Crónica y fotos del Cala Mijas Festival 2023 - Recinto Sonora (Mijas), del 31 de agosto al 2 de septiembre de 2023

Cala Mijas Festival 2023: crónica de un festival que aún nos permite disfrutar de la música sin requisitos

Datos del Concierto

Cala Mijas Festival 2023

Bandas:
The Strokes + Florence and the Machine + Arcade Fire + Amyl and the Sniffers + Siouxsie + Foals + IDLES + Belle & Sebastian + Lori Meyers + Moderat + The Blaze + Metronomy + José González + (...)
 
Fecha: del 31 de agosto al 2 de septiembre de 2023
Lugar: Recinto Sonora (Mijas)
Promotora: Last Tour
Asistencia aproximada: 110.000 personas

Fotos

Fotos por Oficiales Cala Mijas Festival 2023

Ya el año pasado me quedé con las ganas de bajar a Mijas para ese nuevo, otro más, festival de corte alternativo e indie primo hermano del Bilbao BBK. En su primera edición, el Festival Internacional de Cala Mijas contaba con bandas del nivel de Arctic Monkeys, Liam Gallagher, The Chemical Brothers o Nick Cave and the Bad Seeds. ¡Nada mal! Pero uno siempre es reticente a viajar lejos a un festival nuevo y novato. Las crónicas y críticas que leí días más tarde fueron casi todas ellas muy buenas. Eso me motivó a marcarme como objetivo (siempre en función del cartel claro) bajar a Málaga y darle una oportunidad al festival.

Tras unos meses de saturación, muchos festivales, verano largo y de mucho trabajo, se me hacía cuesta arriba retomar el mundo de los festivales. Quedé asfixiado en la última jornada del Mad Cool Festival y sumamente decepcionado en el… ¿FIB? o eso que antes era el Festival Internacional de Benicàssim. Pero bajar una semanita al sur, a comer bien, descansar, hacer turismo e ir de festival para cerrar el verano al final resultó ser un planazo.

El cartel, pequeño pero bonito. No necesitamos 150 bandas si total, vas a acabar viendo unas seis por noche… 3×6=18. Me basta con que haya 30 bandas por si quiero o no quiero ver a alguna de un solape. Los grandes atractivos, los tres cabezas de cartel. Por un lado los Arcade Fire que regresaban a la península tras varios años lejos de los festis. Ya sería la tercera vez que les vería pero siempre apetece ver a los canadienses. Por otro lado The Strokes, santo y seña del rock de los 2000, a ver si su gran concierto en el Primavera Sound de 2022 no fue una casualidad. Y por último, la hippie musa de Florence + The Machine, uno de los nombres con más empuje de los últimos años.

Florence + The Machine

Pero lo más interesante se escondía bajo estos tres nombres mayúsculos. Amyl and the Sniffers, Siouxsie, Foals, IDLES, Belle & Sebastian, Lori Meyers, Moderat, The Blaze, Metronomy, José González… pero también había espacio para nuevas bandas en proyección ascendente o otras desconocidas como Compro Oro, Tamino, La Élite, Cala Vento, VVV (Trippin’You), Junior Boys, La Plazuela

Voy a relatar lo que hemos vivido en Cala Mijas 2023 de una forma algo inusual, vamos por partes.

Lo mejor, más allá de las bandas

El aforo

Diferenciamos entre festival y macrofestival, en este caso, Cala Mijas es un festival de carácter internacional. Eso significa que hay menos gente, sin más, y el cartel lo forman bandas nacionales e internacionales. Y es de agradecer que haya menos gente. Más allá de las titánicas ediciones de festivales como Primavera Sound, FIB, Mad Cool, Bilbao BBK… encontrar un festival que mueva menos de la mitad de asistentes es algo genial. Desconozco las cifras finales, pero la sensación era de amplitud, de comodidad. Incluso cuando tocaban los tres cabezas de cartel, la amplitud (más lejos del escenario claro) era buena. En actuaciones como IDLES, Siouxsie o Belle & Sebastian, bandas grandotas a fin de cuentas, podías estar bastante cerca del escenario (¿10a fila?)y estar cómodo.

