Cirith Ungol – Forever Black

Nuestra Nota


7.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 24 de abril de 2020
Discográfica: Metal Blade Records
 
Componentes:
Tim Baker - Voz
Greg Lindstrom - Guitarra
Jim Barraza - Guitarra
Jarvis Leatherby - Bajo
Robert Garven - Batería

Temas

1. The Call (1:04)
2. Legions Arise (3:19)
3. The Frost Monstreme (5:15)
4. The Fire Divine (3:51)
5. Stormbringer (5:58)
6. Fractus Promissum (4:08)
7. Nightmare (5:59)
8. Before Tomorrow (3:57)
9. Forever Black (5:34)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Cirith Ungol – Forever Black
Todos los discos de Cirith Ungol en Amazon


Esta vez todo es distinto, no tengo tranquilidad y el silencio de mi piso, tampoco tengo la comodidad de mi silla y lo más importante, no tengo mi jarra de cerveza. Lo único que tengo es un incómodo asiento de avión, el ruido de fondo de los motores del Airbus A350, unos cascos que me he tenido que comprar en el aeropuerto porque los míos se quedaron en la oficina y el nuevo álbum de Cirith Ungol, Forever Black (2020), que es de lo que voy a hablar hoy.

Estos tíos llevan un porrón de años en el oficio del heavy metal (más de 40) y la verdad es que bien poco conocía de ellos a parte de su nombre, el cual es sacado del señor de los anillos, sí, ya sabéis, Cirith Ungol o la grieta de la araña… el paso a través de Ephel Duath, las montañas occidentales de Mordor y el único camino hasta esta tierra desde el Oeste…

Su nuevo trabajo empieza con «The Call», una intro acústica con un toque enigmático y místico a la vez, que nos va poniendo en situación de lo que escucharemos a continuación.

«Legion Arise» empieza a sonar y apreciamos un cabalgante y agresivo ritmo, pocos segundos después entra la voz, una voz desgarrada y fría, poco común en un género como el heavy, más propia del thrash. El ritmo que viene en los minutos siguientes, no es muy variado, siempre tiene esta base galopante, que sirve de base también para el solo, el cual debo decir que me gustó mucho, pega muy bien con la melodía y consiguen darle un significado acorde con la canción.

El segundo tema del álbum tiene por nombre «The Frost Monstreme», un tema con dos partes completamente identificables. Tenemos una primera parte más lenta, más pesada, que incluso nos puede llegar a recodar a la famosa intro de «Holy Diver», con riffs propios del hard rock de finales de los 60 y los 70. En la segunda parte de la canción podemos notar un cambio de ritmo, la batería gana protagonismo y se vuelve más cañera durante unos momentos, para dar paso de nuevo a la parte lenta.

Con una intro más propia del hard rock, da comienzo «The Fire Divine», el que es posiblemente la pista más alegre y animada del álbum. Pese a que sus guitarras tienen ese mismo sonido oscuro que en el resto del álbum, los riffs ejecutados no evocan a dicha oscuridad.

A continuación viene «Stormbringer», que es otro de los varios temas lentos que tiene el álbum. Empieza con una guitarra acústica, y con eso han conseguido captar mi atención, la culpa de esto la tiene Annihilator, con su «Crystal Ann». Pese a esto, no me parece para nada lejos el mejor tema del álbum, pero me ha gustado mucho, sobre todo el estribillo, con ese berrido “Stormbringer”, que consigue dejarte paralizado y helar tu sangre por completo. En ciertos momento me ha recordado bastante a Savatage, en su época del Hall of the Mountain King (1987).

No tengo muy claro que sensación me ha transmitido «Fractus Promissum». Son cuatro minutos en los que parece que la cosa vaya a arrancar, pero no. Y esa sensación se repite durante toda la canción. Cabe destacar el solo, es la única parte de la canción que es como tiene que ser.

«Nightmare» es la pista más larga del álbum con 6 minutos exactos, que consiguen transportarte al desierto de Egipto, y acto seguido ha venido a mi mente la canción «Powerslave» de Iron Maiden, y he atado cabos rápidamente. Ambas canciones comparten un ritmo lento y pesado, con uno riffs que recuerdan a la época de los faraones.

Escucho «Before Tomorrow», y me doy cuenta de que es una repetición de los recursos de los temas anteriores, unas guitarras lentas y pesadas, con el ritmo de tresillos que tanto hemos podido apreciar en los temas anteriores. ¿Acaso se les acabo la creatividad o han decidido tirar de recurso fácil?

Para cerrar este trabajo, tenemos «Forever Black», la canción homónima, sigue la misma línea que la mayoría de este álbum. En general es un buen tema, con una parte final más animada, la cual se agradece. Si se pone la debida atención se pueden apreciar unos pequeños arreglos y acompañamientos de algo que parece ser una flauta, o semejante. La verdad es que no he podido identificar que instrumento es exactamente.

Sé que me he repetido mucho con muchas referencias a otros grupos y a otros géneros, pero es que esto es este CD. No se puede clasificar solo con la etiqueta heavy metal, ya que este álbum tiene un poco de todo, y creo que eso es lo que hace que sea un álbum, como mínimo, curioso, agradecido y fácil de escuchar. Se nota el trabajo en este álbum, sobre todo en los solos, que tienen su alma y su ser y no son una simple competición de a ver quién hace más notas y más rápidas, eso es algo muy importante, que se está perdiendo.

El álbum tiene una excelente producción, el sonido de las guitarras consigue ese toque oscuro que el nombre del grupo exige, pero sin perder la claridad y nitidez del sonido, ya que puedes identificar perfectamente que está tocando cada una de ellas en todo momento. Puede que sea por los cascos y el ruido de fondo, pero me da la sensación que en algunos momentos el bajo queda totalmente enterrado y no se puede apreciar. La única pega que le puedo poner a nivel de producción es que la portada no me acaba de convencer. Ojo, el dibujo está chulísimo pero, el cielo de fondo no me gusta para nada.

¿Mi conclusión? He descubierto un grupo muy decente, pero que no llega a ser de los que escucharía habitualmente. Cierto es que después de haber escuchado este álbum, voy a escuchar su material previo, eso sí, sin asientos de avión, ni motores de un A350, ni cascos cutres, y sobre todo, con una jarra (o un schooner) bien fresquita/-o.

Pol Segura
Sobre Pol Segura 4 Artículos
Amante del rugby, la buena música y la cerveza.