Entrevista a Balc, vocalista y guitarrista de Balmog: ‘Con EVE pretendíamos crear una sensación de inquietud, de malestar constante provocada por la incertidumbre de saber que algo negativo se aproxima’

EVE (2021) dará que hablar. Mucho que hablar. El salto cualitativo que ha dado Balmog con esta nueva obra no es para menos, pues estamos ante su álbum más ambicioso y arriesgado dentro de sus ya 18 años largos de carrera musical. Este álbum conjuga black/death metal, post-punk, metal tradicional, rock psicodélico creando un ente con una personalidad más que palpable, siempre hablando desde un prisma totalmente de música extrema, no lo olvidemos. Los encuentros con su líder espiritual Balc, un músico con una innegable actitud puramente underground, con los pies en el suelo y con una línea muy bien definida para Balmog desde su irrupción, siempre ofrecen una charla distendida, amena y de la cual uno, siempre sonsaca jugosas respuestas.

¡Boas, Balc! Siempre es un placer volverse a juntar, aunque sea de manera «virtual» con viejos amigos y más sobre todo si es para charlar sobre esa misma pasión que compartimos, que es la música. Antes de comenzar el cuestionario, me gustaría preguntarte cómo te encuentras tú y el resto de los compañeros en Balmog. ¿Cómo ha transcurrido este último año en términos generales para vosotros, tanto en el plano personal como musical?

¡Muy buenas! Pues supongo que han pasado un montón de cosas desde la última vez que nos pudimos ver creo que en Amurrio, entre ellas una pandemia, claro. Lo cierto es que en términos generales supongo que nuestras vidas siguen un poco en la misma dinámica, ya sabes, trabajo, compaginar el grupo con la vida personal y poco más…aunque obviamente la situación desde hace un año ha cambiado considerablemente.

En lo personal supongo que nos ha pasado un poco como todo el mundo, conoces a gente que ha pasado el virus o incluso que ha palmado, pero normalmente gente de fuera de aquí. A nivel gallego la cosa ha estado en general algo más tranquila que en otras zonas, pero desde luego las restricciones las hemos sufrido como todo el mundo o incluso más que en otros lugares. Ninguno de nosotros hasta donde sé, pasamos por la enfermedad, así que bueno, en ese sentido todo ha ido bien, pero bueno, tengo una opinión bastante pesimista sobre este asunto y el futuro, ojalá me equivoque.

En lo que respecta al grupo ya te puedes imaginar. Ha sido un cacao de cojones, de hecho, estuvimos cerca de posponer la grabación del disco justo hace un año. Teníamos el disco compuesto, pero nos pasamos como tres meses y pico sin poder ensayar, por lo que hubo que tomar la decisión de o darle caña a saco y tirar millas, o posponerlo. Finalmente decidimos lo primero, ya que pensamos que había que hacer un último esfuerzo y tratar de recuperar cierta normalidad como banda. Eso implicó un veranito bastante a saco ya que concentramos el trabajo de casi cuatro meses en mes y medio. Pero bueno, hasta mereció la pena en el sentido de que en ocasiones disfrutas más del resultado cuando hay disciplina y esfuerzo. La putada es que aún no hemos normalizado del todo la situación del grupo, nos han ido abriendo y cerrando desde junio del año pasado y el hecho de que vivamos en localidades diferentes ha fastidiado bastante el asunto de los ensayos, pero bueno, es cuestión de ir volviendo a cierta rutina. Es algo que le está sucediendo a muchísimos grupos, así que es lo que hay.

EVE lleva ya en circulación desde hace unos días. Ante la salida de este trabajo he tenido una cierta sensación de ‘expectación’ con vosotros. Me explico, ciertos medios de nuestro alrededor parecen empezar a daros cancha, y recuerdo que, en vuestros inicios, vuestro impacto era algo más reducido y acotado al círculo underground. Dejando de lado este aspecto, me gustaría saber qué sensaciones recorren vuestros cuerpos y que expectativas tenéis respecto a esta nueva obra.

