Himnos del Rock: «Next to You» de The Police

A todo volumen, con un primitivismo punkarra que recuerda a los Damned, «Next to You» es la canción más rockera de The Police: un tema en el que tocan con abandono y dejadez que se beneficia de los tan coloridos trucos tan típicos del trío londinense. Jamás una slide guitar había sonado tan bien en un tema punk, y si a esto le sumamos la claustrofobia creada por la siempre potente batería del genio de Stewart Copeland y la insistente melodía de Sting, tenemos un temarral como la copa de un pino.

Lanzada en 1978 como parte de su álbum debut Outlandos d’Amour, desde su lanzamiento, esta canción ha destacado por su estilo punk y su energía vibrante, que se ha convertido en una característica distintiva de la música de The Police, especialmente en sus inicios.

Muestra temprana del talento único de la banda, que fusiona elementos del punk rock, el reggae y el new wave para crear un sonido fresco y original. Con letras directas y una melodía frenética, la canción expresa un deseo ardiente de estar cerca de alguien especial, mientras la banda crea una atmósfera llena de emoción y urgencia.

The Police

The Police fue (y es) una influyente banda de rock británica formada en Londres en 1977. El lineup principal estaba compuesto por tres talentosos músicos: Sting (Gordon Sumner) como cantante y bajista, el discutible Andy Summers en la guitarra y la bestia parda de Stewart Copeland tras la batería.

La banda destacó por su estilo musical distintivo, que fusionaba elementos de rock, punk, reggae y new wave. Esta combinación única de géneros les permitió crear un sonido innovador y cautivador que los diferenciaba de otras bandas contemporáneas.

En 1978, The Police lanzó su álbum debut Outlandos d’Amour, que contenía éxitos como «Roxanne» y «Can’t Stand Losing You». Estas canciones se convirtieron en hits y ayudaron a la banda a obtener reconocimiento en el Reino Unido y más allá.

En los años 80 alcanzó la fama internacional con álbumes como Reggatta de Blanc (1979), trabajo que incluye éxitos como «Message in a Bottle» y «Walking on the Moon», y Ghost in the Machine (1981), con canciones como «Every Little Thing She Does Is Magic» y «Spirits in the Material World».

En 1983, la banda lanzó su álbum más exitoso y aclamado, Synchronicity, que incluía éxitos como «Every Breath You Take», «King of Pain» y «Wrapped Around Your Finger». Este álbum catapultó a The Police a la cima de las listas de éxitos y les consolidó como una de las bandas más grandes del momento.

A pesar de su éxito, las tensiones internas en la banda llevaron a su separación en 1986 después de una exitosa gira de despedida. Cada miembro siguió su carrera en solitario y continuó cosechando éxitos individuales.

A lo largo de su carrera, The Police ganó varios premios, incluidos varios premios Grammy. Su legado musical sigue siendo relevante hoy en día, y sus canciones siguen siendo populares entre las generaciones actuales. La banda es recordada como una de las más grandes e influyentes de la historia del rock, y su música sigue siendo admirada y celebrada en todo el mundo.

Outlandos d’Amour: su genial debut

Ampliamente considerado como uno de los álbumes clave de la new wave, Outlandos d’Amour presentó a The Police como unos virtuosos músicos con la suficiente agresividad para apaciguar a los punks.

El álbum debut de The Police cuenta con una reputación envidiable que ha acumulado ventas multiplatino desde su lanzamiento y se cita —con razón— como el disco que puso a la banda en el camino hacia el estrellato.

La banda se tiró un año creando su genial debut. Después de haber ideado el nombre del grupo, el batería Stewart Copeland lo tenía todo prácticamente planeado cuando conoció al ambicioso cantante y bajista de jazz-rock Gordon Sumner (también conocido como Sting). Después de cruzarse en la ciudad natal de Sting, Newcastle-Upon-Tyne, mientras Copeland actuaba con la banda de rock progresivo Curved Air, la pareja intercambió números, con Copeland implorando al ex profesor (quien obtuvo su apodo por su hábito de usar un suéter negro y amarillo de rayas cuando actuaba con su banda Phoenix Jazzmen) que le contactara si alguna vez iba a Londres. Al mudarse allí a principios de 1977, Sting no dudó en llamarle.

