Big Big Train – Welcome to the Planet

Nuestra Nota


8.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 28 de enero de 2022
Discográfica: English Electric Recordings
 
Componentes:
David Longdon - Voz, flauta
Rikard Sjöblom - Guitarra, teclados, coros
Dave Foster - Guitarra
Greg Spawton - Bajo
Carly Bryant - Teclados, guitarra, coros
Nick D'Virgilio - Batería, coros
Clare Lindley - Violín, coros

Temas

1. Made from Sunshine (4:04)
2. The Connection Plan (3:55)
3. Lanterna (6:29)
4. Capitoline Venus (2:27)
5. A Room with No Ceiling (4:52)
6. Proper Jack Froster (6:38)
7. Bats in the Belfry (4:54)
8. Oak and Stone (7:12)
9. Welcome to the Planet (6:41)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Big Big Train – Welcome to the Planet
Todos los discos de Big Big Train en Amazon


Tan solo medio año separa Welcome to the Planet de su predecesor Common Ground (2021). Muchos puntos en común se aprecian entre ellos, bien podrían haber aparecido como un trabajo doble en su día. Ambas portadas comparten elementos, un planeta tierra que sirve de fondo para la imagen de unas manos humanas que se aprietan entre ellas en señal de ayuda. Este es el espíritu que quiere reflejar Big Big Train en ambos álbumes, el de la unión y la solidaridad entre los habitantes de este nuestro planeta que tanto les gusta reivindicar. Ante la imposibilidad de llevar una vida normal como banda en los últimos dos años (tuvieron que cancelar una gira que los llevaba por los EE. UU. por primera vez entre otros planes), Big Big Train decidió aprovechar bien el tiempo y dedicarse a la composición, de ahí que en cuestión de medio año hayan sido capaces de componer dos grandes álbumes.

Big Big Train tiene la habilidad de saber combinar las múltiples facetas de cada uno de sus miembros, tanto a nivel instrumental como vocal, para crear un abanico de temas de lo más variado y talentoso. Big Big Train como banda sufre las vicisitudes de la vida misma, un pequeño núcleo permanece, pero muchos de sus miembros a lo largo de su trayectoria se incorporan y abandonan la nave. Sin embargo, este ir y venir que a priori podría parecer una desventaja es bien aprovechado pues son músicos de altísima calidad a los que siempre se les busca su espacio para poder aportar su sello personal. En definitiva, aun teniendo un sonido propio, la diferencia está en los matices aportados por cada uno de sus miembros.

La estrategia de presentación de Welcome to the Planet ha consistido en ir sacando un sencillo cada mes a partir del lanzamiento de su trabajo anterior. Cinco temas, cinco meses, y llegados al sexto por fin el plato principal, el álbum al completo. Tan solo un triste suceso ha truncado estos estudiados planes, el desgraciado e inesperado fallecimiento del vocalista principal de la banda, David Longdon, el pasado mes de noviembre del 2021. Si la pregunta lógica que nos surge a todos es qué va a suceder con la banda a partir de ahora, ya han dado pistas de que la voluntad es la continuidad. Tanto David Longdon como la banda así lo tenían acordado y aunque es evidente que no va a ser fácil encontrarle un sustituto, van a tener que aplicarse para hacerlo y hacerlo bien.

Nos adentramos ya en el análisis de Welcome to the Planet y para empezar no encontramos con “Made from Sunshine”, tema que destila positivismo desde el primer sonido de la batería de Nick D’Virgilio hasta la melodía masculina/femenina cantada por dos vocalistas a la vez, David Longdon y Clare Lindley, violinista de la banda, emulando a unos padres que dan la bienvenida a un nuevo miembro de la familia. Tema acústico con unos teclados y piano de fondo que lo acompañan, así como una sección de viento que va apareciendo en determinados momentos resaltando ese aire alegre del mismo. Si ellos afirman aquí estar on cloud nine (más que encantados), a mí me está empezando a pasar lo mismo con la audición de este álbum, así que ¡vamos a por la siguiente!

“The Connection Plan” combina un violín con una línea de bajo muy marcada y enérgica en su inicio que se va repitiendo a lo largo del tema. Nick D’Virgilio es el compositor de este tema y se nota en su estilo. Si has seguido su trayectoria en solitario reconocerás enseguida este toque tan personal suyo. Aquí se reserva su pequeña parcela de protagonismo a las voces, doblando las de David Longdon en los estribillos y puentes. Más mensajes positivos en las letras: yo tropiezo, tu caes, nos levantamos juntos, ¡ese es el plan!

