Entrevista a Wolf Hoffman, guitarrista de Accept: ‘Si siempre tocas delante de tus fans nunca vas a poder crecer. Ser teloneros de Sabaton nos funcionó’

El gran Wolf Hoffman llamó desde Estados Unidos para contarnos que Accept, cuatro años después de su último disco, tienen material fresco y de primera, y que todo apunta a que Too Mean to Die va a ser un gran disco de heavy metal clásico. Esa gran portada con la serpiente mecánica desafiándote, una formación con tres guitarras y con él solo como único miembro fundador, o el evitar toda referencia a la pandemia, son algunos de los temas que tocamos con él. Una lástima pues el tiempo pasó volando y había preguntas a puñados.

Hablando con Hoffman ves que Accept es un grupo que está para entretener, como ficción y que sabe moverse perfectamente controlando los tempos y siendo capaz de ofrecer material incendiario. Cuando Mark Tornillo cruzó caminos con el señor Wolf quedó claro que una segunda juventud estaba en ciernes. Algo absolutamente raruno en este negocio. Muchos dudábamos que algo así funcionara… pero lo mismo le pasó a Wolf cuando Axl entró a cantar con AC/DC. ¿Y qué tal Mark Tornillo en la banda de Angus Young? También se lo preguntamos.

¿Eres Wolf Hoffman de Accept?

“¡Hola, Hola! Hablo un poco español… ¿Cómo está señor?” (en castellano) -risas-.

(Risas) Mi alemán no es tan bueno como tu español, la verdad. Hablas muy bien y se te entiende perfectamente. No estás en Alemania Wolf, vives en Estados Unidos, ¿no?

Sí, vivo aquí en los Estados Unidos (lo dice en castellano), en Nashville, Tennessee.

Después de escuchar el álbum muchas, muchas, muchas veces tengo que decir que para mí Too Mean to Die es el mejor disco desde Blood of the Nations. Hay muchísimos singles potenciales allí. Estoy seguro que tuvo que ser muy difícil elegirlos… Parece que este disco va a ser un clásico. ¿Sentiste algo especial mientras grababas el disco?

No… Mientras tú estás trabajando en los temas y los discos nunca tienes ese tipo de sentimientos, sucede más cuando ya todo está acabado y listo para ser editado. Necesitas ese tiempo y esa distancia para poder ver el carácter y el potencial que tiene el álbum. Pero cuando estás trabajando en ello considero que uno está demasiado cerca e implicado como para darse cuenta de esas cosas. Siempre lo haces con la mejor intención y buscando sacar lo mejor de ti, pero eso no se percibe.

Lo primero de lo que quiero hablar es del título del disco: Too Mean to Die. ¿Es la formación de Accept demasiado mala para morir? ¡No puedo creer que seáis tan malos! ¿Por qué ese título?

Bien… la verdad es que sonaba muy bien, especialmente en estos tiempos que vivimos. Nosotros no queremos escribir nunca un disco sobre tópicos anticuados, lo nuestro es tratar temas actuales, cuestiones sociales, pero… ahora con la pandemia a la que nos enfrentamos no nos apetecía para nada tratar justo ese tema. Queríamos darle a los fans algo directo, un disco de metal directo a la cara. Un poco fingimos con eso de ser tan malos y de que no podamos morir.  Esa ficción de “somos guerreros del metal, inmortales, iremos directos al infierno” nos gusta, así que… ¡Que jodan al Coronavirus! No nos apetece nada hablar sobre ello (risas).

Podemos encontrar una genial serpiente mecánica frente a nosotros en la portada. ¿Por qué una serpiente?

Estábamos buscando una imagen cargada de simbología y queríamos tener otra portada de disco que recordara a las clásicas y que fuera sencilla, algo muy visual, simple… Algo que ya podemos encontrar en portadas como las de Metal Heart o en el toro que aparece en Blind Rage. Para Blood of the Nations había esos dos dedos cubiertos de sangre. Eso era justo lo que queríamos: algo directo y sencillo. Este tipo de diseños es lo que siempre funciona luego para las camisetas. Otra vez, mi mujer, que es la manager del grupo, Gabby, tuvo la idea de la serpiente y luego la convertimos en algo más robótico. Un toque más malvado y monstruoso. De verdad que me parece una portada excelente.

