Entrevista a Kai Hansen, vocalista y guitarrista de Helloween y Gamma Ray: ‘Ralf Scheepers tenía que ser el cantante de Helloween, pero no le gustaba el Walls of Jericho

Fotografía: TravelJapanBlog.com

Vais a poder leer infinidad de entrevistas con Helloween (incluso en esta web), pero para intentar ser algo diferente al resto, pude conseguir hacer algo especial con Kai Hansen, pues mi devoción hacia él es especial. El pelirrojo no esperaba el cuestionario ni las preguntas frikis y eso le gustó hasta el punto de que llamó a los que le hacían la siguiente entrevista para decirles que se esperasen un rato, que estábamos ocupados… El bonito final incluyó que Kai conectara incluso la cámara para que pudiese verle y despedirnos (a veces los artistas prefieren hacer el Skype solo con audio).

Tocaba hablar de Helloween, evidentemente, pero yo preferí mirar al pasado y repasar esos años en los que Hansen armó a Gamma Ray y competía con Helloween. Repasamos las veces que hemos coincidido ambos, el power metal como género, Avantasia, Blind Guardian o su club de club de fans en los 90 del que yo fui miembro activo. Incluso su chaleco, que se lo hicieron en Barcelona unos buenos amigos. Un disfrute de entrevista para un servidor, ¡y eso que he recortado!

Vale Kai, de entrada, te diré que cuando Andi Deris recaló en Helloween me costó bastante aceptarlo y recuerdo que tú mismo hacías ese juego de palabras con Pink Cream 69, y que para ti Helloween eran “Hellowcream”, pero finalmente ha convencido a todos. Es un gran cantante y encaja a la perfección con lo que son los Helloween actuales.

¡Absolutamente! Lo que nos demuestra que a veces a las cosas hay que darles cierto tiempo. A mi me pasó eso mismo cuando Bruce Dickinson entró en Iron Maiden. Yo dudé muchísimo de él puesto que a mi me encantaba Paul Di’Anno. A veces, incluso para opinar, tienes que tomarte cierto tiempo. Mira cómo le ha ido a Bruce… Ahora nos parecería inimaginable que no estuviera él. Así suceden las cosas muchas veces. Andi está haciendo un trabajo sensacional junto a Michael Kiske. En Helloween hay dos vocalistas principales y yo que canto un poquito… Yo lo prefiero así. 

Dentro de la escena del power metal hay actualmente dos grandes bandas que tocan en grandes escenarios: Avantasia y Helloween. Michael Kiske estaba en ambas, así que… supongo que Michael tuvo que dejar Avantasia. Tú has cantado y tocado con Avantasia en Wacken y en sus primeros discos. ¿Cuál es tu opinión sobre el proyecto Avantasia?

Es un gran proyecto con unas grandes canciones y la gente que forma el núcleo del grupo es genial. Siempre tienen grandes sorpresas sobre escena y puedo decirte que lo que ha hecho Toby(Sammet) es una pasada. Qué te puedo decir… Pues que Avantasia merece estar en grandes escenarios, no te quepa ni la menor duda.

En 1989 Kai Hansen decidió dejar Helloween y comenzó un nuevo proyecto bajo el nombre de Gamma Ray. ¿El nombre de la banda se inspiró en la canción «Gamma Ray» de Birth Control (banda alemana de los 70)?

Has dado en el clavo, así fue. De esa canción nació el nombre del grupo. Cuando estaba en el estudio grabando el Heading for Tomorrow teníamos una gran formación, y bueno, en el fondo el proyecto era mío y de Ralf Scheepers, pero no podíamos hablar de banda como tal en ese momento. El tema es que la compañía de discos (Noise Records) me sugería sacarlo como Kai Hansen, y yo no quería (NDT: algunos discos salieron con una pegatina que tapaba el nombre de Gamma Ray y ponía encima: Kai Hansen). Mi objetivo era que el proyecto fuera visto como una banda real por lo que andábamos buscando un nombre para el grupo, y todas las ideas que teníamos eran una mierda (risas). Una noche nos relajamos y fuimos a un bar que ponían música… y sonó el “Gamma Ray” de esa banda llamada Birth Control. Me fijé en el estribillo: “Gamma Ray, Gamma Ray, Gamma, Gamma, Gamma Ray…” y me sonó muy bien. Así que les sugerí al resto el nombre de Gamma Ray, les gustó, y quedó fijado el nombre del proyecto.

En ese primer álbum fichaste a dos excelentes músicos como son Ralf Scheepers y Dirk Schlächter. ¿Dónde encontraste a estos tipos? ¡Son increíbles!

