La reseña improbable: Machine Head – Burn My Eyes

Ficha técnica

Publicado el 9 de agosto de 1994
Discográfica: Roadrunner Records
 
Componentes:
Robert Flynn - Voz, guitarra
Logan Mader - Guitarra
Adam Duce - Bajo, voz
Chris Kontos - Batería

Temas

1. Davidian (4:55)
2. Old (4:05)
3. A Thousand Lies (6:13)
4. None but My Own (6:14)
5. The Rage to Overcome (4:45)
6. Death Church (6:32)
7. A Nation on Fire (5:33)
8. Blood for Blood (3:40)
9. I'm Your God Now (5:50)
10. Real Eyes, Realize, Real Lies (2:45)
11. Block (4:58)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: La reseña improbable: Machine Head – Burn My Eyes
Todos los discos de La reseña improbable: Machine Head en Amazon


Con dos años de retraso, no me queda más remedio que enchufarle el Burn My Eyes de Machine Head a nuestro compañero Beto Lagarda, ya que el tío lleva desde que le conozco poniéndome de los nervios y diciendo que a pesar de que le flipa The Blackening y la banda de Robb Flynn en general, Burn My Eyes le parece un mojón sobrevalorado. ¡Anda ya, infeliz, escúchatelo bien y atrévete a decirlo otra vez!

Bueno, Albert Vila ha descrito bien mis inquietudes sobre Burn My Eyes, el disco debut de Machine Head. Me considero seguidor de Rob Flynn, pero para mí, su verdadera carrera empieza en 2003 con Through the Ashes of Empires. La tríada formada por éste, The Blackening (2007) y Unto the Locust (2011) me parece sobresaliente y una de las mejores etapas del metal moderno. Pero lo de antes y lo de después… mojones continuos.

Y tras insistir entre bambalinas que Burn My Eyes es un disco hiper sobrevalorado, Albert Vila me da el placer de volver a escucharlo. Y hasta aquí, escribo esto sin volver a escucharlo. Mi última escucha del disco entero se remonta posiblemente diez años atrás, en ese momento en que Machine Head publicó Unto the Locust, el último gran disco de Robert Flynn.

Burn My Eyes 2021: Una nueva escucha

Vale, ahora regreso al artículo tras varios días de escuchas. Des de varios ángulos, en multiples momentos de mi día a día. En laborable o festivo. De día o de noche. Siento decir que Burn My Eyes es un mojón con tres perlas. Bueno, dos y media.

Nadie va a decir que “Davidian” no es un temarral como la copa de un pino. E incluso “Old” es una canción muy acertada aunque a años luz de la anterior. Y me desplazo hasta la octava pieza “Blood for Blood”, quizás la única sorpresa agradable tras esta nueva revisión de 2021.

Todo lo demás me parece una castaña y una vulgar copia de Pantera. Los pocos riffs destacables de este disco huelen a copia barata made in Aliexpress de la banda de Dimebag. Burn My Eyes és álbum de groove metal bastante mediocre, en la misma línea de lo que hacía Pantera a mediados de los 90. La principal diferencia entre ambas bandas es que Machine Head no es tan competente, carecen de un buen vocalista y, por supuesto, el tipo de riffs repetitivos y simples que se encuentran aquí es algo que realmente no me ofrece nada suculento. Gran parte del disco suena muy forzado y rápidamente logra aburrirme.

Burn My Eyes: lo que he aprendido

Pero bueno, ya que estamos, puedo comentar cosas que he aprendido sobre el disco. Por ejemplo la temática. Las canciones hacen referencias a algunas controversias muy publicitadas como los disturbios de Los Ángeles de 1992 (escuchados en el diálogo sobre «Real Eyes, Realize, Real Lies») y el sitio de Waco en 1993 en «Davidian». En otros cortes hay historias de abuso físico y mental («None but My Own», «The Rage to Overcome»), la condena de las ganancias de la comunidad religiosa («Death Church»), sucumbir al abuso de sustancias («I’m Your God Now»), y los temas como de decadencia urbana, malestar social, rebelión, beligerancia o comentarios sociopolíticos.

Estilísticamente, se le atribuye al álbum haber cerrado la brecha entre el thrash de segunda generación de Bay Area (Testament, Death Angel, etc.) y la escuela groove Pantera.

El lanzamiento de este álbum fue seguido en breve por numerosas giras que finalmente llevaron al batería Chris Kontos a dejar la banda y ser reemplazado, después de una cuidadosa consideración, por Dave McClain. Éste permanecería con la banda hasta 2018. Kontos, junto con el guitarrista Logan Mader, volverían a Machine Head en 2019 para celebrar el 25 aniversario del lanzamiento de Burn My Eyes con una gira, aunque no se reincorporará oficialmente a la banda.

Desde entonces, el álbum se ha convertido en un éxito duradero. En 1994, se convirtió rápidamente en un best seller de Roadrunner Records y fue el álbum debut más vendido del sello durante varios años, hasta que el lanzamiento del debut homónimo de Slipknot en 1999 le quitó el sitio.

Resumen final y nominación

Bueno, con un breve resumen cierro mi etapa con Burn My Eyes. Es posiblemente el disco más sobrevalorado del metal moderno. Dos canciones buenas no hacen de él una obra maestra. Lo siento, pero no pasaré por el tubo Albert Vila. A mi me das The Blackening y tu te puedes quedar con Burn My Eyes.

Y como es habitual en esta sección, toca nominar a la siguiente víctima. Le cedo el testigo a Joan Calderón que, como bien conozco sus gustos, me preparo diez discos que sé que no le harán mucha gracia y me meto en un portal de sorteos de esos cutres con los diez nombres a ver si la diosa fortuna le regala uno apetecible. Los discos son los siguientes:

TelevisionMarquee Room
HakenThe Mountain
The Velvet Underground & Nico The Velvet Underground & Nico
Jethro TullAqualung
Pink FloydThe Piper at the gates of Dawn
The BeatlesSgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band
GenesisSelling England by the Pound
RushMoving Pictures
Porcupine TreeIn Absentia
Tame ImpalaLonerism

Y el vencedor bajo notario con secreto de sumario y por lo tanto el próximo disco que tendremos en la sección será un clásico “vintage”:

The BeatlesSgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band

¡A disfrutarlo!

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 395 Artículos
Rock en todas sus extensiones