¡Claro! Es una camiseta que voy a comprarme en vuestra próxima gira seguro. “Zombie Apocalypse” es un comienzo fantástico y combina la temática zombi con la adicción de la gente a los móviles y las nuevas tecnologías. Igual hubo inconscientemente algo referido a la pandemia, ¿no?

No, no, en absoluto, aquí hablamos de la gente andando por la calle y de su comportamiento zombificado a la hora de verles enganchados a la pantalla del Iphone o del móvil mientras andan. Versa sobre la enorme dependencia actual hacia las nuevas tecnologías, así que nada que ver con el virus ni los zombis de las películas.

La verdad es que hasta cierto punto a mi me da más miedo esta dependencia a las nuevas tecnologías que no el coronavirus…

¡Sí (risas) puede que sí! Cuando ves el desarrollo de la política aquí en los Estados Unidos… es increíble el llegar a ver el cómo la gente depende y se basa en la información parcial de ciertos medios y que todo esto viene dado por la dependencia digital que tenemos. En el mundo actual miramos más a nuestros iphones que a las personas que nos rodean. También hablamos más por el móvil que con la gente que tenemos en frente.

 ¿Actualmente Accept tiene tres guitarristas en la formación? ¿Por qué tres guitarras y por qué ahora?

¿Y por qué no? La razón principal es que conocimos a nuestro actual tercer guitarrista Philip Shouse durante esa gira tan especial de 2019 en la que tocábamos con orquestas. Fue todo muy diferente a lo que solemos hacer. Uwe no pudo tomar parte en esa gira por lo que tuvimos que buscar a un sustituto. Lo encontramos en Nashville: Philip Shouse. Y descubrimos lo increíblemente genial que es como guitarrista. Nos encantó. Cuando la gira terminaba no nos sentíamos para nada cómodos mandándolo de vuelta para los Estados Unidos, así que nos preguntamos: “¿No podríamos contar con los dos?” Y de verdad te digo que esto de tocar con tres guitarristas es mucho más divertido. Es algo que hemos descubierto pues funciona realmente bien en directo. Suena genial. Le dimos cancha y momentos a él para que pudiera participar en el disco y vimos que también en estudio una tercera guitarra daba mucho juego. Así que el fichaje de Philip Shouse era lo más apropiado.

En «Samson and Delilah» hay escalas arábigas y hay fragmentos de Dvórak de la «Sinfonía del Nuevo Mundo». En «Symphony of Pain» hay también la Novena Sinfonía de Beethoven. En español se conoce como “Himno de alegría”. “Joy”, “New world” es todo muy positivo creo… ¿Está Wolf Hoffman dando un mensaje positivo a la gente en estos días oscuros?

(Risas)… Bien, aquí hay dos preguntas distintas. “Symphony of Pain” es un tema muy inspirado en la música sinfónica y quise utilizar esa parte de Beethoven porque cuando hablamos de sinfonías la más conocida de la historia es la novena. Todo el mundo la conoce, por lo que quise utilizar un poco más de Beethoven para los solos de guitarras (la canta), así que usé el “Himno de la alegría” cambiando un poco la afinación a algo menor, y eso la hace un poco más triste y menos feliz que la original. Así que tocaba referirnos a ella como “Ode of Pain” (Himno del dolor). Y si te fijas en las letras hablamos del compositor clásico, casi todas la letra se refieren a Beethoven.

“Samson & Delilah” es otra canción clásica, no es solo un fragmento de Dvórak, y la parte principal de la composición de inspiración arábiga es de un compositor francés Camille Saint-Säens y lleva el mismo nombre que la nuestra: “Samson and Delilah”. Son dos composiciones diferentes que no tienen relación alguna puestas juntas con una instrumentación heavy metal.

Es un muy buen final para el disco…

Sí, exacto, y suena un poco arábigo-hispano. De hecho, siempre he sido muy fan de la encantadora escala tonal española. Siempre me ha parecido que suena todo muy oriental. ¡Me encanta!

Otro mensaje positivo proviene de la balada «The Best Is yet to Come». ¿Son las baladas una parte importante de Accept?