Oh, a esos dos les conocía desde mucho tiempo atrás. Cuando grabamos el Walls of Jericho de Helloween y salimos de gira andábamos buscando a un cantante pues en esos días yo estaba mucho más interesado en ser un guitarrista al uso. Yo no soy ese tipo de cantante-frontmanque luego termina en alguna cama después del concierto, yo soy más de irme a tomar cervezas, y bueno, no es que sea lo mejor para la voz como te puedes imaginar (risas). El caso es que buscábamos un cantante y sabíamos de Ralf por su gran trabajo en Tyrant Pace. Nos encantaba su voz, era excelente. La verdad es que le ofrecimos que fuera el cantante de Helloween, pero nos dijo que no. Él quería seguir en Tyrant Pace y no le gustaba especialmente el Walls of Jericho. Posteriormente se arrepintió de eso (risas). Pero así fue como le conocí. Luego yo dejé Helloween, y al empezar un nuevo proyecto tenía entre ceja y ceja a Ralf. Era el tío perfecto y parecía que lo de Tyrant Pace llegaba a su punto final. Así es como empezamos a trabajar juntos. De Dirk ya sabía que era un gran bajista. Nos conocíamos de los tiempos de instituto en Hamburgo. En un verano me apunté a unas clases de canto y música y Dirk andaba por allí como bajista, así nos conocimos.

Y el señor Schlächter puede tocar perfectamente el bajo y la guitarra, pues en Gamma Ray ha hecho ambas cosas… 

Exacto, yo le conocí como bajista, pero en el momento que tuvimos en Gamma Ray a Uwe Wessel como bajista yo le pregunté si podía tocar la guitarra… y él me dijo que sí. Así es como empezó como guitarrista.

En 1995 Ralf Scheepers no podía asistir a los ensayos porque vivía en otra ciudad, así que tenías que cantar tú en el disco Land of the Free. Ese álbum cambió mi vida y Gamma Ray se convirtió en mi banda favorita. ¿Cambió también tu vida con Land of the Free? ¡Fuiste vocalista por accidente!

Oh, muchísimas gracias… Vale, sí que cambió mi vida en el concepto de ser Gamma Ray una banda aceptada por la industria. Yo creo que para Gamma Rayese disco fue el que lo cambió todo. Los tres primeros discos funcionaron muy bien. Yo creo que con Sigh No More y antes Insanity and Geniousmarcaron la etapa clásica del grupo en lo que fue el Metal más experimental. Pero con Land of the Freese empezó la etapa de power metal si es que tú quieres referirte a ello con esta etiqueta… Era 1995 y el grunge era lo que se llevaba así que había que buscar alternativas. Grabar el Land of the Free era un poco como volver a las raíces primigenias del heavy metal. Creo que para mi la etapa de buscar cosas diferentes se había quedado en el Sigh No More y en el Insanity and Genious. Si tú quieres llamarlo power metal… pues sí, hicimos un disco de power metal, había mucha velocidad en ese disco, y bueno, funcionó muy bien. Con ese álbum Gamma Ray tuvo la aceptación masiva como grupo. Ya no fue visto como un proyecto mío y sí como una banda. Dejaba de ser el proyecto de Kai Hansen. Desde ese momento Gamma Ray fue visto como una banda con todas las de la ley y eso fue un pistoletazo de salida, un nuevo comienzo.

Hace muchos años, fui miembro del club de fans de Gamma Ray «The Schizoid Clan». Teníamos una revista llamada News of the Rays y Basti era nuestro líder. De hecho, terminó siendo vuestro webmaster, pero no sé si todavía trabaja con Gamma Ray. ¿Basti sigue trabajando con Gamma Ray?

¡Alucinante! No, con Basti nos separamos hace ya algunos años. Pero, ostras, recuerdo las revistas que hacía para el club de fans, hizo un gran trabajo y lo hizo con mucho cariño. Él era muy bueno. (En esos tiempos yo fui invitado a un fin de semana de acampada con los fans de Gamma Ray para beber y escuchar los discos del grupo, pero al tener solo 17 años mis padres no lo veían con buenos ojos. Supuestamente Kai y los chicos podían aparecer en algún momento de ese fin de semana en la montaña alemana, pero no sucedió).

En Barcelona hay una empresa que un día te regaló un chaleco de directo que sueles usar muy a menudo. Lo creó Berta Alzina de Leather Spell, y es una buena amiga mía… Supongo que estarás orgulloso de lucirlo en tus directos…

¡Sí! La conocí y creó ese chaleco que me encantó. Sigo siendo muy fan de lo que hacen para otras bandas.

La primera vez que hablamos tú y yo en persona fue en Wacken 1999 en el show de los thrashers alemanes Warrant. Algo que me encantó es que estabas entre la gente como un metalero más. ¿Todavía asistes a conciertos de heavy metal entre la gente?