Las expectativas tienen un doble filo bastante peligroso. En todo caso, estoy de acuerdo contigo, Balmog aun siendo un grupo underground, ha trascendido un poco de ese círculo más cerrado. De hecho, me cuesta ahora mismo ubicar en donde nos encontramos… no sé, no somos un grupo profesional en el sentido de vivir de la música, pero el ámbito en el que nos movemos es algo más amplio que hace unos años y no te cuento en comparación a cuando empezamos.  Pienso que todo ese cambio ha sido de modo gradual, hemos llegado a un punto muy sólido como banda, nos sentimos satisfechos con lo que hemos conseguido y, sobre todo, estamos muy cómodos con el momento en el que nos encontramos ahora mismo. Aunque no voy a negar que aspiramos a seguir adelante y sabemos cuáles deben de ser los pasos que debemos dar en los siguientes años. Tenemos ciertos objetivos a corto y medio plazo que creemos que son factibles de conseguir y además sabemos lo que debemos hacer para conseguirlo. En todo caso, está claro que la cobertura que tenemos ahora es muy grande si lo comparamos con tiempos pasados. Cada semana recibimos una cantidad ingente de críticas, algo que agradecemos un montón independientemente de que nos ponga bien o mal en ellas; estamos respondiendo a bastantes entrevistas y lo cierto es que el nombre del grupo y del disco es bastante visible dentro de un orden.

De todos modos, vivimos en un momento en donde todo es bastante efímero, se edita un disco y digamos que la mecha no dura mucho más de un par de meses, es algo un tanto curioso, pero bueno, entiendo que es el modo en que la mayoría de la gente consume (y uso esa palabra de la manera más intencionada) de una manera mucho más compulsiva. Pero bueno, es lo que hay… para mí aún sigue siendo una novedad el último disco de Cirith Ungol, ¡y eso que hace ya casi un año que ha salido! Supongo que son hábitos de consumo. Yo siempre he intentado aprovechar hasta la última gota los discos que me compro (NDR – en ese aspecto, creo que somos de la misma escuela), y te aseguro que me hago con una cantidad muy grande de material a lo largo del año, pero yo qué sé, no tengo demasiada vida social… jajaja… sobre todo desde que no hay conciertos…

Creo que no estaría muy equivocado al afirmar que EVE supone vuestro álbum más ambicioso hasta la fecha. La vuelta de tuerca y evolución de vuestro sonido es más que palpable (elementos de rock gótico, post-punk, etc), pero a su vez es atractivo, pegadizo e incluso hasta adictivo. Todo esto siempre hablando desde un prisma totalmente de música extrema. ¿Sentíais algo de vértigo mientras este monstruo iba tomando forma? ¿Cómo habéis llegado a este punto de decir, ‘vamos a ir por este camino’? ¿O simplemente sucedió de manera espontánea esta aproximación artística?

La verdad es que esta idea de «es el trabajo más ambicioso» siempre la hemos tenido con cada edición que hemos editado, pero estoy de acuerdo contigo en que este es algo más ambicioso. Lo cierto es que EVE es premeditado, hay una intencionalidad detrás. Nosotros solemos empezar con la composición de un nuevo trabajo en cuanto acabamos de grabar el último, de hecho, y como adelanto, te puedo decir que hay material nuevo de Balmog ya compuesto.

