Crónica y fotos del Hellfest Open Air - Espacio Hellfest (Clisson), 23 de junio de 2022

Hellfest 2022 (I): ¡Regresamos al Disneyland del metal!

Datos del Concierto

Hellfest Open Air

Bandas:
Thunder + Crown + The Last International + Dragged Under + Slomosa + Steve Vai + Zeal and Ardor + Whitesnake + Lowrider + Helloween + Scorpions + Septicflesh + Rise Against + Jerry Cantrell
 
Fecha: 23 de junio de 2022
Lugar: Espacio Hellfest (Clisson)
Promotora: Hellfest Open Air
Asistencia aproximada: 60.000 personas

Fotos

Fotos por Beto Lagarda

Nuestra Previa

Abbath – Dread Reaver

A medida que avanza el tiempo más claro queda que Abbath solo hay uno. Parece algo tópico, ¿verdad? Pero aquí la frase cobra más sentido que nunca. Nacido tras la dolorosa ruptura de Immortal, el proyecto en solitario de Abbath

Electric Wizard – Come My Fanatics…: 25 años de «La iniciación»

Come My Fanatics… celebra sus 25 años siendo aún la mayor proeza del stoner doom metal. Muchos pensaréis que este titulo honorífico se lo lleva el incomparable Dopethrone (2000), pero la semilla de la maldad fue sembrada en el segundo

Social Distortion – White Light, White Heat, White Trash (Especial 25º Aniversario)

Siempre me ha parecido muy curioso el caso de Social Distortion. Banda elemental en el porvenir del punk rock. Definida como influencia auténtica de la mayoría de bandas que copan hoy en día el catálogo de las más potentes del

¡Qué ganas de entrar en Hellfest! Nervios, ilusión… tras tres años de hiato, me siento como un niño pequeño cruzando el mítico Hotel Disney de color rosa junto en la entrada de Disneyland París. El castillo de La Bella Durmiente y el rugido del Dragón escondido en la mazmorra del castillo… vendría a ser el majestuoso pórtico de entrada a Hellfest, esa iglesia satánica. Mientras que el rugido del Dragón serían los blastbeats que ya a primera hora destrozan los tímpanos en The Temple.

Ya en el pasado artículo comenté varias cosas importantes a tener en cuenta previamente a iniciar el repaso del festival musicalmente hablando, no incidiré. Quien quiera recuperar el artículo que le dé a link.

Y como hacer una crónica de un festival tan gigante es tan coñazo como el del lector que entra aquí a leer o ojear, voy a cambiar la dinámica de la cobertura de esta XV edición del festival. Una jornada en la que teóricamente los platos fuertes eran Scorpions con su trigésima gira de despedida (¡qué cansinos coño!), los reunidos Helloween y ya bien entrada la noche la mística actuación de Wardruna.

Una jornada que tenía ocultos varios secretos que hicieron vibrar a los asistentes en cada uno de sus respectivos escenarios. Estoy hablando de Slomosa, The Last Internationale, Dragged Under y, sobre todo, Zeal & Ardor. Bandas aún posicionadas lejos de los grandes nombres pero que demostraron que el futuro es suyo. También a destacar el bueno de Jerry Cantrell cerrando la noche en The Valley con más bien poca gente disfrutando de su directo.

Slomosa son una banda noruega de stoner rock con un solo disco en su haber. Su disco debut, Slomosa (2020) es un hermoso viaje por las raíces del stoner pero con una frescura abrumadora. Los noruegos con Benjamin Berdous en la cabecera y una activa y pasional Marie Moe en el bajo, demostraron que tienen el futuro en sus manos. Riffs monóliticos adornados por guitarras de hard rock, gran ritmo y mucha soltura. Ideal para dejarnos con ganas de mucho más. Slomosa son una de las nuevas promesas del stoner europeo.

Slomosa
Slomosa

Por otro lado y en el escenario principal nos topamos con The Last Internationale. No era la primera vez que veía a la banda newyorkina en directo pero esta vez les pude ver en su máxima esplendor. El duo formado por Delila Paz, frontwoman de la banda, y Edgey Pires, jefe de la guitarra, es de simbiosis total. Se entienden de maravilla sobre el escenario. Su blues rock reivindicativo con gran aroma a garage rock es una gozada en directo. Y el poderío de Delila comiéndose el escenario y la actuación es digno de admirar.

The Last Internationale

Por otro lado y en el recinto de la Warzone los noveles Dragged Under se preparaban para no dejar títere con cabeza. Fundados en 2019 y con dos discos publicados durante la pandemia, la banda de post hardcore se presentaba en Hellfest en el escenario más destructivo del festival. Por qué la Warzone es un festival dentro de Hellfest. Esto es así. Espoleando a la asistencia como si le quemara la vida, Tony Cappocchi encabezaba a la banda con aplomo. Estoy completamente seguro de que el futuro de Dragged Under será brillante. Tiempo al tiempo.

