Canciones perfectas: «Unholy Confessions» de Avenged Sevenfold

Aprovechando que hoy cumple 20 años el segundo trabajo de los californianos Avenged Sevenfold, me animo a analizar «Unholy Confessions», su célebre segundo corte, un pedazo de pepinazo en forma de temarral, que da miedo. La canción es uno de los primeros éxitos de la banda y ha sido fundamental para definir su estilo tan característico.

¿Canción perfecta…? Sí ¿Himno del Rock…? ¡También! Pero en alguna sección tenía que meterla.

La banda

En la época en la que Avenged Sevenfold lanzó su segundo álbum de estudio, Waking the Fallen (2003), la banda estaba en un punto crítico de su carrera y estaba experimentando un crecimiento significativo tanto en términos de popularidad como de evolución musical.

El trabajo fue lanzado hoy hace dos décadas y marcó un momento importante para Avenged Sevenfold. La banda se había formado en 1999 en Huntington Beach, California, y durante sus primeros años, desarrollaron un sonido que fusionaba elementos del metalcore, el hard rock y el metal más tradicional y purista. A medida que evolucionaron, su estilo se volvió más distintivo y maduro, y Waking the Fallen es un ejemplo clave de esta evolución.

El álbum se caracteriza por su enfoque enérgico y emocional, con letras introspectivas que abordan temas como la lucha interna, la redención y la reflexión sobre la vida. Musicalmente, Waking the Fallen presenta una mezcla de riffs de guitarra pesados, solos (bastante-muy) técnicos, voces melódicas y guturales, y esos cambios de ritmo dinámicos que son tan característicos del metalcore. La producción cruda y la pasión transmitida en las canciones ayudaron a solidificar la reputación de la banda en la escena metal.

El éxito de Waking the Fallen les permitió a Avenged Sevenfold expandir su base de fans (por aquél entonces, muy emos) y consolidar su posición como una de las bandas emergentes más prometedoras en el panorama metal. Temas como «Chapter Four», «Second Heartbeat» o nuestra protagonista, «Unholy Confessions», se convirtieron en favoritos entre su parroquia de seguidores y contribuyeron al crecimiento de su fanbase.

El álbum no solo definió su estilo musical característico, sino que también estableció las bases para su éxito continuo en los años siguientes, que se vería afianzado un par de años más tarde con mi trabajo favorito de ellos, City of Evil (2005).

El álbum: Waking the Fallen

Waking the Fallen, como decía, es su segundo álbum de estudio. Este trabajo marca una evolución significativa en su sonido y se considera un punto de inflexión en la carrera de la banda.

Debo decir que la primera vez que escuché este álbum (joder, ya ni me acuerdo…) no me acabó de entrar del todo. No podía ir más allá de verlo como un trabajo de metalcore al uso, básico incluso. Luego escuché City of Evil y comencé a respetar realmente a estos chavales y volví a sus álbumes anteriores para ver si la cosa mejoraba. Lo hice, y aunque no fue amor a primera vista, acabé por aceptar el hecho de que este es uno de los mejores álbumes de metalcore, con permiso de As I Lay Dying y su Frail Words Collapse (2003), jamás paridos. Realmente es técnico y atesora una gran combinación de géneros que, hasta la fecha, jamás había escuchado antes.

Se dice por ahí que hay dos caminos básicos que eligen las bandas de metal: el de Iron Maiden o el de Judas Priest. No quiero quitarle importancia a Maiden, pues son probablemente los más clásicos de los dos, con amplias partes de guitarra y fills de batería clásicos. El sonido de Priest es un poco más tenso, en el filo, y la batería siempre es un poco más pesada, para no quitarle protagonista a las guitarras. Alrededor de los años 80, las bandas de metal comenzaron a incorporar dejes más punk a su música, lo que realmente favoreció más al lado de Priest, ya que era difícil —si no imposible— incorporar esas guitarras limpias en una canción estructurada típicamente punk. Este álbum hace precisamente eso. Realmente es la fusión de esos dos estilos con el punk como nunca antes había escuchado. Seguro que es un poco alienante por lo único que es este álbum, pero realmente une en la hora y pico que dura todo el metal bajo un mismo techo para seguir adelante. Metalcore, hard rock y heavy metal unidos y puestos al servicio de los nuevos tiempos.

Waking the Fallen fue esencial para el crecimiento de la banda, ayudándoles a ganar reconocimiento en la escena metal. Les permitió explorar su identidad musical y establecer su lugar dentro del género del metal moderno, aspecto este que no han dejado de explotar con el paso de los años, y The Stage (2016) y Life Is But a Dream… (2023) son un claro ejemplo de ello.