Nuestra intención con EVE era básicamente no poner ningún tipo de barrera creativa más allá de seguir manteniendo la esencia de Balmog, así que el principal desafío era buscar ese punto de equilibrio entre el espíritu black/death metal de Balmog y esos nuevos elementos que queríamos dejar muy presentes. Es mi humilde opinión, pero creo que lo conseguimos. Considero que es fácil identificar que EVE es un disco de Balmog, diferente a los anteriores, pero identificable. En todo caso con EVE lo que hicimos fue dejar más presentes esas influencias que comentas situándolas en un primer plano. En el Svmma Fide y más en Vacvvm hay cosas, pero lo cierto es que las tamizamos mucho de manera que realmente acaban por sonar a black metal, pero con EVE queríamos otro punto, dejar muy en la superficie todo eso sin adulterarlo, simplemente adecuándolo a nuestro sonido para que fuese coherente. Sobre si fue algo espontáneo o premeditado, pues me atrevería a decir que fueron ambas. Hubo una intención de hacer algo diferente pero una vez se llegó a ese acuerdo, la regla fue la espontaneidad. EVE será más o menos black metal, puede que le guste a más gente o menos, pero lo que sí te podemos asegurar, es que este disco es auténtico hasta la médula, sale de nuestras putas vísceras como si fuese una arteria abierta. Me atrevo de nuevo a decir que es nuestro disco más auténtico.  En todo ese proceso sí que te puedo decir que tuvo un papel importante Pillars of Salt, como te puedes imaginar. Ese trabajo ha sido tremendamente relevante y revelador para nosotros. Dejando de lado el peso que puede tener a nivel externo, a nivel interno nos ha marcado muchísimo. EVE estaba más o menos compuesto a un 60% cuando empezamos con la composición de Pillars of Salt, y el hecho de ver que podíamos hacer algo diferente, arriesgarnos y el haber obtenido un buen resultado nos dio alas a seguir por el camino que pretendíamos, de alguna manera nos confirmó que podíamos abrir nuestro espectro creativo y conseguir los que buscábamos.

No dispongo de mi copia física para cotejarlo, pero a raíz de leer algunos títulos de este elepé (y escucharlos), nunca en vuestra carrera habíais usado letras en gallego (me corregís si me equivoco). ¿Qué os impulsó a ello? Personalmente, siempre me ha parecido que el gallego tiene un timbre muy especial y mágico para propuestas musicales oscuras.

Quizás hayamos tardado demasiado… jajaja. A nivel conceptual queríamos trasladar la idea general de disco a un plano geográfico y cultural más cercano. Cuando la gente eche un ojo al libreto y al diseño del disco, verá que hay varios referentes de este tipo en las imágenes incluidas, en los collages y por supuesto en las letras. A lo largo de nuestra carrera hemos usado el inglés, pero también el latín, el griego o el hebreo por ser lenguas de tipo litúrgico. Con EVE, y bajo esa premisa de atraer el concepto del álbum a un plano más cercano, decidimos usar nuestra lengua, tanto en algunas letras como en algunos títulos. El resultado nos ha sorprendido un montón, la verdad. No sé, cuando escuchas cómo tu voz funciona en tu lengua materna hay algo primigenio que supongo que se despierta. Personalmente me encanta cómo encaja, me gusta la sonoridad y la métrica, pero hubo que currarlo. La métrica del inglés es un tanto peculiar y supongo que por tradición y porque de algún modo ya tenemos la «oreja» entrenada, es muy fácil de cuadrar, pero con lenguas en las que hay palabras con acentuación aguda o más variada, joder, es complicado, ja,ja. Hubo que trabajarlo un poco más, o por lo menos, a mí me ha costado algo más.

Esta nueva obra se presenta bajo el nombre de EVE. ¿Qué significado le dais vosotros a dicho título? La casi-simétrica portada de Branca Studio junto al título del disco, le dotan de un aire un tanto inquietante y hasta misterioso. Contadnos un poco más acerca de ello.

EVE hace referencia a la palabra inglesa víspera, es decir, al momento previo de preparación y de espera ante un acontecimiento que se avecina, en este caso, el horror y violencia que es capaz de crear el ser humano. Con este disco pretendíamos crear una sensación de inquietud, de malestar constante provocada por la incertidumbre de saber que algo negativo se aproxima.

Esa sensación, que es en parte la base conceptual de disco, la intentamos representar en las letras, la estética del disco o incluso en la propia música, ya que en las primeras escuchas creo que puede crear ese grado de incertidumbre del que te hablo al no saber exactamente qué es lo que el oyente se va a encontrar. Ese sentimiento también lo intentamos plasmar en otros aspectos del álbum, por ejemplo, en las propias fotografías de la banda, sacadas en una zona en donde baja y sube la marea bastante rápido. De hecho, es un lugar de la Ría de Vigo en el que ha llegado a morir alguna persona al quedar atrapada en el fango.

