Lo mejor de Parkway Drive, disco a disco, según… Beto Lagarda

Hace unas semanas le dediqué nuestro top semanal a Avenged Sevenfold. Comenté entonces que eran una banda destinada a ocupar el trono en cuanto se requiriese de ello. Pues esta vez me envalentono un poco más y con este top reclamo un sitio en el futurible trono para los australianos Parkway Drive.

A la mayoría os sonará una afirmación torpe y sin fundamentos. Pero en vista de sus últimas giras mundiales, de su paso por los últimos grandes festivales europeos como Resurrection Fest o Hellfest, Parkway Drive están forjando una carrera y un carisma que les situará en la cima. Tiempo al tiempo.

Para la mayoría de nuestros lectores, los australianos no son más que una banda del montón, una banda más del movimiento metalcore del nuevo milenio. Hoy voy a intentar que tengáis otro punto de vista más amplio, pues lo merecen. Merecen nuestra y vuestra atención, porque sin darnos cuenta se han convertido en una de las bandas más grandes del nuevo metal.

«Romance Is Dead»

Álbum: Killing With a Smile (2005)
Autores: Winston McCall, Jeff Ling, Luke Kilpatrick, Shaun Cash y Ben Gordon

Fundados en 2003 en la ciudad costera de Byron Bay, Australia, Parkway Drive recibe el nombre de la calle el la que vivían y ensayaban por aquel entonces. Su primer lanzamiento fue un split junto a sus amigos I Killed the Prom Queen. Al poco tiempo publicaron su primer EP titulado Don’t Close your Eyes, lo que sería un anticipo bastante fiel en cuanto a ideas y estilo de su futuro primer disco.

Los Aussies viajaron a Estados Unidos y contrataron a Adam Dutkiewicz para que produjera su debut. Sin duda, el factor Adam se notó y mucho, pues el guitarrista de Killswitch Engage acostumbra a no defraudar cuando los discos llevan su sello.

Killing With a Smile (2005) fue el disco debut de Parkway Drive. Para muchos, su mejor trabajo y su disco plenamente metalcore. Para otros, el primer paso firme en una carrera que subiría como la espuma. Aquí encontramos la esencia de Adam y el sonido de Killswitch Engage pero con los tintes propios de los de Byron Bay. Se trata de un disco muy duro, con un Winston McCall desenfrenado con sus voces growls, riffs de guitarra de estilo más heavy metal que metalcore, batería avasallante…

Para entrar bien en el disco, os recomiendo “Romance Is Dead”. Esta es seguramente la pieza más conocida del disco y una de las más queridas por los fans. Recuerdo uno de sus últimos pasos por Barcelona con el público pidiendo al unísono esta canción y ver como la banda cumplía con sus fans y la tocaron en directo, un momentazo.

Se trata de una canción musculosa con breakdows y cambios constantes de ritmo. Puro metalcore melódico. Sin duda, la mejor de esta primera etapa de Parkway Drive.


«Idols and Anchors»

Álbum: Horizons (2007)
Autores: Winston McCall, Jeff Ling, Luke Kilpatrick, Jia O’Connor y Ben Gordon

En Horizons, los australianos decidieron continuar con su visión firme del metalcore pero globalizando algo su propuesta. Se nota y mucho la mano de Adam Dutkiewicz en cortes como “Carrion”, la canción más querida del plástico. Las melodías son mucho más nítidas y mimadas que en Killing With a Smile. Seguramente parte de esta mejoría se debe al cambio de guitarrista, Shaun Cash dejó la banda y entró en su lugar Jia O’Coonor.

Los riffs son mucho más melódicos e interesantes. Las estructuras mucho más variadas. Por otro lado, Winston McCallempieza a trabajar conscientemente con su potencial de voces variadas, los guturales siguen siendo su recurso preferido pero ya empezamos a ver pasajes calmados.

“Idols and Anchors” y “Carrion” son los dos emblemas de Horizons. Costaría un mundo decidir entre ambas, con lo que esta vez tiro de números. 12M de reproducciones la primera contra los 36M de “Carrion”, me quedo con “Idols and Anchors”.

Con un arranque melódico de guitarra calmada arranca la séptima canción de Horizons. Una calma que explota en un riffalocado y una batería atronadora, guturales oscuros de McCall y un estribillo secundado por un juego de guitarras suculento. La canción va cambiando de tempos y de potencia pero siempre regidos por la calidad y la melodía. Una grandiosa pieza.


«Home Is for the Heartless»

Álbum: Deep Blue (2010)
Autores: Winston McCall, Jeff Ling, Luke Kilpatrick, Jia O’Connor y Ben Gordon

Tres años pasaron hasta que Parkway Drive regresara al estudio. Horizons fue un éxito y los surferos tenían que intentar al menos igualarse. Personalmente, afirmo con rotundidad que superaron en todos los aspectos a Horizons con Deep Blue. Según McCall:

«Se trata básicamente de la búsqueda de la verdad en un mundo que parece carecer de eso. La historia se cuenta a través de los ojos de un hombre que se despierta y se da cuenta de que su vida es una mentira y que nada en lo que cree es real. Así que trata de encontrar la verdad dentro de sí mismo y su viaje lo lleva al fondo del océano y viceversa. La canción ‘»Alone»‘ es un resumen de la historia que cuenta Deep Blue.”

