Black Swan – Generation Mind

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 8 de abril de 2022
Discográfica: Frontiers Music s.r.l.
 
Componentes:
Robin McAuley - Voz
Reb Beach - Guitarra, coros
Jeff Pilson - Bajo, guitarra, teclados, coros
Matt Starr - Batería, percusión

Temas

1. Before the Light (1:12)
2. She Hides Behind (4:46)
3. Generation Mind (4:26)
4. Eagles Fly (5:10)
5. See You Cry (4:37)
6. Killer on the Loose (3:26)
7. Miracle (4:59)
8. How Do You Feel (5:38)
9. Long Way Down (5:22)
10. Crown (5:22)
11. Wicked the Day (5:17)
12. I Will Follow (5:17)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: Black Swan – Generation Mind
Todos los discos de Black Swan en Amazon


Cuando se formó el Black Swan en 2020, el debut de este supergrupo, hubo algunas dudas. El vocalista de Schenker, Robin McAuley, fue llevado hábilmente por el bajista de Dokken, Jeff Pilson, junto con su ex alumno de Dokken, Reb Beach, también conocido por formar parte de Winger, Whitesnake, Night Ranger y casi innumerables otros grupos. La batería estuvo a cargo de Matt Starr y todavía lo es. El álbum debut hizo una serie de cosas nuevas, con algunos hilos familiares, hasta que al final que obtuvo muy buenos resultados. La banda permanece intacta y tenemos nuevo álbum en este 2022.

Generation Mind (2022) promete ser una obra más enfocada y pulida que el debut de la banda, pero veamos si está a la altura. Esta colección de 12 pistas y duración de una hora está destinada a ser una de los lanzamientos más grandes del año para Frontiers Records, como debería ser con semejante formación.

El álbum obtiene algunos puntos extra por la intro instrumental de un minuto, que puede llamarse «Before the Light», pero parece remontarse un poco al catálogo de Zeppelin e «In the Light», aunque en un tono más oscuro y siniestro. Por supuesto, cuando Reb comienza a tejer pistas a mitad de camino, su trabajo de trémolo característico casi hace que salten  vibraciones de Jason Becker, lo cual es genial. La segunda pista, la primera canción «real», «She Hides Behind», tiene las huellas dactilares de Reb por todas partes. Al igual que con el lanzamiento anterior de Black Swan, así como con otros proyectos del guitarrista  como «The Mob» (con Doug Pinnick), Reb tiende a emplear riffs y estructuras de canciones que son enormes por derecho propio, pero tal vez no tengan el sabor prog adecuado. Para acercarse a los setenta años, Robin McAuley ciertamente no tiene reservas para llevar sus cuerdas vocales al límite, y su voz sigue siendo sólida y preparada para la tarea. El solo de Reb en la pieza es su trabajo sólido habitual, lleno de su combinación característica de carreras de alta velocidad complementadas con golpes ocasionales de la mano derecha y aleteos de trémolo y dominadas.

La canción principal, «Generation Mind», es un arreglo tradicional medio tempo, con un sabor AOR comparable a lo que los Revolution Saints han estado haciendo con el antiguo compañero de banda de Reb, Doug Aldrich.  No hace nada especialmente nuevo o que llame la atención, lo cual es desafortunado para un single, pero no sorprendente para una canción que pretende ser accesible para las masas. Sobre el tema de las canciones con videos, “Eagles Fly” tiene una estructura de canción mucho más convincente. Tiene un poco más de energía y variedad en la sección rítmica general. De las dos pistas del álbum con videos musicales (y presumiblemente altas expectativas de la discográfica), «Eagles» es sin duda la mejor escrita de las dos.

La siguiente, «See You Cry», vuelve a la accesibilidad AOR que puede compararse mejor con la era Pyromania de Def Leppard, aunque está claro que Jeff y Reb no fueron tímidos a la hora de insertar algo de Dokken también. Hablando de los discípulos de Don Dokken, insertaron aún más de las mismas vibraciones en “Killer on the Loose”, que podría haber sido una parte sólida del álbum “Back for the Attack”.

La siguiente pista, “Miracle”, da una sensación más oscura, con un impresionante trabajo de bajo y una innovadora estructura de versos y estribillos. Las voces de la pandilla son un resultado neto positivo; se suman a la canción sin sentirse cursi. En una desviación de la trayectoria general del álbum, tenemos «How Do You Feel», que en lugar de hacernos preguntas al estilo de «Frampton Comes Alive», es una jammer basada en el blues, como si fuera una de las baladas de Dokken. La canción tiene una pequeña sección genial de fusión/puente construida alrededor de otro solo de Reb de calidad.

“Long Way Down” tiene algunas semejanzas con Winger. Podría encajar fácilmente en «Karma» o «Better Days Comin'». Partes del tema tienen una energía implacable, lo que mantiene las cosas en movimiento con un buen impulso hasta el final, donde toda la pista se sale de los rieles y procede a caer por la ladera de la montaña a velocidad creciente y caos. Elogie aquí a Starr por mantener el ritmo aumentando constantemente sin volverse loco.

Para la canción «Crown», bueno, el riff introductorio es un poco como si Eddie Van Halen ayudara a escribir el infame riff de «Seventeen». Tal vez tiene un toque de «Lay It Down» de Ratt. En este corte, con el apoyo de coros, las partes de Robin son algunas de las más potentes del álbum. En lo que respecta al nouveau hair metal, esta pista es bastante buena y probablemente una de las contribuciones más sólidas al álbum en su conjunto. “Wicked the Day” abre con lo que es esencialmente la misma apertura que “Kiss of Death” de “Back for the Attack”. Este riff y tempo nos llevan a través del resto de la pista, que además de su parecido general con «Kiss of Death», lo convierte en una gran pieza de metal clásico de calidad, con Reb divirtiéndose mucho.

La canción final, «I Will Follow», abre con una guitarra eléctrica limpia que recuerda la introducción de Jake E. Lee en «Killer of Giants» del álbum Ultimate Sin. Aparte de las tendencias acosadoras de la canción («dondequiera que vayas, te seguiré»), las secciones centrales de la canción son bastante geniales. Reb deja uno de sus mejores solos para el final. El estribillo regresa de nuevo para llevar el álbum a su conclusión. No, espera, se desvanece y vuelve por más cosas limpias de Jake E. Lee. El fin.

¿Entonces que tenemos? Este álbum es sólido y una gran escucha, pero la mala noticia (si es que hay alguna) es que no parece golpear tan fuerte como el primero.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 317 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.