Portadas icónicas: Dio – Holy Diver

El pasado mes de noviembre del 2022, el festival In-Edit de Barcelona en su 20ª edición nos ofreció la posibilidad de ver el documental Dio Dreamers Never Die (2022). En él, además de repasar la trayectoria de Dio de una manera íntima narrada por amigos personales del artista, se nos revelaban los entresijos del origen y el significado de la portada icónica que nos ocupa, Holy Diver. Me pareció una historia muy curiosa y dada la gran repercusión que tuvo esta portada en su día, digna de ser contada.

En el año 1983 cuando se lanzó Holy Diver, en muchas ocasiones las portadas tenían un gran peso a la hora de elegir la compra de un disco u otro, tal era su importancia. La sugerencia de lo que el álbum en sí podía contener era determinada en gran parte por el atractivo de su portada, de ahí que se cuidara hasta el máximo detalle y muchos artistas optaran por un trabajo gráfico elaborado y no una simple fotografía de la banda. Ronnie James Dio era de esa misma opinión y por ello se esmeró al máximo en la elección de la portada que debía llevar su primer trabajo en solitario como Dio, tras su partida de Black Sabbath. Wendy, la mujer de Dio en aquella época, parece ser que fue la persona que dio con la idea del artwork, desarrollada posteriormente por ambos. Esa idea inicial pasaba por mostrar en la portada a un demonio ahogando a un sacerdote, aunque finalmente lo que en ella se reflejó de manera intencionada fue una imagen un tanto ambigua en la que no queda tan claro quién arrastra a quién. Para desarrollar un primer boceto, contactaron con Gene Hunter, un músico conocido al que se la daba bien el dibujo, quien pensó que la mejor forma de plasmar esa imagen era partiendo de una fotografía real. Así que, ni corto ni perezoso, contactó con el fotógrafo Gene Kirkland y se emplazaron en una playa llamada Paradise Cove. Lo que allí aconteció debió ser de un surrealismo total, pues una persona vestida con neopreno (ya que hacía frío) y con una sotana encima (alzacuellos incluido) se puso unas pesadas cadenas alrededor del cuello y se lanzó al agua, junto a las rocas, pidiéndole a Gene Kirkland que le hiciera fotografías mientras simulaba que se ahogaba. Lo cierto es que Gene no tenía muy claro lo que allí estaba aconteciendo pues a ratos parecía que el buzo sacerdote se estaba ahogando de verdad, hasta que le lanzó las cadenas para que lo sacara del agua, ya que, efectivamente, estaba pasando verdaderos apuros por salir con vida del agua. En el enlace adjunto, extraído del documental Dio Dreamers Never Die, podréis ver una reproducción de la escena y escuchar de primera mano esta anécdota narrada por el mismísimo Gene Kirkland:

El siguiente paso fue la elaboración definitiva de la portada a cargo del ilustrador Randy Berrett, quien se encargó de matizar los conceptos iniciales. El demonio se transformó en un monstruo de torso humano y cara, eso sí, de aspecto demoníaco, que acabó convirtiéndose en Murray, la mascota de Dio. De mirada incendiaria gracias a sus ojos rojos, Murray hace la señal de los cuernos popularizada por Dio con su mano izquierda, mientras que con la otra parece dar un latigazo con la cadena que lo unía al sacerdote que aparece en el agua, pero que se ha roto. La polémica surgió en su día por la interpretación de dicha escena, pues si bien a priori Murray parece ser quien está intentando ahogar al sacerdote desde su posición elevada y de dominación, bien podría ser que éste último estuviera tirando de la cadena para hundirlo con él. Sea como fuere, la cadena acaba rompiéndose, por lo que el desenlace de la escena queda abierto a múltiples finales posibles. Otra interpretación bastante plausible que circuló en su día pasa por considerar a Murray no la criatura demoníaca que parece ser sino una especie de vengador que está intentando acabar con la vida de un sacerdote corrupto, que es en realidad el ser malvado de la escena. Never judge a book by its cover (lo que vendría a ser un no te fíes de las apariencias) era una máxima que Dio proclamaba a menudo en sus letras y lo cierto es que esta portada bien podría ajustarse a esa consigna.

Para todos aquellos que se hayan quedado con ganas de profundizar más sobre esta icónica portada, en noviembre del año 2021 apareció una novela gráfica de nada más ni nada menos que 120 páginas en formato cómic apadrinada por la mujer y manager de Dio, Wendy y editada por Z2 Comics, llamada Dio Holy Diver sin más. No he tenido el gusto de leerla, sinceramente, y aunque seguro que es interesante, a mí me suena más a invento comercial para sacar tajada que a otra cosa, pero si te haces con ella, ya me cuentas…

Avatar
Sobre Susana Masanés 64 Artículos
Aficionada a la música y los viajes, aunque no sabría decidir en qué orden. Cuando los combino, ¡lo más! Amante de aprender cosas de allá donde vaya, soy un poco la suma de los lugares que he visitado y las experiencias vividas. Daría la vuelta al mundo de concierto en concierto si de mi dependiera, pero las limitaciones terrenales me mantienen aquí y ahora, así que, ¡a sacarle el máximo partido!