Callejon – Metropolis

Nuestra Nota


8.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 28 de agosto de 2020
Discográfica: Warner Music Germany
 
Componentes:
Bastian Sobtzick - Voz
Bernhard Horn - Guitarra
Christoph Koterzina - Guitarra
Thorsten Becker - Bajo
Maximilian Kotzmann - Batería

Temas

1. Metropolis (4:43)
2. Gottficker (3:53)
3. Blut (4:17)
4. Die Krähe mit dem Schädelbauch (4:27)
5. Fürchtet euch! (3:33)
6. Die Fabrik (4:58)
7. Der Wald (4:34)
8. Herr der Fliegen (3:07)
9. Misraim (1:04)
10. Katakomben (5:02)
11. Dies Irae (3:35)
12. Gestade der Vergessenheit (6:37)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Callejon – Metropolis
Todos los discos de Callejon en Amazon


Ya ni recuerdo la primera vez que vi Metropolis (1927) de Fritz Lang, pero lo que sí recuerdo es lo mucho que me sorprendió y me fascinó. ¿Mejor película de ciencia ficción de la historia? La verdad es que afirmar algo así es, cuanto menos, temerario, pero no me extraña que much@s lo piensen. Todos hemos visto películas modernas de ciencia ficción y hemos discutido sobre cuál es la mejor hay algo que hay que tener en cuenta. Esos cineastas «hacen trampas» pues cuentan con toda una serie de medio con los que Lang no contaba en los años 20. Imaginad por un momento intentar hacer hoy una película solo con las herramientas de las que disponía el austríaco. ¿Imposible, verdad? Metropolis es de visionado obligado para todas aquellas personas interesadas en la historia del cine. Sus metáforas sociales, así como los dobles significados religiosos y filosóficos, son todo un espectáculo para la vista. Os lo garantizo.

La película, aunque fue un fracaso en su lanzamiento inicial, se ha convertido en una de las más influyentes en la historia del cine. Ha influido en numerosos clásicos de la ciencia ficción -demasiados como para citarlos, aquí y ahora-, sobre todo Blade Runner (1982) y la saga (al menos, la trilogía original) de Star Wars. Incluso se podría argumentar que tuvo una fuerte influencia en las secuencias animadas de The Wall (1920) de Pink Floyd y, sin duda, en The Fifth Element (1997) del visionario cineasta galo Luc Besson.

Callejon es una banda alemana de metalcore que se caracteriza por cantar, casi sin excepción, en alemán. La banda se fundó en 2002. Tras publicar una demo en el año 2003 y el EP Chronos en 2005, su álbum debut Willkommen im Beerdigungscafé veía la luz en julio de 2006. Desde entonces, han publicado siete trabajos más, siendo este Metropolis su noveno álbum de estudio. Y 93 años después de que viera la luz la cinta de Lang, Callejon le rinden su particular homenaje musical.

«Ich fall nach oben / Me estoy cayendo
Ungebremst stürz ich ins Licht / Me apresuro a la luz sin control
Reiß mich aus meiner Haut / Arrancame de mi piel
Ein Blitz in mir / Un destello en mí
Ich fühle dich / Te siento
Und bin ich wiedergeboren / Y he nacido de nuevo
Dann kämpf ich um dich / Entonces pelearé por ti
Sonst ist alles verloren / De lo contrario, todo está perdido.»

¡Bienvenidos a Metropolis (2020)! Con un estribillo la mar de pegadizo, envuelto en palabras concisas, Callejon nos dan la bienvenida a su particular interpretación del clásico de la ciencia ficción. El tema que le da título, «Metropolis», es el primero de una serie de 12 para un total de casi 50 minutos de metraje. Este opener viene a demostrar que los Düsseldorf vuelven, finalmente, a sus orígenes más duros; vuelven a parecerse a bandas como Caliban, para entendernos, dejando de lado su lado más cachondo y festivo. Si bien muchas personas pueden pensar así, yo opino que, desde mi punto de vista, se quedan algo cortos en el intento. Si su anterior trabajo con temas originales, Fandigo (2017) -recordemos que Hartgeld im Club, que vio la luz a inicios del pasado año 2019, estaba formado por covers de clásicos pop alemanes de todos los tiempos-, que fue un poco demasiado criticado, trataba principalmente sobre los sentimientos personales como la depresión, este Metropolis es notablemente más directo y, durante su emotivo recorrido por la ciudad, nos ofrece no pocos momentos álgidos.

Tras el breve período de reflexión que es el tema inicial, en el que la banda combina esperanza y motivación con la clásica fórmula metalcore de los Callejon más clásicos, llegamos a la incontrolada «Gottficker», y con ella llegan los primeros indicios de agresividad extrema; os recomiendo que le echéis un vistazo al videoclip si andáis sedientos de sangre y gore.

La premisa es clara: estamos destruyendo el planeta. De eso trata «Blut», el tercer corte. El vocalista Bastian Sobtzick se nos muestra más furioso que nunca en lo que es una pieza de metal de clara influencia industrial. La sangre (blut significa sangre el alemán) como símbolo claramente definido, la única constante en una maraña de diferentes atrocidades creadas por el ser humano.

A lo largo de todo este Metropolis hay varios momentos que podríamos definir como «inquietantes». Los temas se suceden como si de las diferentes escenas de una película se tratara, y están colocados (u ordenados) de una forma bastante inteligente. Todos ellos tienen la cantidad de electrónica necesaria, y uno puede percibir los diferentes cambios de humor de la banda. Al igual que ya hicieran los también alemanes Heaven Shall Burn con Of Truth and Sacrifice (2020) a principios de este año, Callejon también trabajan y hacen evolucionar su propio estilo a través de temas tan relevantes como actuales, como el materialismo, la obsesión por la belleza y la producción en masa («Die Fabrik»), el manejo irresponsable de la tierra («Fürchtet euch!») y la intensificación de una sociedad violenta y devorada por el ego («Herr der Fliegen»), esta última incorporando paralelos narrativos con la novela del mismo nombre de 1954; un claro ejemplo de lo atemporal de la temática. La banda llega incluso a anticipar el Día del Juicio Final en «Dies Irae».

Pero el quinteto también muestra su lado más vulnerable y nos presenta composiciones más depresivas y sombrías como «Die Krähe mit dem Schädelbauch», «Der Wald» o «Katakomben», temas que podrían haber tenido cabida en su Fandigo por su componente lúgubre. Pero es sobre todo el último tema, «Gestade der Vergessenheit», el que lleva estos grandiosos cambios de estilo y de estado de ánimo al clímax final, inundando la escena con altísimas dosis de guitarra al principio, para darle al hombre que se ahoga, que lucha por su último aliento, algunas palabras reflexivas sobre la existencia humana en el sueño eterno. Es el tema más largo aquí contenido (6:37), si bien durante el tercer minuto el tema cambia radicalmente. Los dos minutos siguientes son muy similares al inicio del tema, mientras que el minuto final es un texto hablado, dándole al álbum ese aire de desenlace final. No quiero citar o estropear nada de ese pasaje final, porque es algo que deberías escuchar y experimentar por ti mismo.

Realmente creo que este Metropolis es de lo mejorcito que jamás hayan publicado Callejon. La banda promesa de álbumes como Videodrom (2010) y Blitzkreuz (2012) ha crecido, lo que ciertamente se aprecia en este álbum. Metropolis no es más que la culminación de lo que han querido transmitir desde sus inicios como banda y que, al fin, han logrado.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 370 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.