Crónica y fotos del concierto de Voivod + Nightrage - Sala Boveda (Barcelona), 24 de septiembre de 2018

Voivod la lían bien gorda en la Sala Boveda

Datos del Concierto

Bandas:
Voivod + Nightrage
 
Fecha: 24 de septiembre de 2018
Lugar: Sala Boveda (Barcelona)
Promotora: Madness Live!
Asistencia aproximada: 200 personas

Fotos

Fotos por Josep M Llovera

Tras un fin de semana repleto de eventos por todos los rincones habidos y por haber empezaba la última semana del mes de septiembre a lo grande con la visita de los geniales Voivod acompañados de Nightrage en una noche que prometía bastante. El ambiente a primera hora ya era decente pero supongo que por la disparidad entre los dos grupos pues mucha gente reservó sus fuerzas para ver solamente a los canadienses ya que se dobló el número de asistentes.

Nightrage

El escenario de Boveda no es que sea muy grande, más bien es pequeño y depende del número de componentes la comodidad puede brillar por su ausencia. Y vaya, habían montado ambas baterías y a los griegos Nightrage les quedó más bien poco espacio. Esto se hizo para ahorrar tiempo con los cambios ya que los dos kits de batería eran muy diferentes entre sí con lo que fue la solución más rápida. Como pudieron se fueron colocando en el escenario y empezaron su descarga.

Arrancaron a todo trapo con «Being Nothing», un trallazo del que para mí es su mejor disco Descent Into Chaos (2005) en el cual contaron con la voz del gran Tomas Lindberg (At the Gates, ex Lock Up) al igual que en su primer trabajo. En este disco se mostraron más extremos y menos melódicos con una fuerza inusitada. Velocidad y mala leche que se contagió a algunos pocos que se encontraban en las primeras filas. A partir de aquí centraron su actuación en presentarnos canciones de su último disco The Venomous (2017) tocando «In Abhorrence», mucho más dulce que la anterior al igual que «From Ashes Into Stone» recordando mucho a grupos como In FlamesArch Enemy. Siguieron con «The Venomous» con un inicio muy clásico pero que quedó algo deslucido al estar una guitarra a un volumen considerable relegando a la otra a un segundo plano, algo que no se solucionó en todo el concierto.

Aunque «Insidious» también es una canción muy melódica fue un respiro de pura brutalidad que animó bastante al personal pero con «Affliction» me pareció ver una versión descafeinada de una mezcla entre Soilwork In Flames. Más agresiva sonó «Wearing Martyr’s Crown» pero seguía sin conectar del todo con el grupo y al público se le veía animado pero para nada entusiasmado ni activo como si ocurrió después.

Encarando la recta final de su actuación nos ofrecieron un par de trallazos que me quitaron un poco el sabor de boca de su parte intermedia. «Spiral» sonó extrema pero se deslució todo al entrar al empalagoso estribillo aunque se resarcieron con la final «The Tremor» de su primer disco Sweet Vengeance (2003). Su inicio y su final me parecieron cojonudos pero el resto más de lo mismo y esa época del melodeath la pasé hace tiempo.

Setlist Nightrage:

Being Nothing
In Abhorrence
From Ashes Into Stone
The Venomous
Insidious
Affliction
Wearing Martyr’s Crown
Spiral
The Tremor

Voivod

De pronto la sala se empezó a llenar de manera milagrosa con un público ansioso para ver a estos canadienses locos. Solo salir a escena, ellos con todo el espacio que permite el escenario, se desató la locura. «Post Society» fue la encargada de iniciar el desenfreno formando pogos tremendos. Su thrash metal experimental y vacilón es una fiesta sin fin y además se les ve disfrutar a cada nota que hacen. Su música es desenfada pero tocada con una gran técnica y virtuosismo brillando todos en su función.

Con «Ravenous Medicine» empezaron a repasar el que es su mejor disco Killing Technology (1987). Fue curioso ver entre el público a un montón de gente con la camiseta de dicho disco con más de 30 años desde su edición siendo la que más éxito tuvo en la zona de merch. Empalmaron con la misteriosa «Obsolete Beings» y esa intro extraña presentando así la primera canción de su último disco The Wake (2018) del que podéis leer aquí nuestra crítica. Un alarde de buen gusto con unas guitarras exquisitas ya que Chewy es un maestro a las seis cuerdas y quedó más que patente con su gran actuación no parando ni un momento de mover sus largos rizos, poniendo caras de loco y animando sin parar.

Mirada al pasado de nuevo con la punkarra y fiestera «Technocratic Manipulators» creando pogos sin parar y con la gente subiéndose al escenario, cosa que no hizo nada de gracia ni al pipa del grupo ni al encargado de la sala pero viendo que no podían hacer nada al final dejaron que el público lo gozara al igual que el grupo. Se calmaron un poco los ánimos con «Into My Hypercube», más lenta y a medio tiempo con unos pasajes más atmosféricos. Siguió la «calma» con «Cosmic Conspiracy», una canción extraña y muy experimental que me gustó mucho, con ese aire loco que imprime su cantante a todas las canciones con su característica voz.

Fueron cayendo la fiestera «The Prow», la clásica «Blackguards» del Killing, la delicada y atmosférica «Fall» hasta llegar a «Always Moving» de su último disco con una estructura extraña y ese halo experimental que emana toda su música desde que entró Chewy a la guitarra sustituyendo al fallecido Piggy. «The Lost Machine», otro clásico de su disco The Outer Limits (1993) cayó justo antes de LA CANCIÓN «Voivod» de su primer y lejano primer disco que desembocó en una auténtica locura con toda la sala dándolo todo. No parecía que la cosa se fuese a acabar así y nos regalaron un bis con «Overreaction» volviendo a su más carismático disco con un final apoteósico tras más de una hora de pura locura thrash metal canadiense. Y sí, los canadienses son de otra pasta y tienen grupos únicos e irrepetibles. Uno de estos es Voivod sin lugar a dudas. BOLAZO.

Setlist Voivod:

Post Society
Ravenous Medicine
Obsolete Beings
Technocratic Manipulators
Into My Hypercube
Cosmic Conspiracy
The Prow
Blackguards
Fall
Always Moving
The Lost Machine
Voivod
Overreaction

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 291 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.