Dragged Under

Pero si alguna banda arrasó en esta primera jornada de la segunda parte de Hellfest, ésta fue Zeal & Ardor. Consagrados como una de las bandas más innovadoras del panorama extremo, Manuel “Birdmask” Gagneux ha dado en la tecla y su poderío es inmenso. Asistir a un concierto de ésta banda es una experiencia única hoy en día. Su metal fusión con doom, blues y música espiritual es genial. Si bien lo hemos podido constatar en la evolución de sus cuatro discos, en directo también podemos afirmar que están un paso más allá que el resto de bandas del panorama. Puesta en directo sobria, con una mezcla de luminosidad y oscuridad que te atrapa. Juegos de voces suculentos, guitarras que van mutando en función del momento… Zeal & Ardor son el futuro.

Zeal & Ardor

Y el cierre de la noche, al menos por nuestra parte, fue para Jerry Cantrell. El líder de Alice in Chains acudía al festival en formato “solitario” para presentar su nuevo y notable disco. Para ello, Jerry ha reunido una banda sobresaliente en la que destaca el vocalista Greg Puciato que todos conocéis por ser el líder de The Dillinger Escape Plan. El guitarrista se quitó rápidamente su sombrero y sus gafas de sol, muestra de que no quería ninguna molestia para poder derrochar energía y temazos. Greg tenía el papel complejo de emular a Layne Staley cuando el repertorio nos recuperaba canciones de Alice in Chains, y vaya si lo logró. De hecho, por momentos, mi mente se confundía creyendo ver a Layne entre los músicos sobre el escenario.

Greg logró cuajar una actuación asombrosa y poco a poco se va consagrando como uno de los cantantes con más proyección del mundo del rock. Y muestras de ello las podemos ver en su recién publicado disco en solitario, un disco con fuerte aroma a grunge. Jerry por su parte se mostró infalible demostrando ser uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos. Concierto impecable que cobraba una nueva dimensión cada vez que se entonaba uno de los himnos de AIC. Hasta 10 cortes como “Down in a Hole” , “No Excuses”, “Rooster” y las aclamadas “Man in the Box” y “Them Bones” fueron los vencedores de la noche. Exquisito Jerry Cantrell, pero es algo que todos podíamos imaginar.

Jerry Cantrell

Comentados los “vencedores” del día, voy a repasar brevemente algunas otras bandas que pude ver. Por un lado tenemos a Rise Against comiéndose con patatas la Warzone. Era de esperar, pues el nivel de los americanos no decae en directo pese a que los discos de estudio van menguando en nivel disco tras disco. Con un repertorio muy variado que, creo, no defraudó a nadie, Rise Against tiró de galones para seguir demostrando que siempre tienen que ser el nombre grande en la Warzone junto a bandas como NOFX, Bad Religion y un pequeño puñadito de otras bandas míticas.

Rise Against

Los reunificados Helloween entraban en tromba. Tras nueve años de ausencia en Hellfest, los germanos arrastraron a la multitud con dos de sus mejores himnos “Eagle Fly Free” y “Dr.Stein”. La banda encabezada por Kiske y Kai Hanse, si los dos prófugos son ahora los que llevan la dinámica en el directo, apostó por un repertorio “vintage”. El peso del concierto recayó sobre Kiske, quien hizo que Andi Deris, vocalista de la banda des de 1994, se esfumara. Walls of Jericho (1985) y los dos Keepers fueron los vencedores de la noche que fue perdiendo intensidad a medida que avanzaban los minutos y el factor sorpresa había desaparecido. Aún así, gran concierto de los alemanes.

Helloween

En The Temple pudimos ver a los siempre potentes SepticFlesh con su habitual y algo estático concierto. En The Valleydisfrutamos de una buena hora de stoner con los suecos Lowrider que regresaban a Clisson tras su actuación en 2014. Notable actuación de la banda de Peder Bergstrand que vio como su nivel quedaba algo eclipsado tras la excelente actuación previa de Slomosa.

En cuanto a Thunder, Steve Vai, Whitesnake y Scorpions… poco a comentar que no se haya dicho antes. Genios o dioses en su momento, pero hoy en día aportan poco más que nostalgia en este mundo del metal y el rock. Scorpions hace siglos que están haciendo su tour de despedida y, pese a ello, acaban de publicar un nuevo disco. Whitesnake tiene al peor Coverdale de la historia, ya no canta bien, ya está caducado. Su intento de aparentar una juventud que ya no toca contrasta con el poderío de su nueva bajista Tanya O’Callaghan que se come al resto de la banda. De Thunder poco voy a comentar y Steve Vai tiene demasiadas ansias de protagonismo. Dejaremos que los divos del hard rock vivan de su pasado, no voy a entrar en disputas ni guerras.

Lowrider
Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 613 Artículos
Rock en todas sus extensiones