Entrevista a Arni, director del Festival MiniBeat

‘Si conseguimos que nuestros hijos valoren la música por lo que transmite y no por lo que vende, tendremos mucho camino hecho’

Después de más de veinte años organizando fregados nocturnos en el underground vallesano al frente de Arcada Koncerts, Jordi Arnella (conocido por todos como Arni) se embarcó hace poco a montar el Festival MiniBeat, un festival que tiene lugar anualmente en la ciudad de Granollers y que sirve para acercar la cultura underground a los más pequeños. Granollers no es una ciudad que se implique especialmente en eventos culturales más allá del mainstream, así que es una muy satisfactoria sorpresa que, después de tres ediciones, el festival se esté consolidando como una cita ineludible. Este mismo domingo, en la Roca Umbert Fàbrica de les Arts de la capital vallesana, podremos disfrutar de un nuevo MiniBeat. Hablamos de ello con su director.

SofN: ¡Hola, Arni! Antes que nada, muchas gracias por dedicar algo de tu tiempo a contestar estas preguntas para Science of Noise. ¿Cómo estás?

Muy bien gracias. Soy un tío positivo, llevo más de veinte años organizando bolos y aún me quedan ganas de más. A veces me sorprendo a mi mismo de lo masoquista que llego a ser. Supongo que como tampoco espero nada de nadie, siempre acabo satisfecho.

SofN: Antes que nada, y para aquellos que no conozcan en qué consiste, ¿nos podrías explicar un poco qué es el Festival MiniBeat de Granollers? ¿Dónde y cuando se hace? ¿Cuál es el espíritu y la misión del festival, y qué podemos encontrar a lo largo del día?

Pues el MiniBeat es un festival familiar de música alternativa que se celebra el 6 de mayo en Granollers, dentro en un espacio brutal en el centro de la ciudad, la Roca Umbert Fàbrica de les Arts, una antigua fábrica textil con varias naves reconvertidas en centro cultural. La idea principal del festival es crear un espacio musical en horario diurno, no enfocado exclusivamente a los más pequeños, pero si para poder ir con ellos y así crear nuevos adeptos al fascinante mundo de la música alternativa, poner una plataforma para difundir la cultura underground.

Nosotros que siempre vamos a conciertos de noche, nos hacia falta crear un espacio para socializarse con los más pequeños y transmitirles la idea de que hay música detrás de las pantallas, que no todo es en formato digital. Por eso organizamos el MiniBeat, un festival con 23 bandas en directo, talleres, paradas de discos, una escuela del rock, etc etc …un lugar para disfrutar del directo y en directo, donde las sensaciones fluyan hasta la punta de la cresta.

SofN: ¿Quién está detrás de la organización del festival?

En la organización del MiniBeat está l’Arcada Koncerts, una asociación cultural sin animo de lucro que lleva 22 años en el mundo de la farándula y que empezó con el Festival Fusiònica, un festival independiente y no comercial que se celebra sin pausas desde 1997. Somos un grupo de personas que creemos que con la música se puede ser un poco más feliz, y que disfrutar del un buen directo te puede ayudar a tener la mente más despierta y crítica.

SofN: ¿Qué novedades habrá en esta tercera edición del festival? ¿Cuáles son para ti los principales atractivos de este año? ¿Qué tienes más ganas de ver?

Como novedad de este año podríamos destacar el incremento del número de bandas y de escenarios. Cada año utilizamos más espacios del recinto de la Roca Umbert, nos vamos expandiendo. Más talleres y actividades, todo enfocado al mundo underground y sus variantes. El festival es muy ecléctico, no nos centramos en un estilo concreto de música si no más bien en la actitud de las bandas y personas que colaboran en el festi, queremos transmitir que la música en directo es un buen instrumento para intentar ser un poco más feliz.

Los principales atractivos quizá son las bandas que actúan en la NauB1 (Cala Vento, Jupiter Lion, Tiger Menja Zebra y los Manero Sound System), son bandas difíciles de encontrar en un mismo espacio, pero para los organizadores todas las bandas del MiniBeat son cabezas de cartel.

