La reseña improbable: Helloween – Helloween

Portada Helloween

Ficha técnica

Publicado el 18 de junio de 2021
Discográfica: Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Michael Kiske - Voz
Andi Deris - Voz
Kai Hansen - Guitarra, voz
Michael Weikath - Guitarra
Sascha Gerstner - Guitarra
Markus Grosskopf - Bajo
Daniel Loeble - Batería

Temas

1. Out for the Glory (7:19)
2. Fear of the Fallen (5:39)
3. Best Time (3:36)
4. Mass Pollution (4:15)
5. Angels (4:42)
6. Rise Without Chains (4:56)
7. Indestructible (4:43)
8. Robot King (7:08)
9. Cyanide (3:29)
10. Down in the Dumps (6:01)
11. Orbit (1:05)
12. Skyfall (12:11)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: La reseña improbable: Helloween – Helloween
Todos los discos de La reseña improbable: Helloween en Amazon


El retorno a lo grande de Helloween con los componentes más míticos de la banda reunidos de nuevo, para grabar nueva música, es un hito importante para muchos fans del metal, y especialmente para los fans de toda la vida de los germanos. Así que soy consciente que para much@s de vosotr@s se trata de un evento de una magnitud colosal en el mundillo metalero y evidentemente, las expectativas de un nuevo trabajo están por todo lo alto.

Pero mira por donde que aquí el compañero Xavi Prat (autor de la reseña seria) me pidió hacer la reseña improbable de Helloween nuevo álbum de las calabazas, pues de tod@s es sabido mi aversión, casi física, al power metal.

Antes de que dejéis de leer el artículo: Helloween es un buen álbum, con momentos inspirados y otros menos. Creo que va a cumplir con las expectativas, no solo de los fans, sino también de los metaleros más clásicos. Pero it’s not my cup of tea. Cumple, y mucho, con todos los requisitos de un disco de power metal… Pero a mí me aburre y se me hace repetitivo.

Odio el power metal. Odio su sonido, la mayoría de voces edulcoradas y agudas, los mundos de fantasía a los que hacen referencia casi siempre, el buenrollismo y ese afán por componer supuestos himnos épicos coreables en los conciertos. Es superior a mí. No puedo. Lo he intentado con los protagonistas de esta reseña muchas veces, con Gamma Ray, Blind Guardian o Stratovarius, sin éxito y un malhumor incipiente cada vez que lo he intentado. Es cosa mía, lo sé. No pongo en duda las cualidades, talento y virtuosismo de las bandas, tampoco a la gente que le gusta este género. Pero yo no puedo, ya está.

A pesar de todo lo que he explicado en el párrafo anterior, he intentado muchas veces escuchar los Keepers of the Seven Keys (la primera parte, publicada en 1987, y la segunda, en 1988), pues reconozco la importancia histórica de esos LP’s. Hay que reconocer que son álbumes canónicos y fundacionales de una nueva corriente metalera y supusieron un antes y un después para el metal.

También debo deciros que siempre me he hecho un lío con sus formaciones y he tenido que consultar la Wikipedia para aclarar cuando estuvo Kai Hansen, cuando entró Michael Kiske, etc… Ahora ya lo he aclarado y entiendo el hype de esta super reunión. Debo confesar que hasta hace muy poco pensaba que Kiske y Hansen habían coincidido históricamente… Pero no  (Gracias a un lector por la aclaración). Así que lo que me espera con este álbum puede ser una absoluta tortura para mis oídos, pues si ya no me gustaba un vocalista, imaginaos tres…

Helloween va ligado para mí a la única vez que los he visto en directo. Un festival en San Javier, Murcia, en 2001, creo. Y francamente, o no estaban en su mejor momento o yo no estaba entregado como debía… Pero me pareció un concierto aburrido, sin ritmo y francamente mejorable (ahí lo voy a dejar). También hay que ser justos, y la inclusión de Helloween en un cartel con Platero y tú, Rosendo o Hamlet, tampoco era el entorno ideal.

Pero venga, vamos a ello, entremos al quid de la cuestión y voy a intentar dar mi opinión de este nuevo álbum de las calabazas.

Un inicio de lo más sugerente rollo Ghost del último da paso al típico riff cabalgante metalero introduciendo la voz… y ya estamos… falsete coreable en ese tono agudo que resulta un poco irritante. Calla, que el giro ahora parece endurecerse con alguna nota tipo Halford a cargo de Hansen. Pero falsa alarma, ahí vuelve el cabalgar y la voz aguda insufrible (para mí). De buenas a primeras, sonar, suena bien, con todos los instrumentos muy presentes, sorprendiéndome el bajo, muy presente durante todo el álbum. Un seguido de solos de guitarra muy destacables y muy bien puestos inician la parte final de la canción, donde la voz se torna aún más aguda. Se me hace pesado. Mención aparte merece esa especie de transmisión que no entiendo que pinta en la canción. Primer tema, correcto y soportable.

Siguiente canción. Inicio de guitarra acústica con voz melosa y melódica. Aix. «Desire, Desire, Desire…» riffaco de guitarra que vuelve a dar paso al cabalgar clásico y obvio. «Fear of the Fallen. Total, que estoy imaginándola en directo, con sus horns in the air y la peña dándolo todo. Lástima de ese bajón con la voz. Bien, también este tema. Otro solo a dos, este me parece bastante espectacular. Pero en serio, lo de las voces… y cuidado, «listen to your heart…» toma mensaje a lo Coelho. Lo que me faltaba. Este segundo tema hará las delicias de todos vosotros, amantes del power metal. Más que a mí, seguro.