El logo muta y se convierte en el precioso logo actual. La portada de Deep Blue fue la mejor hasta la fecha. Musicalmente el disco maduró, el trabajo de voces mejoró. El impacto de las canciones fue mayor. Hay varias piezas trascendentales en Deep Blue. Algunas de ellas son “Karma”, “Deliver Me” y “Sleepwalker”. Mi preferida y quizás la más distinta es “Home Is For The Heartless”.

Ubicada en décima posición “Home Is For The Heartless” es una de las canciones preferidas por los fans y muestra de ello es la tremenda acogida que siempre recibe cuando suena en directo. Se trata de una canción de algo más de 4 minutos, de cocción lenta y épicos coros y estribillo. Una melodía adictiva es el principal hilo conductor de la canción. Todo un himno.


«Dark Days»

Álbum: Atlas (2012)
Autores: Winston McCall, Jeff Ling, Luke Kilpatrick, Jia O’Connor y Ben Gordon

Con Deep Blue, Parkway Drive se ganaron ya una fama enorme. Sus espectáculos cada vez eran en recintos más grandes, más asistentes, más presencia en festivales y más camisetas vendidas. En dos años los australianos giraron por medio mundo acumulando más de 200 fechas. Pese a ello, tuvieron suficiente tiempo como para sentarse a componer y grabar un nuevo disco.

Atlas se publicó a finales de 2012 y recibió críticas mayormente positivas por parte de los principales medios. Aquí la banda empieza a componer alejándose de los conceptos más puros del metalcore. El disco cuenta con mucha más profundidad y los elementos clave no son los breakdowns, los riffs o los aullidos. Musicalmente la banda subió un peldaño lo que llevó a los fans más puristas a empezar a alejarse de ellos.

De Atlas escojo “Dark Days” pese a que “Wild Eyes” o “Old Ghost / New Regrets” podrían encajar bien aquí también. Se trata de un tema muy potente, con un riff heavy muy afilado y una interpretación vocal muy dura de Winston. La canción arranca con pesadez hasta llegar a la estrofa principal mucho más dinámica y veloz. El estribillo es uno de los mejores de todo el disco.


«Vice Grip»

Álbum: IRE (2015)
Autores: Winston McCall, Jeff Ling, Luke Kilpatrick, Jia O’Connor y Ben Gordon

Con IRE empezó el gran cambio de Parkway Drive. Es aquí donde los de Byron Bay empezaron a alejarse del metalcore como ingrediente principal de su propuesta.

En palabras del propio Winston McCall:

«En el pasado tomamos las influencias que teníamos y las pusimos en el contexto de la fórmula que teníamos en Parkway Drive. Luego, esa influencia se mezcló o se enterró o se perdió entre las otras ideas. Esta vez, cuando surgió alguna influencia o idea poco ortodoxa, simplemente la tomamos en su forma completa y tratamos de formar un concepto sobre eso, en lugar de tratar de verterlo en la fórmula ya preexistente.

Ese fue, básicamente, el enfoque conceptual para hacer este disco… Cuando tocas el mismo estilo de riff, el mismo ritmo de batería, las mismas voces y las mismas interrupciones durante diez años, ¿qué sentido hay en las personas que escuchan tu nuevo disco o incluso graban uno si suena exactamente igual que el último?»

“Vice Grip” es una canción top dentro de catálogo de la banda, con un descomunal gancho que la hace ideal para arrasar en los conciertos en directo. Recuerdo cuando salió el disco que “Destroyer” y “Crushed” tenían más aprecio entre los fans, pero con el tiempo “Vice Grip” se ha acabando colocando la primera en cuanto a número de reproducciones en Spotify con más de 50 millones.

La canción tiene una melodía muy ligera y amena que se apoya en la contundencia semi estática de la batería. Los coros que secundan los berridos de McCall son tan simples como épicos. Los riffs son tremendos. Sin duda, es una canción que no puede faltar en cualquier lista de repaso del metal moderno.


«The Void»

Álbum: Reverence (2018)
Autores: Winston McCall, Jeff Ling, Luke Kilpatrick, Jia O’Connor y Ben Gordon

«Evolución» podría ser la palabra que mejor describe Reverence, el sexto y último álbum de los australianos. Tras lograr poseer una base de fans suficientemente grande como para atreverse a madurar su sonido, la banda sigue con una evolución lógica tras el paso al lado que supuso IRE.

Los titanes del metalcore melódico presentaron con Reverence su trabajo más musculoso y oscuro, lejos de los breakdowns y los estribillos a los que nos tenían acostumbrados encontramos un álbum denso y de no fácil digestión pero con todos los ingredientes para ser un perfecto nexo de unión entre los «antiguos» y los «futuros» Parkway Drive.

En Reverence echamos en falta la batería pero agradecemos el trabajo de Winston en los micros, un trabajo muy bien realizado que le modula la voz en muchas facetas desconocidas en sus trabajos previos. Las guitarras toman protagonismo creando riffs más próximos al heavy metal clásico pero casi sin protagonismo en cuanto a solos, y a destacar que esta vez el bajo si logra destaparse como no ocurrió en IRE. La banda logra crear heavy metal partiendo de su estilo hardcore.

Muchas canciones de Reverence merecían estar en este top, pero voy a tirar de privilegios y escojo mi preferida: “The Void”. Esta es sin duda una de los mejores canciones del disco con un Winston McCall rasgando sus cuerdas vocales como nunca. Un riff mitificado ya por los fans y una entrada dura de voces y batería sirven de presagio para el estribillo central medio susurrado para vencer en un estribillo totalmente épico. Una de las piezas más fenomenales de la banda.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 478 Artículos
Rock en todas sus extensiones