La formación inicial de la banda se unió en torno a Sting, Copeland y el guitarrista de origen galo Henri Padovani. Su primer sencillo oficial fue «Fall Out», originalmente lanzado en mayo de 1977 a través del sello de Copeland Illegal Records, y realizaron una gira por el Reino Unido con Cherry Vanilla y Wayne County and The Electric Chairs, pero pronto se cansaron y se dieron cuenta de que la banda podría llevar las cosas más lejos.

La oportunidad les llegó durante el verano de 1977, cuando el productor Mike Howlett le pidió a Sting y Copeland que actuaran en el proyecto de jazz-rock Strontium 90, que también incluía a Andy Summers. El versátil Summers sintió el feeling e hizo un acercamiento para unirse a ellos, inicialmente como segundo guitarrista, pero luego acabó por ocupar el puesto de un Padovani que ya estaba de retirada.

Ya como trío, The Police puso la directa. Presentaron una nueva imagen llamativa con los tres miembros luciendo cabello rubio decolorado y el trío pronto se ganó la reputación de ser una banda de directo, con un repertorio envidiable.

Como creador de la banda, Stewart había estado a cargo de crear su obra de arte y liderar sus decisiones comerciales. Sin embargo, para moldear su set en vivo en un álbum, The Police requirió ayuda externa. Miles Copeland, el hermano de Stewart y, más tarde, fundador de IRS Records, se incorporó como gerente de tiempo completo y le prestó al grupo 1.500 libras. Esta inyección de efectivo ayudó a que la banda pudiera utilizar los diminutos Surrey Sound Studios, donde grabaron las pistas poco a poco.

The Police estaban en su momento más intenso. Su estilo punk se fusionó generosamente en «Next to You» y el himno «Truth Hits Everybody», mientras que la banda también desarrolló el distintivo híbrido pop-reggae que pronto se convertiría en su sonido característico en «So Lonely» y «Hole in My Life».

Por otro lado, «Born in the 50’s», un animado himno a la liberación adolescente y los eventos que cambiaron el mundo durante los años 60, reflejaba la rápida evolución de Sting como letrista, mientras que la angustia de «Can’t Stand Losing You» y «Roxanne» tenían la palabra «éxito» estampada por todas partes. Inspirada en una visita al barrio rojo de París y el comercio sexual de la ciudad, «Roxanne», memorablemente contagiosa, ayudó a la banda a conseguir un contrato con A&M Records.

«Roxanne» fue prohibida en la BBC Radio 1 cuando A&M Records la lanzó como primer single el 7 de abril de 1978. Sin embargo, cuando se lanzó Outlandos d’Amour meses más tarde, The Police ya estaba causando sensación tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos. Gracias a sus persistentes actuaciones en vivo y las críticas entusiastas, Sting, Copeland y Summers también comenzaron a actuar en salas cada vez más grandes en los Estados Unidos. «Roxanne» también llegó al Top 20 en los Estados Unidos, y cuando la banda hizo su regreso triunfal a América del Norte, en abril de 1979, ya se estaban preparando para volverse globalmente conocidos con su sublime segundo álbum, Regatta de Blanc.

«Next to You»

Estamos ante la canción más enérgica y contundente de la banda británica, un tema que captura la esencia del sonido punk y new wave de la época, caracterizado por su estilo crudo y directo. Recordemos que el punk surge a finales de los 70 en Inglaterra como un movimiento musical y cultural. El nacimiento de este género aparece como una mera rebelión al rock industrial de la época.

«Next to You» es un ejemplo claro del estilo musical distintivo de los primeros The Police. La canción incorpora elementos del punk en su actitud y estructura, con su ritmo rápido y su letra directa. Sin embargo, también se puede escuchar la influencia del reggae en los ritmos de la batería y el bajo, que son características presentes en muchas canciones de The Police. Esta mezcla de influencias contribuye al sonido distintivo de la banda.

