Entrevista a Nick Beggs, bajista de The Mute Gods y Steven Wilson

‘La etiqueta prog solo sirve para ponerte límites como artista’

Nick Beggs es un verdadero hombre del renacimiento. Desde one hit wonders pop en los ochenta hasta colaboraciones habituales con genios del progresivo como Steve Hackett o Steven Wilson (del que es su actual bajista), Nick nunca se ha encasillado ni en un estilo ni, tan siquiera, en un instrumento. Hace pocos años he empezado su nuevo proyecto en solitario, The Mute Gods, junto a músicos como Marco Minnemann y Roger King, y tanto le ha atrapado que ya lleva tres discos en cuatro años. Hablamos con él para conocer las múltiples facetas de este fascinante músico.

Español

SofN: ¡Hola, Nick! Antes que nada, muchas gracias por invertir algo de tu tiempo contestando nuestras preguntas. ¿Cómo estás?

Creo que aún tengo algo de jet lag de mi último viaje, ¿o quizás he pillado un resfriado de mi mujer y mi hija? Sea como sea, no me siento en la cima del mundo ahora mismo, pero gracias por preguntar.

SofN: Con The Mute Gods acabas de publicar tu tercer disco en cuatro años, llamado Atheists and Believers, lo que significa que tienes un buen montón de cosas a decir como banda. ¿Qué nos puedes contar sobre este disco y sobre el proceso de composición y grabación? ¿Cuáles son las principales diferencias, en tu opinión, entre éste y tus dos discos anteriores?

Sí, éste es el tercer disco de The Mute Gods en cuatro años. Fue publicado el 22 de marzo y estoy muy orgulloso de él. Pero quiero dejar claro que escribí todo el material yo mismo, así que no hubo demasiada discusión sobre dirección o contenido. Los músicos que escogí para este proyecto se han mantenido fieles al trío formado por Marco Minnemann, Roger King y yo mismo. Pero aumenté algunas de las canciones con invitados adicionales como Alex Lifeson, Craig Blundell, Rob Townsend o mi hija Lula Beggs.

SofN: Como dices, a tu lado en The Mute Gods tenemos a Marco Minnemann y a Roger King, pero tú eres la principal fuerza compositiva tras la banda. Asumiendo que todos vivís en puntos lejanos, ¿cómo es vuestro día a día? ¿Lo tratáis todos como un proyecto paralelo a vuestras bandas principales?

No estoy seguro de que exista el concepto «proyecto paralelo» en mi mundo. Quizás es cierto para los otros pero para mí todos los proyectos son un proyecto paralelo. El mundo del autónomo está perpetuamente en el limbo.

SofN: ¿Hay alguna posibilidad de poder ver a The Mute Gods en directo?

Estoy intentando que sea posible, y tengo esperanzas. Estad atentos a este espacio, supongo…

SofN: A menudo estoy fascinado por la creatividad y la capacidad de trabajo de algunos músicos de la escena prog. Tenéis un montón de proyectos, colaboráis continuamente los unos con los otros y publicáis más discos que nadie. ¿Qué crees que tiene esta escena (y los músicos que la forman) que animan a tal intensidad? ¿Se trata de disciplina? ¿De pasión? ¿O, sencillamente, sois todos un poco más nerds que el músico medio?

No me siento realmente parte de ninguna escena, y ciertamente me siento muy nervioso con la etiqueta «prog», ya que solo sirve para ponerme límites como artista. Fundamentalmente soy un compositor y un músico. Decir que formo parte de un género en concreto no me hace progresivo en absoluto. Y ese es el motivo por el cual soy tan prolífico. Trabajo más allá de los límites de la música de a la que se supone que pertenezco. Deberíamos ir con mucho cuidado con las etiquetas. Por ejemplo, el concepto de música clásica no existía hasta el nacimiento de los sellos discográficos.

SofN: Más allá del bajo, la guitarra y los teclados, eres conocido por tocar también un instrumento poco habitual llamado Chapman Stick (en tu caso, una versión llamada Grand Stick). ¿Por qué escogiste precisamente ese instrumento y qué te gusta especialmente de él y de su sonido?

Fue fascinante ver a Tony Levin tocar este instrumento en los 70, y eso me atrapó. Pero cuando mi banda estaba buscando un nuevo cantante me sugirieron que si aceptaba la posición harían construir un Stick personalizado para mí, de forma que sería el cantaría y tocaría el Stick a la vez. Así que acepté la oferta.