La verdad es que lo que tengo más ganas de ver es el ambiente que se genera en el MiniBeat, un sitio para ver un montón de bandas a un precio muy popular, accesible a mucha gente y que realmente, viendo las dos últimas ediciones, el público se sorprende al ver a muchas bandas que ni conocía y que les genera un estado de satisfacción muy gratificante.

SofN: En las dos ediciones anteriores, si no me equivoco, lográsteis vender todas las entradas. ¿Te esperabas este éxito conociendo que Granollers no es particularmente dada a entregarse a eventos culturales? ¿Eres consciente que si trajeras las mismas bandas exactamente a un festival nocturno para adultos asistiría muchísima menos gente? ¿A qué crees que se debe eso?

La verdad es que el primer año vendimos las 800 entradas que estaban a la venta y nos quedamos bastante “flipaos”, nosotros que estamos acostumbrados a organizar bolos de como mucho 150/200 personas, tener este éxito fue muy excitante. El segundo año incrementamos el aforo hasta las 1000 entradas y volvimos a vender todo el papel. Este tercer año va por el camino del “sold out” y consolida al festival como una necesidad para la ciudad. El hecho de ser en horario diurno (10.30-19.00h), permite al publico poder ser persona a la mañana siguiente, esto a nuestra edad empieza a ser básico.

Creo que en el MiniBeat se ha creado una actitud, ver conciertos que normalmente son a altas horas de la madrugada en horario diurno, hace que sea un espacio para compartir, degustar y conocer nuevas sensaciones.

SofN: ¿Qué opinas de las múltiples propuestas de rock familiar que han salido en los últimos años? Está la Escola de Rock, el Rock en Familia, el Reggae y Heavy per Xics, incluso el Primavera Sound tiene su versión infantil…. ¿Asistes habitualmente y/o te has inspirado en alguno de estos eventos? ¿Qué crees que tiene el MiniBeat que no tengan otros?

La verdad es que no he ido a ninguno de esos festivales, no tengo tiempo material. No nos inspirarnos en lo que hacen los demás, lo respetamos pero más bien nos dejamos guiar por el instinto. Algunos dicen que hacer las cosas por instinto es de locos, pero es lo que hemos hecho siempre, lo que sabemos hacer y lo que vamos a seguir haciendo.

El MiniBeat creo que se diferencia de los demás en que no busca un ambiente comercial, si no más bien todo lo contrario, se mueve en el underground. En la asociación de l’Arcada Koncerts solo buscamos cubrir gastos y los beneficios se destinan exclusivamente a futuras actividades. Para nosotros es una actitud frente a la vida, una música que mira hacia el interior, crear lo que te sale de las entrañas sin tener en cuenta los cánones que te marca la sociedad. Es lo que intentamos transmitir con nuestras actividades.

Este año también destacamos como actividades centrales la “Escola del rock” donde podrán tocar una batería, rascar el bajo, hacer riffs con una guitarra, coger un micro y cantar “hey ho, let’s go”, un espacio para descubrir de primera mano los instrumentos del rock. También tendremos el Kararocker, el karaoke del metal, donde padres e hijos podrán cantar encima de bases de bandas punteras como Accept, ACDC, Audioslave y un largo etc. …pero no todo es rock o metal, también tenemos una zona de electrónica donde se realizaran talleres para iniciarse al mundo del vinilo a cargo de Electropark, un colectivo de electrónica de Granollers. Otro taller creado especialmente para el MiniBeat es el Play-Noise, un espacio para acercar a los más pequeños las nuevas tecnologías, creando música con diferentes artilugios de programación libre, con plastilina, frutas y maderas conectado al “Ableton Live” se podrá crear música en directo.

SofN: Hace poco hablaba con Sergio Pozo, de Record Store Day España y de Escola de Rock y Escola de Rock festival, y comentábamos que si de pequeño hubiera tenido la oportunidad de asistir a algun evento como estos, no se le huiera olvidado en la vida. ¿Piensas lo mismo? ¿Hay algun evento de tu infancia que recuerdes relacionado con el rock y que creas que ha marcado tus intereses musicales posteriores de una forma u otra?