El caso es que sí que tenemos algunas baladas en discos antiguos, pero no considero que Accept sea un grupo conocido precisamente por sus baladas. Siempre decimos que, si tenemos una canción y es lo suficientemente fuerte, buena y que aporta algo al disco tenemos que ponerla. Esto es exactamente lo que pasa con este tema. Tenía la canción compuesta porque era un mensaje muy personal para mi, algo vivido e íntimo y es un poco una máxima que tengo eso de que: “lo mejor siempre está por venir”. Soy un eterno optimista en ese sentido pues considero que nuestra mejor canción todavía no ha estado escrita y que el mejor concierto de Accept todavía no lo hemos llegado a dar. Así que incluso desde la perspectiva profesional creo muy sinceramente que lo mejor de todo todavía está por llegar. Y bien, teníamos esta balada en mente y creímos que Mark la podía cantar sin problemas, y de verdad que era una buena oportunidad para que se luciera. Una vez le escuchamos cantando el tema no tuvimos duda alguna sobre si tenía que entrar o no en el disco. Nos parece una canción muy fuerte más allá de que no sea el sonido típico de nuestro grupo, per si la canción es buena siempre le da un plus al álbum.

¡Es interesante saber que el próximo álbum estará disponible en formato casete! Se emitirán 400 álbumes en color verde y la posibilidad de adquirir otros álbumes anteriores en este formato. ¿Por qué en casete y por qué en 2020?

¡Pues no lo sé! ¿Y por qué no? Es una decisión tomada por la gente de nuestro sello Nuclear Blast. Este tipo de cosas no suelen ser decisión de la misma banda o por mí. Pero ya te digo que es una idea muy buena. Si te digo la verdad me encanta la idea de volver a ver mi música en ese formato otra vez y eso que ya ni tengo un dispositivo para escucharlo (risas), pero me encanta el casete, siempre fue algo muy cool.

¡Seguro que los vendéis todos! Es un formato que contraataca y vuelve con mucha fuerza.

¡Exacto! ¿Si el vinilo volvió por qué no puede hacerlo el casete?

A día de hoy en Accept, de su formación clásica, solo quedas tú. Para los viejos fans es algo un poco triste, pero viendo los resultados está claro que las decisiones tomadas han sido siempre buenas. De todas formas, habrá siempre gente que vea Accept ahora como un proyecto personal de Wolf Hoffman. ¿Tú lo ves así?

No, definitivamente no. No puedo hacer todo este material yo solo. Si quieres escuchar un proyecto en solitario mío puedes escuchar todo lo que hice de música clásica. Y de verdad que lo que ha ido pasando ha sido que no he tenido más remedio que tomar decisiones. No es una decisión mía el que haya querido quedarme como el único miembro formador de Accept. Sencillamente soy el único que nunca dejó el grupo. A lo largo de los años, antes o después, la gente lo fue dejando. Creo que es algo muy triste… De verdad que me gustaría que todo esto fuera diferente, pero… ¿Qué le vamos a hacer? No es por mi culpa. Lo único que intento es ser extremadamente respetuoso con el pasado, con la herencia y el legado de Accept y el mantener la nave en marcha. Y siempre lo mejor que pueda. Soy el único en el grupo, así que hay caras nuevas y algunos de ellos llevan ya muchos años con nosotros. Mark Tornillo y yo hemos estado trabajando juntos durante diez largos años y ha sido un periodo muy fructífero y consistente, así que, a continuar toca.

Cuando en 2017 Accept teloneó a Sabaton en una gira europea algunos de los viejos fans se cabrearon porque consideraron que Sabaton tendría que telonear a Accept en su lugar. En mi opinión, fue una gran oportunidad para ver a Accept en un recinto más grande y no tengo ningún problema en ver a Accept antes que a Sabaton. Sin embargo, algunos fans vuestros abandonaron la sala después de vuestro show. ¿Qué les dirías a estos fans acérrimos que no se quedaron para Sabaton?

La verdad es que no sabría que decir… Por un lado, me siento muy honrado de que haya gente que piense de esa forma y de que se lo tomen tan a pecho, pero… por otro lado nos toca ser realistas. Si hay un grupo que está llenando grandes recintos y tienes la oportunidad de poder tocar con ellos eso te puede acercar a los fans de Sabaton y a los fans de Accept la posibilidad de ver y conocer a Sabaton. Obviamente no va a haber un 100% de gente que le terminen por gustar ambas bandas, pero me cuesta entender el por qué hay gente que se llega a enfadar. Tenemos una carrera muy larga y hay que seguir promocionando a grupo y toca avanzar. En este caso te puedo decir que nos funcionó la mar de bien a ambas formaciones. La gira fue un éxito tremendo y todos quedamos muy contentos de cómo funcionó todo. Y sí, a veces te va a tocar hacer cosas que no esperabas o poco comunes y va a haber gente que no lo va a entender. Puede pasar y me parece bien, pero la vida sigue y bien pronto esperemos el poder volver con nuestra gira propia. Cuando el coronavirus desaparezca vamos a tener nuestro propio tour por Europa. Esperábamos que sería para la primavera de 2021, nos gustaría hacerlo ya, pero… no es viable. Así que toca esperar hasta enero de 2022.

