Canciones perfectas: «Anesthetize» de Porcupine Tree

Yo creo que sólo hay una canción muy larga que me guste y es de Porcupine Tree y se titula “Anesthetize” del Fear of a Blank Planet. Esa llega a los 17 minutos y no te puedes aburrir con ella. Pero luego hay muchas otras canciones que se alargan mucho y son extremadamente aburridas.” (Einar Solberg, líder de Leprous)

Hablar de Porcupine Tree es hablar de Steven Wilson, y estamos hablando de lo mejor que le ha pasado a la música rock desde hace años… Tantos, que ya ni está interesado por el rock ni el progresivo. Wilson es un artista global hasta el punto que a día de hoy aborrece que lo cataloguen como rock progresivo o que se le trate de encasillar en algo donde nunca ha querido estar. De verdad que estamos hablando de una mente preclara y de una persona que está mucho más avanzada de lo que es el mundo actual. Tuve el enorme privilegio de entrevistarle y os puedo decir que es una de las entrevistas que más te marcan, pues no es un músico al uso. Es más, él no se define a si mismo como músico, él es un técnico de sonido (así se considera).

Cuando Porcupine Tree lanzaron In Absentia en el año 2002 el mundo más metálico descubrió a una banda capaz de hacerle sombra a los todopoderosos Dream Theater, con el añadido de que los Porcupine no tenían interés alguno en acercarse a ellos. Simplemente añadió Wilson a su paleta de colores el metal y toda una generación descubrimos de lo que era capaz. Siete discos necesitó el inglés para conseguir su aceptación en la industria y lo hizo endureciendo su sonido. Llegarían en 2005 Deadwing y, posteriormente, en 2007 Fear of a Blank Planet para arrasar en el circuito prog y las audiencias crecieron hasta su punto deseado… Tanto que dejó en nevera Porcupine Tree para crear bajo su nombre propio, Steven Wilson, y sí… hubo muchas obras maestras.

Pero si hay que remarcar una canción a cobijo del árbol puercoespín entiendo que muchas y muchos repararemos en esta maravilla que lleva el nombre de “Anesthetize” y que se eleva hasta los 17 minutos. El material de eso disco fue compuesto en Tel Aviv (Israel) justo cuando él estaba trabajando en su otro proyecto Blackfield. Pronto sus viajes empezarían a tomar mucho más protagonismo en su música. Si os digo que en esta canción mete el solo de guitarra don Alex Lifeson de Rush creo que ya digo mucho del respeto que tenía la escena por Steven Wilson ya en esos tiempos… Es más, en ese disco también participa Robert Fripp de King Crimson.

Me encanta porque es la batería la que lidera esa canción. Es por lo que me enamora esta composición y es un perfecto ejemplo de lo que Gavin Harrison puede hacer con la batería. La clave está en la batería. Es un tema muy largo y siempre me sorprende ese final que tiene. Un poco te ejemplifica lo que puede ofrecer, esa perfecta sintonía entre Steven y Gavin y lo que podían hacer juntos. Es una canción histórica.” (Bruce Soord, líder de The Pinneapple Thief)

La canción

Hay tres partes perfectamente diferenciadas y la sensibilidad a flor de piel con un Gavin Harrison excelso tras los timbales. El resto del grupo es sencillamente deslumbrante con Richard Barbieri a teclados y sintetizadores, el elegantísimo Colin Edwin al bajo y los ya mencionados Wilson y Harrison. El disco Fear of the Blank Planet está considerado como uno de los mejores de la historia del prog, y en gran parte toda esta reverencia viene por esta maravilla tan extensa como preciosa.

La primera parte lleva por nombre “Anesthetize” y empieza solemne con esas campanitas y esa batería que marca tiempos a la vez que el bajo fuzz de Edwin va jugando de fondo. La mezcla entre Tool y Pink Floyd es evidente, pero esto es Porcupine Tree… por lo que vamos mucho más allá. Es impresionante el juego de contramelodías que hay en segundo plano, unos arreglos soberbios que se añaden a los juegos de atmósferas y volúmenes. Es todo envolvente, espeso. Es como cuando estás en un sueño intranquilo, en duermevela, que no llega a pesadilla, pero que sabes que lo estás pasando mal.

«A good impression of myself
Not much to conceal
I’m saying nothing
But I’m saying nothing, with feel.

I simply am not here
No way, I…
Shut up, be happy
Stop whining, please!

And because of who we are
We react in mock surprise
The curse of «there must be more»
So don’t breathe here
Don’t leave your bags.

I simply am not here
No way, I…
Shut up, be happy
Stop whining, please!»

Para conseguir todo esto no solo hay que ser una banda excepcional, sino que hay que ser todo un arquitecto de sonido, y en eso Wilson es un catedrático honoris causa. Y siguiendo con las cosas brillantes hay la participación de todo un Alex Lifeson de Rush. Casi nada, pues se marca el solo de guitarra que nos dará paso a la segunda parte, mucho más dura y contundente. Hay también un largo desarrollo instrumental.

La segunda parte se titula como “The Pills I’m Taking” y las guitarras piden paso, todo se endurece y Gavin Harrison empieza a hacer de las suyas con una pasmosa facilidad. Es el momento cumbre de la canción, acercándose sin tapujos al heavy metal a base de riffeado contundente, además de la voz distorsionada de Wilson. Las guitarras de Steven y el estilo de los riffs me recuerdan especialmente a Tore Østby de Conception, pero veo muy remota la posibilidad de que Wilson llegase a contactar con el material de los noruegos, aunque sí quizá con el de Ark.