No lo sé, de pequeño no recuerdo ir a conciertos, en esa época no habían MiniBeats, jejjje, lo que si se, es que cuando escuché por primera vez un disco de Manowar con 13 años me cambio la percepción de las cosas. A los 16 ya fui a ver a los Guns n’ Roses con Suicidal Tendences, después Nirvana, Sonic Youth… y allí empezó el efecto enganche a la música en directo. Creo que para los más pequeños, tener la posibilidad de asistir a conciertos no infantiles, les abre las puertas y la mente a un mundo más sano que te puede ayudar a encontrar la felicidad momentánea que muchos buscamos.

SofN: Supongo que, en un mundo en el que el rock tiene una presencia absolutamente nula, como padres tenemos una cierta responsabilidad en perpetuar la música que amamos . ¿Lo sientes así? ¿Es ésta una de las motivaciones detrás del MiniBeat? ¿Qué crees que, como padres, podemos hacer si nos preocupa la devaluación de la cultura alternativa a todos los niveles?

Yo creo que la música es actitud, tienes que vivir los directos para poder dar valor a unas vibraciones que te transportan a otra dimensión. Desde el MiniBeat queremos ofrecer un espacio para descubrir nuevas opciones a los más pequeños.

Creo que como padres hay que dejar fluir las sensaciones de nuestros hijos y enseñarles a pensar por si mismos, si conseguimos que valoren la música por lo que transmite y no por lo que vende, tendremos mucho camino hecho.

SofN: A parte de el MiniBeat, actualmente también gestionas el Dràstik Punkaires en Granollers junto al Col.lectiu Punkaires. Explícanos un poco en qué consiste esta iniciativa, dónde está, y qué podemos esperar ver en este espacio.

El Dràstik Punkaires es la sede social de los dos colectivos, l’Arcada Koncerts y el Col·lectiu Punkaires, situado en la frontera entre Granollers y Canovelles. Un lugar de reunión y debate de los socios, dónde hacemos actividades dirigidas exclusivamente a los más de 300 afiliados que tenemos. Un espacio de culturización para gente con la mente activa.

SofN: Llevas un porrón de años montando conciertos underground en la zona del Vallès Oriental, desde el Festival Fusiònica hasta la mítica Nau de La Roca del Vallès. Explícanos un poco tu recorrido como promotor y qué te ha llevado a embarcarte finalmente en la organización del Festival MiniBeat.

Llevamos 22 años organizando conciertos, empezando por un pequeño pueblo llamado Lliçà d’Amunt, con la primera edición del Festival Fusiònica, ahí por el 97, en el 2002 rompimos relaciones con la administración local y nos fuimos a La Roca del Vallès, dónde seguimos unos cuantos años y donde el festival asimilo un estilo más definido, más hardcore, punk y post. En esa época, el festival se hizo itinerante pasando por infinidad de localidades por donde nos movíamos a ver conciertos, Sant Feliu DC Codines, La Roca, Canovelles, Barcelona, Manresa, Sant Feliu de Guíxols… hasta hoy, que estamos centrados básicamente en Granollers.

Nos embarcamos con el MiniBeat al tener la sensación de que en los conciertos cada vez hay menos poco público joven, parece que no hay relevo, y creo que es por la falta de espacios para poder ver un buen concierto, espacios para descubrir nuevas bandas y las sensaciones que transmiten. El MiniBeat quiere mostrar en un ambiente distendido el poder del directo.

SofN: Hablemos un poco del fenómeno La Nau, ese espacio en La Roca del Vallès que hace algo más de una década se convirtió en uno de los puntos álgidos del punk, el hardcore y la música underground alternativa en Catalunya, tanto por el nivelazo de los conciertos como por la asistencia y la fidelidad del público. ¿Qué factores crees que concurrieron para que funcionara tan bien? ¿Qué recuerdas de esos años? ¿Qué es lo que hizo que el proyecto tuviera que terminar?

La Nau era todo actitud, es lo que nosotros intentamos seguir defendiendo. Era un lugar donde ibas a ver un concierto sin saber quien tocaba, sabias que harías un buen descubrimiento. Venían bandas de todo el mundo, con la única premisa de tocar, cenar y dormir, y al día siguiente, carretera y a otro sitio.