«Next to You» no solo destacó en el álbum debut de The Police, sino que también se convirtió en una de las canciones favoritas de sus conciertos. Aunque quizás no sea tan conocida como algunos de sus éxitos posteriores, la canción sigue siendo un ejemplo icónico del estilo musical de la banda y una muestra temprana de su capacidad para fusionar géneros y crear música accesible y enérgica.

La letra

«I can’t stand it for another day
When you live so many miles away
Nothing here is gonna make me stay
You took me over, let me find a way

I sold my house, I sold my motor too
All I want is to be next to you
I’d rob a bank, maybe steal a plane
You took me over, think I’m going insane

What can I do?
All I want is to be next to you
What can I do?
All I want is to be next to you

I’ve had a thousand girls or maybe more
But I’ve never felt like this before
But I just don’t know what’s come over me
You took me over, take a look at me

What can I do?
All I want is to be next to you
What can I do?
All I want is to be next to you

So many times I used to give a sign
Got this feeling, gonna lose my mind
When all it is is just a love affair
You took me over baby, take me there

What can I do?
All I want is to be next to you
What can I do?
All I want is to be next to you
What can I do?
All I want is to be next to you
What can I do?
All I want is to be next to you

All I want is to be next to you…»

Interpretación de la letra

La letra de «Next to You» es directa y simple, algo por otro lado típicamente punk rock. La canción habla de un deseo apasionado de estar cerca de alguien especial.

«I can’t stand it for another day
When you live so many miles away
Nothing here is gonna make me stay
You took me over, let me find a way»

La línea de apertura expresa una sensación de urgencia y frustración por no estar junto a esa persona. A lo largo de la canción, la letra aborda el deseo de estar en contacto físico y emocional con esa persona, creando una sensación de desesperación y anhelo.

«I sold my house, I sold my motor too
All I want is to be next to you
I’d rob a bank, maybe steal a plane
You took me over, think I’m going insane»

La de cosas, la de locuras que se pueden llegar a hacer por conseguir el amor de la otra persona. ¿Vender la casa, robar un banco o un avión…? Sí, porque no si el resultado de tus actos se traduce en conseguir estar al lado de ella (o del él).

«I’ve had a thousand girls or maybe more
But I’ve never felt like this before
But I just don’t know what’s come over me
You took me over, take a look at me»

El típico tópico de tener que tropezar con tantísimas piedras antes de dar con la persona adecuada.

«So many times I used to give a sign
Got this feeling, gonna lose my mind
When all it is is just a love affair
You took me over baby, take me there»

En ocasiones, los signos no son interpretados como creemos que han de ser interpretados por la otra persona, o bien pasan totalmente desapercibidos. Puede ser una experiencia desafiante y dolorosa cuando la persona a la que amas no parece percibir o corresponder a tus signos de afecto. El amor y las relaciones requieren tiempo para desarrollarse. Puede ser que la otra persona necesite más tiempo para procesar sus propios sentimientos o para darse cuenta de lo que siente por ti.

Recordad que en última instancia, no tienes control sobre los sentimientos de otra persona, pero sí puedes controlar cómo reaccionas y manejas la situación. Mantén el respeto y la dignidad en todo momento, tanto para ti como para la persona que amas. Si las cosas no avanzan como esperabas, recuerda que el tiempo eventualmente curará las heridas y podrás encontrar la felicidad en otros aspectos de tu vida. I love you!

Mi pasión y admiración por Mr. Stewart Copeland

Stewart Copeland es un renombrado batería, compositor y productor musical, reconocido principalmente por ser el motor rítmico detrás de The Police. Su estilo de tocar la batería es ampliamente elogiado por su singularidad y creatividad, lo que lo ha convertido en una figura icónica en la historia de la música.

Desde una edad temprana, Copeland demostró un gran interés por la música y la percusión. A medida que crecía, su familia se trasladó a diversas partes del mundo debido al trabajo diplomático de su padre, lo que le permitió absorber una rica diversidad de influencias musicales y culturales. Esta exposición temprana a diferentes géneros y ritmos influyó en su enfoque ecléctico hacia la batería.