Quiero añadir que ese concierto en Barcelona en el Sant Jordi Club fue una pasada. Llevabais toda la producción a pesar de que en directo solo tuvisteis una horita

Bien visto, y lo bueno de todo es que nos daba la oportunidad de tocar delante de un público diferente al que nos sigue. A veces hacer esto es muy positivo para nosotros. Mira, te voy a dar otro buen ejemplo de ello: Una vez tocamos con Scorpions en Finlandia. Fue un único show. La audiencia era absolutamente diferente a lo que nosotros estamos acostumbrados ya que su base de fans, que allí estaban, eran… (busca las palabras correctas) mujeres de mediana edad (risas). En Accept solemos tener mayoría masculina. Fue todo muy extraño, pero a la vez fue genial puesto que podíamos tocar enfrente de una audiencia diferente. Si siempre tocas delante de tus fans nunca vas a poder crecer.

La primera vez que escuché Blood of the Nations en 2010 no podía creer lo bueno que era. Fue el renacimiento de una banda clásica de heavy metal. Nunca pensé que Accept pudiera renacer después de 15 años con un álbum como ese. ¿Sentiste que Accept estaba grabando algo histórico nuevamente en esos días?

Pues como te comentaba antes, te digo que es algo que no puedes percibir y que no tienes idea alguna de cómo puede llegar a funcionar. Simplemente toca dar lo mejor de ti y esperar a ver qué opinan tus fans. Algunas veces la sorpresa es placentera y otras no lo es en absoluto. Es imposible estar seguro de algo al 100% de cómo funcionará el disco o de si va a ser aceptado o no por tu base de seguidores. Creo también como tú que Blood of the Nations tenía algo especial porque todos teníamos que demostrar algo. Después de los muchos años de ausencia y habiendo estado semi-retirado, cuando decidimos volver teníamos dentro un exceso de energía acumulado. Lo teníamos y queríamos demostrarlo al mundo porque hay mucha gente que opinaba como tú: “Esto no va funcionar, es imposible que suceda, ya están muertos… No tienen a Udo, así que esto no va a pasar”. Bla bla bla bla… Escuchamos todo esto muchas veces. Pero mira, todo eso tuvo en nosotros un efecto inspirador y sí que quisimos dar lo mejor de nosotros. Puede que todo eso impregnase ese disco de alguna forma. ¡No lo sé!

La mayor razón de este nuevo comienzo fue Mark Tornillo. Probablemente el cantante ideal para Accept. Puede cantar viejos clásicos y los nuevos. ¿Crees que nació para cantar en esta banda?

¡Yo creo que sí, estaba destinado a que pasase! (risas) “El señor Tornillo” (lo dice en español). Es de origen italiano, pero creo que la raíz de la palabra es española, ¿no?

Sí, segurísimo que sí. Antes has mencionado que estuviste retirado de la música durante bastantes años… Así que dime: ¿qué hizo Wolf Hoffman de 1996 a 2010?

Fui un fotógrafo profesional durante muchísimos años, más de diez. Disfruté de mi segunda gran pasión que tengo en esta vida: la fotografía. Hice de ella carrera profesional, y sí, estaba totalmente retirado del negocio de la música y apenas tocaba la guitarra. Raramente eso sucedió durante todos aquellos años. Y me gustó, de verdad que disfruté trabajando de fotógrafo. Pero… -pausa dramática- el primer amor de mi vida es la música, así que siempre que tenía oportunidad de volver a hacer algo, y especialmente cuando conocí a Mark, volví a bordo de la nave enseguida. Tuve que dejar mi trabajo de fotógrafo eventual y desde entonces vuelvo a ser un músico con todas las de la ley.

Pues bienvenido a bordo otra vez, de verdad que te lo agradecemos. Lo que hiciste en el último Wacken Open Air junto a la Orquesta Sinfónica Nacional Checa fue increíble. Supongo que fue un sueño hecho realidad. Accept, una orquesta sinfónica y música clásica. ¿Era eso algo que Wolf Hoffman necesitaba hacer una vez en su vida?