A mi particularmente los Internacional Karate Punks que regentaban La Nau, me adoctrinaron, me acogieron, me adoptaron hasta acabar organizando conciertos y Fusiònicas con un ambiente brutal, era la meca al lado de casa.

Diferencias con el ayuntamiento precipito su final, y es una lástima, por que crear ese ambiente actualmente es muy difícil, todo y que en el Dràstik Punkaires se empieza a saborear ese ambiente.

SofN: Habiendo sido parte importante del desarrollo del underground catalán durante muchos años, ¿cómo has visto su evolución desde tus inicios hasta ahora, qué crees que ha mejorado y qué ha empeorado y cómo ves el futuro, tanto a nivel de bandas como de espacios y gente dispuesta a tirarlo para adelante?

La evolución del underground catalán va fluctuando dependiendo de los activistas que tenga en cada momento. Actualmente es muy complicado encontrar un sitio donde actuar con un mínimo de condiciones, hay muchas giras internacionales de bandas impresionantes que no se llevan a cabo por falta de fechas. Hay que destacar la gran labor que realizan las asociaciones culturales en la creación de espacios para el directo, sin ellas, el circuito para el underground seria nefasto y casi nulo. Respecto a las bandas, el nivel actual es muy alto, se nota que han tragado música, tienen un gran futuro por delante. Por nuestra parte, hacemos nuestra modesta contribución a la causa, pero faltan manos para hacer girar más platos.

SofN: Tu otro gran proyecto anual además del MiniBeat es el Festival Fusiònica. Nos puedes explicar un poco en qué consiste este proyecto, algo de su historia y qué crees que podemos esperar de la edición de 2018?

El Festival Fusiònica surgió desde los inicios de l’Arcada Koncerts, un festival totalmente alternativo y que nos sirve básicamente para traer a las bandas que más nos motivan,  Lisabö, Randy, Sunshine, Valina, Aina, Monochrome, No More Lies, Pupille, Cuello, Una Bèstia Incontrolable, Afraid To Speak In Public, ZA!, F/E/A Forces Elèctriques d’Andorra, Grove Crew, Action Beat, Saïm, Fujiyama Kids, Yahi, Half Foot Outside, Lukestar, Decurs… y un largo etc hasta llegar a más de 350 bandas.

Para el 2018 ya se esta planificando alguna cosa, no lo podemos anunciar, pero seguro que no va a defraudar a nuestro publico. Lo seguro es que va a ser para el próximo mes de octubre en Granollers.

SofN: Si tuvieras que destacar algunos momentos de los que te sientas especialmente orgulloso en tu carrera de promotor, ¿cuáles serían? ¿Y algunos en que hubieras querido que se te tragara la tierra?

Me siento especialmente orgulloso de que algunas bandas a través de algún concierto que hemos organizado hayan encontrado un sello discográfico que les edite su música, cosa complicada actualmente, pero es una sensación que compensa todo el esfuerzo que dedicas al underground. I de momentos malos la verdad es que tampoco hemos tenido demasiados, quizá un concierto que se acabo la cerveza y se organizo un pollo considerable.

SofN: Si pudieras escoger tres bandas para encabezar la próxima edición del Fusiònica, ¿cuáles serían y por qué?

At The Drive In, por su energía que me flipa.
The Toy Dolls, han venido muchas veces pero siempre son una fiesta.
Negu Gorriak, banda desaparecida actualmente pero que me influyo mucho, por pedir que no quede.

SofN: ¿Y si fueran para el MiniBeat? ¿Qué te gustaría ver en el festival que no hayais hecho aún, tanto a nivel de bandas como de actividades?

La verdad es que ya hacemos y traemos todo lo que queremos. Eles un festival abierto que quiere aglutinar a todos los entes activos de la zona en la que estamos, nos abrimos a propuestas que vengan y nos sorprendan.

SofN: Bueno, pues esto es todo. Muchas gracias de nuevo por tu tiempo y muchísima suerte tanto en la edición de este año del MiniBeat como en los otros proyectos en los que estás involucrado. ¡Un abrazo y nos vemos en la Roca Umbert el día 6 de mayo!

Salut, nos vemos cerca de la la barra…

 

Avatar
Sobre Albert Vila 640 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.