Las 5 mejores canciones de Steven Wilson y Porcupine Tree según… Albert Vila

Porcupine Tree son una de las bandas clave de la evolución del rock progresivo en los últimos 25 años. Y después de su disolución, probablemente definitiva, en 2010, su líder Steven Wilson ha tomado el relevo en su carrera en solitario como uno de los grandes estandartes de todo un movimiento. Me ha costado lo suyo escoger algunos de ellos, pero os dejo con cinco temas que destaco, sin ningun orden especial, de lo que Steven ha sido capaz de aportar a la música por ahora. Debo confesar que no soy nada experto en la discografía de la banda en los noventa, de ahí la flagrante ausencia de temas de esa época. ¡Estoy abierto a recomendaciones!

Porcupine Tree – “The Sound Of Muzak” (In Absentia, 2002)

Probablemente una de las canciones más icónicas y conocidas de la carrera de la banda británica. Un tema directo y contundente que tiene un poco de todo lo que los ha hecho grandes, además de ser un alegato contra la industria discográfica de la que Steven siempre ha renegado. Si aún no estás familiarizado con el legado de Porcupine Tree, esta es una de esas canciones que te puede introducir a hacerlo. In Absentia, además, es sin duda mi disco favorito y el que más me he trillado, y temas como “Trains”, “.3” o “The Creator Has A Mastertape” son algunos de los que más me ha costado dejar fuera de esta lista.


Porcupine Tree – “Time Flies” (The Incident, 2009)

Perteneciente al larguísimo último disco de la banda, y compartiendo tracklist con otros grandes cortes como “The Blind House” o “Drawing The Line”, aquí Steven ya se empezaba a desconectar de la vertiente más pesada, dura y directa que le había acompañado en sus últimos años en Porcupine Tree. Complicada, cálida, progresiva y pinkfloydiana, con muchos pasajes más ambientales que otra cosa y un solo de guitarra llorón y dramático impresionante que introduce una parte final animada y emotiva, nos muestra bien qué es lo que nos iba a deparar la carrera de Steven Wilson en solitario a partir del siguiente año.


Porcupine Tree – “Arriving Somewhere But Not Here” (Deadwing, 2005)

Este tema sí que es absolutamente imprescindible. Deadwing es otro álbum maravilloso, en el que comparte tracklist con grandes cortes que me encantan como “Open Car” o “Mellotron Scratch” o el propio tema título. En sus doce minutos pasamos por todos los estados de ánimos, siempre rodeados de una aura de melancolía. Dulce, profunda y melódica en su mayor parte, pesada y contundente cuando toca serlo, con unos teclados y unos arreglos maravillosos, se trata de una genialidad que, objetivamente, pondría a la altura de mejor canción de la historia de esta banda, si no fuera por….


Porcupine Tree – “Heartattack In A Layby” (In Absentia, 2002)

Me ha costado un poco confeccionar este top 5, pero si hay una canción de la que no tengo ninguna duda es ésta. “Heartattack in a layby” no es solo una de mis canciones favoritas de Porcupine Tree, sino que es una de mis canciones favoritas, tal cual. La ambientación que consigue crear mientras explica la historia de un señor que tiene que parar en la cuneta mientras conduce porque no se encuentra bien, culminada por el impresionante final con ese catatónico “she waits for me” / “we will grow old together” que acompaña su consciencia se va apagando por culpa del ataque al corazón me pone los pelos de punta. Un temazo impresionante de llorera garantizada que no puede faltar en ninguna de mis recopilaciones tranquilas y que me sorprende que no esté encabezando muchas más listas de lo mejor de esta banda. Por cierto, el vídeo este en directo de aquí debajo es una puñetera maravilla, así que pegadle un ojo. Cuanto talento junto.


Steven Wilson – “Routine” (Hand. Cannot. Erase., 2015)

Como habéis podido comprobar, su etapa con Porcupine Tree me emociona bastante más que su etapa en solitario. Tal y como comentaba en la reseña que hice hace poco de su último disco, To the Bone, no fui capaz de conectar del todo con la carrera de Steven Wilson hasta que lo vi en directo en el Be Prog! My Friend de 2016. Allí se me cayó la mandíbula al suelo ante el impresionante y emotivo espectáculo que es capaz de generar, y una de las canciones que más me impresionó fue precisamente este “Routine”, que explica la historia, siempre alegre como Steven nos tiene acostumbrados, de una madre de familia y ama de casa que intenta superar el hecho que su marido e hijo han fallecido como consecuencia de un tiroteo en su escuela, y como esa ausencia se refleja en sus quehaceres diarios. Un tema precioso para cerrar un top 5 que nos ha quedado bastante apañado. ¿Verdad?

Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta.

Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Sobre Albert Vila 407 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.