«Unholy Confessions»

Lo más probable es que, si en algún momento llegaste hasta Avenged Sevenfold, lo hicieras gracias a/por culpa de Waking the Fallen, más precisamente gracias a/por culpa de «Unholy Confessions». ¡Bravo! Además de ser el sencillo más importante de su exitoso cumpleañero de hoy, es un himno absolutamente perfecto que para much@s fans de la banda de cierta edad es su himno definitivo.

La canción presenta una estructura musical típica del metalcore, ese subgénero del metal tan maldito por los trves —solo superado por el grunge o el nu metal— que combina elementos del hardcore punk y el metal. La canción alterna entre secciones melódicas y agresivas, caracterizadas por riffs de guitarra poderosos y técnicos cambios de ritmo. La voz de M. Shadows oscila entre guturales y melodías limpias, lo que agrega dinamismo a la canción. El solo de guitarra, ejecutado por Synyster Gates y Zacky Vengeance, es técnico y muestra la habilidad de los guitarristas. ¡Y ese sublime riff inicial cabalgando sobre ese tupa-tupa de manual…! Histórico, legendario… épico. Y esas twin guitars tan marca de la casa… ♥. Joder… ¿y esos coros armonizados? Incluso la letra es puro metal, logrando hacer que una historia aparentemente sobre una relación de mierda sonara como algo sacado de una pista de power.

En unas declaraciones recientes, el propio frontman de la banda, el gran M.Shadows, decía:

«No diría que ‘Unholy Confessions’ es una canción bien escrita, pero en ese momento funcionó y se convirtió en lo que es… ¡nostalgia!»

La canción nació a partir de un riff que Zacky Vengeance tenía entre ceja y ceja y que no podía sacarse de la cabeza, pero que no sabían cómo darle forma para convertirlo en una canción. Hasta que al Sr. Shadows se me ocurrió el coro estando de gira, así que al volver a casa se pusieron manos a la obra y surgió la magia., naciendo así su pieza más icónica que tocaría la fibra más sensible de la juventud core de la época que había sido destetada por el nu metal y el metalcore con influencias suecas (de Gotemburgo). Así es como el tren del hype comenzó a rodar.

Curiosamente, aunque «Unholy Confessions» es el corte más célebre de Waking the Fallen, Shadows insiste en que nunca estuvo destinado a ser un single en absoluto. «Chapter Four» y «Eternal Rest» fueron las dos primeras canciones que lanzaron como sencillos. Pero la banda se encontraba en medio de una guerra de ofertas para su próximo disco, City of Evil, y quienquiera que firmara quería hacer un vídeo musical para una canción de Waking the Fallen. Entonces, cuando firmaron con Warner Bros., la banda decidió hacer un video para impulsar a Waking the Fallen antes de que City of Evil viera la luz, de ahí que el videoclip viera la luz un año después de la publicación de esta trabajo.

El plan funcionó. El video, que combina imágenes en directo con tomas de backstage y de sus fans, elevó considerablemente el perfil de Avenged Sevenfold, que pronto se convirtió en la banda joven más popular de la escena metalcore. Nada mal para tratarse de una canción «del montón» adornada con letras puramente heavy metal extraídas de los angustiados problemas de l@s adolescentes.

Por cierto, hablando del videoclip, existe otra versión, anterior a la que podéis ver al final de este artículo, que la banda decidió finalmente desechar y que podéis ver en el siguiente enlace.

El metalcore: uno de los enemigos más recientes de los puristas más trve del heavy metal

El metalcore es un género musical que combina elementos del metal y del hardcore punk. La controversia y el descontento que algunas personas, incluid@s los paco-puristas del heavy metal, pueden sentir hacia este género pueden deberse a varios factores.

¿Fusionar tu género tan venerado con el de los sucios punkis dando como resultado un sonido que difiere de las características tradicionales del heavy metal? «No, gracias», dirán enfundad@s en sus camisetas de Maiden. L@s puristas a menudo valoran la autenticidad y la pureza de un género, por lo que la mezcla puede parecerles menos auténtica.

Además, hay que recordar que el metalcore suele estar más orientado a la melodía y puede presentar voces limpias, junto con guturales y los gritos tan característicos del hardcore, y estos cambios, para l@s seguidor@s más tradicionales del jebi, representan alejarse de la agresividad y la estética que asocian con su amado género.