Las cifras rondan los 110.000 para las tres jornadas, unos 35.000 por día. Personalmente creo que esta cifra está hinchada bastante. Y si realmente hay esta cantidad de público, apenas se colapsa nada. Ni las entradas, ni los bares, ni los escenarios, ni la zona de restauración.

El público

El tipo de público, hoy en día, es una de las variables más complejas que hay en un festival. En Cala Mijas no hay prácticamente postureo, los/las Instagramers o Tiktokers son escasos. No es un desfile de modelos. Vale que alguien hay, pero a años luz de lo vivido en Mad Cool y Primavera Sound. El público es amable, simpático y agradable. Hay de todo, también hay los que ya temprano van pasadillos de vueltas. Pero en lineas generales, muy majos.

El recinto

Bien ubicado, bien comunicado. Eso es esencial. Los tres días aparcamos fuera de los parkings del recinto y tardamos entre 15/20 min en alcanzar las puertas. Otros 10 minutos justos para llegar del sitio donde aparcamos al apartamento de Fuengirola, a unos 8 km. Si duermes en La cala de Mijas puedes ir andando tranquilamente al festi en 15/25 minutos. Las lanzaderas funcionaban bien, sin exceso de colas. Los ubers y taxis parece que con suficiente frecuencia para no pringar con colas eternas.

En cuanto al recinto en sí, ideal. Tres escenarios más el pequeño espacio del tecno. Sin torres de sonido enormes que colapsan la visión, sin zona Vip dando por culo. Los bares y la restauración bien ubicada y con mucha variedad. Precios estandar, 4€ la cerveza, 4€ el refresco, 10€ la pizza o la hamburguesa. Había varios puntos de agua potable. Y los baños, muchos y bien ubicados. Los vasos bonitos, 3€, pero los podías devolver. Pero evidentemente la mayoría los llevamos a casa como souvenir, pues las camisetas del festival valían 30€, eso si me pareció un sablazo.

Arcade Fire

La poca oferta de ocio / patrocinadores

Uno de los principales problemas para los melómanos auténticos que acuden a los festivales es la abundancia de ofertas más allá de la música. Qué si una noria, que si un escenario para karaoke, que sí unos autos de choque… el otro problema cada vez más abundante es el mercadillo de stands de patrocinadores: Comunidad de Madrid, Uber, Renfe, Barbie, Banco Santander, Pull & Bear, incluso Dyson tenía un stand en Mad Cool 2023, los de las aspiradoras y planchas para el pelo.

En Cala Mijas no había atracciones de ningún tipo y el único stand que había era de las cervezas Victoria, gran patrocinadora del festival. Uno de los cosméticos Olay, ya es habitual ver patrocinios de empresas de cosméticos. Y por último uno de Johnny Walker. De los stands de alcohol no me voy a quejar, música y bebida siempre van de la mano.

El precio

Vale, 150€ no es barato. Pero tampoco es caro viendo los precios de festivales con carteles similares. Además, que sea una cifra así priva de que pase lo que ocurre en festivales como el FIB. Allí tienes un abono para los cuatro días de festival por 50 o 60€, barato, cosa que invita a que la gente “salga de fiesta cuatro días” por un precio ideal y además escuchando música de fondo. En Cala Mijas el precio no es barato pero implica que la gente que paga el abono vaya a disfrutar de la música, algo que cada vez cuesta más de encontrar en un festival de estas características. Además, si te gustó suficiente el festival, ayer podías comprar el abono para la edición de 2024 por 110€ en un stand en la puerta del festival.

Cala de Mijas

Bonita y coqueta localidad entre Fuengirola y Marbella, dos localidades bastante horrendas. Con una playa para nada masificada, con una oferta gastronómica ideal. Puedes tapear en varios de los restaurantitos que se esconden entre las callejuelas del pueblo. También puedes salir a pasear por el kilométrico Paseo de Mediterráneo. La gente con la que nos topamos, los autóctonos, felices de recibir a los “turistas” festivaleros. Si lo miras con tiempo, también te puedes alojar en algún apartamento turístico, no hay muchos, pero los hay.