¡Claro! Sigo asistiendo a conciertos. Piensa que a mi me gusta el concierto como tal por lo que me meto entre el gentío, aunque siempre trato un poco de ocultarme un poco, especialmente en los grandes conciertos, pues a mi me gusta ver el showy no tener que estar firmando en una sesión de autógrafos como puede ocurrir alguna vez. O una sesión fotográfica (risas). Me gusta pasar inadvertido. Me encanta también el ir a los pequeños clubs y poder ver a bandas underground y emergentes. Es algo que lo disfruto mucho.

¿Y fuiste un gran fan de Warrant?

Lo fui, me encantaba esa banda, especialmente en sus principios. Surgieron en los viejos tiempos de Helloween y me encantó ese primer disco que sacaron.

¡Pagué mi ticket para el último concierto de streaming de Gamma Ray con Ralf Scheepers uniéndose a la banda! Lo disfruté mucho y fue muy especial para mí, pero… ¿Existe la posibilidad de hacer una gira con Gamma Ray junto a Ralf y Frank Beck en un futuro próximo?

Eso espero… Sería una gran idea puesto que el concierto funcionó muy bien y a mucha gente le gustó. La idea está allí, pero hay que ver si realmente es posible. Básicamente será un tema que dependa de Ralf y de su actividad con Primal Fear. Vamos a ver si podemos hacer cosas juntos. Sería genial que sucediera y sería un invitado estelar para algunos shows puntuales. A la gente le encantaría que esto sucediera. En el streaming funcionó todo muy bien.

Cuando decidiste fichar a Frank Beck para Gamma Ray de verdad que quedé algo decepcionado. Pero después de haberos visto en directo… tengo que decir que fue una gran decisión.

La verdad es que no fuiste el único que no lo vio con buenos ojos eso de fichar a Frank… Hubiera pasado con cualquier otro vocalista. Pero su valía en directo ha sido demostrada y la gente lo ha ido aceptando. Cuando termina un concierto siempre hay gente que se te acerca y te dice que “este tío es muy bueno”.

Y tú sigues cantando mucho en los conciertos de Gamma Ray a pesar de tener a Frank al lado. Y la combinación de ambas voces funciona muy bien…

Totalmente de acuerdo. Al final de todo es por esa la razón por la que metí a Frank en el grupo. A nivel de voz encaja a la perfección conmigo, pero es que también en actitud y en personalidad. Encaja en Gamma Ray. En el momento en el que podamos grabar un nuevo disco y que él pueda demostrar lo que vale en estudio, como ya lo ha hecho en directo, la gente va a aceptarlo definitivamente. Estoy convencido.

Hace un año entrevisté a Ralf Scheepers y le pregunté sobre ese día que cantó (por sorpresa de todos, incluso de él) en Wacken con Gamma Ray en 2002. Fue en “The Silence”. ¡Me dijo que estaba borracho y se subió al escenario y se puso a cantar! ¿Qué pensaste en ese momento? Parecía realmente natural y para el fan fue un momento increíble.

Fue un gran momento. Fue todo muy nostálgico y de verdad que fue todo muy normal y natural el tenerlo allí otra vez. De verdad que fue muy cool.

Vale la siguiente es una petición: Me gustaría que Helloween tocaseis “Twilight of the Gods”. Creo que es una canción excepcional y podríais recuperarla. ¿No te parece?

Oh, ya… A ver qué sucede en la próxima gira. Lo que sí está claro es que va a haber cambios en algunos temas, entrarán algunos que no tocamos desde hace tiempo… Por ejemplo, en esta gira hemos estado tocando “March of Time”, otra que es un muy querida por los fans, pero que se podría cambiar perfectamente por “Twilight of the Gods”. Michael Kiske lo verá con buenos ojos, le encantaría tocar esta canción, estoy seguro. En fin, todos tenemos nuestras propias ideas y opiniones. A mí, por ejemplo, me encantaría tocar “Save Us” porque considero que es una gran canción de directo. La volví a recuperar el día que toqué en Wacken con XXX. Tocar este tema sería genial. Vamos a ver qué podemos hacer ya que hay muchísimas posibilidades. Tocará pensar ahora cuál de ellas es la mejor.

Y ya que te toca ahora tocar material de la era de Andi Deris me gustaría preguntarte cuál es la canción que más te gusta de esos tiempos.

¡Oh Dio mío! Mi canción favorita es una que precisamente no tocamos y es “Where the Rain Grows”. Esta canción me encanta, es muy buena. Te puedo decir que es mi favorita de la etapaAndi Deris.

Ya que estamos en preguntas incómodas te voy a preguntar qué pasó por tu cabeza la primera vez que escuchaste el Chamaleon de Helloween.