“Lanterna” empieza en forma de tierna balada con los elementos habituales, acústica, piano y voces sugerentes como elementos principales, para experimentar un cambio de intensidad un poco más adelante. Precioso el piano que demanda nuestra atención en este segundo tramo. Un nuevo cambio de tercio para finalizar el tema en el que destaca un elegante solo de guitarra, instrumento que hasta el momento se había mantenido en un plano discreto. No olvidemos que estamos ante una banda que abraza el progresivo y aquí nos estamos topando con muchos de estos elementos característicos del mismo. Es un disfrute escuchar estos temas en los que suceden tantas cosas a la vez, ponerlos una vez tras otra y poder fijarte en cada uno de los matices y los distintos instrumentos, ¡no tiene precio! En cuanto a temática, Lanterna es la luz que emite alguien que nos guía, como un faro guía a los barcos que surcan los mares contra viento y marea, tal y como nos explica la letra de esta canción. Aquí nos enlazan directamente a su álbum anterior resaltando esos puntos en común que compartimos los seres humanos: we made the land our common ground, we made the sea our common ground, as we stand together, side by side

“Capitoline Venus” es una sentida historia de amor en forma de balada compuesta por Greg Spawton, bajista y fundador de Big Big Train, la cual dadas las tristes circunstancias del fallecimiento de David Longdon, ha sido utilizada para rendirle un sentido homenaje. Nos habla del bonito viaje de la vida al lado de otra persona con la que finalmente se encuentra el “hogar”, el lugar donde permanecer. Acústica de doce cuerdas, voces y un teclado de fondo son suficientes para desplegar estos bellos sentimientos.

“A Room with No Ceiling” es un tema instrumental más experimental, como si de una pieza de jazz se tratara. Compuesta por el guitarrista/teclista Rikard Sjöblom, tras una melodía de guitarra identificable que se va repitiendo a lo largo del tema aquí hay espacio para que absolutamente todos los instrumentos presentes puedan explayarse a gusto. La sección rítmica, bajo y batería, aquí está que se sale. Tema más que interesante con algún punto incluso de psicodelia, transmite inquietud e invita a darle unas cuantas escuchas para explorarlo en profundidad.

“Proper Jack Froster” contiene todos los elementos que definen Big Big Train en la actualidad. David Langdon narra una entrañable historia sobre la niñez, la familia y la amistad, acompañado de esas múltiples voces que le doblan y le hacen de coros en los momentos que así se les requiere, junto a un abanico de instrumentos de lo más variados como son el violín (que le aporta el feeling nostálgico que transpira el tema) y algo de viento, no sin olvidar un teclado y un piano que se reparten protagonismo en función de la intensidad del tramo en el que aparecen. El desenlace instrumental hacia el final del tema rompe con la dinámica mucho más relajada del tema y le aporta un punto de calidad sublime.

Volvemos a encontrarnos con un tema instrumental en “Bats in the Belfry”. Nick D’Virgilio es el compositor de este tema, a quien se le dio luz verde para poder literalmente volverse loco con su instrumento y crear una pieza a su medida para lucimiento propio. La ocasión no ha sido desperdiciada y estamos ante un tema muy original, con una primera parte bien estructurada, el cual incrementa su intensidad a medida que se van sumando instrumentos, y un último minuto final de infarto en el que, ahora sí, Nick D’Virgilio se marca toda una serie de virguerías a la batería a modo de solo para dejarnos claro su altísimo nivel con el instrumento.

“Oak and Stone” empieza como una balada elegante, con un piano y un contrabajo que acompañan a David Longdon a las voces, uniéndose al poco tiempo un suave ritmo de batería ejecutado con escobillas. Aquí los coros resultan un tanto edulcorados, pero antes de que esta sensación vaya a más, se produce un cambio en el tema importante, adquiere un mayor ritmo y entra el violín y algo de viento, mejorando la sensación global. Un nuevo giro hacia el final en el que múltiples voces suenan al unísono entonando una sola melodía, hacen de esta pieza algo destacable.

Llegamos al final de Welcome to the Planet con su tema homónimo, enlazando directamente con el concepto del primero. Si en el inicio del álbum le dábamos la bienvenida a un nuevo ser, aquí este recibimiento es puesto en jaque, pues el mundo que van a encontrarse estos recién llegados no es el ideal. Carly Bryant es la compositora y la narradora/vocalista principal de esta historia musicada que se sale un poco de la línea general de todo el álbum. Se trata de una pieza ambiental, una especie de canción de cuna con cierta oscuridad, pero que al final intenta poner un foco esperanza en la infancia, esa etapa de nuestra vida donde la inocencia es la verdadera protagonista.

Welcome to the Planet vuelve a ser como su predecesor, Common Ground, un muy buen álbum de rock progresivo, disfrutable de principio a fin y en que todos y cada uno de sus músicos cuentan. Tristemente pasará a la posteridad por representar un cierre de etapa para Big Big Train dadas las circunstancias. David Longdon se ha ido dejando un vacío enorme tanto a nivel musical como humano. Les deseamos mucha suerte en el futuro.

Avatar
Sobre Susana Masanés 43 Artículos
Aficionada a la música y los viajes, aunque no sabría decidir en qué orden. Cuando los combino, ¡lo más! Amante de aprender cosas de allá donde vaya, soy un poco la suma de los lugares que he visitado y las experiencias vividas. Daría la vuelta al mundo de concierto en concierto si de mi dependiera, pero las limitaciones terrenales me mantienen aquí y ahora, así que, ¡a sacarle el máximo partido!