La contribución de Stewart Copeland al sonido distintivo de The Police es innegable. Su estilo es caracterizado por su habilidad para combinar elementos de punk, rock, reggae y new wave en un sonido cohesivo y energético. Sus patrones rítmicos y su manera de abordar los ritmos crearon una base sólida y distintiva para las canciones de la banda. Además, su uso creativo de platos, toms y otros elementos percusivos le dieron a la música de The Police un matiz inconfundible.

Un aspecto que destaca en el estilo de Stewart Copeland es su capacidad para combinar ritmos africanos y caribeños con estructuras de rock occidentales, lo que añadió un toque fresco y global a la música de la banda. Canciones como «Roxanne», «Every Breath You Take» y «Message in a Bottle» son ejemplos perfectos de cómo su enfoque innovador de la batería contribuyó a definir el sonido distintivo de la banda.

Lode los ritmos africanos y caribeños no queda tan claro al escuchar «Next to You», pero su estilo de tocar refleja su enfoque distintivo y enérgico, combinando elementos de punk y rock con la marca registrada de The Police. La batería de Copeland juega un papel fundamental en la creación de esta energía. Su estilo de tocar es dinámico y lleno de vigor, lo que contribuye a impulsar la canción hacia adelante con un ritmo frenético.

El de Alexandria, Virginia es conocido por su habilidad para utilizar platos de manera distintiva en su batería. En «Next to You», utiliza platos brillantes y crujientes para acentuar los momentos clave de la canción, aportando un toque de brillo y vitalidad al sonido general.

Patrones rítmicos únicos, cambios de ritmo y dinámica y, sobre todo, su peculiar uso de los toms y el snare —de manera efectiva para crear transiciones entre diferentes secciones de la canción, acaban de complementar su peculiar y único estilo. Estos elementos percusivos ayudan a dar forma a la estructura de la canción y aportan una sensación de movimiento y fluidez.

Recuerdo acudir en 2007 a la Jam Session de Barcelona, la primera escuela oficial del rock, fusión y músicas alternativas de España. Por aquél entonces, yo ya llevaba tocando la batería unos ocho o nueve años, y me dejé caer por allí porque el gran Dani Ortín, batería, entre otras muchas bandas, de Synchronicity, grupo tributo a The Police, impartía un clinic/masterclass analizando el estilo de Stewart Copeland, aprovechando que volvía a estar de moda por la reunión que celebra su 30º Aniversario.

Reconozco que no era muy fan de la banda en aquella época, pero la pasión con la que hablaba sobre uno de sus ídolos despertó en mí un gran interés. Dani Ortín explicó durante dos horas aproximadamente, que la capacidad de pasar a la historia de la batería como lo hizo Copeland, no solo reside en estudiar muchísimas horas ejercicios de desplazamientos, rudimentos o paraddidles… que aparecen en todos los libros del mundo, sino en tener algo que decir y en la forma de cómo decirlo a través de tu instrumento, transmitir un mensaje, y dejar llevar a la música a un nuevo lugar virgen y sin explorar.

Hoy en día esto nos parece imposible, pero recordemos que la historia siempre fue así, cuando nos parece que todo ya está inventado, llega alguien y nos sorprende. Este también fue el caso de Stewart Copeland. Dani nos explicó que una de las muchas características del afamado batería, fue la incursión de los pulsos rítmicos típicos del reggae, pero transportados al género del rock.