Creo que sí. Originalmente pensaba en hacer una gira como si se tratase de un proyecto en solitario, pero luego muchos promotores me dijeron es de: “Oye, si tu estás aquí y tocas en Accept, hay que tocar el “Balls to the Wall” y más material puesto que los fans es lo que quieren ver si Wolf Hoffman está en el escenario”. Así que, de forma inesperada, todo se convirtió en una gira de Accept. Pero estaba pensado como una gira en solitario, nada más. Y sí, fue algo excepcional, un sueño hecho realidad, algo que estaba en la lista de cosas que desearía uno hacer en esta vida.

Asistí al concierto de reunión en Wacken 2005. Fue un gran show y todos los fans estaban esperando un regreso que nunca sucedió. Después de 15 años, ¿cómo te sentiste en el escenario y por qué el regreso nunca funcionó?

Oficialmente nunca fue un retorno como tal. Era un poco eso de una “gira” de “una-vez-en-la-vida”. Nadie tuvo nunca en mente la posibilidad de volver como grupo. Pero claro, los fans esperan que eso suceda y lo interpretaron a su manera. Pero repito: nunca se anunció en ningún momento que Accept volvían a estar juntos. Repetimos eso de: “única oportunidad, no habrá discos”… Esos fueron los términos acordados entre todos. Fuimos invitados a hacerlo y pensamos que podía ser muy divertido. También te digo que Udo siempre dejó muy claro que no tenía intención alguna de abandonar su proyecto en solitario. “Vale, me tomaré un tiempo de vacaciones de U.D.O. durante el verano, podemos tocar unos cuantos conciertos, ganamos algo de pasta y volvemos a casa”. Los fans tenían otras expectativas y esperaban un regreso, que estuviésemos todos juntos de vuelta… pero no era ese el plan. Y ahora, visto en perspectiva, te aseguro que lo disfruté, buenos conciertos, funcionaron perfectamente y los fans reaccionaron muy bien. Y te confieso que fue una maravillosa sorpresa el ver cuántos fans seguían estando allí, porque en esos tiempos yo estaba completamente retirado del negocio. Pensaba que el metal estaba ya finiquitado, que no habría gente allí esperándonos y con interés por Accept. No tenía ni idea, estaba completamente desconectado. Cuando llegué a Europa y vi todos aquellos metalheads cantando “Princess of the Dawn” me dije a mi mismo: “¡Oh Dios mío, esto es alucinante! Quiero más, sigo con hambre”. Vi que seguía con ganas de más… podía oler la sangre (risas)

Cuando AC / DC necesitó un nuevo cantante para la banda, los fans de Accept pensaron que Mark Tornillo podría encajar allí perfectamente. Axl Rose fue contratado, pero… ¿Ves a Mike Tornillo en AC/DC?

Creo que podría hacer un gran trabajo allí, sí, pero… al parecer no fue preguntado por ello. Me gustaría añadir que desde el principio no me gustó para nada la idea de que Axl Rose sustituyera a Brian Johnson, pero le tengo que dar la razón. Hizo un trabajo fenomenal y me quedé absolutamente sorprendido. De hecho, creo que todo el mundo quedó muy sorprendido de cómo funcionó todo con él a las voces. Qué bien cantaba… Un poco la situación vuelve a parecerse mucho a lo que nos sucedió a Accept con el nuevo cantante: todos odiaron la idea desde el principio, pero lo vieron en directo y no es que fuera bastante bueno… ¡es que era muy bueno!

Hay otra conexión Accept-AC/DC. Leí que «I’m a Rebel» fue una canción escrita por AC/DC y Accept pagó por ella. ¿Es eso cierto?

Sí señor, es totalmente cierto. Fue escrita por uno de los hermanos de Angus Young, uno de los jovencitos. Estaba destinada a ser un tema para AC/DC y llegó a existir una demo de esa canción cantada por Bon Scott, lo creas o no. Te hablo de 1980. Desgraciadamente este tema en esa versión cantada por Bon nunca ha llegado a ver la luz. Nosotros la grabamos y la sacamos.

Y amigo… tengo que decirte adiós, ¡me tengo que ir ya! Adiós amigo Jordi: “Hasta la próxima” (en castellano).

Qué lástima, me quedaban unas cuantas de buenas… Las dejamos para la próxima vez.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 529 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.