Pensemos una cosa tod@s junt@s. Cuando vamos a un concierto o a un festival, pongamos… no sé, el Rock Fest o el Leyendas, ¿cuál es la media de edad de los asistentes que llevan en su atuendo más tachuelas por centímetro cuadrado? Pues los trves, los pacos, los felipes… llamadles cómo queráis. El metalcore a menudo atrae a una audiencia joven, y algunas personas pueden asociar ciertos aspectos de la cultura juvenil con una menor sofisticación musical o una falta de respeto por las raíces del metal.

Aunque algunas bandas de metalcore han logrado un éxito comercial considerable, lo que puede generar opiniones negativas entre quienes ven la autenticidad como una característica esencial del género. La percepción de que algunas bandas podrían estar enfocándose más en la popularidad que en la integridad musical puede causar descontento. pero no está de más recordar que los gustos musicales son subjetivos y pueden variar ampliamente entre las personas. Aunque algunas personas puedan criticar el metalcore, también hay fans apasionados de este género que encuentran valor en su música y su energía. La diversidad en la música es lo que ha permitido que el metal evolucione y se expanda en numerosos subgéneros a lo largo de los años, cosa que seguramente provoque altas dosis de caspa en los poco pelos que todavía pueblan las testas de los más trves del lugar.

Adaptarse, renovarse… o morir

Encontrar nuevas vías y estilos dentro de un género tan amplio como el heavy metal es importante… y creo que hasta necesario.

La evolución constante es esencial para mantener la música fresca y emocionante. La experimentación con nuevos estilos y enfoques fomenta la creatividad tanto de l@s músicos como de l@s oyentes, lo que puede llevar a la creación de obras maestras únicas e inesperadas. Waking the Fallen es un claro ejemplo de ello.

Sin innovación, un género musical puede volverse repetitivo y estancarse en fórmulas y sonidos similares. La búsqueda de nuevas vías evita que el género se quede atrapado en una época o en un estilo particular, permitiendo su adaptación a los cambios culturales y musicales. Además, la diversidad musical puede atraer a un público más amplio. Al explorar diferentes estilos, el heavy metal puede atraer a personas que no se habían sentido atraídas por sus formas más tradicionales, lo que contribuye al crecimiento de la comunidad de fans. Esa misma comunidad, anquilosada en el pasado, que parece querer excluirnos a los que pensamos diferente. Los fanáticos del heavy metal tenemos gustos diversos. La existencia de diferentes estilos y subgéneros permite a l@s oyentes encontrar la música que más y mejor se adapte a ell@s personalmente, lo que enriquece nuestra experiencia musical.

En resumen, la búsqueda de nuevas vías y estilos dentro del heavy metal es crucial para mantener el género relevante, fresco y emocionante. La evolución y la innovación son características esenciales de cualquier forma de arte, y el heavy metal no es una excepción. Estas exploraciones contribuyen a la riqueza y la diversidad del género, y permiten que tanto l@s músicos como l@s fans podamos seguir experimentando y disfrutando de nuevas expresiones musicales.

Pero volvamos a lo importante: A7X.

La letra

«‘I’ll try,’ she said as he walked away‘Try not to lose you’Two vibrant hearts could changeNothing tears the being more than deception, unmasked fear‘I’ll be here waiting tested and secure’

Nothing hurts my worldJust affects the ones around meWhen sin’s deep in my bloodYou’ll be the one to fall

‘I wish I could be the oneThe one who won’t care at allBut being the one on the standI know the way to go, no one’s guiding meWhen time soaked with blood turns its backI know it’s hard to fallConfided in me was your heartI know it’s hurting you, but it’s killing me’

Nothing will last in this lifeOur time is spent constructingNow you’re perfecting a world, meant to sinConstrict your hands around meSqueeze till I cannot breatheThis air tastes dead inside meContribute to our own plagueBreak all your promisesTear down this steadfast wallRestraints are useless hereTasting salvation’s near

Nothing hurts my worldJust affects the ones around meWhen sin’s deep in my bloodYou’ll be the one to fall

‘I wish I could be the oneThe one who won’t care at allBut being the one on the standI know the way to go, no one’s guiding meWhen time soaked with blood turns its backI know it’s hard to fallConfided in me was your heartI know it’s hurting you, but it’s killing me'»

Análisis de la letra

Como decía, el álbum supuso un avance importante en la carrera musical Avenged Sevenfold, en gran parte gracias a «Unholy Conessions», ya que presenta muchos menos gritos metalcoretas que la mayoría de sus canciones anteriores, una tendencia que continuaría en sus siguientes álbumes. Fue el tercer sencillo del álbum y en realidad fue una de las dos únicas canciones del álbum (la otra es el «Chapter Four») para las que grabaron un video.

