Muse – Absolution: 20 años de su viaje más épico a través de la emoción y la innovación musical

Ficha técnica

Publicado el 29 de septiembre de 2003
Discográfica: Taste Media Limited
 
Componentes:
Matt Bellamy - Voz, guitarra, teclados
Christopher Wolstenholme - Bajo, coros
Dominic Howard - Batería

Temas

1. Intro (0:22
2. Apocalypse Please (4:12)
3. Time Is Running Out (3:56)
4. Sing for Absolution (4:54)
5. Stockholm Syndrome (4:58)
6. Falling Away with You (4:40)
7. Interlude (0:37)
8. Hysteria (3:47)
9. Blackout (4:22)
10. Butterflies & Hurricanes (5:01)
11. The Small Print (3:28)
12. Endlessly (3:49)
13. Thoughts of a Dying Atheist (3:11)
14. Ruled by Secrecy (4:54)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Muse – Absolution: 20 años de su viaje más épico a través de la emoción y la innovación musical
Todos los discos de Muse en Amazon


«Va por ti, Beto…»

En el emocionante año 2003, la banda británica Muse estaba en el epicentro de su carrera musical, catapultándose hacia la estratosfera del éxito y la aclamación mundial. Con dos álbumes aclamados por la crítica —Showbiz (1999) y Origin of Symmetry (2001)— y una creciente base de devotos seguidores, el mundo estaba ansioso por lo que este trío de innovadores músicos tenían reservado para su tercer lanzamiento. Este año marcó un hito crucial en la carrera de Muse, ya que lanzaron su tercer álbum de estudio titulado Absolution. Con un sonido audaz y enérgico que desafiaba las convenciones, la banda se sumergió en un territorio musical aún más ambicioso y emocionante, consolidando su lugar como una de las fuerzas creativas más intrigantes en la escena musical de la época.

Hace 20 años fue un momento interesante para el mundillo del rock alternativo, ya que presenció una variedad de tendencias musicales y la continuación de la influencia de bandas icónicas que habían surgido en las décadas anteriores. Aunque el auge del grunge de los años 90 ya había pasado, el post-grunge seguía siendo popular en 2003 con bandas como Three Days Grace, Breaking Benjamin y Evanescence. Además, el nu metal continuó siendo influyente con bandas como Linkin Park y Korn liderando el camino.

Varios grupos legendarios lanzaron nuevos álbumes en 2003. Por ejemplo, Metallica publicó St. Anger, que marcó un cambio en su sonido. Radiohead lanzó Hail to the Thief, que fusionó elementos electrónicos con su característico estilo experimental. Y Pearl Jam presentó Riot Act, que mostró una evolución en su música.

Muse desempeñó un papel destacado dentro de la escena alternativa de la época. La banda británica no solo consolidó su estatus como una de las bandas más innovadoras del género, sino que también influyó en la dirección que tomaría el rock alternativo en ese período. Absolution marcó un cambio significativo en el sonido de Muse. El álbum fusionó elementos de rock alternativo, rock progresivo y música clásica, creando un sonido distintivo y expansivo. La banda experimentó con una amplia variedad de texturas y emociones en su música, desde la grandiosidad épica hasta la introspección melódica. Este enfoque musical audaz y ecléctico influyó en otros artistas a explorar territorios sonoros más amplios.

Las letras de Absolution exploraron temas profundos como el Apocalipsis, la religión, la alienación y la angustia emocional. Estas letras reflexivas y a menudo crípticas añadieron una capa adicional de profundidad a la música de Muse, y su enfoque lírico influyó en otros artistas que buscaban abordar temas más complejos en sus canciones.

La apertura de Absolution establece de inmediato un ambiente misterioso y cinematográfico. La orquestación y los efectos sonoros crean una sensación de anticipación que prepara al oyente para un viaje épico. Esta breve pieza introductoria sirve como un preludio intrigante para lo que está por venir en el álbum.

«Apocalypse Please» inicia, ahora sí, el álbum con una explosión de energía. Las letras apocalípticas y el apasionado canto del gran Matthew Bellamy destacan por encima del resto de elementos del tema. La canción combina la angustia emocional con la urgencia y establece el tono para gran parte del álbum.