«Cuando Copeland inició su carrera con The Police, nadie había usado los ritmos de esas culturas africanas que fueron llevadas a unas islas americanas gobernadas por culturas europeas. Demos una vuelta más de tuerca a la cultura musical, y de toda esta mezcla que se dio cita allí, transportémosla al género del rock. El resultado es obvio. Una revolución musical caracterizada por un beat reggae en el tempo y compás, pero transportado al movimiento musical anglosajón. Algo nuevo, que rompe esquemas preconcebidos, algo que no se puede aprender ni en Berkeley ni en ninguna universidad de música conocida. Sin lugar a dudas fue un paso más en la evolución, no solo en el mundo de la batería, sino también en el mundo de la música pop y del rock en general.» (Dani Ortín)

Obviamente, durante aquella jornada se volvió a hacer hincapié en que Stewart Copeland es uno de los baterías más influyentes y originales de la historia del rock y que su contundente y dinámica forma de tocar le provocó algún que otro disgusto con sus platos. Copeland utilizó durante varios años los platos Paiste RUDE para crear un sonido potente, brillante y cortante que se adaptara perfectamente a su forma de tocar. Estos platos fueron diseñados en los años 80 para satisfacer las necesidades de los baterías de heavy metal y punk rock, que buscaban un sonido más agresivo y crudo que el de los platos convencionales. Copeland fue uno de los primeros en adoptar estos platillos, que le permitieron destacar su personalidad y expresividad en la música de The Police. Estos platos le proporcionaban un sonido rico en armónicos, con mucho volumen y sustain, ideal para cortar a través de la mezcla y crear contrastes con los otros instrumentos. Copeland también combinaba estos platillos con otros modelos de Paiste, como los Formula 602, los 2002 y los Signature, para crear una paleta sonora más variada y matizada.

Pues bien, dice la leyenda que Paiste creó la serie RUDE, que por si no lo sabéis son unos platos de bastante más gruesos que los platos convencionales, porque Copeland no hacía más que destrozar los que utilizaba hasta aquél entonces. Fuera o no verdad, acabé por comprarme estos mismos platos, en parte para sonar más como él.

Conclusión

«Next to You» de The Police es indudablemente una canción que ha dejado una marca indeleble en la historia de la música rock. Desde su lanzamiento, ha resonado con audiencias de todo el mundo, convirtiéndose en un auténtico himno del género. La originalidad de la canción se encuentra en su energía cruda y su capacidad para encapsular la esencia misma de la juventud, el deseo y la urgencia.

El distintivo sonido de los primeros The Police es un componente esencial de su atractivo distintivo. «Next to You» no solo exhibe esta fórmula musical distintiva, sino que también presenta una lírica que captura el anhelo y la pasión desenfrenada de la juventud. Las palabras que hablan de la intensidad de la atracción y la necesidad de estar junto a alguien reflejan de manera poderosa las emociones humanas universales.

La canción también desafía convenciones líricas al utilizar un tono directo y a menudo simplificado, lo que agrega autenticidad a la experiencia emocional que presenta. Esta franqueza lírica se combina con la energía instrumental para crear un cóctel musical que es genuino y crudo.

«Next to You» no solo es una gran canción, sino que también es un testimonio de la originalidad y el impacto de la música rock. Su capacidad para evocar emociones intensas, su estilo musical distintivo y su relevancia continua en la cultura musical hacen de esta canción un verdadero himno. Su legado perdurará como un recordatorio de la capacidad de la música para conectarnos en niveles profundos y emocionales.

Conclusión (II)

Elegir una única canción de The Police para analizar como Himno del Rock ciertamente es un desafío, ya que la banda tiene un catálogo impresionante lleno de éxitos y canciones icónicas que han influido en la música y la cultura popular. Canciones como «Roxanne», «Message in a Bottle» y «Every Little Thing She Does Is Magic» son sin duda dignas de ese título y han dejado una huella indeleble en la historia del rock. Sin embargo, «Next to You», a pesar de ser menos conocida que algunas de estas, merece ser considerada un himno.

La elección de un Himno del Rock es subjetiva y depende de las conexiones personales que los oyentes tengan con una canción en particular. Si bien canciones como las citas anteriormente son indiscutiblemente icónicas, el primer corte del primer álbum de The Police merece su lugar en la conversación debido a su capacidad para encapsular la esencia del (punk) rock y transmitir emociones auténticas. Su energía inquebrantable y su influencia en la cultura musical la hacen digna de ser considerada un himno del género.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 557 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.