Crónica y fotos del concierto de Rage + Serenity + Savage Messiah - Sala Boveda (Barcelona), 12 de febrero de 2020

Rage desborda todas las expectativas con un bolazo de lujo en Boveda

Datos del Concierto

Bandas:
Rage + Serenity + Savage Messiah
 
Fecha: 12 de febrero de 2020
Lugar: Sala Boveda (Barcelona)
Promotora: Kivents
Asistencia aproximada: 300 personas

Fotos

Fotos por Manu Damea

Inicialmente, aunque era lo más atractivo de este semestre, no tenía previsto acudir a este evento pues el compaginar trabajo, familia y la enorme oferta de conciertos que se nos presenta cada semana puede llegar a ser de lo más complicado. Pero por motivos que ahora no vienen al caso, los cambios a última hora te regalan (lo suelto así a lo loco) uno de los mejores conciertos de este 2020. Esta afirmación, aparte de ser un spoiler de la conclusión final y motivo de riesgo para que no sigáis leyendo esta crónica, refleja perfectamente el estado de ánimo general que se respiraba al encender las luces al final del show.

Ya nada más llegar a los aledaños de la sala Boveda, mi segunda ocasión en este mes, mostraba que la noche, desde el inicio, iba a estar más animada que en la anterior ocasión. También es de justicia decir que esperaba algo más de asistencia, pues no hubo el sold out que me aventuré a vaticinar.

Savage Messiah

Un cuarto de hora más tarde de la apertura de puertas, a las 19:45 Savage Messiah salían puntualmente al escenario de Boveda decorado con un enorme telón de fondo con el logo de la banda inglesa.

Con un cuarto del aforo completado iniciaron su descarga con “Virtue Signal” de su último trabajo Demons (2019), del que incluyeron tres temas a su intensa descarga de tres cuartos de hora.

Su propuesta, para los que no los conozcan, se basa en en un melódico pero potente heavy / thrash alejado de las corrosivas voces que predominan el estilo. La banda formada por Dave Silver (guitarra y voz), Mira Slama (bajo), Joff Bailey (guitarra), Carlos Alcalde de Lema (teclados) y Charly Carretón (batería) se mantuvieron dinámicos y comunicativos desde el principio animando el a priori poco movido público. Dave, único miembro superviviente de la formación original, se encargó de presentar los temas, bromear y jalear a los asistentes, siempre apoyado por el expresivo Joff, una bestia a las seis cuerdas.

A pesar que las guitarras sonaban algo bajas para mi gusto en contraposición con el volumen de la batería, algo que se repetiría con Serenity, la voz de Dave sonaba con claridad interpretando los potentes temas. Posiblemente el medio tiempo “Live As One Already Dead” fue el pequeño bajón al ritmo general de la actuación que se recuperó con “Solar Corona” sonando más contundente que en Hands of Fate (2017) en el que se incluye.

La recta final con “The Fateful Dark”, “Hellblazer” con esos afilados riffs y un aplastante “Down and Out” recuperaron la contundente dinámica dejando el ambiente caldeado al final. Buen inicio.

Setlist Savage Messiah:

Virtue Signal
Scavengers of Mercy
Under No Illusions
Hands of Fate
Live As One Already DEad
Solar Corona
The Fateful Dark
Hellblazer
Down and Out

Serenity

Tras un rápido cambio de instrumentos, y últimas pruebas de sonido, en el que participaron los músicos Savage Messiah y Serenity, mezclados entre los asistentes que circulaba por la puerta tras quemar la dosis de nicotina en el exterior de la sala, los austríacos salían al escenario, con el enorme telón de la portada de Rage al fondo, a las 20:40 tras una breve introducción.

Formados en 2001, el batería Andreas Schipflinger se mantiene como único miembro original, (curiosidad común en las tres bandas protagonistas. De todos los miembros que las componen, sólo uno de ellos pertenece a la primigenia formación.) Su propuesta se basa en el power metal melódico. Personalmente era la propuesta menos atractiva, pero disfruté como el que más de su potente directo. Derrochando desparpajo y buen humor, la continua interacción con el público animó la mitad del aforo ya congregado. Poco a poco la sala iba teniendo mejor aspecto.

Georg Neuhauser domina el escenario a la perfección, interactuando con el público en todo momento, posando para las fotografías, tomando un sorbo de alguna cerveza ofrecida desde el foso y aprovechando todo el espacio disponible. Tanto es así que en dos ocasiones, se paseó por la barra de Boveda para cantar dos temas además de bajarse del escenario y cantar entre el público de las primeras filas para deleite de tod@s aquell@s que quisieron inmortalizar el momento con sus móviles. Desgraciadamente dicho momento me cogió saliendo del WC, la naturaleza no es conocedora de los tempos del concierto.

Hecho destacable son las segundas voces realizadas por todos los componentes, pero poniendo mayor atención en el bajista Fabio D’Amore y el guitarrista, con aspecto de rudo vikingo, Christian Hermsdörfer. Fabio posee una extraordinaria voz limpia a la altura de Georg, tal como demostró en “Iniquity”, “Souls and Sins” o “United” a la vez que Christian alterna limpias y guturales como los de “My Kingdom Comes” sin olvidarnos de su excelente labor a las seis cuerdas.