En cuanto a la portada, había varias cosas que teníamos claras. Una era que debía de ser diferente a lo anterior, debíamos escapar un poco de la estética puramente black metal e incluso crear cierto shock y controversia. Por otro lado, la portada tenía que ser un reflejo de lo que después se puede escuchar en el disco, tanto en lo conceptual como en lo musical. Seguimos pensando que EVE es un disco de black metal, pero es también algo más, y eso aparece reflejado en esta portada básica y simple. La portada en sí misma está inspirada en un viejo relato de Castelao acerca de un esqueleto que posee un ojo de cristal, sirviendo de puente entre el mundo de los vivos y los muertos. Esa idea además de cojonuda nos parecía que podía funcionar para la cubierta del disco, ese cráneo a punto de poder presenciar el horror que se avecina entre el propio título del disco nos parecía una solución estética cojonuda, ese vínculo entre la muerte y la vida que alguna vez ya manejamos en portadas pasadas. Creemos que es una imagen icónica, pero sabemos que es arriesgada y que a alguna gente no le gustará, pero bueno, eso te puedes imaginar que nos da exactamente igual (NDR – conociéndote, creo que has sido demasiado comedido para expresar lo que sientes, amigo, jeje).

¿Y qué esconden vuestras líricas? En la nota de prensa que manejo se citan a autores como Xosé Maria Diaz Castro y Fernando Pessoa, pero me gustaría conocer su trascendencia e influencia en ellas y el nexo que atesoran ambos autores entre sí.

El nexo que hay es el existencialismo como tema de fondo en parte de sus obras. En el caso de Pessoa usamos más una idea que un elemento concreto. Pessoa creó lo que mucha gente llama filosofía del desasosiego, en la que desarrolla una visión muy personal del vacío existencial. Nos parecía interesante esa perspectiva como punto de partida del disco, esa sensación de inquietud, de vacío y orfandad que queríamos transmitir. En cuanto a Díaz Castro sí que hay un uso más claro, ya que llegamos a incluir fragmentos de algunos de los poemas que aparecen en Nimbos (NDR – una de las obras de dicho escritor). Castro habla constantemente del ser humano como una extensión de la divinidad, así como de la redención de Cristo como un punto de unión entre la humanidad y la deidad. Nos parecía interesante el carácter visceral de sus poemas, por eso los usamos, les damos la vuelta y los tergiversamos a nuestro antojo en nuestras letras.


Este nuevo disco ha supuesto la inclusión a modo «oficial» de Javi Flz en vuestras filas. De todas maneras, lleva un montón de años involucrado de una forma u otra en Balmog, por lo que, ¿qué grado de implicación o llamémosle «culpa» ha tenido él en vuestro desarrollo musical y en concreto en EVE?

Javi no compuso ningún tema ni riff en este disco, pero sí que de alguna manera participó en la idea del disco, quiero decir, que él desde el principio tenía claro que debíamos de abrir el espectro de Balmog sin ningún tipo de miedo. La verdad es que el hecho de tener a Javi ahí, que de alguna manera era miembro vamos a decir de facto del grupo, pero al mismo tiempo con cierta perspectiva vamos a decir externa, nos permitió ver las cosas de una manera más clara.

Es complicado afrontar la composición de un disco en el que quieres plantear cosas nuevas, no voy a decir que no hubiésemos tenido dudas e incluso llegamos a recular en algún punto porque creíamos que era importante buscar ese equilibrio entre lo anterior y lo nuevo, si no tendría más sentido montar una nueva banda totalmente diferente. Javi lo tenía muy claro, era un ferviente defensor de pasarnos de frenada, incluso a nivel de cómo plantear la producción del disco, en donde decidimos buscar un sonido muy concreto. Ya lo he comentado en alguna entrevista anterior, pero me parece interesante que la gente sepa que cuando acabamos de grabar el disco y Javi nos pasó las primeras mezclas, el disco sonaba muy diferente. Pero teníamos claro que EVE debía de ser fangoso y claustrofóbico, y así se lo planteamos a Jaime Arellano para ese máster final. Javi ahí sí que tuvo alguna duda, jajaja. Por un lado, estaba el Javi productor que había conseguido un disco realmente potente y cristalino, pero por otro estaba el Javi miembro de Balmog que quería algo más crudo, sucio y opaco. Como suele suceder con Javi, triunfó el Javi pequeñito diabólico del hombro izquierdo.