El segundo single, «Time Is Running Out», es uno de los puntos culminantes de Absolution. Con su icónico bajo y su pegajosa melodía vocal, la canción se ha convertido en un himno de Muse. Las letras expresan una sensación de ansiedad y desesperación, mientras que la instrumentación es enérgica y emotiva. Todo lo contrario pasa con el siguiente tema. «Sing for Absolution» es una suerte de balada conmovedora que presenta un lado más melódico y reflexivo de la banda. Las letras evocan una búsqueda espiritual y la necesidad de redención, mientras que la voz de Bellamy, una vez más, se eleva de manera conmovedora.

Con su ritmo frenético y sus cambios de tempo sorprendentes, «Stockholm Syndrome» es una de las pistas más intensas del álbum; no en vano, fue elegida como primer single para presentar el álbum. Las letras exploran temas de obsesión y control, mientras que la instrumentación agresiva demuestra la habilidad de Muse para fusionar elementos de rock y música alternativa de manera magistral.

«Falling Away with You» es otra balada introspectiva que muestra la versatilidad de la banda. Las letras hablan de la pérdida y el alejamiento, y la música crea una atmósfera melancólica pero hermosa que desemboca en «Interlude», que como su título bien indica, es una breve pausa instrumental que sirve como transición hacia la siguiente canción, «Hysteria». Aunque es corta, aporta un elemento de calma antes de la tormenta que es este tercer single. «Hysteria» es una de las pistas más poderosas y memorables de Absolution… ¡y mi favorita! El bajo pulsante de Chris Wolstenholme es el motor de la canción, mientras que las letras expresan una intensa obsesión y angustia emocional.

«Blackout» ofrece un cambio de ritmo y un tono más solemne. La canción es emotiva y melódica, con Bellamy cantando con pasión sobre la pérdida y la redención.

La siguiente, la número 10, «Butterflies & Hurricanes», es una pieza épica que combina elementos de rock, música clásica y electrónica. Las letras hablan de la superación de los desafíos y la lucha por la libertad. La incorporación de un piano y un solo de guitarra impresionante hacen que esta canción destaque… mucho. ¡Pero qué pedazo de músico que está hecho el Sr. Bellamy! Me encanta que tras ese solo de piano, la canción vuelve a retomar el vuelo para acabar por todo lo alto.

«The Small Print» es otra explosión de energía en la que mandan unas pesadas guitarras mientras se critica a la industria de la música y la fama. Es una muestra de la actitud rebelde de Muse, y es su tema más macarra, con diferencia.

Con «Endlessly» tomamos la recta final de este soberbio Absolution. Es, de nuevo, una balada suave y melancólica que explora temas de amor y dolor, en la que la voz de Bellamy transmite una profunda emotividad.

El premio al título más intrigante se lo lleva la penúltima, «Thoughts of a Dying Atheist», una canción que aborda la cuestión de la fe y la mortalidad, adornada de una música enérgica y optimista, lo que contrasta con las letras introspectivas.

El broche final vine representado por «Ruled by Secrecy», una nueva balada, introspectiva y melancólica, que trata sobre la opresión y el control. Gran final, de nuevo, de la mano de un apasionado Bellamy.

Absolution es un viaje musical emocionante y variado que combina letras reflexivas con una instrumentación poderosa y creativa. Cada pista contribuye a la narrativa general del álbum y muestra la capacidad de la banda para explorar una amplia gama de emociones y estilos dentro del rock alternativo.

El álbum fue un éxito tanto comercial como crítico, alcanzando los primeros puestos en las listas de éxitos. Esta aclamación y éxito contribuyeron a elevar el estatus de Muse en la escena del rock alternativo y atraer la atención de un público más amplio.

Muse también se ganó la reputación de ofrecer actuaciones en directo impresionantes y enérgicas en este período. Sus conciertos, que a menudo incluían efectos visuales espectaculares, aumentaron su base de fans y consolidaron su posición como una de las mejores bandas en vivo del género.

Hoy se cumplen 20 años de su publicación, y dos décadas más tarde todavía sigue siendo una fuente inagotable de inspiración y consuelo para quienes lo escuchan. Cada nota, cada palabra, nos recuerda la capacidad de la música para expresar nuestras emociones más profundas y conectarnos en un nivel que va más allá de las palabras.

Absolution es un recordatorio de que la música tiene el poder de sanar, de despertar la creatividad y de hacernos sentir vivos. Es un testimonio de la habilidad de Muse para trascender las fronteras musicales y emocionales, y un tributo a la intemporalidad de la gran música. Así que, mientras sigamos escuchando y siendo conmovidos por las canciones de Absolution, Muse vivirá en nuestros corazones y sus melodías nos recordarán que, incluso en medio de la oscuridad, la música puede ser nuestra salvación.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 569 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.