Ojo, que nos ponemos en modo ciencia ficción con «Best Time». Esta es la que menos me está gustando de momento. El inicio me parece muy inspirada en el cyber punk de Billy Idol. Luego, vuelve a derivar en un cabalgar entrecortado. En mi opinión, este tema no acaba de cuajar. Quizás un poco más lenta que las dos iniciales.

«Mass Pollution» empieza bien con esas líneas de bajo a las que se suman unas guitarras afiladas y una voz muy metalera. El coro os va a flipar. Metal muy clásico, muy a la yugular. Oye me ha gustado, a pesar de esa voz de transmisión de radiofrecuencia para anunciar el coro. Riff más pesado para acompañar el solo. Hay que reconocer que el trabajo de guitarras es muy bueno y todos los solistas encuentran su lugar (algo que Iron Maiden empezaron con su reunión). Esta va a ser un pelotazo en directo, con esa interpelación final al público «make some noise». Me ha gustado bastante. Sorpresón.

«Angels» ya no me mola como empieza, y el tono de voz es muy cargante… Buff el puente al coro me parece de lo más empalagoso. Lo siento, ese tono a menor tempo y arrastrado no me encaja… por no hablar de ese teclado puesto con calzador. Este no. Lo siento.

«Rise without Chains» Este inicio con lo que parecen synths… era moderno en los 80’s. Empiezan bastante agresivos hasta que, otra vez, el coro cabalgante me saca de mis casillas… me está pasando factura estar en el ecuador del disco… cabalgar/coro/solo/cabalgar envuelto todo de épica… y ya van unas cuantas. En este caso con final abrupto e inesperado.

«Indestructible» de nuevo empieza con un riffaco brutal. Francamente bueno. Y voces muy heavy metal clásico, con ecos obvios a Judas Priest y Rob Halford. Con puente y coro que hará las delicias del respetable. Esta vez el solo se avanza en la estructura de la canción, a diferencia de lo que nos tenían acostumbrados hasta ahora. Este también me ha gustado. Directo, metalero. Con coro de puños alzados. También os debo reconocer que se me hacen un poco repetitivos los temas. Pero esta mola.

«Robot King» tiene quizás el inicio más agresivo del álbum. En mi opinión, lástima del coro y el puente. Pero el inicio es de traca. ¿En serio no has escuchado ese coro antes? Poco original y muy trillado. Pero las fases agresivas son muy disfrutables. Siete minutos que se hacen algo largos.

Vamos encarando el final. «Cyanide”» Vaya. ¿El título no os resulta familiar? (guiño, guiño; codazo, codazo). Un inicio pretendidamente épico con doodle de guitarra da paso a un un riff metalero total, la voz nasal me destroza las expectativas…. Otro coro no apto para power metal haters… Pero el trabajo de guitarras y la base rítmica están ahí, portentosos. Fase de guitarras a lo Maiden que introducen los solos. Este corte si no fuera por las voces, me encantaría. Algo más de tres minutos muy directos.

Vamos con la décima: «Down in the Dumps». Estoy algo agotado ya. La tarea está siendo muy dura. ¿Son violines eso que escucho de fondo? Otro inicio, duro, contundente, bien…. Y a cabalgar sobre las guitarras y las voces. Meh. Corte clásico. Os va a gustar; a mí no. Muy al estilo de la inicial «Out of the Glory».

«Orbit» sirve como interludio e introducción de la pieza más larga, épica y, sinceramente, mejor del disco. Hasta a mí me ha gustado. Más de 12 minutos en los que Helloween muestran a modo de resumen todo lo que han demostrado en el álbum. Clasicismo power metalero, algún giro que a mí me ha recordado a Bowie, solos, épica todo condensado en 12 minutos. Un tour de force con el que creo nos quieren decir: «Aquí estamos, todos juntos de nuevo, y hemos vuelto para que disfrutes como antes» si eres fan de Helloween, entenderás lo que quiero decir. Creo que vais a tener más entregas, giras y vais volver a flipar con ellos.

Conclusión: Un álbum dirigido a los fans, que lo vais a disfrutar muchísimo. Para los no fans del grupo o del power hay cosas interesantes, pero se os hará repetitivo, pesado y empalagoso. Sin embargo, se trata de un trabajo, si te quitas prejuicios, disfrutable y hasta puede tener alguna canción que quieras volver a escuchar. Si esto fuera una review de verdad, les pondría un notable. Felicidades fans de Helloween, creo que vuestra banda de cabecera tiene cuerda para rato y os volverán a hacer pasar muy buenos ratos.

Helloween 2021

Joan Calderon
Sobre Joan Calderon 120 Artículos

Sant Boi-Barcelona-Arenys de Mar. Padre y Metalhead. Desbordado por tanta música que escuchar y poco tiempo para disfrutarla. En el Universo solo hay dos cosas claras: In vino veritas y Metallica es la banda más grande de todos los tiempos (quizás solo una sea cierta, y no tenga que ver con la verdad). Death, black, doom, sludge, hardcore, thrash… y a veces electrónica, rock...  en resumen, la música es mi pasión