Ya te digo, en el plano más puramente musical, Javi simplemente añadió detalles en el proceso de grabación (arreglos, alguna guitarra extra, etc). Bueno, también se me quedó una conversación grabada que tuvimos en una mini-gira que hicimos por Francia, en donde tragamos Morbid Angel hasta la saciedad… ahí Javi insistió mucho en ese elemento presente por ejemplo en el Blessed Are the Sick (1991) de ritmos reptantes y eróticos, y esa conversación se me quedó grabada. Sé que quizás sea difícil de percibir, pero eso tuvo una plasmación en «Slander», con ese tipo de dinámica (muy Danzig también) que él comentaba. 

Otro de los aspectos que destaco es la mimética inclusión de esos temas instrumentales o interludios entre algunos temas. Me han venido a la cabeza el Formulas Fatal to Flesh (1998) de Morbid Angel y los pasajes utilizados por los extintos Necros Christos. ¿De quién partió la idea y que significado y encaje tienen durante el transcurso del plástico?

Siempre hemos incluido este tipo de pasajes en nuestros discos, pero en este es cierto que tiene un punto algo más importante. Ahí hay varias cosas que entendemos que son importantes y que bueno, quizás ayudan a entender la función y el significado de las mismas. Por un lado, tenemos «Horror in Circuitu», una intro instrumental que básicamente fue compuesta con una doble intención: ayudar al oyente a «entrar» en la sonoridad/musicalidad de EVE, y abrir el oído ante una producción peculiar. Como te decía antes, es un disco complejo en lo que respecta a producción, no se lo pone fácil al oyente. No es la típica producción nítida y cristalina, sino cruda y claustrofóbica, así que esa primera escucha ayuda a situar al oyente. Sigo pensando que EVE es un disco para escuchar en su totalidad, no creo que funcione muy bien para ser escuchado en una reproducción aleatoria con otras cosas. Por otro lado, en lo puramente conceptual, es una intro que crea esa tensión que pretendemos trasladar en el conjunto del disco. A nivel de evolución rítmica y cromática está hecha para dar ese efecto de crecimiento y tensión que acaba por explotar. A todo esto, de manera intuitiva porque ya te digo que no tenemos ni puta idea de teoría musical.

Por otro lado, tenemos «Agnus Dei», como suele ser habitual ya en todos nuestros discos, es una colaboración de Varunian, proyecto tras el que se encuentra Rober de Ovakner/Ruinas. En este caso, también vuelve a tener una doble función. Nosotros siempre tenemos en cuenta el formato vinilo así que en realidad se trata de una outro que cierra la cara A del disco. A nivel conceptual y musical, fue un reto, ya que Rober intentó seguir con la proyección del final del tema para tratar de darle más sentido musical. En lo conceptual fue pura coincidencia, ya que queríamos que Rober tuviese plena libertad creativa, incluso en el propio título, y realmente funcionó. «Agnus Dei», aunque ese significado se dio a posteriori, representa un momento del disco de sacrificio divino, de entrega de la carne del hijo de dios y dios en sí mismo, pero ya te digo que no fue algo premeditado. “

«Zohar» es un tema instrumental, pero en un principio no tenía esa intención, de hecho, llegó a tener incluso una letra, pero finalmente decidimos que podía funcionar bien sin letra, o casi sin letra, ya que hay un fragmento de unos de los poemas extraídos de Nimbos del que te hablaba antes (NDR – fui bien encaminado, pues diseccionando este tema, me topé con una serie de partes recitadas, que supuse que serían algún tipo de poema). «Zohar» significa iluminación. Detrás de esta canción y su pequeña letra, se intenta recrear el momento en el que la humanidad accede al conocimiento, inundando de luz y resplandor el árbol de la ciencia e inflamando fuego sobre el de la vida.

