Faith No More – Echoes of Eccentricity

Nuestra Nota


9.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 28 de diciembre de 2023
Discográfica: Ipecac Recordings
 
Componentes:
Mike Patton – Voz
Jon Hudson – Guitarra
Billy Gould – Bajo
Mike Bordin – Batería
Roddy Bottum – Teclados, coros

Temas

1. Whispers in the Void (4:32)
2. Surreal Serenade (3:56)
3. Crimson Carnival (5:21)
4. Vortex of Virtue (feat. Nick Hexum) (6:10)
5. Labyrinthine Lullaby (4:45)
6. Neon Nebula (3:58)
7. Pandemonium Waltz (5:42)
8. Ephemeral Elegy (feat. Dave Grohl) (4:15)
9. Astral Alchemy (6:33)
10. Paradoxical Pilgrimage (7:20)

Multimedia

Escucha y compra

Este disco en Amazon: Faith No More – Echoes of Eccentricity
Todos los discos de Faith No More en Amazon


En un giro inesperado para cerrar el año, la icónica banda Faith No More, conocida por su legado de innovación y exploración musical a través de álbumes emblemáticos como The Real Thing (1989) y Angel Dust (1992), ha dejado a sus fans en estado de asombro al anunciar el lanzamiento de un nuevo trabajo discográfico apenas unos días antes de que el calendario marque el fin del año. Pero eso no es todo, ya que la banda ha incorporado colaboraciones de peso en este álbum que prometen llevar la experiencia auditiva a nuevas alturas.

Conocidos por su enfoque vanguardista y su capacidad para desafiar las convenciones musicales, Faith No More (a.k.a. la mejor puta banda de toda la puta historia del rock) ha mantenido en secreto este proyecto, manteniendo a l@s fans en la oscuridad más absoluta hasta el último momento. La noticia ha llegado como un regalo inesperado para aquell@s que hemos seguido la carrera de la banda a lo largo de los años, de las décadas, y la especulación sobre el contenido del nuevo álbum ha alcanzado niveles de entusiasmo sin precedentes.

La banda, conocida por su habilidad para fusionar géneros y explorar nuevos territorios sonoros, ha dejado a todos preguntándonos qué giros inusuales podría tomar esta nueva entrega. Desde sus letras poéticas hasta sus intrincadas composiciones instrumentales, Faith No More ha demostrado consistentemente su capacidad para sorprender y desafiar las expectativas, y este último anuncio es otra adición notable a su ya de por si legendario legado musical.

Desde las entrañas de la experimentación musical emerge Echoes of Eccentricity (2023), el último testimonio sonoro de la genialidad indomable de la banda liderada por Dios (a.k.a. Mike Patton). Este álbum, en su esencia, trasciende las barreras del rock alternativo, sumergiendo a los oyentes en un viaje emocional y sonoro que redefine la experiencia musical. Faith No More no simplemente entrega canciones; crea paisajes sonoros que desafían la complacencia auditiva y despiertan la mente hacia nuevas posibilidades.

La odisea comienza con «Whispers in the Void», una introducción enigmática que sirve como puerta de entrada a un mundo de sonidos desconocidos. La combinación de la voz inconfundible de Mike Patton con los intrincados arreglos instrumentales establece un tono de anticipación. Cada nota parece un susurro desde el universo interior de la banda, un presagio de la maravilla musical que está a punto de desplegarse.

A medida que el álbum se desarrolla con «Surreal Serenade» y «Crimson Carnival», nos encontramos inmersos en una sinfonía de contrastes. La dualidad de la melancolía y la intensidad se entrelaza en cada compás, revelando capas de complejidad que solo Faith No More podría tejer con maestría. La habilidad de la banda para navegar entre géneros es palpable, creando una experiencia auditiva que desafía las expectativas y redefine las reglas del juego.

