Avenged Sevenfold – Waking the Fallen: 20 años de su triunfal despegue

Ficha técnica

Publicado el 26 de agosto de 2003
Discográfica: Hopeless Records
 
Componentes:
Matthew Charles Sanders (aka M. Shadows) - Voz
Brian Elwin Haner Jr. (aka Synyster Gates) - Guitarra, piano
Zachary James Baker (aka Zacky Vengeance) - Guitarra
Jonathan Lewis Seward (aka Johnny Christ) - Bajo
James Owen Sullivan (aka The Rev) - Batería

Temas

1. Waking the Fallen (1:44)
2. Unholy Confessions (4:45)
3. Chapter Four (5:44)
4. Remenissions (6:08)
5. Desecrate Through Reverence (5:40)
6. Eternal Rest (5:14)
7. Second Heartbeat (7:02)
8. Radiant Eclipse (6:11)
9. I Won't See You Tonight (Part 1) (9:00)
10. I Won't See You Tonight (Part 2) (4:46)
11. Clairvoyant Disease (5:01)
12. And All Things Will End (7:40)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Avenged Sevenfold – Waking the Fallen: 20 años de su triunfal despegue
Todos los discos de Avenged Sevenfold en Amazon


20 años cumple el segundo disco de Avenged Sevenfold: Waking the Fallen (2003). El disco con el que finalmente si podían presentarse al mundo. Alejado del infravalorado pero muy estándar debut titulado Sounding the Seventh Trumpet (2001) y demostrando que dentro del metalcore melódico sí se podía innovar, Waking the Fallen (2003) es la primera piedra ya formal de una banda nacida para copar la cima del metal.

Las giras post disco debut fueron buenas, tenemos que recordar que a principios de los 2000 cualquier banda de metalcore tenía un notable éxito en el circuito. Tocaron mucho y junto a otras bandas ya más reconocidas como Shadows Fall. Incluso con la salida de su primer bajista, la banda no naufragó y Johnny Christ acabó entrando como bajista oficial de cara a el segundo disco en el que la banda ya empezaba a trabajar.

Aún dentro de la discográfica Hopeless Records, Sevenfold preparó minuciosamente su salto a la fama. Sabían que con este segundo disco tenían que dar con la tecla adecuada para no morir en el intento como cientos de bandas de metalcoredel momento. La mejor opción fue dejar de insistir plenamente en que su sonido tenía que ser metalcore melódico y emplearon estructuras más típicas del rock duro. Así gestaron una colección de canciones himno que, 20 años más tarde, siguen teniendo la misma vigencia que en el lejano 26 de agosto de 2003, día en que el disco vio la luz.

Fue tal el impacto de la publicación que aparecieron en Billboard y el monstruo Warner Bros. Records apostó fuerte por su fichaje. Abandonaron Hopeless Records y se enrolaron en una de las discográficas más importantes de Norteamérica.

Waking the Fallen (2003)

Doce canciones en una hora y ocho minutos de duración. Un disco largo tratándose de una banda de metalcore contando con tres piezas que superan los siete minutos, entre ellas “I Won’t See you Tonight Part 1” que alcanza la friolera cifra de 8:58 minutos.

Antes de entrar en el disco, podemos ver ya por primera vez el logo de la banda, esa calavera alada tan icónica que Overkill tachó de robo en su momento. Portada simple pero efectiva. La banda no necesitaba esconderse tras un artwork muy trabajado; el trabajo estaba en el contenido.

Tras la homónima canción de introducción que aporta más bien poco pero, como en las bandas grandes, una intro da caché, arranca el memorable riff de guitarras de “Unholy Confessions”. La primera con la mano abierta. Triunfal arranque de disco con una de las canciones más queridas por todos los fans hasta la fecha. Casi cinco minutos de estribillos épicos, cinturas rotas. Brutal trabajo de guitarras creando una base melódica reconocible al instante, The Rev dando sustento no solo a la canción, sino a todo el disco. Y un M.Shadows pletórico tanto con las voces limpias como los guturales.