Por último, está «Lume», que pretende ser el final del disco, pero también el principio de algo que está por venir (NDR – aquí huelo a una declaración de intenciones respecto a lo que está por venir). El fuego como final, pero también como creador de cenizas sobre las que emanará algo nuevo. Musicalmente la idea era crear texturas muy etéreas, creo que queda más que claro que está muy influenciado por la psicodelia de los 60/70.

¿Sois de los que tienen claro el orden del listado de temas en el proceso de composición o lo sometéis al análisis en el seno de la banda tras su grabación? ¿cómo os enfrentáis a este importantísimo aspecto? Lo pregunto porque me llena de curiosidad saber cuándo se compuso «Birth of Feral», ya que es el tema más single y que mejor encaja para iniciar el álbum.

«Birth of Feral» tenía que ser así, es decir, directo y con clara vocación de marcar la dinámica general del disco. Creo que lo primero que se compuso fue el riff que abre «Senreira», pero como tema en sí mismo, fue «Birth of Feral» el primero en ser compuesto en su totalidad. Todos los discos de Balmog han sido creados con un estricto control de los temas, la duración (siempre pensando en el vinilo) y en cómo debían de fluir. Todo está meticulosamente pensado: duración de cada tema, uso de intros/outros, carácter del tema (lento, rápido, más melódico…), etc. Nunca hemos dejado al azar la composición de los discos de Balmog. Hay grupos que han conseguido crear álbumes fantásticos juntando temas probablemente sin haberlo pensado mucho, pero a nosotros reconozco que nos lleva nuestro tiempo. Para mí hay ejemplos claros de cómo de manera consciente se debe de hacer un disco. Los casos más claros para mí son varios de los discos de King Diamond, Operation Mindcrime, Crimson Idol, Dark Side of the Moon o Seventh Son of a Seventh Son. Esos discos engullen al oyente, están compuestos para jugar con la percepción de quien los escucha, son auténticas genialidades narrativas. Humildemente, Balmog intenta también eso.

Cuéntame un poco el trasfondo del EP Desacougo (2021). El concepto y la idea de lanzar un EP adelanto me pareció excelente, incluyendo un tema nuevo y esas dos magníficas adaptaciones. ¿Por qué dos bandas de culto de tan dispares estilos como Machetazo y Parálisis Permanente? Supongo que, para vosotros, contar con Ana Curra fue todo un honor, ¿cómo se gestó su colaboración?

La idea no es nueva, de hecho, es lo que se hacía antiguamente, simplemente hemos recuperado esa idea. Era un riesgo, ya que no hay muchos sellos que se den el lujo de hacer esto a día de hoy. Solo sellos tipo Century Media o Nuclear Blast editan este tipo de singles antes de sacar un disco. Queríamos hacerlo, así que me arriesgué a sacarlo con In Pulverem Mortis (sello que llevo personalmente), y la verdad es que funcionó que te cagas. Quedan no mucho más de 25 copias de 200 y eso es la hostia para haberlas movido sin apenas distribución en otros sellos. Lo cierto es que la edición a nivel económico no nos da para mucho más que recuperar la pasta. Recuerdo que hace 15 años los 7″ no valían más de 5 pavos, pero es que ese es el precio que prácticamente viene de fábrica… no sé si habrá gente que le pueda parecer caro los 7 euros que vale, pero joder, es que el margen es mínimo. Hubo gente que nos dijo que lo pusiésemos más caro, pero la intención no era esa, era editar esa edición y tratar de recuperar la pasta.

Sobre las versiones es sí, el objetivo era huir de hacer una versión de una banda de black metal ya que no aportaríamos mucho, así que pensamos en dos bandas que nos hubiesen marcado de algún modo. Machetazo es, desde mi punto de vista, la mejor banda que ha salido a nivel estatal. Queríamos homenajearla y aportar algo más. El hecho de usar otra afinación, de contar con la voz de DTHMGR de Charon e incluir algún pequeño cambio (incluido el hecho del que poca gente se ha dado cuenta de cantarla en gallego…) permite apreciar esa canción en otra dimensión.

