Canciones perfectas: «Who Wants to Live Forever» de Queen

Hace unas semanas, en uno de los grupos de WhatsApp de Science of Noise, preguntaba a mis compañeros qué grupo creían que era el que tenía más temas inmortales. Bad Religion salió a las primeras de cambio, como también The Beatles. Yo aposté por Queen, y alguno que otro pudo coincidir conmigo.

Navegar por la discografía de los ingleses es, sencillamente, una experiencia obligatoria para cualquier amante de la música, y seguramente su Greatest Hits (todos ellos) sean los mejores greatest hits de toda la historia. Si le añadimos que son los compositores de, seguramente, la mejor canción de rock y, para un servidor, la mejor composición de  la música moderna, “Bohemian Rhapsody”, queda claro del impacto de la reina en la escena musical.

Decir esto está muy bien, y por supuesto no es algo nuevo. Ahora bien, ¿es suficiente como para tener más de un tema perfecto y ser el primer grupo que repite sección? Yo creo que sí. Perfectos tiene muchos temas (“The Show Must Go On”, “I Want It All” o “Innuendo” son solo ejemplos claros), pero perfectos quizá no tantos. Ni ellos ni nadie, por supuesto. Pero nuestra protagonista de hoy, “Who Wants to Live Forever” sí lo es.

Contexto

Cuenta la leyenda, o al menos me contaron a mí, que la dirección y producción de la película Los Inmortales llevaron a los cuatro miembros de Queen a ver la película para que compusieran sus canciones. Todos ellos, y en especial Brian May, quedaron tan impactados, que en el viaje de vuelta, el guitarra compuso esta gran tema. Si es cierto o no lo dejo a la imaginativa de cada uno.

Que la película ha pasado a la historia del cine es tan obvio como que la canción ha hecho lo mismo. Sólo puede quedar uno que pervivía por el resto de los tiempos, pero ¿Quién quiere hacerlo? Dentro del álbum A Kind of Magic (1986) parece que corta el ritmo del disco, pero si lo hace, lo hace para bien. Un interludio altivo, potente y delicado. Casi simple, en su ejecución, en la que Mercury brilla, si cabe, aún más que en resto de su discografía. Una atmósfera triste y alegre, una pregunta que se hace la humanidad desde que lo es, y un videoclip, todo alumbrado con velas, que le viene que ni pintado.

La música

Sutil, casi una caricia. Así empiezan estos 4 minutos de poesía musical. El teclado, tocado por May da paso a su propia voz. Suave, como un mar en calma, con la instrumentación ganando potencia en el estribillo.

Freddy Mercury aparece en la segunda estrofa, dominando la escena. La instrumentación sigue igual, meciéndonos, pero la voz y su melodía es la absoluta protagonista del momento, y lo será durante todo el corte.

Tras el segundo estribillo la orquestación gana protagonismo para dar paso a un solo de guitarra que, como todo el tema, es delicado. La batería acompaña desde un segundo plano, casi escondida.

La grandilocuencia va ganando terreno, siempre un paso por detrás de la portentosa voz del cantante inglés, para explotar cuando los 3 minutos están llegando. Ahora sí, todos los instrumentos, también la orquesta, tienen potencia, tienen poder. Tienen vida, como el segundo solo (o melodía) de May.

El último estribillo, adornado de nuevo con arreglos de guitarra, hace que la estancia se ilumine por sí misma, todo para morir en un suave final, lanzado una pregunta al aire.

Sencilla, dulce y delicada. Rabiosa y potente, magistralmente conducida por una voz incomparable.

Simplemente no puede no gustarte esta canción.

La letra

There’s no time for us
There’s no place for us
What is this thing that builds our dreams
Yet slips away from us?

Todo lo que nade debe morir. Esa es, quizá, la única ley irrefutable del universo. Todo lo que vive, muere. Todo lo que existe, a la larga, acabará por desaparecer. Es la gran tragedia de la vida y, quizá, lo que le da sentido. Así mismo, es lo que explica la película de la cual este tema es parte.

Who wants to live forever?
Who wants to live forever?

¿Vivir para siempre? Ver morir a quien quieres. Desaparecer lo que has conocido. Esa debe ser la definición de infierno.

There’s no chance for us
It’s all decided for us
This world has only one
Sweet moment set aside for us
Who wants to live forever?
Who wants to live forever?
Who?
Who dares to love forever
Oh, when love must die?

Y si todo va a acabar, si la vida, el amor, las emociones llegarán a un fin, ¿vale la pena vivirlas? La humanidad lleva toda su existencia preguntándoselo.

But touch my tears with your lips
Touch my world with your fingertips
And we can have forever
And we can love forever
Forever is our today
Who wants to live forever?
Who wants to live forever?
Forever is our today
Who waits forever anyway?

Y al final, la vida, el para siempre, es este instante. Un seguido de este instante. Algo así dijo Buda hace unos 2.500 años.

Conclusión del autor

Sin lugar a duda, “Who Wants to Live Forever” es uno de los grandes clásicos de Queen, incluso me atrevería a decir que el mayor de todos compartiendo podio con “Bohemian Rhapsody” y “The Show Must Go On”, aunque tal afirmación sea peligrosa.

El año de su lanzamiento, 1986, fue un boom, y volvería a serlo tras la muerte de Mercury. ¿Quién quiere vivir para siempre? Sin duda Freddy no. No al menos la con la vida que conocemos, porque su obra será inmortal. Es extraño como algunas canciones pueden retomar un significado cuando algún hecho ocurre, y quizá esta es la chispa que hace de esta canción, una canción perfecta. Si todo era ya brillante (la composición, la instrumentación, la letra, la sutileza, la fuerza…), cuando se le une una tragedia inesperada cuando fue escrita, tenemos un tema inmortal (nunca mejor dicho) que convierte algo brillante en algo único.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 237 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.