel compositivo, el disco es un pelotazo que hará las delicias de aquellos que busquen estas características en la música. Pero ¿sabéis qué? Que no es lo mejor. Las canciones, la música en su conjunto, es aplastante, compacta, muy bien hecha, llena de detalles. Es aquello que, esta vez, el bosque está por encima de todos los árboles. El resultado es el que ya he mencionado: un álbum potente, lleno de muy buenas canciones, de composiciones muy bien hechas y una ejecución bestial. En esta ocasión es igual lo que vayas a buscar, pues aquí lo encontrarás. Por decirlo de alguna forma, estos chicos están en el cruce de las calles Judas PriestSavatage. Quizá sea esperable, pero eso no le resta mérito alguno.

En poco más de una hora, el super cuarteto nos entrega una docena de muy buenas canciones que te destrozarán las cervicales o te acompañaran mientras conduces de forma más agresiva que la adecuada. En todas ellas desplegando un gusto exquisitos, una técnica brutal y un nivel compositivo al alcance de muy pocos, y es que creo que la fama de Caffrey es injustamente baja para el músico que es. Repasemos los temas.

Empezamos com «A Second Chance» y, en los primeros segundos, se nos resume muy bien lo que encontraremos: riffacos muy bien elaborados, quizá más graves de lo que podría esperar antes de escucharlo, una sección rítmica aplastante (que, aquí, no rápida) y una voz que, prejuicios aparte, aporta una fuerza descomunal (aunque debo decir que me hubiese encantado escuchar este disco con Owens, creo que su voz le va mejor a esta música). Este tema es un gran resumen de lo que es el grupo, es tremendamente disfrutable y los detalles están en todas partes. «Resurrection», que nada tiene que ver con Halford, sigue la misma estela. Metal muy pesado, técnicamente impecable y que, a pesar de no ser un derroche de velocidad (el grupo, per se, no lo es), sí que gana en contundencia. De nuevo, la producción a cargo de Aldo Lonobile, es tremenda, como el solo que se marca el ex Savatage. Más melódica, con un riff que me recuerdo a algo que no sé determinar, quizá Maiden en algún tema, se presenta «Wildest Dreams». El estribillo hará las delicias de aquellos a los que le guste la coreabilidad. Cerramos el cuarteto inicial con «Into de Mirror». La intro de Zonder no pasará a la historia, pero tiene su gracia, y cuando el tema, las estrofas, empiezan, vas a necesitar un masaje cervical, pues vas a mover el cuello hasta que se te rompa. ¡Menudo inicio de disco!

Empezamos el segundo párrafo con el homónimo al disco, «Into the Unknown». Ya hemos dicho que el disco huele a Judas, pero es que ciertos pasajes de este tema podrían haberlo firmado los de Birmingham. El estribillo es de los más melódicos, cosa que hace de contrapunto al resto de estrofas. En directo puede funcionar muy bien, y me refiero al tema y al grupo. «My Confession» tiene una ritmo interesante. A mí me gusta la música más rápida, pero es innegable el groove del tema, incluso cuando se (mini) acelera. El estribillo, en este caso, resta. Bajamos revoluciones, sentimiento y algunas cosas más en «Sea of Changes». Tiene, como no puede ser de otra forma, toques muy de Savatage, y en esta ocasión Lione resta. De echo, parece que, por el sonido, todo el disco esté compuesto para Owens, pero esto es lo que hay. El tema, por lo extraño, para mí es de los más flojos, pero puedo entender que para otros sea de los más destacados. Con «Shapes of a Fragile Mind» volvemos al metal más pesado y, según en qué estrofas, a ciertas dosis de una velocidad moderada. Los detalles que tiene (como todo el disco), son muy destacables.

El último cuarteto se inicia com «Hearts in the Sand» y un Lione extraño. Cuando lo escuchéis me entenderéis. No es de las que más me ha gustado, aunque el estribillo está bien. «House of Pain», como se puede adivinar por su nombre, gana en potencia, contundencia y agresividad. De nuevo el estribillo es más melódico que la media del álbum, cosa que para mi gusto suma, y destaco el bajo de DiGiorgio. «Remember my Name» nada tiene que ver con el tema de Fame, la serie, aunque las revoluciones son inexistentes, haciendo del tema algo parecido a una balada que saca tristeza por los poros. Mira, para que no se diga, aquí Lione está bien. Acabamos con «Out in the Rain». Quizá su inicio, my calmado, engañe, pero a la que avanza el metraje la mala leche se hace muy presente. Quizá, en esencia (que no en forma) es donde Caffery mejor demuestra de donde viene, pues Savatage está muy presente. Para mí es de las destacadas.

Nos encontramos ante un muy buen disco. Quizá le falte algo de variedad en sonido y en velocidad, ya que escucharlo entero del tirón puede hacerse algo cansado, pero sin duda es un grandísimo disco, muy bien hecho, y que hará las delicias de los amantes del estilo y de aquellos dispuestos a buscar todos los detalles que cada uno de sus temas esconde.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 324 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.