Con Parálisis obviamente pues la cosa se fue más de las manos, ya que contar con la voz de Ana Curra fue una movida. El tema es sí encaja con muchas de las cosas que hacemos Balmog a día de hoy, sobre todo en la parte central del tema. Hace unas semanas estando de visita por Madrid decidí ir a buscar la tumba de Eduardo Benavente, el destino quiso de manera casual que coincidiese con los aniversarios de los días en los que murió y fue enterrado. No sé, alrededor de esta versión hay cosas que se me van a quedar de por vida. En cuanto a la colaboración de Ana, fue también bastante singular. Simplemente le pedimos permiso para poder editar esa versión, dijo que no había problema. Un par de emails después, le planteamos que metiese voces pensando que diría que no, pero nos equivocamos. No sé tío, en mi opinión es de las cosas más curiosas que hemos hecho Balmog (NDR – Hablando claro, ha sido una sacada de chorra en toda regla. Arriesgasteis y triunfasteis).


Aunque ya lo hemos hablado por privado, me gustaría preguntarte acerca de la portada que esconde Desacougo, ¿dónde fue tomada esa particular foto? Me trae a la cabeza fascinante decadencia de algunos rincones que evoca la Galicia más profunda y vetusta.

En la zona de Guitiriz, Vilalba y Begonte (zona a camino de las provincias de Coruña y Lugo), hay bastantes cementerios neogóticos. Son bastantes curiosos, la verdad. Si no me equivoco, son de influencia indiana e inglesa, de hecho, en toda la zona norte de Lugo y Coruña (también la zona asturiana pegada a Galiza) hay un montón de Iglesias que recuerdan más a las iglesias protestantes del norte de Europa, la próxima vez que vengas por aquí fíjate bien (NDR – Tuve ocasión de visitar el Cementerio de Combarro, y ese estilo tan decadente gótico-renacentista, me impactó). La foto en sí la sacamos en Goiriz, pero hay unas cuantos más perdidos por toda esa zona. En la portada también incluimos, aunque no sé aprecian muy bien, tres cipreses, que supongo que alguna gente sabrá que hace referencia a Parálisis. El resto del diseño ya lo hemos comentado en algún otro sitio, está basado en el trabajo de Timo Ketola. Cuando nos enteramos de su muerte decidí rehacer por completo el diseño y hacer una especie de homenaje a su obra, pero bueno, no llega ni a la suela de los zapatos… (NDR – el detalle, de rendir homenaje a un amigo, es lo que cuenta).

Otra vez más contáis con el apoyo del triunvirato conformado por los sellos discográficos de War Anthem Records, BlackSeed Productions e In Pulverem Mortis Productions. ¿Cómo es vuestra relación con ellos y qué grado de apoyo notáis del trabajo que ellos desempeñan?

Los tres sellos, a diferentes niveles, han demostrado su compromiso con Balmog de forma sobrada en el pasado y ahora nuevamente con la edición de EVE. La verdad es que dentro de los parámetros en los que nos movemos estamos contentos. Conseguimos el tipo de edición que queremos, contamos con cierto apoyo económico y una promoción y distribución que nos parece adecuada para una banda como Balmog. Muchos nos siguen diciendo que deberíamos estar en otro sello, pero lo cierto es que esta es la situación que tenemos y siendo totalmente sinceros, es algo a lo que a día de hoy no le damos muchas más vueltas. Nunca está mal aspirar a más, eso está claro, pero por la razón que sea estamos en este punto y tampoco nos vamos a quejar. La gente se puede hacer todas las pajas mentales del mundo y pensar que podemos estar con este u otro sello, pero las cosas no funcionan como mucha gente piensa (NDR – El tema de los sellos, darían para un largo y extendido debate para nuestros lectores). A día de hoy la comunicación con estos sellos es estupenda y constante, sobre todo justo antes de salir el disco y ahora con todo el tema de promoción. En definitiva, estamos contentos.

¿Cómo se presenta el futuro? Vosotros sois una banda de carretera. Unos tipos que disfrutáis encima del escenario y estar tocando aquí y allá siempre que unas mínimas condiciones se cumplan. ¿Cómo ha impactado toda esta vorágine del Covid-19 en vuestros planes? Es una pena porque realmente os encontráis en vuestro mejor momento.