Las mejores bandas del festival

Curiosamente, no selecciono ni uno de los tres cabezas de cartel como lo mejor del festival. Después comento al respecto. De lo mejor, mucho y variado. Pero hay cuatro nombres que resaltan por encima del resto:

Amyl and the Sniffers

Sin quererlo, me reconcilié con la chillona de Amyl y sus Sniffers. Dudaba de que estos australianos llegaran a sorprenderme tras sus actuaciones en Primavera Sound y Mad Cool de 2022. Cuando la vi en el cartel pensé: “qué penica otra vez Amyl destrozando el punk”. Y ostias, entró fina filipina y se comió el escenario principal en horario de máxima atención. Su actitud, infinitamente mejor que en Barcelona y Madrid, nos permitió disfrutar, ahora si, de una de las bandas que llegarán más alto en poco tiempo.

Amyl and the Sniffers

IDLES

Qué contar de IDLES. Si los has visto en directo poco voy a descubriros. Si no los has visto, aún no sabes como suena un torbellino. La banda punk es pura energía, pura actitud. Sus himnos ya son patrimonio inmaterial de nuestros tiempos. Y ver a la banda en acción es como cuando veíamos al Barça de Guardiola en plena acción: una puta locura. Grandiosos unos IDLES que crecen y crecen pese a que quizás son “no apto para todos los públicos”.

Belle & Sebastian

Leía unas horas antes de empezar con el tercer día de festival que Belle & Sebastian son la banda con más canciones preciosas por centímetro cuadrado del mundo”. AMÉN. Que delicia de banda. Seguramente la mayoría ya los había visto en directo pero a mi personalmente aún se me escapaban. Tocaban tarde, tras Florence + The Machine, pero la espera (larga por cierto), mereció la pena como nunca. Los de Glasgow son puro amor y simpatía. Disfrutan y aman la música, se entregan y te hacen participe al 100% de su espectáculo lleno de himnos y canciones perfectas.

Las bandas revelación del festival

Lori Meyers

¡Menudo fiestón nos regalaron los granaínos Lori Meyers! Aún hoy sigo hipnotizado por la energía y la entrega de la banda de Loja. Tanto que iré a verles a Razzmatazz el 23 de diciembre. Les conocía en diagonal por así decirlo, y tras varias crónicas de festivales en los que han actuado este verano, tenía entre ceja y ceja verles en Cala Mijas. Y bueno, fue un verdadero orgasmo ver tanto a la banda como a los asistentes gozar como en ningún otro concierto del fin de semana.

Tamino

Y el colofón a bandas top de este festival lo dejo para el combo belga Tamino. Bueno, el proyecto del medio egipcio medio belga Tamino junto a su banda. Desconocidos por gran parte del público y la mayoría caímos rendidos bajo el abrazo de esas guitarras de corte soft y esa voz tan intensa del cantante. En muchos momentos podías cerrar los ojos y pensar que estabas disfrutando de un concierto de Radiohead. Sorpresa y muy grande.

Amaia

Los cabezas de cartel

Y ya para cerrar esta crónica tan poco usual, voy a comentar sobre los tres grandes nombres del cartel. Tres bandas que cuestan un dineral y atraen al 95% del aforo del festival. Tres bandas consagradas y con un mercado enorme en España. Pero….

Arcade Fire

Hace ya un tiempo que Arcade Fire no son los Arcade Fire de antes. Divagan sin un rumbo fijo publicando discos mediocres. Qué lejos quedan esos Funeral (2004) o The Suburbs (2010). Ya en su última presencia en Primavera Sound de 2017 dejaron muchas dudas y tras eso, siguieron los trabajos tirando a mediocres.

Pero Arcade Fire son una banda consagrada y destilan calidad a raudales. Tomaron el escenario antes incluso de entrar en él, bajando por la cuesta que separaba la zona de artistas del escenario, saludando a los fans que alucinaban con esa entrada tan poco normal.

En cuanto al concierto, cumplieron sin más. Con un repertorio algo descompensado y usando demasiadas canciones menores, solo lograban la conexión con el público cuando sus himnos hacían estallar a los miles de fans reunidos. Su mejor momento ya pasó y todavía no saben vivir de rentas. Seguramente sería lo mejor para no caer en una espiral de olvido.