SofN: Formas parte de la banda de Steven Wilson, tanto en estudio como en directo. Ahora mismo, Steven es probablemente el nombre más grande del prog rock, y su éxito está dándole alas y esperanzas a muchos otros artistas. ¿Cómo es el trabajo junto a Steven y cómo has vivido el crecimiento de su carrera y su popularidad en los últimos años? ¿Hasta qué punto un músico «secundario» como tú tiene algo que decir en las canciones de la banda?

Creo que Steven ha crecido más allá de la etiqueta «prog», así que no parece justo encasillarlo aún en ese establo. Ha sido genial cabalgar a su lado durante este viaje, y en ocasiones incluso me permite dar mi opinión. Pero él sabe perfectamente lo que quiere y no necesita de mi  ayuda de ninguna de las maneras. Creo que nuestra conexión, fundamentalmente, está en otro nivel. Creo que tenemos muchos puntos en común, a nivel cultural, que hacen que para él sea fácil tenerme alrededor, y creo que también disfruta cuando me paseo desnudo por el local. A menudo me ordena que lo haga. Es un buen jefe.

SofN: Cuando Steven Wilson toca en España es normal que llene teatros medianos con varios miles de aficionados, pero he oído que en Inglaterra es toda una sensación, tocando varias noches seguidas en sitios tan míticos como el Royal Albert Hall. ¿Te sorprende de alguna manera u otra? ¿Crees que estás, personalmente, en el momento de mayor éxito de tu carrera en términos de popularidad?

No estoy sorprendido. Es una manifestación de muchos años de trabajo duro. Éste no es el momento más exitoso de la carrera de ninguno de nosotros. Como músico en los ochenta toqué ante mayores audiencias y vendí más discos de lo que lo hago ahora. También creo que lo mejor está por venir.

SofN: También has participado en varios de los discos de Steve Hackett. Tuve la oportunidad de entrevistarle hace tan solo unas semanas y acabé absolutamente fascinado por su visión y su personalidad. A ver, no llegó nunca a responder exactamente a mis preguntas, pero todo lo que decía estaba jodidamente lleno de sentido. ¿Es también una figura tan inspiracional con la que trabajar? ¿Qué destacarías de su personalidad y de su capacidad musical?

Soy un gran fan de Steve Hackett y me ha encantado trabajar con él. Es inspiracional, pero también es un amigo muy querido y un visionario. De él destacaría su humanidad, su suavidad y también su atención por el detalle. Pero llegados a este punto, quizás debería citar a Derek Smalls y decir que mi posición, entre el fuego y el hielo, es la de agua tibia.

SofN: Aunque has estado involucrado en las vertientes más duras y progresivas del rock durante toda tu carrera, tu primer gran éxito fue a principio de los 80 con Kajagoogoo, una banda de new wave de vida relativamente breve que fue extremadamente popular con «Too Shy», un tema que llegó a ser número uno en las listas de varios países y del que todo el mundo será capaz de recordar su pegadizo estribillo (y su excelente línea de bajo). ¿Cómo acabaste en una banda tan (teóricamente) distinta del resto de tu carrera, y qué recuerdas de esos días (más allá del peinado y la vestimenta)?

Debes recordar que el mundo de la música estaba en una posición muy distinta a principios de los 80. El rock y el metal se veían como algunos de los estilos menos cool del planeta. El punk y la new wave relegaron a los dinosaurios a una era pasada que nunca más volvería a visitarse. Kajagoogoo nació en este entorno. Y durante un tiempo fuimos cool. Sorprendentemente. La ropa y el pelo fueron meros síntomas de lo que era aceptable en esos tiempos, de la misma manera que vestirse como una flor y tocar ritmos irregulares lo era a principios de los setenta. La historia se repite a sí misma.

SofN: Desde finales de los 70, has tenido una larga carrera en el mundo de la música, y supongo que por ello has tenido que tomar muchas decisiones importantes. ¿De cuáles estás más orgulloso, cúales crees que tenías que haber tomado antes y con cuáles crees que sencillamente metiste la pata?

Hay gente que dice que no se arrepiente de nada, pero creo que eso es arrogante. Personalmente, me arrepiento de unas cuantas cosas y habría hecho cosas de manera muy distinta si hubiera podido. De todas maneras, esa es la razón por la cual intentamos aprender de nuestros errores, ¿no es así? Estoy orgulloso de haber aprendido a tocar el Chapman Stick porque me coloca en un lugar especial respecto al resto de músicos. Estoy orgulloso de haber sido capaz de haber mantenido a mi familia gracias a la música. Y estoy muy orgulloso de los tres discos de The Mute Gods. Creo que son mis mejores trabajos hasta el momento.