Hay momentos de puro caos sonoro y metalizado que desemboca en el estribillo magistral, que siempre era cantado a pleno pulmón por sus fans para luego desembocar en ese solo coreable que tanto juego daba sobre las tablas. Y el derroche de imaginación técnica de Harrison a las baquetas es brutal. El final de la segunda parte es lo más grande de la canción. De Gavin me gustaría recalcar que cuando entra en Porcupine Tree el grupo explota con In Absentia, lo mismo que ha sucedido cuando ha entrado en The Pineapple Thief. Lleva a los grupos a otro nivel.

«The dust in my soul makes me feel the weight in my legs
My head’s in the clouds, and I’m zoning out
I’m watching TV but I find it hard to stay conscious
I’m totally bored but I can’t switch off.

Only apathy from the pills in me
It’s all in me, all in you
Electricity from the pills in me
It’s all in me, all in you
Only MTV and cod philosophy.

We’re lost in the mall, shuffling through the stores like zombies
Well what is the point? What can money buy?
My hand’s on a gun and I find the range, God tempts me
Well, what did you say? Think I’m passing out.

Only apathy from the pills in me
It’s all in me, all in you
Electricity from the pills in me
It’s all in me, all in you
Only MTV, cod philosophy.

Only apathy from the pills in me
It’s all in me, all in you
Electricity from the pills in me
It’s all in me, all in you
Only MTV, cod philosophy.»

Finalmente, la tercera parte y final queda bautizada como “Surfer” y un poco es la calma después de la tempestad, aunque es una música que tampoco da una paz interior pues hay algo de inquietante en ella, incluyendo esos cánones que repiten las líneas de Steven. Todo te lleva a un suave final con ecos y efectos de viento en el que todo se ralentiza con belleza y harmonía.

«Water so warm that day (water so warm that day)
Water so warm that day.

I counted out the waves (I counted out the waves)
I counted out the waves.

As they broke into shore (as they broke into shore)
As they broke into shore
I smiled into the Sun.

The water, so warm that day
I was counting out the waves
And I followed their short life
As they broke on the shoreline
I could see you
But I couldn’t hear you.

You were holding your hat in the breeze
Turning away from me
In this moment
You were stolen
There’s black across the Sun.

Water so warm that day (water so warm that day)
Water so warm that day.

I counted out the waves (I counted out the waves)
I counted out the waves.

As they broke into shore (as they broke into shore)
As they broke into shore
I smiled into the Sun.»

La letra

El universo de Steven Wilson es siempre cenizo y oscuro y más que enfrentarse a las grandes preguntas que nos plantea la vida nos habla de las cosas que nos impiden acercarnos a la formulación de dichas preguntas y al evitar hacérnoslas. Un mal que la humanidad padece y padecerá. Es por eso que en la primera parte nos habla de las opiniones que tenemos de nosotros mismos y de cómo el mundo nos empuja a mostrar una falsa felicidad, no lloriquear y sonreír siempre. Nos habla de las apariencias y de lo falso: la fachada y el aparentar.

En la segunda parte, el meollo de todo, trata de cómo nos refugiamos en televisión y en pastillas para anestesiarnos de lo que nos rodea. Un poco es el andar como zombis en los grandes centros comerciales para comprar cosas que no necesitamos. No es casual que George A. Romero grabase su segunda película de zombis en un centro comercial, había una gran crítica allí. Importante la mención a la MTV, el estar completamente aburrido, pero no tener ni ánimos de apagar la tele.

El final es una coda en la que representa que la persona está en una nube, anestesiada por los imputs de nuestra realidad cotidiana. Pero la gracia es que el narrador está recordando un momento feliz en plena naturaleza, alejado del día a día y que vivió una experiencia bucólica en pareja. Wilson un poco te está recordando que el mundo real es este y no la vorágine del día a día en la que estamos expuestos y que hace que los árboles te impidan ver el bosque. Veladamente te contesta, un poco, a uno de los sentidos de la vida en un final precioso. Obviamente estamos en una interpretación personal, la mía, pero cada vez que estudio más a este hombre más creo que es de lo que trata la canción.

Veredicto

Hay una gran frase que define perfectamente lo que es “Anesthetize”, una mezcla de violencia y paz en tres fases inquietantes. Y sería algo así: “Anesthetize es como hacer un allanamiento de morada al vecino, pero en vez de robarle te pones a regarle las plantas”. He escuchado mucho a Porcupine Tree, pero cuando vi que en esta banda había algo muy especial y superior fue con In Absentia y Fear of a Blank Planet. Especialmente por “Anesthetize”…

Grandes gurús del progresivo como la gente de Opeth, The Pineapple Thief o Leprous tienen perfectamente claro que este tema es una de las cimas de un genio, y no puedo estar más de acuerdo con ellos. La versión en directo de Tilburg (Holanda) es el gran momento y podéis encontrar en Internet a mucha gente reaccionando ante tamaña tonada con opiniones absolutamente positivas. Si quieres entender el por qué Wilson es un genio que está por encima de la inmensa mayoría de los mortales empieza por “Anesthetize” y luego prueba con “Routine” Os diré más, dentro de las canciones seleccionadas para los reportajes de canciones perfectas hay varias de Porcupine Tree en cola. Y algo más… Parece que algo se mueve en Porcupine Tree, hoy mismo han dejado pistas de que no es descabellada una reunión.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 744 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.