Bleed From Within – Fracture

Nuestra Nota


8.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 29 de mayo de 2020
Discográfica: Century Media Records
 
Componentes:
Scott Kennedy - Voz
Craig ‘Goonzi’ Gowans - Guitarra
Steven Jones - Guitarra
Davie Provan - Bajo
Ali Richardson - Batería

Temas

1. The End of All We Know (4:12)
2. Pathfinder (4:20)
3. Into Nothing (4:43)
4. Fall Away (3:31)
5. Fracture (3:53)
6. Night Crossing (feat. Matt Heafy) (4:04)
7. For All to See (4:30)
8. Ascend (4:10)
9. Utopia (4:40)
10. A Depth That No One Dares (4:15)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Bleed From Within – Fracture
Todos los discos de Bleed From Within en Amazon


Los escoceses Bleed From Within ya llevan en esto del metalcore más de 15 años. Durante este tiempo, han habido varios cambios en la formación del quinteto de Glasgow, pero también cambios de estilo.

La banda ha trabajado particularmente duro durante los últimos dos años con el objetivo de encontrar su nueva identidad. La que hasta la fecha era última su última entrega, Era, vio la luz en el año 2018, que se encargaron de presentar al mundo saliendo gira con bandas del calibre de Lamb of God, Of Mice & Men y As I Lay Dying, entre otras. La experiencia que te da patearte las carreteras del globo y los encuentros con los fans tuvieron una gran influencia en el proceso de escritura del nuevo material.

Su quinto álbum de estudio, Fracture, verá la luz mañana, día 29 de mayo. El disco contiene 10 canciones que, como suele ser costumbre en la banda, ellos mismos se han encargado de producir; es exactamente mi mismo que hiciera hace ahora dos años. La mezcla ha corrido a cargo de Adam «Nolly» Getgood (ex bajista de Periphery).

El sonido de esta sexta entrega es significativamente diferente, pero se conserva la esencia, el sello inconfundible de Bleed From Within. La nueva mezcla combina elementos de thrash, death y groove metal. Es agresivo y pesado, pero también bastante melódico. La banda ha experimentado más que nunca con las voces de Scott Kennedy, que suena más dinámica. Fracture grieta, rotura o división de lo que subyace que los Bleed From Within del año 2020 conectan su vieja actitud con un nuevo comienzo que quizá les conduzca hacia un futuro mejor. En 10 canciones procesan las luchas internas que han experimentado, así como la negatividad dejada atrás. Este es el resultado de cuatro meses de duro trabajo en el estudio.

El trabajo empieza con «The End of All We Know», la canción principal y quizá la mejor de Fracture. La agresividad y el ritmo que conjugan en los cuatro minutos escasos que dura te arrastran. Es un tema con una epicidad con toques djent muy en la onda del último trabajo de After the Burial Evergreen (2019). ¡Potencial absoluto! Le sigue «Pathfinder», que tras unos sintetizadores iniciales distorsionados, se eleva y evoluciona con una brutalidad pasmosa. Hacia el minuto 2:40 aparece una voz que habla amargamente, lo que crea una atmósfera aterradora que desemboca en un demoledor breakdown.

Con tan solo dos temas escuchados uno ya percibe que eso pega un tufo muy bueno, y la tercera, «Into Nothing», no hace más que reconfirmar esta sospecha. Se trata de una canción que está llena de ira, y eso que es bastante más melódica que sus predecesoras, al menos la primera mitad. Aquí también encontramos un pasaje hablado en el que no se cansan de repetir:

«From nothing you came and into nothing you’ll return.»

Una vez más, la frustración y la desesperanza de la banda queda más que patente. «Fall Away» continúa -sin piedad ni descanso- por los pasajes en los que el estado de ánimo de la banda se nos presenta más agresivamente. Riffs acolchados y robustos, que se ven respaldados por cambios de velocidad, una enorme batería y unos alaridos que intensifican aún más su densa atmósfera.

Llegados al meridiano del disco, nos encontramos con el tema que le da título, «Fracture», que al principio tiene un ataque ligeramente sombrío, pars luego convertirse en lo que perfectamente podría ser un nuevo himno de la banda. Es melódica y poderosa al mismo tiempo. No quiero ni imaginarme cómo sonará en directo, algo que, a día de hoy, no deja de sonarme a utópico. En «Night Crossing», la banda se hace acompañar del enorme Matt Heafy (Trivium), quien contribuye con el solo de guitarra que suena hacia el final de la canción. Es muy recomendable pegarle un vistazo al videoclip que hace solo unas semanas publicaron. La canción, como no podía faltar en una review de un álbum de metalcore, es una auténtica rompecuellos. «For All to See» podríamos decir que lo tiene todo: una potente y profunda línea de bajo, tambores celestiales y una enorme melodía de salida. Canción de manual, así de simple, en la que Kennedy se deja un pulmón y parte del otro. Y para rematarlo todo, la canción termina con unos breves sonidos atmosféricos que terminan abruptamente.

La recta final se inicia con «Ascend», en la que de nuevo tiran de «atmósferas», con un buen puñado de pasajes que podríamos denominar «dramáticos». Sus espléndidos breakdowns te golpean los canales auditivos. En «Utopia», la penúltima y más larga canción de este trabajo, regresa la ira en estado puro.es demoledora y, al igual que sucede en «For All to See», después del final real de la canción, resuenan de nuevo unos sonidos atmosféricos. Con «A Depth That No One Dares» la banda nos dice adiós. Es una canción que lejos de apabullarte por su intensidad y velocidad, pone el punto y final a un trabajo salpicado de atmósferas, violencia y, por encima de todo, saber hacer.

Fracture es un brillante nuevo trabajo de Bleed From Within. Me atrevería a decir que en ningún momento se te pasará por la cabeza darle al skip para pasar a la siguiente canción, lo que no deja de ser una victoria más en la carrera de estos ya veteranos escoceses.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 361 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.