Buen rollo general contagiado desde el escenario. Apuntados quedan, pidiendo disculpas por mi ignorancia hacia la propuesta de los austríacos.

Antes de marchar, realizaron la foto grupal de rigor para inmortalizar el final de fiesta de un muy buen concierto.

Tras la foto rápidamente empezaron a desmontar los instrumentos mientras el equipo de Rage se encargaba de colocar el atrezzo preparado para simular un cementerio sobre el escenario.

Setlist Serenity:

My Kingdom Comes
Reduced to Nothingness
Iniquity
Set the World on Fire
Souls and Sins
United
Spirit in the Flesh
Legacy of Tudors
Follow Me
Lionheart

Rage

A las 21:50 las luces se apagaron para que desde el decorado escenario iluminado por luces azules y verdes, como en la portada de su último lanzamiento, empezara a sonar la introducción para que los tres músicos tomasen posiciones bajo una enorme ovación. La banda afincada en Alemania es muy querida en nuestro país y ellos lo saben, por eso no íbamos a quedar defraudados, pues desplegaron un set list en el que repasaron toda su carrera, dejando de lado su faceta sinfónica.

Enérgicamente abrieron con “True” como en su reciente y flamante Wings of Rage (2020), del cual llegaron a tocar cuatro temas. Peavey lucía el mismo chaleco que en el vídeo single, mientras que Marcos se cubría con un largo abrigo con capucha que no aguantó más de dos canciones. El espectacular y contundente sonido, muchísimo mejor que en las dos bandas anteriores y que en muchas de las ocasiones que he podido visitar la sala, se mantuvo durante todo el show. La respuesta del público fue espectacular a pesar que en más de una ocasión Marcos se encargara de llamar la atención a los que denominó “policías del metal”, aquellos que estaban atentos al escenario pero no mostraban ningún tipo de expresión con los brazos cruzados. Por suerte su toque de atención tuvo el efecto deseado dando lugar a una mayor participación.

No voy a entrar a en cábalas sobre cuáles de las formaciones en la historia de Rage ha sido la mejor, eso en ocasiones lo dicta el éxito de los discos publicados. Lo que sí tengo claro es que en las ocasiones que he tenido la oportunidad de ver a la banda de Peavey es ahora donde lo encuentro más cómodo y distendido, transmitiendo lo que supone estar tocando con un grupo de buenos amigos. Ya lo dijo Marcos en la entrevista que concedió a mi compañero Xavi P.

Vassilios “Lucky” Maniatopoulos a las baquetas es un auténtico espectáculo y una gozada para quien quiera prestarle atención. La gran suerte de este tipo de salas, pues puedes disfrutar de los pequeños detalles desde una relativa proximidad. Potente, técnico, disfrutando de cada una de las canciones viéndole cantar los temas. Los guiños y las miradas entre los músicos era de auténtica complicidad. Ojalá se mantengan unidos por mucho tiempo.

Peavey, sabiendo de las limitaciones del idioma dejaba las bromas y las presentaciones a Marcos, cómodo y distendido es un auténtico showman, no solamente en sus parlamentos. Su técnica a la guitarra es espectacular. 

Como decía al principio de esta parte, dejaron atrás su etapa más sinfónica a la que dedicaron su última visita al Rock Fest recordando el exitoso XIII (1998). La esencia thrash de la primera etapa resurgió con los temas de su formación clásica de mediados de los 80. Celebrada y efusivamente aplaudida por una parte de los presentes, a más de un nostálgico del lugar se le vio con camiseta de aquella etapa, así como también de Refuge.

Espectacular versión de “Invisible Horizons” en la que Marcos nos presentó el tema como lo difícil que era tocar igual que Manni Schmidt, invitándonos a que lo jaleáramos si conseguía realizar bien el espectacular solo. Desconozco como lo hacía el bueno de Manni en directo, sí en estudio o en videoclip, pero lo cierto es que Marcos se llevó una brutal ovación por lo que nos mostró durante el espectacular solo sobre el mástil. No puedo sentir más que admiración por el guitarrista.

Volviendo al presente con la potente “Let Them Rest in Peace”, encararon la recta final del apoteósico final que supuso “Don’t Fear the Winter”, “Straight to Hell” y la siempre espectacular e imprescindible “Higher than the Sky”. Marcos volvió a ocupar todas las miradas con su medley de clásicos de Saxon, Black Sabbath (imitación / homenaje a Dio incluida) y Maiden.

Broche de oro para lo que ya queda apuntado como uno de los mejores conciertos de este año.

Tras la foto final marché para casa dándole vueltas al porqué no incluí esta noche en mi Top 5 del primer semestre.

Setlist Rage:

True
Chasing the Twilight Zone
Shadow Out of Time
The Devil Strikes Again
Deep in the Blackest Hole
Until I Die
Set This World on Fire
Wings of Rage
Heartblood
Seasons of the Black
Refuge
Shame on You
Invisible Horizons
Let Them Rest in Peace
Don’t Fear the Winter
Straight to Hell
Higher than the Sky (Medley)

Abel Marín
Sobre Abel Marín 114 Artículos
Músico frustrado, escritor bloguero ocasional y amante del metal en su variedad de estilos. Vivo con la esperanza de poder llegar a viejo acudiendo a salas de conciertos y festivales. Si los rockeros van al infierno, que me guarden sitio y una cervecita. Salud y Heavy Metal.