Mira, no nos vamos a quejar. Estoy un poco cansado ya de leer y escuchar a bandas quejarse, así que no lo voy a hacer más. Voy a ser muy sincero con todo esto. Mucha gente nos ha dicho que estamos perdiendo una bala al sacar esto justo ahora, pero sabes qué, que nos da igual. No queremos comprometer nuestro proceso creativo con esta mierda, que se puede presentar en directo, genial, que no hay manera, pues tampoco pasa nada. Personalmente ya he asumido totalmente esta situación así que bueno, me la suda un poco todo ahora mismo. Además, no me canso de decirlo en plan abuelo cebolleta y sin duda espero estar equivocado, pero creo que esto va para largo. Está claro que esto nos marca en lo que respecta a funcionamiento interno de la banda, pero es lo que hay. Seguiremos a nuestro rollo. El día que se pueda tocar te aseguro que lo haremos, y desde luego estaremos preparados para ello. Ahora mismo lo que necesitamos como grupo es volver a cierta dinámica de trabajo ya que aquí las restricciones a nivel de movilidad han sido muy duras hasta hace apenas mes y medio, por lo que debemos volver a coger dinámica de trabajo. Nosotros disfrutamos simplemente con el hecho de tocar, aunque sea en el local, y queremos que siga siendo así. Ya antes de otoño (y de que nos volviesen a limitar el movimiento) volvimos a comenzar a componer como te comentaba, de hecho, tenemos ya varios temas que seguramente apuntan a disco, pero tiempo al tiempo.

No recuerdo exactamente cuando sucedió, pero me pareció leer tiempo atrás en una entrevista que el día que no tengáis nada que aportar u os repitáis musicalmente hablando, no habrá más Balmog. En cierto modo, me alegro de que eso no haya sucedido porque cada grabación, pienso que muestra una faceta diferente vuestra. ¿Se encuentra cerca ese día? El listón, hoy en día se encuentra muy alto tras EVE. En perspectiva, ¿qué valoración haces del camino tomado hasta ahora?

Está claro que cada vez está más próximo. Pocas cosas tengo tan claras como esta en estos tiempos de incertidumbre. Como te decía, tenemos cosas nuevas que apuntan a algo, pero hay que darle forma a todo esto. Además, tenemos alguna otra idea «extraña» que vamos a intentar plasmar a más corto plazo, en definitiva, parece que la maquinaria sigue en marcha y además sin forzar ese proceso. Sobre lo último, para mí solo hay una palabra que es orgullo. Hay cosas que estoy seguro de que se podrían haber hecho de otra manera, pero no sé, creo que nos los hemos trabajado y sobre todo hemos sido auténticos en el sentido de seguir nuestro propio camino sin injerencias. Esperamos continuar por el mismo camino y el día que miremos atrás seguir pensando lo mismo. Sería una pena joder todo este trabajo con alguna gilipollez, así que para bien o para mal, Balmog seguirá siendo Balmog, marcando su propia senda y caminando hacia el abismo con los ojos cerrados.

Creo que, con todas estas preguntas, he saciado mi curiosidad por esta vez. Estas últimas líneas son para ti, Balc. Gracias por tu tiempo y enhorabuena por tan magna obra. Morte e escuridade!

Jonathan, gracias por el enorme apoyo que siempre nos has dado tanto tú como Science of Noise, os lo agradecemos en el alma. Esperamos poder llevar EVE al directo los más pronto posible y poder vernos nuevamente las caras. Un saludo.

Jonathan Pernía
Sobre Jonathan Pernía 25 Artículos
Ferviente y devoto melómano. Enfermizo coleccionista de CD's, vinilos, K7's y fanzines, ya que siento especial predilección por todas y cada una de las ramas del metal extremo o los géneros más underground. No obstante,como buen amante de la música en general, me considero muy open-minded en ese aspecto.
Otra de mis pasiones es la prensa escrita musical. Con sus luces y con sus propias sombras. Poseo una dilatada experiencia en medios como el extinto Pitchline'Zine (2005-2016) del que fui redactor-jefe o Subterraneo Zine (2017-2019).