The Strokes

La verdad es que esperaba que unos días antes del festival, la organización nos sorprendiera con la noticia de que The Strokes se caían del cartel. Mira que los admiro pero mi nivel de confianza en ellos, bueno incido, mi nivel de confianza en Julian Casablancas es de 2,5/10. Finalmente si vinieron, aunque acudían en su última fecha de la pequeña gira europea que les llevó por el Reino Unido y Francia y de las que no salieron muy bien parados por parte de la crítica.

Entraron tarde y entraron sin volumen. Entiendo que una exigencia por parte de Casablancas, pues las primeras canciones eran en las que canta a menudo en falsete y claro, no es ningún secreto que no llega a las notas. Si bien el año pasado en Primavera Sound se lo tomaba a cachondeo, esta vez no. Creo que, bueno, no lo creo, se notaba que el frontman iba más pasado de frenada de lo normal. Pues se mostró estúpido en casi todo el concierto. Destrozó todas y cada una de las canciones que tocaron. Esta vez, ni la solvencia melódica de los artistas enormes que le rodean lograron salvar el concierto. Lo peor del festival y, seguramente, uno de los peores conciertos en mi dilatada carrera como asistente a conciertos y festivales.

Incluso nos dedicó un “fuck this place” cuando el público le silbaba y pedía a gritos que se subiera el volumen del show. Así no, y menos un cabeza de cartel.

Florence + The Machine

Que conste que me gusta Florence y admiro su trabajo y su puesta en escena. Pero ya van dos de dos las veces que la he visto y he acabado pensando que está sobrevalorada. No es una artista para un festival y mucho menos para encabezar el cartel.

Admiro su valentía y su voluntad por tocar tras una operación de urgencia esta misma semana. La pelirroja de voz angelical envalentonó al público para que la ayudara y aupara a llegar a que su ceremonial espectáculo alcanzara los registros ya mitificados. Pero entró 20 minutos tarde. Eso es imperdonable. Pero aún más imperdonable es terminar 20 minutos más tarde de tu hora prevista y joder a las demás bandas que, a la 1:05 de la madrugada esperan en actuar. En este caso, Belle & Sebastian, quienes agradecieron con rintintín la tardanza de su inicio de concierto a Florence.

Pese que el repertorio escogido fue muy bueno, no faltó ni uno de sus himnos, la fijación de que ella es la única que hay sobre el escenario (en ningún momento las cámaras enfocaron a nadie de la banda) y ver durante 90 minutos a Florence dando saltos y giros sobre sus magullados pies acabó por aburrir a un porcentaje alto del recinto. No le quito méritos, pero me aburrió y me jodió que se pasara por el forro los horarios.

The Strokes

Menciones especiales

No me iré sin mencionar el grandioso concierto de Siouxsie delante de un público que apenas la conocía. La veterana e icónica Siouxsie Sioux nos recordó que antaño fue la reina gótica, su majestad. Tampoco me olvido de Amaia, la navarra con su voz y su piano, su guitarra y sobre todo con su espectacular naturalidad siempre logra enamorar a todo el mundo. ¡Qué grande eres Amaia!

Por otro lado, como crítica a la organización, ¿qué pinta el trapero Duki en este festival y en la hora de máxima asistencia? O sea, no pinta absolutamente nada. Como tampoco entiendo la necesidad de alargar inicios de bandas hasta las 3:15 como el caso de VVV (Trippin’You) o La Élite a las 4:00 de la madrugada. Evidentemente ni fantaseé en verlos y mira que les tenía ganas a los dos. Ya me costó horrores aguantar a Foals a las 1:40 y mira que soy true fan… ¡Foals a la hora de Duki hubiera sido el fiestón definitivo!

Cala Mijas Festival 2024

Repetiremos. No tengo muchas dudas. Si siguen con esta dinámica de festival más pequeño, sin florituras y apostando por el tipo de bandas que han ocupado el cartel de las dos primeras ediciones, podremos seguir soñando con un festival que aún piensa que la música es lo más importante de este fin de semana.

Fotografía: JM Grimaldi (Cala Mijas Festival 2022)
Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 967 Artículos
Rock en todas sus extensiones