Pero no habría confiado en cierta gente en el pasado, por buenas razones. He sido estafado alguna que otra vez y me habría gustado ser capaz de arreglar eso. También me junté con gente que supusieron una pérdida de tiempo y que me costaron caro. A menudo me imagino que me encuentro a mí mismo de joven y pienso qué tipo de consejos me daría. Y una de las cosas que digo es: «No te preocupes demasiado, ya que al final acaba por funcionar. Oh, y dios no existe».

SofN: De toda tu carrera, todas tus bandas y colaboraciones, ¿cuáles son los dos o tres discos que aprecias con más cariño y por qué? No tienen por qué ser los mejores, sino los más especiales o personales para ti.

Como ya te he comentado antes, creo que los tres discos de The Mute Gods son mi logro musical más valioso. Pero el Book of Kells de Iona es aún un disco maravilloso que me trae magníficos recuerdos a pesar de ser una pontificación cristiana. A Woman and a Man de Belinda Carlisle fue un gran álbum que me trae también grandes recuerdos de Malibú. Y el Perform.00 de Howard Jone es un disco extraordinario cristalizado a través de la amistad verdadera.

SofN: ¿Cuáles son tus planes a nivel musical para este 2019, tanto con The Mute Gods como con tus otros proyectos?

Por primera vez en diez años tengo muy poco trabajo y este 2019 pinta bastante vacío. Todas las bandas en las que solía tocar tuvieron que reemplazarme porque he estado girando con Steven Wilson durante demasiado tiempo. Frustrantemente, todas esas bandas estan ahora a punto de salir de gira mientras yo estoy sentado en casa rascándome la cabeza. ¡Si alguien me necesita estoy disponible! (risas) La verdad es que no tengo ni idea de que voy a hacer este año. ¿Quizás conciertos con The Mute Gods? ¿O quizás solo voy a salir a pasear al perro?

SofN: Bueno, pues esto es todo. Muchas gracias por tu tiempo. Te deseo lo mejor con la salida de tu nuevo disco y con el resto de tus planes de futuro.

Gracias.

English

SofN: Hi Nick! First of all, thank you very much for spending some time answering these questions for us. How are you these days?

I think I’m still jet lagged from my last trip or maybe I’ve caught a cold from my wife and daughter? Either way I’m not feeling quite on top of the world. But thanks for asking.

SofN: You just released your third album in four years, called Atheists and Believers, which means that you have quite a lot of things to say as a band. What can you tell us about it and the process of composition and recording of this album? What are the main differences, in your opinion, from the two previous ones?

Yes, this is the third Mute Gods album in four years. It was released on March 22nd and I’m very proud of it. But to be clear I wrote all the material so there wasn’t much discussion about direction or content. The musicians I chose for this project have remained faithful to the trio format of Marco Minnemann, Roger King and myself. But I did augment some songs with additional guests like Alex Lifeson, Craig Blundell, Rob Townsend and my daughter Lula Beggs.

SofN: As you say, Along with you, in The Mute Gods we have Marco Minneman and Roger King, but you are the main composing force behind the band. Assuming you all live apart, how does the day to day of this band work? Do you all treat it as a side project from your main bands?

I’m not sure there is such a thing as a main project in my world. Maybe for the other guys that is true but for me every project is a side project. The world of the freelancer is perpetually out on a limb.

SofN: Is there any chance to see The Mute Gods live?

I’m trying to make this happen and I am hopeful. Watch this space I guess?

SofN: I am often fascinated by the creativity and work capacity of some musicians of the prog scene. You have many projects, you collaborate constantly with each other and you put up more records than anybody. What do you think the prog scene (and the prog musicians) have that foster such intensity? Is it discipline? Passion? Or you are just alll nerdier than the average musicians? 😀

I don’t really see myself as part of any scene. I certainly am very nervous of the Prog label because it puts restraints on me as an artist. I am fundamentally a song writer and musician. Stating that I belong to a genre doesn’t make me progressive at all. And that is why I am prolific. I work outside the limits of the music I’m supposed to belong to. We should all be wary of labels. For example there was no such thing as Classical music until the birth of record labels.

SofN: Besides the bass guitar, the normal guitar and the keyboard, you are well known for playing a not so well known instrument called the Chapman Stick (in your case a version called Grand Stick). Why did you choose precisely that instrument and what do you like specially about it and its sound?

It was fascinating to see Tony Levin play this instrument in the 70s and I was hooked at that point. But when my band was looking for a new lead singer they suggested that if I took the job they would have a Stick made for me, then I would be the Stick player and lead singer all in one. So I accepted the position.