La letra trata sobre dos personas que se engañan mutuamente, sobre temas como la lucha interna, la culpa, el arrepentimiento y la búsqueda de redención. La «confesión impía» a la que se hace referencia en el título puede interpretarse como la revelación de pensamientos y acciones negativos que el narrador lleva consigo. Las líneas «I’ll try to stop the fire from spreading / But faith is not enough when I’m feeling crucified» («Intentaré detener el fuego de que se propague / Pero la fe no es suficiente cuando me siento crucificado») sugieren una lucha por superar los errores pasados mientras se siente abrumado por la culpa. ¿Lo vemos…?

«‘I’ll try,’ she said as he walked away‘Try not to lose you’Two vibrant hearts could changeNothing tears the being more than deception, unmasked fear‘I’ll be here waiting tested and secure'»

Ella se aleja y él trata de hacer todo lo posible para no perderla, pero aun así la pierde. «Two vibrant hearts could change» («Dos corazones vibrantes podían cambiar») es la esperanza que tenía de que pudiera ser diferente en el futuro. «Nothing tears the being more than deception, unmasked fear» («Nada desgarra más al ser que el engaño, el miedo desenmascarado») es una referencia al ser desgarrado por el engaño, a su corazón destrozado porque ella le mintió. Lo del «miedo desenmascarado» estaría refiriéndose al miedo que tuvo y tiene. La siguiente línea lo delata: «‘I’ll be here waiting tested and secure'» («‘Estaré aquí esperando, probado y seguro'»), lo que significa que, aunque ella se ha ido, él la espera pues esta seguro de que ella es con quien quiere estar… para siempre.

«Nothing hurts my worldJust affects the ones around meWhen sin’s deep in my bloodYou’ll be the one to fall»

¿Hacer trampas? ¿Ser un tramposo? Este pre-chorus habla del acto de hacer trampa en sí mismo, desde la perspectiva de los tramposos. Estas líneas describen cómo realizar el acto y cómo no sería el protagonista quien pagaría por la acción, sino su amante y cualquier otra familia que el protagonista y su amante hubieran establecido juntos. «When sin’s deep in my blood / You’ll be the one to fall» («Cuando el pecado esté en lo profundo de mi sangre, tú serás quien caiga») es un ejemplo directo, que muestra que el amante asumiría la culpa de las acciones egoístas del protagonista.

«‘I wish I could be the oneThe one who won’t care at allBut being the one on the standI know the way to go, no one’s guiding meWhen time soaked with blood turns its backI know it’s hard to fallConfided in me was your heartI know it’s hurting you, but it’s killing me'»

Toda esta parte de la canción en realidad se la canta él a la chica. Él desearía poder ser ella, pero al ser como la gente dice que es, un buen tipo, sabe que está haciendo lo correcto y se guía por su instinto. Cuando él ha estado con ella durante tanto tiempo y ella le da la espalda, él sabe que es difícil dejarla ir y asumir que la cosa ha llegado a su fin, pero tiene que hacerlo. Él dice que ella le confió todo, pero por la forma en que ella le trató, al final se da cuenta que, aunque a ella le lastima, a él le está matando. Tod muy emo

«Nothing will last in this lifeOur time is spent constructingNow you’re perfecting a world, meant to sinConstrict your hands around meSqueeze till I cannot breatheThis air tastes dead inside meContribute to our own plagueBreak all your promisesTear down this steadfast wallRestraints are useless hereTasting salvation’s near»

Básicamente, él dice que a través del esfuerzo de darle el deseo de quedarse con él, ella todavía quería cambiar el mundo a su antojo, hasta el punto de que ella se enfadó con él lo suficiente como para matarle pues él le dijo que ella estaba equivocada. Y ahí empieza su venganza, rompiendo las promesas y derribando los muros que habían construido alrededor del otr@. La referencia a «Tasting salvation’s near» («Saborear la salvación») creo que puede referirse a que, básicamente ella cree que él puede salvarla lastimándola. En fin, cosas mías…

Conclusión

«Unholy Confessions» es uno de los temas más icónicos de Avenged Sevenfold y ha sido parte fundamental de sus directos en las últimas dos décadas. La canción ayudó a establecer a la banda como líderes en el resurgimiento del metalcore y les permitió construir una base de leales y fieles seguidores.

Es, en definitiva, la canción que definió el estilo metalcore de la banda en sus inicios. Los riffs, las voces y la batería la convierten en una canción genial, única e inigualable, que definitivamente vale la pena escuchar. La canción representa, mejor que ninguna otra, cómo Avenged Sevenfold adoptó el heavy metal para llevarles al siguiente nivel. No os podéis imaginar cuánto ha hecho esta canción por la escena metalcore.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 566 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.