Pues pensé… “Upssssss…” (risas). Sí, pensé que: “Upsssss…” Bien, es que… el disco estaba bien hecho, la música era buena, pero… en el fondo pensaba que estaban haciendo algo que nunca Helloween debería hacer. No sé si me entiendes, pero… es como si el cambio de todo el sonido fuera muy forzado. Tanto en la música como en la presentación del disco. De verdad que pensé que eso no iba a funcionar. Esas fueron mis primeras opiniones al respecto.

He llegado a leer que el disco Breaker de Accept fue el que cambió un poco tu vida e hizo que te decidieras por ser una estrella del rock. ¿Qué hay de cierto en esto?

 No es verdad que fuera el disco que me decidiera a ser una rock star. En el fondo yo nunca me dije eso de “quiero ser una estrella del rock”, sí soñé en serlo, especialmente cuando tuve mi primera guitarra y empezaba a tocarla, saltando por la habitación al ritmo de The Sweet y de Slade (risas). Pero el disco de Accept Breaker fue algo grande. A mi siempre me han gustado Scorpions, y Accept vinieron luego en cuanto a banda grande de rock germana, en cuanto a grupo que consigue la atención de los medios. A mi ese disco me encantó, era genial. No paraba de escucharlo y me encantaba el trabajo de las guitarras, la voz… y también sentía que era algo hecho para mi: era heavy metal. Por lo que sí que fue un disco que tuvo un gran impacto en mí, eso te lo puedo asegurar.

Te quería preguntar también sobre el power metal como etiqueta y movimiento. Es decir, cuando Helloween perdió a Hansen y luego a Kiske parecía como si el mundillo discográfico fuese a la búsqueda de los nuevos Helloween. Y te hablo entre finales de los 90 y principios de los 2000. Y les fue imposible… (risas) ¿Cuáles fueron tus bandas favoritas del movimiento power metal?

(Risas) Yo creo que hubo una banda que sigue siendo muy importante a día de hoy y posiblemente lo que tocaban encajaría en esta definición, o si más no, en el estilo de Helloween y son… Blind Guardian. Incluso empezaron antes de nuestro éxito. Ellos tenían la onda. Luego te diría que HammerFall, especialmente su primer disco. Me encantó cuando apareció pues poseía esa ingenuidad, esas grandes canciones, esa gran destreza a la hora de interpretarlas. Lo mejor es que tampoco estaba perfectamente tocado, era imperfecto, y eso también le daba al disco ese encanto. Un gran disco de lo que podríamos llamar power metal,metalmelódico o como quieras llamarlo. Yo a este estilo siempre me he referido como heavy metal. Esa clase de heavy metal devolvió al estilo a la primera fila.

Pero los periodistas necesitamos definirlo de alguna forma para poderlo explicar a los que nos leen. Piensa que, en España, al principio, nos referíamos al power metalcomo “metal alemán”

¡Heavy metal alemán! Me parece perfecto (risas).

Pues a mi me parece que en esos días había muy buenas bandas del estilo Helloween. Yo quería destacarte a Heavens Gate, Chrome Rose, Rough Silk y Scanner. No sé si a ti te gustaban esos grupos que no llegaron a triunfar…

Sí, había muy buenas bandas, la verdad. Ellos llevaron la antorcha, mantuvieron vivo el fuego y grabaron muy buen material. Quizá no llegaron a la cima, pero todas estas bandas poseían un gran potencial y nos han dejado grandes discos.

Volviendo al disco de Helloween me gustaría preguntarte por la portada ya que hay esos mil-y-un detalles, que hacen que los fans de Helloween nos quedemos embobados buscándolos y descifrando el significado de todo.

El hecho por el que nos decantamos especialmente por esta portada fue porque nos gustó el estilo y porque tenía muchísima clase. Se salía de lo obvio, de los 80, estaba hecho con un aerógrafo… Podíamos haber hecho otra cosa pues teníamos a otros artistas trabajando con diferentes ideas, y la mayoría de ellos aportaban cosas muy ochenteras. Esta pintura se salía del guion sin perder todos los elementos que debían estar. Era algo nuevo… ¡y grande! Es el típico dibujo que me encantaría tener en mi salón de casa y a un tamaño enorme. Se acerca a las grandes pinturas renacentistas, y es una maravilla. A todos los del grupo les encanta, así que decidimos por unanimidad elegir esta portada.

Pienso mucho en las primeras letras de Helloween y creo que la religión fue una parte muy importante de la banda a pesar de que en un principio no nos dimos cuenta la mayoría… No lo sé, pero me parece que Michael Weikath y Michael Kiske son tipos realmente espirituales.

No te equivocas para nada. Michael Kiske es muy espiritual, al 100%, y de alguna manera Weiki también. Tiene una forma diferente de pensar a la de Michi. Es decir, no sigue los cánones y normas originales de la religión. En eso no es para nada fanático de la religión. Pero muy espirituales lo son los dos, de eso no tengas dudas…

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 625 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.