Sigue la fiesta con “Chapter Four”, canción en la sombra de “Unholy Confessions” pero una de las mejores del plástico. El pre estribillo con las ayudas en las voces siempre me ha parecido sublime mientras que el propiamente estribillo junto al momento sin voces posterior son de lo mejor de la banda en toda su carrera.

“Remenissions” es más oscura y dura y cuenta con un The Rev sublime. Una canción llena de contrastes con un gran trabajo de Shadows en las voces limpias, mostrando que, sin tener una bonita y buena voz, puede hacer un gran trabajo. En “Desecrate Through Reverence” se agiliza la historia, un riff veloz sobre una galopante batería que va calibrando el impacto de cada tramo de la canción. Se trata de una canción de esas que podríamos decir “tapada”, grandiosa pero muy desconocida.

Entramos en “Eternal Rest” con su vertiginoso riff inicial al más puro estilo thrash metal. Velocidad punta y letras escupidas a modo Municipal Waste. Una muy curiosa pieza también demasiado olvidada. En su ecuador muta, se tranquiliza y nos regala unos fraseos preciosos sobre una solemne base melódica. Una canción camaleónica como pocas.

Con sus siete minutos exactos y ubicada en la séptima posición del disco tenemos “Second Heartbeat” y, ya os anticipo, es una de las canciones que más amo de la carrera de Sevenfold. Lo tiene todo, velocidad, gritos, pasión, épica. Shadows se luce en todo momento, The Rev nos recuerda que era uno de los baterías más completos de principios de siglo. El combo de guitarras de Synyster Gates y Zacky Vengeance es resultón como en pocos otros momentos. Mientras que Johnny Christ pasa más desapercibido pero escuchamos esa oscuridad que desprende su bajo en varios momentos. Tan insultante es la superioridad de la canción que la banda la remata con un solo de guitarra increíble.

“Radiant Eclipse” entra cual canción de forma heavy metal clásico hasta superado el minuto y medio, momento en que los guturales de M. Shadows rompen con la línea argumental junto a los machaques de bombos de The Rev. El juego de voces de la canción me parece muy rico. Y llegamos a las dos partes de “I Won’t See You Tonight”, ambas suman más de 13 minutos y medio de duración. La primera, la épica, entra con un bonito teclado fundido en otro bonito juego de guitarras secundado por una ruidosa batería inconexa. Se trata de una canción de carácter más lento pero más luminosa, curioso contraste con el que juegan los artistas. Sin duda, es una de las mejores canciones del disco aunque muchos la tengan olvidada. En contraste, la segunda parte de la canción es dura y directa, mucho menos inspirada que la primera, todo sea dicho de paso.

Aterrizando ya en lo que es final del disco primero nos topamos con “Clairvoyant Disease”, una canción de cerca de cinco minutos de duración y seguramente el tema menos inspirado de todo el disco. Aunque tiene bellas melodías y un buen juego de voces, la canción no termina de despuntar como el resto. “And All Things Will End” es la elegida para cerrar Waking the Fallen con sus más de siete minutos de duración. Se trata de otra canción de carácter más lento, quizás demasiado larga. No es el mejor final posible pero se trata de una buena canción.

Cifras y opinión general

Pese a que Avenged empezó entonces a coleccionar muchos haters que, a día de hoy aun mantienen, su despegue fue meteórico. En los Estados Unidos lograron ser disco de platino por la venta de mas de 1 millón de unidades. En Canadá lograron disco de oro y en el reino Unido, de plata. El disco aterrizó también en las listas de éxitos alcanzando el top 15 en las listas de Norteamérica incluyendo un meritorio top 10 en la prestigiosa Billboard 200. En España llegó a la posición 62 del ranking.

A nivel general el disco fue recibido muy bien por la prensa especializada y alguna de sus canciones, sobre todo “Chapter Four” fue incluida en las bandas sonoras de varios videojuegos, cosa que propició el acuerdo con Warner que antes comenté.

A nivel personal, puedo comentar que es mi segundo disco preferido de la banda por detrás del homónimo Avenged Sevenfold de 2007. Es un disco que ayudó a evolucionar el género y nos regaló alguna de las mejores canciones de la banda.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 963 Artículos
Rock en todas sus extensiones

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion