Desmontando al monstruo: Metallica – ReLoad (Especial 25º Aniversario)

Ficha técnica

Publicado el 18 de noviembre de 1997
Discográfica: Elektra Records / Vertigo Records
 
Componentes:
James Hetfield - Voz, guitarra
Kirk Hammett - Guitarra
Jason Newsted - Bajo
Lars Ulrich - Batería

Temas

1. Fuel (4:31)
2. The Memory Remains (4:39)
3. Devil's Dance (5:21)
4. The Unforgiven II (6:38)
5. Better Than You (5:23)
6. Slither (5:15)
7. Carpe Diem Baby (6:13)
8. Bad Seed (4:05)
9. Where the Wild Things Are (6:55)
10. Prince Charming (6:05)
11. Low Man's Lyric (7:38)
12. Attitude (5:18)
13. Fixxxer (8:14)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Desmontando al monstruo: Metallica – ReLoad (Especial 25º Aniversario)
Todos los discos de Desmontando al monstruo: Metallica en Amazon


ReLoad, más odiado que querido. Situado normalmente entre los 3 peores discos de Metallica. Un disco destripado por la crítica, apestado por los fans. Pero es curioso, en las últimas veces que he visto a Metallica en directo he podido disfrutar de algunas de las canciones en directo y he observado que todos (generalizando) los asistentes de los conciertos se saben “Fuel”, “The Memory Remains”, “Devil’s Dance” o “The Unforgiven II”… será que tan mal no va el tema, ¿no?

Viajamos al post Black Album (1991), y para comprender ReLoad tenemos que retroceder un año antes. 1996, el corte de pelo, la evolución. Los lanudos thrashers perdían parte de la esencia para evolucionar hacía nuevas tendencias que arrasaban en el mainstream del mundo del rock y metal. El grunge, el nu metal, el Britpop… el heavy apestaba y las bandas más grandes y legendarias decidían cambios de rumbo, la mayoría se tradujeron en fracasos. Pero, ¿Load es un mal disco?

Siempre me he considerado ancho de miras. O al menos he intentado comprender a los artistas. Cuando publican algo es porqué en ese momento es lo mejor que pueden ofrecer. Load fue lo mejor que Metallica podía ofrecernos tras el Black Album, y realmente Load es un discazo. Metallica se transformó en una banda de rock duro abandonando casi por completo el thrash metal. Pero la esencia, la velocidad, los riffs, seguían sonando a ellos. Metallica se volvió una banda mainstream. Pero el primer paso hacía ello lo dieron en Black Album. No nos olvidemos de este detalle.

ReLoad es un disco imperfecto, no os voy a intentar vender lo que no es vendible. Pero ReLoad contiene algunas piezas muy buenas. No las situaremos entre las mejores de la banda, tampoco nos pasaremos, pero ahí están, y la mayoría de vosotros las cantáis en la ducha.

Y ahora entro en terreno personal. Metallica me abrió las puertas de un mundo mágico y mi entrada fue con ReLoad. Este disco es uno de aquellos discos que admiramos por motivos personales, todos tenemos un puñadito de discos especiales. Recuerdo perfectamente cuando cayó en mis manos el disco. Corría el año 1998, pasadas las fiestas de Navidad. Con mis 13 adolescentes años me adentré en la pequeña tienda de discos de mi pueblo, rescaté la M y allí estaba Metallica. El diseño de la portada me encantó, esas manchas corrosivas anaranjadas me intrigaron. La imagen de solapa de los cuatro músicos se adueñó de mi subconsciente.

Al poco tiempo logré una copia pirata en cassette del disco. Reconozco que aún era un cutre sin idea, pero la voz de James Hetfield se metió en mi, y hoy en día sigo enamorado de esa voz, de ese artista. Recuerdo “The Memory Remains” con esas ayudas vocales de Marianne Faithful tan tétricas (por aquel entonces no conocía a Marilyn Manson). Me pareció sorprendente como una canción podía transmitir esa esencia tétrica.

Pero si hay una canción especial para mi, esa es “The Unforgiven II”. La canción que me ha acompañado durante 25 años, en los mejores y en los peores momentos de mi vida. La canción que posiblemente he escuchado más veces en toda mi vida. No hay momento inoportuno para disfrutarla y reconozco que lloré como un niño chico cuando la interpretaron en un show de Milan en el que me encontraba hace unos años. Es una canción que me transporta a mi adolescencia, a esos amores no correspondidos, esas noches estudio para exámenes y esos viajes de final de curso a bordo de autobuses cutres.

También recuerdo “Devil’s Dance”, una pieza durísima al estilo de “Sad but true”. Esa no me gustaba tanto por aquel entonces, prefería las melodías de otras piezas. Hoy en día la disfruto como el resto. “Fuel”, la pista inaugural me flipaba y aún me encanta. Una canción rockera, dura, con un estribillo fácil. Seguramente es una de las “únicas” canciones de ReLoad que gustan a todo el mundo… aayyyy, tontitos, si en el fondo os gusta el disco pero preferís admitir que no…

“Better Than You” tenía la mala suerte de ser la siguiente canción tras “The Unforgiven II”, con lo que siempre acababa pasando por mi reproductor de cd’s. Es una buena pieza, con un buen estribillo, hardrockera. No pasará a la historia pero es entretenida y cumple con su función.

Y la otra canción que en aquel momento me encantaba era “Lowman’s Lyric”. Situada en el tramo final del disco, siempre he considerado esta canción muy infravalorada. Se trata de un corte lento y pesado, triste, pero con mucho potencial. En ella podemos escuchar un violín a cargo de Bernardo Bigalli y una zamfoña tocada por David Miles.

Del resto de canciones, quizás si que estamos frente a las más flojas de toda la carrera de los de San Francisco. “Slither” respira el aroma de Load, ese hard rock ligero con pasajes algo doomies. “Prime Charming” es una veloz canción escrita por James en la que el propio frontman relata como su madre creía que él era un santo mientras él quería demostrar que era un chico rudo. Es una de las canciones tapadas del disco.

“Attitude” también es un buen tema de estilo hard rock con aroma a hair rock con un estribillo bastante digno. “Fixxxer” peca de ser demasiado larga y esto le resta potencial. Con sus 8:14 minutos de duración estamos frente a una de las piezas más largas de ambos Loads (superada por “Bleeding Me” y “The Outlaw Torn” ambas bastante mejores por cierto). Sin ser una mala pieza, no llega a sorprender ni a emocionar como la banda quería que lo hiciese.

ReLoad vendió 436.000 unidades en la primera semana y debutó en el número uno en el Billboard 200. El álbum permaneció en la lista durante 75 semanas y vendió poco más de cuatro millones de copias en los Estados Unidos en diciembre de 2009. Fue certificado Triple Platino por la RIAA por vender más de tres millones de copias en los Estados Unidos. ReLoad alcanzó el puesto número dos en la lista de álbumes canadienses y fue certificado doble platino por Music Canada.

ReLoad se alzó en la primera posición de los charts de Austria, Finlandia, Alemania, Noruega, Nueva Zelanda y Suecia. En España vendieron más de 100.000 copias siendo disco de Platino, aquí llegaron a la quinta posición en las listas.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 684 Artículos
Rock en todas sus extensiones