SofN: You are part of Steven Wilson’s band, both in the albums and in the live tours. He is right now, probably, the biggest name in prog rock, and his success is fueling many other artists hopes. How is to work with Steven and how have you lived the growing of his career and popularity in later years? What’s the input that a «side musician» like you is allowed to have in Steven’s songs?

I think Steven has out grown the prog label so I don’t think it’s fair to put him in that stable anymore. It has been great to ride with him on this journey and he allows me to venture my opinions on occasions. But he knows what he wants and doesn’t require my help in any way. I think our connection is at fundamentally different level. I think we have so many culture touch points that it makes it easy for him to have me around and I also think he enjoys it when I run around naked. He also often orders me to do it. He’s a good boss.

SofN: When Steven Wilson plays in Spain it usual that it fills medium sized theaters of several thousand fans, but I have heard that in England you are such a sensation, filling venues like the Royal Albert Hall several nights in a row. Are you all somehow surprised by it? Would you consider that you, personally, are in the most successful moment of your career in terms of popularity?

Not surprised. It is the manifestation of years of hard work. And this is not the most successful moment of any of our careers. As a band member in the 80s I played to bigger audiences and sold more records. I also believe there is more to come.

SofN: You’ve also played in several albums with Steve Hackett. I had the chance to interview him just a few weeks ago and I was absolutely mesmerized with his vision and his personality. I mean, he never really answered the questions I was asking, but everything he was saying was just amazing and so damn insightful. Is he such an inspirational figure to work with? What would you highlight from his personality and his music?

I’m a big fan of Steve Hackett. I’ve loved working with him. He is inspirational. He is also a dear friend and visionary. I would highlight his humanity and gentleness also his attention to detail. But maybe I should quote Derek Smalls at this point and say my position between fire and ice is luke warm water.

SofN: Even though you have been involved in the harder and proggier sides of rock during all your life, your first big success was in the early eighties, with the Kajagoogoo, a relatively short lived new wave band that was very popular for the song «Too Shy», which was even number #1 hit in several countries and everybody will know its chorus (plus an amazing bassline). How did you end up in a band so (theoretically) different from the rest of your career, and what do you remember about those days (besides the outrageous hairstyle and outfit)?

You must remember that the music scene was at a very different place in the early 80s. Rock and metal were seen as some of the most uncool music on the planet. Punk and New Wave had relegated the dinosaurs to a bygone age never to be revisited. So it was against this landscape Kajagoogoo was hatched. And for a while we were cool. Amazingly. The clothes and hair were merely symptoms of what was acceptable back then, in the same way dressing up like a flower and playing irregular metre was in the early 70s. History repeating itself.

SofN: Since the late seventies you have had a long career in music, and because of that I guess you have to have taken lots of important decisions. Which ones are you most proud of, which ones you think you should have taken earlier and which ones you believe you screwed up?

Some people say they regret nothing but I think that’s arrogant. I have my regrets and would have changed a lot if I could. However that’s why we try to learn from our mistakes isn’t it? I’m proud I learnt to play the Chapman Stick because it sets me aside from most other musicians. I’m proud that I’ve been able to support my family from music. And I’m very proud of The Mute Gods three albums. I think they are my best works to date.

But I would have not trusted some people in my past, for good reason. I have been ripped off by some and I’d like to be able to address that. I also associated with a few time wasters that cost me dearly. I often imagine I meet my self as a younger man and think of what advice I’d give myself.

One of the things I’d say is, “Don’t worry so much. It kind of works out ok in the end. Oh and there’s no god.

SofN: From all your career and all your bands and collaborations, what are the two or three albums that you hold the dearest, and why? They don’t have to be the best, just the most special or personal ones for you.

Well as I already stated The Mute Gods are my prized musical achievement. But the Book of Kells by Iona is still a wonderful record with great memories attached to it despite its Christian pontification. Belinda Carlisle’s A woman and a man was a great album to make with wonderful memories of Malibu associated to it. And Howard Jone’s Perform.00 is an extraordinary album crystallised by true friendship.

SofN: What are your musical plans for 2019, both for The Mute Gods and your other projects?

For the first time in ten years I have very little work and 2019 is looking rather empty. All the bands I used to play for have had to replace me as I have been out with Steve Wilson for so long. Frustratingly all those same bands are about to go on tour while I sit at home scratching my head. If anyone needs me for work I’m available. Hahaha. I really don’t know what I’ll do with this year. Maybe Mute Gods shows? Or just walk my dog?

SofN: Well, that’s all. Thank you very much for your time. I wish you the best of luck with the release of the new album and the rest of your future plans.

Thanks.

Avatar
Sobre Albert Vila 678 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.