The Big Deal – First Bite

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 13 de mayo de 2022
Discográfica: Frontiers Music s.r.l.
 
Componentes:
Ana Nikolic – Voz
Srdjan Brankovic – Guitarra
Nevena Brankovic – Voz, teclados
Alessandro Del Vecchio - Bajo
Marko Milojevic – Batería

Temas

1. Never Say Never (3:07)
2. I Need You Here Tonight (3:39)
3. Sensational (4:07)
4. Top Heaven (4:13)
5. Wake the Fire (3:35)
6. In The Dead of the Night (3:06)
7. Rebel Lady (3:52)
8. Power On (2:58)
9. Bad Times, Good Times (3:59)
10. Fallen (3:52)
11. Lady of the Night (3:43)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: The Big Deal – First Bite
Todos los discos de The Big Deal en Amazon


Desde los Balcanes nos llega The Big Deal, una gran banda de hard rock melódico muy atrevido y talentoso. Y pega más que el Imedio.

The Big Deal se formaron cuando el guitarrista, compositor y productor Srdjan Brankovic y su esposa Nevena Brankovic, que es pianista y cantante, conocieron a la cantante Ana Nikolic. Ana había pasado los últimos años al frente de bandas locales, pero tras conocer a Srdjan y Nevena, comenzaron a colaborar juntos en el estudio. Mientras trabajaba en algunas ideas nuevas, Srdjan pensó que sería interesante incluir la voz de Ana además de la de Nevena en las grabaciones. Como resultado, estaban encantados y The Big Deal nacía. Para completar la formación, la banda incorporó al batería Marko Milojevic y, más tarde, al omnipresente Alessandro Del Vecchio.

Aunque son una banda recién llegada, definitivamente sugieren algo fundamental para mí, esa mezcla tan bien empacada entre el hard rock y pop, que tiene una clara inspiración en los 80. Quizás esa influencia proceda de que dos de sus miembros toquen en bandas de metal progresivo, que suman y hacen más credencial ese sonido tan destacado. Y si a eso le sumas dos voces con tanta complicidad, encuentras algo ligeramente diferente a lo que has escuchado en mucho tiempo.

A pesar de su reciente formación, este First Bite (2022) pone el listón a la altura de bandas más consolidadas y demuestra un potencial para brillar durante mucho tiempo. Veamos las canciones.

Damos el pistoletazo de salida con “Never Say Never” y un riffaco muy interesante. Los 80 se huelen desde kilómetros de distancia. Como será habitual en el disco, el estribillo es ultra pegajoso. Ni con aguarrás, chicos. “I Need You Here Tonight” nos introduce unos teclados muy de la década dorada y se desarrolla con esa alegría tan implícita en el estilo. La tercera pista es sensacional. “Sensational” se llama, y es lo que desprende. Quizá un pelín más melódica que las otras dos y con unos arreglos de piano muy interesantes, no se destaca del resto… ¡porque todo el disco es genial! Acabamos el cuarteto inicial con “Top Heaven”, que gana en velocidad e iguala en melodía y chuledad.

Iniciamos el segundo cuarteto con menos velocidad y algo más de melodía en “Wake the Fire”. Podría, perfectamente, formar parte de la B.S.O. de una peli de la edad de oro del cine americano. “In the Dead of the Night” gana en velocidad yen regusto a algún tema de otro grupo que tengo en la punta de la lengua pero que no quiere salir. ¡Temón! Los teclados vuelven a ser omnipresentes en “Rebel Lady” y la velocidad llega con “Power On”, título niquelao para el tema, el más heavy del disco con diferencia. Vaya guitarras que tiene.

Encaramos la recta final con un riff algo más vacilón en “Bad Times, Good Times”, aunque al poco la cosa se suavizará bastante. “Fallen” vuelve a tener guitarras algo más pesadas, pero poquito. Y lanzamos la última bala con “Lady of the Night”, que sin ser el mejor tema y como ya se ha dicho, no desentona.

Estamos ante una irrupción a la altura de la de Chez Kane, tanto por estilo como por calidad. Esperemos que tenga la misma repercusión que la de la británica, porque el álbum bien lo vale.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 321 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.