La sorpresa adquiere una nueva dimensión al revelar que en la epopeya musical «Vortex of Virtue», la banda ha colaborado con Nick Hexum, vocalista y líder de la legendaria banda 311. Hexum, que ha sido el fundador y alma de 311 desde 1988, es un cantante y compositor de renombre mundial, que ha vendido más de 10 millones de discos en los Estados Unidos. Su voz y su guitarra han dado vida a éxitos como «Down», la tan odiada «Amber» o «You Wouldn’t Believe», que han marcado a toda una generación de fans del rock alternativo. Esta colaboración promete añadir capas adicionales de complejidad y textura a la ya intrincada obra de Faith No More, que ha sabido fusionar lo clásico con lo contemporáneo. La fusión de estilos y voces crea una sinfonía única que seguramente dejará una marca imborrable en el corazón de l@s oyentes, que podrán disfrutar de la magia de dos bandas icónicas y de dos voces inconfundibles. «Vortex of Virtue» es una joya musical que no tiene parangón, y que demuestra el talento y la versatilidad de Nick Hexum y de Faith No More.

A medida que avanzamos a través de «Labyrinthine Lullaby» y «Neon Nebula», nos damos cuenta de que Faith No More no se limita a experimentar con sonidos, sino que también desafía las expectativas líricas. Las metáforas poéticas de Patton, acompañadas por la instrumentación evocadora, dan vida a narrativas surrealistas que invitan a la reflexión y la interpretación personal. Cada canción se convierte en un lienzo en blanco donde los oyentes pueden proyectar sus propias emociones y experiencias.

La sinfonía caótica continúa con «Pandemonium Waltz», una pieza que fusiona la elegancia de un vals con la disonancia característica de la banda. La destreza instrumental alcanza nuevas alturas mientras la voz de Patton se convierte en el director de una danza frenética entre la locura y la armonía. Bellísimos, los arreglos de Jon Hudson.

La segunda colaboración del álbum la encontramos en la por momentos soporífera «Ephemeral Elegy», en la que Faith No More ha tenido que conformarse con Dave Grohl de Foo Fighters. La banda había intentado fichar a Alex Terrible de Slaughter to Prevail, pero el ruso estaba demasiado ocupado machacando cráneos en peleas clandestinas de MMA. Así que tuvieron que recurrir a la voz genérica de Grohl, que no aporta nada nuevo a la canción, ofreciendo una experiencia auditiva que mezcla lo aburrido con lo predecible.

Con «Astral Alchemy», la banda nos transporta a dimensiones desconocidas. Los elementos progresivos se mezclan con la experimentación sonora, creando una alquimia astral que desafía las convenciones musicales. La instrumentación meticulosa y la narrativa de Patton alcanzan su punto culminante en esta odisea cósmica.

El álbum culmina en «Paradoxical Pilgrimage», una conclusión épica que sintetiza la travesía sonora de Echoes of Eccentricity. Aquí, la banda fusiona elementos de todas las pistas anteriores en una sinfonía grandiosa que sirve como un recordatorio de la capacidad única de Faith No More para crear música que resuena en lo más profundo del alma. La complejidad instrumental, las letras introspectivas y la interpretación vocal apasionada convergen en un clímax que deja a los oyentes en un estado de asombro y admiración.

En resumen, Echoes of Eccentricity no es simplemente un álbum inesperado; es una obra maestra que se erige como un faro en el panorama musical. Faith No More, la mejor banda de la historia sin discusión, ha demostrado ser más que una banda; son arquitectos de experiencias sonoras que desafían y enriquecen el alma del oyente. Este álbum, en toda su magnificencia, asegura su lugar en la historia de la música como un testimonio atemporal de su innovación y maestría musical. En un mundo donde la creatividad a menudo se ve limitada, Echoes of Eccentricity nos recuerda que hay artistas que continúan explorando los límites del arte sonoro con una pasión inquebrantable. Y entre ellos, destaca la figura de Mike Patton, el genio polifacético que ha dado voz a las más diversas y sorprendentes creaciones musicales. Su talento, versatilidad y carisma son incomparables, y hacen de él el líder indiscutible de Faith No More y de toda una generación de músicos que le admiran y le siguen. Echoes of Eccentricity es, sin duda, el mejor regalo que nos podían hacer Faith No More y Mike Patton, y una joya que perdurará en el tiempo como un clásico imprescindible.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 554 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.