Portadas icónicas: Alice in Chains – Dirt (Especial 30º Aniversario)

Layne Staley señaló que está portada tiene relación con la canción «Dirt», que le da el nombre al disco:

«Esta portada… Me gusta llamarla «venganza». La canción “Dirt” fue escrita para cierta persona que básicamente me enterró, así que la mujer en la portada es como el retrato de esa persona siendo tragada por la tierra [ríe] en vez de mi. La foto es la viva imagen de ella y eso ni siquiera fue planeado. En realidad, me enojé mucho cuando la vi y ella tampoco debió haber estado muy contenta al respecto [ríe]. Fue muy espeluznante.»

Dirt (1992) cumple hoy 30 años. Una obra perfecta en todos los sentidos. Si hace un rato hemos comentado lo perfecta que es en el terreno musical, ahora vamos a rendir homenaje a su icónica imagen de portada. Bueno, todo su artwork es brutal, no solamente la carátula del disco.

Alice in Chains eran, y son, una fuerza de la naturaleza. Su estética siempre ha ido ligada a su imagen, sus letras y sonidos sombríos han ido acompañados de un trabajo visual muy acorde. Fueron desde sus inicios las imágenes oscuras del fotógrafo Rocky Schenck las que llevaron a lo visual los sombríos mensajes de la banda. Sin embargo, ninguna fue tan impactante como la portada de su segundo álbum, todo un clásico del grunge y una portada enorme para ilustrar este impresionante conjunto de poder y oscuridad emanado de la banda en aquellos años.

“Quería que esta portada tuviera una atmósfera bastante ‘infernal’. Fue idea de la banda tener una mujer desnuda, medio enterrada en el desierto. Podría estar viva o muerta.”

Comentó Rocky Schenck, recordando la imagen que él y la directora de arte del álbum, Mary Maurer, crearon. La banda tenía algo muy inquietante en mente y cuando escuchas verdaderamente lo que canta la banda en muchas de sus canciones, puedes oler la muerte en vida.

La creencia popular dice que en la portada del álbum aparece la novia de Layne Staley, Demri Lara Parrot. Pero ya podemos confirmar que eso es falso. Si nos vamos a los créditos del disco, aparece que la fotografía estuvo a cargo de Rocky Schenck, y la mujer que aparece en la portada se llama Mariah O’Brien, modelo que Schenck antes había fotografiado para la carátula del single “Bitch School” de Spinal Tap.

“Creo que el nombre de Demri podría haber sido mencionado como una posible modelo una o dos veces, pero nunca fue una consideración seria.”

A grandes rasgos hubo cierto parecido entre Demri y Mariah, pero el fotógrafo se encargó de dejarlo claro. Es justo recordar que poco más tarde, Demri Lara Parrott murió de endocarditis bacteriana producto de los efectos secundarios de su adicción a la heroína en 1996.

Schenck decidió recrear un desierto en su estudio en Hollywood. Allí y con medio optímos podía hacer un control absoluto de la luz. Construyó las montañas del fondo y pintó el cielo. También crearon el suelo con barro y arcilla e hicieron un agujero suficientemente grande como para que Mariah se introdujera en él.

El trabajo fue largo y Mariah O’Brien soportó casi ocho horas de trabajo inniterrumpido. Aún así, la artista se sintió orgullosa de ser la modelo de esta mítica portad.Según parece, O’Brien, que ahora trabaja como diseñadora de interiores en Los Ángeles, ha sufrido considerablemente por ser la chica de Dirt.

“Me incorporaron al plató y tuve que aguantar la orina durante unas ocho horas. Me decían, ‘Te pondremos un pañal debajo’ Cuando Rocky finalmente dijo que podía levantarme, salté del plató y la tierra voló por todos lados.”

Después de que O’Brien salió corriendo hacía el baño, Schenck aprovechó la oportunidad para tomar algunas fotos de su obra con el hueco en el suelo, y la figura que aún estaba incrustada en la arcilla. La banda eventualmente usaría una de las fotografías resultantes en su caja de 1999 Music Bank y ha continuado usando la fotografía de Schenck desde su reunión de 2005. El artista, por cierto, contribuyó con la imagen de la mujer sosteniendo su corazón dentro del folleto del álbum de Alice in Chains de 2009 Black Gives Way to Blue.

“Todas mis experiencias con Alice in Chains han sido experiencias maravillosas que me han cambiado la vida. Estoy muy agradecido por los momentos verdaderamente brillantes que he tenido con estos chicos increíbles.”

El fotógrafo de verdad que hizo historia al diseñar, profesionalmente y de forma muy particular, este gran pedazo de la historia del grunge de los 90.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 685 Artículos
Rock en todas sus extensiones